"Manzana prohibida" | ACNmanzana prohibida del Génesis
Connect with us

Opinión

«Manzana prohibida»

Publicado

on

Manzana prohibida - acn
Compartir
  • 2
    Shares

«Manzana prohibida»: Por Josué D. Fernández.- El traer a la mente hechos capitales es una experiencia de aprendizaje voluntario, que toma dimensiones desorbitadas cuando se concentran además en varios días y meses seguidos. La manzana prohibida de principios del Génesis constituye la muestra más universal, protuberante y perdurable. Siglos de por medio se repite algo menos avasallador, teniendo rasgo aproximado por lo increíble e inesperado en 1929, en Venezuela, casi nueve décadas atrás, cuando a mediados de enero se produjo el terremoto de Cumaná, de 7.0 grados en la escala de Richter, asociado al último tsunami en costas venezolanas, y olas de entre 4 y 5 metros de altura. Las secuelas telúricas invadirían igualmente el área política local con intensidad portentosa, y comenzarían a palparse a pocos días de ese suceso en el asesinato en Curazao del general Hilario Montenegro, acusado de varias rebeliones contra la dictadura de Juan Vicente Gómez.

En el mismo 1929, luego reaparece el jefe guerrillero general Emilio Arévalo Cedeño con su sexta invasión. Continuando en marzo, los civiles por su lado no se quedan atrás, y los exilados en Paris se unen en la “Junta Suprema de Liberación Nacional”, poniendo su mira contra la dictadura.  En los tres meses siguientes se reportan serios amagos de militares adentro y afuera, y al llegar a junio se registra la toma del fuerte Ámsterdam de Curazao por revolucionarios venezolanos de los de antes. Ellos se apoderan del vapor “Maracaibo” y se dirigen a la Vela de Coro con 150 combatientes; aunque el hambre, la sed, y el desconocimiento de la sierra coriana, acaban con esos humos.

El 19 de julio constituyó asimismo una fecha relevante porque se inició el viaje del “Falke”, buque arrendado por la “Junta Suprema de Liberación Nacional” para hacerlo zarpar de la Ciudad libre de Dánzig −protectorado de Polonia al terminar la primera guerra mundial−, rumbo a las costas del estado Sucre, con casi un centenar de voluntarios, dos mil fusiles, cuatro ametralladoras sin montura, 24 carabinas, 24 revólveres, y 1.286 cajas de municiones.

Los objetivos “no fueron alcanzados entonces”, pero esa no fue la última vez que se perdería  una lucha para insistir después con diferentes estrategias, sin separarse de la gran meta. Más aleccionadora resultaría la indispensable coincidencia de militares y civiles para fortalecer intentos por conquistar un país de libertades. En los antecedentes y posteriores eventos de la toma del fuerte Ámsterdam de Curazao se destaca como a Gustavo Machado, le acompañarían Rafael Simón Urbina, Miguel Otero Silva, Gustavo Ponte Rodríguez, Guillermo Prince Lara, José Tomás Jiménez Arráiz, Pablo González, Miguel Ángel Paz y 32 trabajadores venezolanos de la refinería petrolera curazoleña.

En la expedición del “Falke”, con errores y aciertos, la historia recoge los nombres de Román Delgado Chalbaud, cabecilla que muere en las primeras horas en tierra firme, José Rafael Pocaterra, Pedro Elías Aristeguieta, Y en los preparativos a Santos Aníbal Dominici, Alberto Smith, Pedro Lugo Delgado y el general Leopoldo Baptista. También contribuiría el general José Rafael Gabaldón, al creer que los generales Emilio Fernández y Eleazar López Contreras, este último jefe de la guarnición de Caracas, tomarían parte en el alzamiento.

Para la época, la incipiente riqueza petrolera apenas satisfacía contados bolsillos, siendo lo común la penuria en el campo, por toda Latinoamérica. El paisaje serviría de letra para la composición del puertorriqueño Rafael Hernández Marín, quien extrajo de allí el “Lamento Borincano”, para describir las condiciones de pobreza, replicadas más allá de su Isla, en ese 1929 lleno de acontecimientos. Busquen la versión de Marc Anthony.

 

En el 1929, de acuerdo a lo cantado, en las duras faenas de sus propios conucos, o peor como peones de haciendas, la mejor suerte de los campesinos estaría en salir a la ciudad con el cargamento de su cosecha, “lleno de felicidad, pensando en remediar la situación del hogar que es toda su ilusión”. Sin embargo, la vida en la ciudad, con superior fortuna podría ser muy diferente según narración de Teresa de la Parra, escritora venezolana nacida en Paris, aristócrata, autora de “Las Memorias de Mamá Blanca”, publicada a la par en 1929.

