Jacmibel Rosas: El Niño Jesús no tiene problemas  | ACN
Connect with us

Opinión

Jacmibel Rosas: El Niño Jesús no tiene problemas 

Publicado

on

Niño Jesús Navidad
El nacimiento del Niño Jesús. Foto: Archivo.
Compartir
  • 2
    Shares
Saludos amigos. Un placer coincidir con ustedes. Ya falta poco para la navidad y aunque es un tiempo que se proyecta difícil para los venezolanos es necesario para ustedes, para mí y para nuestra sociedad venezolana, que saquemos fortaleza de donde no tenemos para seguir adelante y para disfrutar de esta época, que es un sentimiento y que nada ni nadie debe robarnos.
Titulé precisamente de esta manera, porque el Niño Jesús verdaderamente no tiene problemas, es un bebé, nació en un pesebre sin lujos y con lo más importante que es el amor de su padre y de su madre, juntos. Partiendo de este principio miremos a nuestro alrededor y veamos si tenemos a nuestros padres con vida, a nuestra familia con salud,  a nuestros hijos con inteligencia, para dar gracias a Dios por lo que es la verdadera navidad.
A muchos padres en estos tiempos les preocupa los estrenos, el pan de jamón, los regalos y sobre todo, que traerá el Niño Jesús, si verdaderamente le podrá regalar algo a sus pequeños y ¿Cómo no preocuparnos como padres? Si sabemos que al Niño Jesús también le puede afectar la inflación y el desastre económico en el que estamos inmersos. Sin embargo, al actuar así, estamos desvirtuando un poco el verdadero sentido de la Navidad, en la que el salvador del mundo llegó sin lujos a este mundo.
No dejes de leer: Jacmibel Rosas: Celebremos la Navidad
En estas fechas tratemos de darle grande a los detalles sencillos, a esas cosas que llenan y que no son extremadamente caras. En estos tiempos en los que regalar cuesta tanto, volteemos la mirada al más necesitado, tratemos de hacer las cosas diferentes, dejando de dar valor a las cosas materiales como todos los años y en cuanto al Niño Jesús, entreguemos de corazón nuestras preocupaciones a Dios, pongamos todo en sus manos porque para EL no hay nada imposible. Segura esto, que al hacer esto, el Niño Dios visitará nuestro hogar y hará sonreír a nuestros pequeños con los regalos que ellos han pedido.
En estos tiempos se hace necesario recuperar un poco esa ilusión perdida, conectar con ese niño interno que tenemos olvidado, recordar aquellas navidades en las que no hacía falta nada, teníamos todo y no lo valorábamos, entonces, en esta oportunidad, tengamos en cuenta aquello que tenemos y demos el máximo valor para poder regalarnos un poco de felicidad.
Demos el valor a la Navidad de comenzar de nuevo y pidamosle de corazón que nos regale un país con una mejor calidad de vida, con una mejor sociedad en la que los valores y el respeto por el otro estén siempre, pidamos regalos como esos en oración, capaz y de esa manera logramos un cambio favorable para todos.
Y recuerda… ¡La navidad es ese momento para regalar felicidad a aquel que más lo necesita!
Hasta un próximo biberón.
La mamá guapa y apoyada.
En instagram @laguapayapoyada

Opinión

Bullaje

Publicado

on

Compartir

Bullaje: Por Josué D. Fernández A.– Los episodios de bullaje no requieren comprobaciones de decibelímetros o bullometros, porque pasan rápidamente de oídos a cerebro y demás órganos vitales, ocasionando sinnúmero de desarreglos físicos y mentales entre quienes los tienen que sufrir. Así, a menudo causa mucha ira la abusiva desconsideración de personas que producen ruidos perturbadores a sabiendas, sin el menor reparo del daño que ocasionan, y hasta con disposición a atacar a golpes si alguien les reclamara su falta de respeto a los derechos de los demás.

En los diccionarios se explica que el termino bullaje se refiere a una concurrencia, multitud, afluencia, asistencia de manera confusa, desorden, alboroto o gresca de muchas personas o que se forma una muchedumbre o un montón de gente. En tal sentido, los ruidosos episodios con la denominación señalada se podrían hallar en cualquier espacio abierto o cerrado destinado a la congregación de públicos, mítines. plazas, estadios, canchas, pistas, escuelas, cines, bares, discoteca, salas de sesiones, foros.

Sin embargo, los bullajes de mayor inmediatez para cualquier individuo ocurren en comunidades de edificaciones multifamiliares, donde promueven disputas entre vecinos, casi siempre en fines de semana, durante celebraciones con acompañamientos de potentes equipos de sonido, y consumo de productos que rompen los frenos de la convivencia, entre otros males. El éxito «Maldita Bulla» del dominicano Manny Malón, retrata bien el agotamiento de los que deben soportar las explosiones de decibelímetros, con poco remedio preventivo o curativo, aunque abunden las protestas, y las llamadas a la policía.

No obstante, ahora hay que lidiar con bullajes sobradamente peores, aún de carácter virtual, que proceden de la maléfica y estridente utilización de redes sociales activadas por Internet, amplificadas y masificadas con conexiones inalámbricas, al alcance de muchos. La gran invasión sin límites de lugares ni posibles restricciones de accesos, donde operan con impunidad los delincuentes del ciberespacio, falsificadores de identidades, piratas mercenarios de la información, ladrones financieros, igualados en el crimen cibernético con intrigantes de oficio, propagadores de noticias falsas, destructores de reputaciones, que cobran aplausos de consumidores del nuevo amarillismo de origen electrónico.

Por definición, el bullaje carece de signos positivos, pero tiene un atractivo especial para actores que muy pocos pagarían por verles o escucharles, en caso de tener que comprar boletos de entrada, o de un esfuerzo superior al de mirar la pantalla del dispositivo para superar aburrimientos. En cambio, la memoria de los aparatos, que les permite incontables repeticiones, a lo Narciso, al final les convencería de su extraordinario talento y posiblemente de la contribución al bienestar de los suyos, y del mundo entero, con ayuda de sus propios desvaríos, y la de otros frustrados que se refugian en la adulancia de quienes consideran superiores.

El bullaje nunca formó parte de una solución; al contrario, aumenta de volumen en situaciones críticas hasta hacerlas estallar, arrastrando de paso a los que prendieron la mecha. La catástrofe se transforma en hecatombe en Venezuela, donde de un lado existe una tiranía con bombas incendiarias, y del otro hay voluntarios con artefactos explosivos para apagar el fuego con más fuego. Como se trata de un país con petróleo, con el litro de combustible al menor precio en todo el mundo, quizá sea allí, de igual forma, donde haya más admiradores de Daddy Yankee, desde 2004, cuando se impuso con su estribillo de dame más gasolina, en el reguetón/rap con el que cierran los saldos de este sábado. Cuídense. Abrazos.

Oír narración completa y temas musicales editados

El artículo adosado forma parte de “SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 3:00 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional. En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

No deje de leer: Decretan estado de excepción en Chile por ola de vandalismo(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído