Negocio de los CLAP vinculado a red de corrupción revela "El País" - ACN
Connect with us

Internacional

Negocio de los CLAP vinculado a red de corrupción revela «El País»

Publicado

on

Negocio
Compartir
  • 11
    Compartidos

Negocio de los CLAP vinculado a red de corrupción, revela «El País»: Mediante contratos dudosos, una empresa fantasma en España ha obtenido 69,8 millones de dólares  por la venta de los productos al gobierno de Nicolás Maduro, reseñó el diario El País, revelando una red de corrupción vinculada al negocio de los CLAP

MIR Importació i Exportació SL, una empresa fantasma con sede en Sabadell, Barcelona, y que es controlada por un ex funcionario venezolano, ha obtenido millones de dólares por la compraventa de alimentos básicos.

La empresa ha logrado contratos para vender al gobierno Nicolás Maduro hasta 2 millones de cajas del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) por 69,8 millones de dólares mediante contratos dudosos, reseñó el diario español  El País.

Estas cajas, además de depender de comités controlados por personas afectas al gobierno venezolano, se han convertido en un negocio de unos 3.000 millones de dólares para el lucro de empresas como MIR Importació i Exportació SL.

Dicha empresa, creada en 2011, no tiene trabajadores, ni despacho, ni teléfono propio en España, país donde fue fundada. Solo figura como accionista y administradora una venezolana, hija de la pareja de Juan Vicente Roversi, quien ha gestionado el negocio.

Ganar con el hambre en Venezuela

Una empresa fantasma con sede en Sabadell (Barcelona), controlada por un exfuncionario venezolano, ha obtenido millonarios beneficios con la compraventa de alimentos básicos —arroz, aceite vegetal, azúcar, legumbres, leche en polvo…— destinados a la población desfavorecida de ese país. MIR Importació i Exportació SL ha conseguido contratos para vender al Gobierno de Nicolás Maduro hasta dos millones de paquetes de comida procedentes de México y Colombia por un total de 69,8 millones de dólares (56,8 millones de euros) mediante contratos opacos adjudicados a dedo. Venezuela paga por cada paquete a 34,87 dólares, según los documentos consultados, y la empresa logra un margen por unidad de entre el 25% y el 50%, según las distintas fuentes consultadas.

El destino de los alimentos son las conocidas como “cajas CLAP”. Estas cuatro letras son el acrónimo de Comité Local de Abastecimiento y Producción, una controvertida política de reparto de comida a precio subsidiado iniciada por el régimen bolivariano en 2016 para mitigar los graves problemas de abastecimiento e inflación que sufre la población. Tras casi dos años en marcha, sin embargo, los CLAP reciben duras críticas por su mala distribución —no llegan a muchas zonas o lo hacen muy de vez en cuando— y por la mala calidad de algunos productos. Un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidad Central de Venezuela, encargado por el medio digital de periodismo de investigación Armando.info, ha revelado que la leche en polvo es en realidad un sucedáneo que incumple los requisitos nutricionales fijados por la propia la normativa venezolana. Los CLAP, además, han sido acusados de fomentar el clientelismo —dependen de comités controlados por personas afines al régimen— y han acabado por convertirse en un colosal negocio de unos 3.000 millones de dólares para lucro de empresas como la de Sabadell y otras con sede en paraísos fiscales.

Gráfica: Factura de uno de los envíos de cajas CLAP por valor de 445.000 dólares.  

MIR Importació i Exportació fue creada en 2011 por un farmacéutico de L’Hospitalet (Barcelona). Hace dos años, “tras tenerla casi inactiva desde el principio”, este boticario decidió liquidarla. “Cuando fui a hacer los trámites, me dijeron que había una persona interesada en comprarla. Me pagaron los gastos que me había ocasionado y así pude recuperarlos”, recuerda. La operación se cerró en otoño de 2016, justo cuando la política de los CLAP empezaba a despegar.

MIR Importació i Exportació, sin embargo, no tiene trabajadores, ni despacho ni siquiera teléfono propio en España. Todos los datos que figuran en el registro mercantil son de una gestoría de Sabadell. Como accionista y administradora figura una mujer de origen venezolano, vecina de la ciudad, que es hija de la actual pareja del hombre que realmente ha gestionado (al menos hasta fechas muy recientes) el negocio, Juan Vicente Roversi Thomas, que fue director de Proyectos Especiales del municipio de Puerto La Cruz (Estado de Anzoátegui) al menos hasta 2012. Una empleada de la gestoría confirma que esta prestó “varios servicios” a Roversi, pero que ya han dejado de trabajar con él. “Si siguen nuestros datos en el registro mercantil es porque no ha atendido nuestras peticiones”, asegura esta empleada.

 

Gráfica: Factura de uno de los envíos de cajas CLAP por valor de 445.000 dólares. ARMANDO.INFO

EL PAÍS ha tratado sin éxito de ponerse en contacto con Roversi a través de la gestoría y de su entorno familiar. Tampoco los datos que figuran en los documentos de MIR Importació i Exportació en Venezuela permiten acceder a él. En ellos hay dos teléfonos, el de la gestoría de Sabadell y otro de Venezuela que atiende una persona que asegura no saber quién es Roversi. La dirección de correo electrónico no devuelve los mensajes.

Roversi, según personas de su entorno, vive a caballo entre Sabadell y Venezuela. Tras comprar MIR Importació i Exportació, logró una facturación inimaginable para una empresa sin estructura ni experiencia. La sociedad firmó hace un año un contrato con la Corporación Venezolana de Comercio Exterior —organismo estatal que centraliza las importaciones públicas— por 34,8 millones de dólares por un millón de cajas CLAP. El contrato, como el resto de operaciones similares, ha estado rodeado de una gran opacidad.

Según información de la consultora Well Thought Consultants —dirigida por el exministro de Alimentación Hebert García Plaza, que hoy vive en Estados Unidos tras perder la confianza de Maduro y ser acusado de corrupción—, corroborada por otras fuentes, ambas partes acordaron una segunda venta por las mismas cantidades cuando la primera estuviera entregada.

La actividad de Roversi ha dejado un importante rastro en las bases de datos de tráfico marítimo de mercancías. Según los registros de Panjiva, empresa especializada en el comercio internacional, MIR Importació i Exportació envió el año pasado y hasta el pasado enero un total de seis cargamentos desde los puertos mexicanos de Lázaro Cárdenas (en el Pacífico) y Veracruz (Golfo de México) que, tras escala en Panamá, llegaron a Venezuela. Otros nueve envíos salieron de los puertos colombianos de Buenaventura y Cartagena.

Fuentes del sector, sin embargo, aclaran que “los envíos reales pueden ser muchos más, ya que es común el uso de empresas intermediarias para que figuren en los registros”.

UNA FACTURA DE 3.000 MILLONES DE DÓLARES

Mantener una dieta equilibrada se ha convertido en una odisea para millones de venezolanos. Las políticas de Nicolás Maduro han provocado una inflación galopante y problemas de abastecimiento en un país ya muy dependiente de las importaciones. Hace dos años, ante el descontento de la población, Maduro anunció el lanzamiento de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que pretendían hacer llegar a los venezolanos comida a precio reducido, preferentemente de origen nacional.

Venezuela, sin embargo, ha tenido que recurrir masivamente a las importaciones para llenar las “cajas CLAP”. El ministro de Alimentación, Luis Alberto Medina, anunció en noviembre que ya han sido importadas unas 100 millones de cajas, cuyo precio por unidad ronda los 30 dólares. Esto supone que Venezuela ha destinado unos 3.000 millones de dólares a una política que ha abierto enormes oportunidades de negocio a personas bien relacionadas, ya que las compras no son transparente ni salen a concurso público.

Ante la enorme factura que los CLAP, Maduro ha prometido en los últimos meses aumentar la producción nacional: “200.000 jóvenes irán al campo a producir alimentos y yo les garantizo todo […], vivienda dónde vivir y educación”, anunció el pasado septiembre.

ACN/El País.

No deje de leer: ¡Yo quiero justicia!

Internacional

Gobierno colombiano pone en jaque al Clan del Golfo con captura de «Otoniel»

Publicado

on

Capturan a Otoniel - noticiacn
El hombre más buscado de Colombia fue detenido en la operación Osiris. (Fotos: @ELTIEMPO)
Compartir

Capturan a «Otoniel» jefe del Clan del Golfo, un duro golpe que asestó este sábado 23 de octubre el Gobierno colombiano; en casi tres década al narcotráfico.

Dario Antonio Úsuga, alias «Otoniel», el temido jefe del Clan del Golfo, era el narcotraficante más buscado del país cafetero; que durante más de seis años burló la intensa persecución de miles de policías y soldados que peinaron pueblos y selvas de la región del Urabá, en el noreste del país y fronteriza con Panamá.

Fue parte de la Operación Agamenón, fue capturado en un punto llamado Cerro Yoki, en jurisdicción de Necoclí; municipio del departamento de Antioquia.

La importancia de la captura de «Otoniel», de 50 años de edad; fue subrayada por el presidente colombiano, Iván Duque, quien esta tarde se trasladó con la cúpula militar y policial a la base de Tolemaida, en el centro del país, para dar el parte de victoria.

«Este es el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90»; aseguró el jefe de Estado.

Capturan a «Otoniel» jefe del Clan del Golfo

El mandatario añadió que la captura de «Otoniel» fue resultado de una «operación conjunta, articulada y meticulosa»; en la que intervinieron centenares de miembros de la Policía, el Ejército, la Infantería de Marina y la Fuerza Aérea y que recibió el nombre de «Operación Osiris», una continuación de la «Agamenón».

En las primeras imágenes divulgadas de «Otoniel» se le ve sonriente, vestido con pantalón y camiseta negra y con la manos atadas a la espalda; cuando es conducido por soldados armados con fusiles luego de bajar de un helicóptero militar.

Capturan a Otoniel - noticiacn

Operación junto a EEUU y Reino Unido

Tras subrayar que «Otoniel» era «el narcotraficante más temido en todo el mundo»; el presidente destacó que la captura fue también «un trabajo de inteligencia» en el que las fuerzas colombianas compartieron información «con agencias de los Estados Unidos y del Reino Unido dada la peligrosidad internacional de este delincuente».

«Asesino de policías, de soldados, de líderes sociales, además reclutador de menores; se conoce también por esa demencia que lo llevó a abusar de marea recurrente de niños, niñas y adolescentes»; así definió el presidente a «Otoniel» en su declaración al país.

Comenzó sus andazas con el EPL

Capturan a «Otoniel», según la Policía colombiana, comenzó sus andanzas en la ilegalidad en las filas de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL); de la que se retiró en 1991 tras la firma de un acuerdo paz y poco después se sumó a las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

«Con el tiempo pasó a desempeñarse como uno de los cabecillas del Bloque Centauros en los Llanos Orientales, al lado de su hermano Juan de Dios Úsuga David, conocido en el mundo del crimen como ‘Giovanny'»; señaló la Policía en un comunicado.

Tras la desmovilización de las AUC en 2006, «Otoniel» y su hermano «empezaron a extender sus tentáculos en varias regiones del país y a consolidar una organización criminal nutrida principalmente con dineros del narcotráfico»; pero también de la minería ilegal, la extorsión y el contrabando.

¿Fin del Clan del Golfo?

«Con este golpe a alias ‘Otoniel’, en la Operación Osiris, se marca el final del Clan del Golfo; y a todos los que han pertenecido a esta estructura criminal, el mensaje que les envío es claro y contundente: o se someten a la justicia de inmediato o les caerá de la misma manera todo el peso de la ley; agregó Duque.

Capturán a «Otoniel» y el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, contó detalles de la fase final de la operación que fue diseñada el pasado 15 de octubre y se lanzó en la madrugada del viernes; cuando se rompió el último anillo de seguridad de Úsuga.

Capturan a Otoniel - noticiacn

Más de 500 hombres en la operación

Intervinieron «más de 500 hombres de las Fuerzas Especiales el Ejército, la Infantería de Marina bloqueando corredores fluviales, la Fuerza Aérea dando cobertura con sus plataformas de inteligencia y moviendo tropas desde diferentes zonas del país»; dijo el general Navarro, quien agregó que fueron utilizados además «22 helicópteros de transporte y apoyo aéreo cercano».

Por su parte, el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, aseguró que sus hombres tenían claro «que Otoniel no acudía a viviendas, ni se comunicaba por celular»;  que «50 expertos de inteligencia satelital» siguieron cada movimiento suyo en las últimas semanas.

Ocho anillos de seguridad

Según el genera Vargas, «Otoniel» tenía ocho anillos de seguridad que fueron identificados mediante un «trabajo satelital con agencias de Estados Unidos y del Reino Unido»; tan detallado que «sabíamos que estaba comiendo» y que «su plato favorito era un animal de las selvas de Urabá».

Capturan a «Otoniel» y sobre la extradición, Duque dijo hoy: «trabajaremos con las autoridades para lograr también ese cometido»; pero aclaró que eso no debe ser un obstáculo «para que también se conozca toda la verdad sobre el resto de sus crímenes en nuestro país».

A saber

  • Además de los 128 órdenes de captura que tiene en Colombia por delitos como narcotráfico, extorsión, homicidio, desplazamiento forzado, tráfico de armas, conformación de grupos armados, concierto para delinquir y delitos de lesa humanidad, entre otros; sobre «Otoniel» pesan siete sentencias condenatorias y una solicitud de extradición de Estados Unidos.

Capturan a Otoniel - noticiacn

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: Senadores de Colombia conformarán mesa para abrir el paso fronterizo

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.