En la mencionada novela,  en el perfil de uno de sus personajes, de naturaleza pizpireta,  se lee: “Siendo así que la palabra ‘depravado’ no formaba parte de nuestro vocabulario, nosotras también conferenciamos a fin de cambiar impresiones y dilucidar cuál podría ser aquel nuevo y terrible defecto de nuestro amigo Vicente. Como era de esperar, Violeta se apresuró a tomar la palabra y humillándonos con su saber, declaró ex cátedra que eran ‘depravados’ todos aquellos cuyos techos de paja estuvieran ahumados y desgreñados como lo estaba el rancho de Vicente. Que ella sabía eso: ‘¡Púuuu! ¡Desde cuándo!’”.

En 1929, tal vez sin equivalentes en lo adelante como cadena compacta de hechos para acabar con dictaduras, y reducir tensiones de supervivencia de la  gente del campo, la ciudad, los militares o los civiles, de forma análoga encajaría la estrofa de: “Todo aquel que anda de noche arrastrando las cadenas, lleva un dolor en el alma y va ocultando una pena”.  Así lo repite con música Andy Montañez, y el Gran Combo.

 

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, completa al hacer click en:  “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal de YouTube, o www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Rendirán homenaje al poeta José Joaquín Burgos en Valencia

Opinión

Antirracismo machista

Publicado

on

Compartir

Antirracismo machista: Por Najat El Hachmi.- Las sociedades occidentales, y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones. Eso no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito

Las mujeres nos dimos cuenta muy pronto de la diferencia abismal que existe entre la sociedad marroquí de la que procedemos y las sociedades europeas a las que nos fuimos incorporando. Aunque se tratara de un país como España, que no hacía tanto que había dejado atrás una dictadura, aunque emigráramos a ciudades pequeñas o entornos provincianos, aunque nos instaláramos en barrios periféricos o pasáramos a engrosar las filas de las clases sociales con menos recursos, lo cierto es que no se nos escapó el avance enorme que supuso la emigración, una especie de atajo que acortaba de un modo importante nuestro avance hacia la libertad, la igualdad y, sobre todo, la esperanza en la posibilidad de disfrutar de una vida más digna que la de nuestras madres y abuelas. Es una verdad incontestable que llevamos inscrita en la carne: nada tiene que ver una sociedad legalmente igualitaria a una que no lo es. Por eso, uno de nuestros mayores temores fue y ha sido siempre que nos llevaran a Marruecos y nos dejaran allí. De hecho, era una amenaza nada insólita entre muchos padres de familia que no estaban dispuestos a permitir que sus mujeres e hijas se liberaran tal como habían hecho esas libertinas cristianas.

Así que, sí, no tardamos en disfrutar de los avances conquistados por las mujeres de este país y pasamos a sentirnos extranjeras donde nacimos. Algo que, por otro lado, también les pasaba a las tías y abuelas que no habían salido del pueblo. La condición de extranjeras les venía dada por su sexo en una sociedad que las consideraba personas de segunda. Cabe aquí recordar las diferencias por si alguien, en esta epidemia de relativismo que lo está infectando todo, sufre de cierta desmemoria: hemos pasado de tener que esconderte cuando llega un invitado hombre ajeno a la familia a compartir pupitre con chicos de tu edad, con quienes incluso puedes entablar amistad; de ser considerada un cuerpo capaz de desencadenar el caos con su sola presencia a poder llevar pantalones ajustados o minifalda (a pesar de que sonara la cancioncita de Manolo Escobar); de que tu educación sea algo discrecional que dependa de los designios del jefe de familia a que la escolarización de las niñas sea obligatoria por ley; de que esté normalizada la violencia y se considere justificada cuando tu comportamiento no ha sido el correcto a que… bueno, es verdad, con el número de víctimas de violencia machista es difícil defender que la sociedad española es igualitaria, pero tengan en cuenta que es un enorme progreso no tener que partir de cero a cada momento para desmontar los discursos que la justifican. En fin, que no es lo mismo vivir en un país donde el matrimonio infantil o forzoso es habitual a hacerlo en uno donde se vea como una aberración.

A menudo se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia

Entre las numerosas diferencias que existen entre una sociedad musulmana y una europea hay dos ejes fundamentales que han supuesto un cambio de primer orden para las hijas de la inmigración: por un lado, la secularización de la sociedad de acogida y, por otro, las condiciones para la libertad de expresión. En el arduo camino de la toma de conciencia feminista llega un momento en el que resulta imposible eludir el análisis y la confrontación con el poder religioso, que forma parte indisociable del entramado estructural que configura nuestro patriarcado. Muy a menudo se intenta separar el islam de lo que son costumbres, tradiciones y valores que, nos dicen, nada tienen que ver con el primero. Se ha difundido así (y con éxito) la idea de que el contenido misógino de la religión es el resultado de una interpretación patriarcal de los textos originales, que serían incluso feministas. Una propuesta difícil de validar teniendo en cuenta la carga machista de muchos pasajes del Corán o hadices del profeta Mahoma. Así que una reivindicación a favor de la igualdad de la mujer en este contexto no puede evitar la confrontación con el islam. Este no es un paso fácil, pero es necesario si lo que queremos defender es una libertad sin concesiones, que las mujeres podamos decidir y hacer como adultas de pleno derecho lo que nos venga en gana, que no tengamos que supeditarnos a esa otra forma de patriarcado, el religioso, que es capaz de mantener su influencia sobre nosotras incluso cuando hemos conseguido vencer al padre, el hermano, el primo, el marido o el vecino o nos hemos alejado del entorno que pretendía coartar nuestra independencia.

Si algo hemos interiorizado con la educación democrática recibida es que la secularización de las sociedades occidentales y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones sin que ello comporte castigos de ningún tipo. Algo que no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito y se persigue cualquier opinión que cuestione el orden religioso.

La secularización y la libertad de expresión son las grandes diferencias entre una sociedad musulmana y una europea

Así que las mujeres nacidas en familias musulmanas instaladas en Europa nos tomamos la libertad de manifestar públicamente nuestras opiniones críticas sobre la religión de nuestros padres. Alzamos la voz para denunciar la discriminación y afirmamos que el islam contiene dosis nada desdeñables de machismo. Esperábamos que las reprimendas por este tipo de posiciones feministas vinieran de nuestras familias más directas, pero no estábamos preparadas para el extraño fenómeno que viene dándose en los últimos tiempos en redes sociales, espacios de opinión de lo más variopintos, instituciones públicas e incluso cátedras universitarias. Que las críticas a nuestros postulados a favor de la igualdad entre hombres y mujeres vengan de personas que dicen conocer el islam mejor de lo que lo conocemos nosotras, que mujeres feministas no musulmanas nos digan que todas nuestras quejas son infundadas porque en realidad no entendimos lo que es el “verdadero islam”, que expertos analistas defensores de los derechos de los musulmanes afirmen que nuestro testimonio no es representativo y que hombres de nuestra misma procedencia nos acusen de islamófobas y, al fin, algo en lo que coinciden todos: nos manden callar.

Como si ese patriarcado del que escapamos por los pelos nos persiguiera hasta aquí y volviera a ejercer, o por lo menos lo intenta, el mismo poder que practica en las sociedades donde nadie lo ha puesto en duda. Forma parte este fenómeno de la reacción virulenta del islamismo y nada tiene que ver con la defensa de la libertad religiosa. Se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia y se sofoca cualquier crítica a la religión al considerarla la expresión del racismo. Como si, por otro lado, nosotras no hubiéramos sufrido discriminación por nuestro origen.

Lo sorprendente es que quienes usan la lucha antirracista como mordaza para el feminismo no son solamente los hombres musulmanes, muchos de ellos islamistas, sino organizaciones lideradas por hombres españoles que nos cuentan a nosotras, mujeres nacidas musulmanas e hijas de inmigrantes, cuál es en realidad nuestra discriminación y cómo tenemos que expresarla. Y no se cansan de hablar por nosotras y de pedir que se veten nuestras charlas o presencia en los medios públicos. Se demuestra así que para nosotras la susodicha interseccionalidad se convierte en una encrucijada donde no nos queda otra que escoger entre defender nuestra igualdad o conformarnos con el machismo si queremos ser antirracistas. Se repite que el feminismo será antirracista o no será, pero nadie le dice al antirracismo que será feminista o no será.

*Najat el Hachmi es escritora.

No deje de leer: Prohíben asistencia de Canales Rusos a conferencia sobre libertad de prensa(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído