Nube radioactiva sobre Europa revela un secreto accidente nuclear ruso
Connect with us

Hombre & Mujer

Nube radioactiva sobre Europa revela un secreto accidente nuclear ruso

Publicado

on

Nube radioactiva sobre Europa revela un secreto accidente nuclear ruso
Foto: fuentes.
Compartir

Según un estudio, publicado por un equipo internacional de científicos el 29 de julio, una vasta nube radioactiva que se extendió sobre Europa continental en 2017 se atribuyó a un accidente nuclear secreto en el sur de Rusia.

Los expertos, dicen que la nube radioactiva detectada en Europa a fines de septiembre de 2017, solo pudo haber sido causada por un accidente de reprocesamiento de combustible nuclear en la Asociación de Producción Mayak.

Esta era una instalación nuclear, en la región de Chelyabinsk de los Montes Urales en Rusia, donde ocurrió un accidente nuclear entre el 26 y el 27 de septiembre de 2017.

Rusia, confirmó que se detectó una nube de radiación nuclear sobre los Urales en ese momento, pero el país nunca reconoció ninguna responsabilidad por una fuga de radiación, ni admitió que se produjo un accidente nuclear en Mayak en 2017.

Rusia nunca ha reconocido que hubo un accidente nuclear en las instalaciones de Mayak en la región de Chelyabinsk en 2017. Foto: fuentes.

Rusia nunca ha reconocido que hubo un accidente nuclear en las instalaciones de Mayak en la región de Chelyabinsk en 2017. Foto: fuentes.

Investigadores alemanes encuentran la nube radioactiva

El autor principal de la nueva investigación, el químico nuclear Georg Steinhauser de la Universidad de Leibniz en Hannover, Alemania, dijo que más de 1300 mediciones atmosféricas de todo el mundo mostraron que se habían liberado entre 250 y 400 terabecquerels de rutenio-106 radiactivo.

El rutenio-106 es un isótopo radiactivo de rutenio, lo que significa que tiene un número diferente de neutrones en su núcleo que el elemento natural.

El isótopo se puede producir como un subproducto durante la fisión nuclear de átomos de uranio-235.

Aunque la nube resultante de radiación nuclear se diluyó lo suficiente como para no causar daño a las personas debajo de ella, la radiactividad total fue entre 30 y 100 veces el nivel de radiación liberada después del accidente de Fukushima en Japón en 2011, dijo Steinhauser a Live Science.

La investigación fue publicada el 29 de julio en la revista «Proceedings» de la Academia Nacional de Ciencias de Alemania.

Rusia, confirmó que se detectó una nube radioactiva sobre los Urales en ese momento, pero el país nunca reconoció ninguna responsabilidad al respecto. Foto: fuentes.

Rusia, confirmó que se detectó una nube radioactiva sobre los Urales en ese momento, pero el país nunca reconoció ninguna responsabilidad al respecto. Foto: fuentes.

Liberación de rutenio a la atmósfera

La nube de radiación en septiembre de 2017 se detectó en Europa central y oriental, Asia, la Península Arábiga e incluso en el Caribe.

Solo se detectó en la nube rutenio-106 radiactivo, un subproducto de la fisión nuclear, con una vida media de 374 días, dijo Steinhauser.

Durante el reprocesamiento del combustible nuclear, el plutonio radiactivo y el uranio se separan del combustible nuclear gastado de los reactores de energía nuclear.

El rutenio-106 generalmente se separa y se almacena a largo plazo con otros subproductos de desechos radiactivos, dijo.

Eso significaba que cualquier liberación masiva de rutenio solo podía provenir de un accidente durante el reprocesamiento de combustible nuclear; y la instalación de Mayak fue uno de los pocos lugares en el mundo que lleva a cabo ese tipo de reprocesamiento, dijo.

Los estudios meteorológicos avanzados realizados como parte de esta nueva investigación mostraron que la nube de radiación solo podría provenir de las instalaciones de Mayak en Rusia.

«Han hecho un análisis exhaustivo y han localizado a Mayak, no hay duda al respecto», dijo.

Lugar de un antiguo accidente ocasiona uno nuevo

El accidente ocurrió hace poco más de 60 años desde que un accidente nuclear en Mayak en 1957 causó una de las mayores emisiones de radiación en la historia de la región; solo superada por la explosión e incendio de 1986 en la central nuclear de Chernobyl.

En el accidente de 1957, conocido como el desastre de Kyshtym después de una ciudad cercana; explotó un tanque de desechos nucleares líquidos en las instalaciones de Mayak, extendiendo partículas radioactivas sobre el sitio; causando una nube de humo radiactivo que se extendió por cientos de kilómetros.

El estudio mostró que el accidente de 2017 en Mayak era poco probable que haya sido causado por una liberación; relativamente simple de gas radiactivo, dijo Steinhauser.

Más bien, un incendio, o incluso una explosión, podría haber expuesto a los trabajadores de la planta a niveles dañinos de radiación, agregó.

Rusia no ha reconocido que se haya producido ningún accidente en las instalaciones de Mayak; tal vez porque el plutonio se fabrica allí para armas termonucleares.

Sin embargo, Rusia había establecido una comisión para investigar la nube radiactiva, dijo Steinhauser.

Con información de: ACN|FoxNews|LiveScience|Redes

No dejes de leer: Japón conmemoró 73 años del ataque nuclear en Hiroshima

Hombre & Mujer

Proteína que retrasa el envejecimiento descubre Harvard

Publicado

on

Compartir

Una proteína que alargaría la vida del ser humano;  fue descubierta por los investigadores del Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de Harvard;  en Estados Unidos. Se llama REST y según estudios es influyente en la vida útil.

Un nuevo componente es agregado a la lista de elementos ya conocidos;  que determinan cuánto tiempo puede vivir el ser humano.

Estudios realizados por los investigadores del Instituto Blavatnik;  de la Facultad de Medicina de Harvard, en Estados Unidos;  demuestran que los niveles de actividad neuronal en el cerebro mediados por una proteína llamada REST;  pueden influir en la vida útil.

Este hallazgo está basado en estudios que fueron realizados en animales y humanos;  y podría ayudar a identificar nuevos enfoques para retrasar el envejecimiento en humanos.

Sistema nervioso regula el envejecimiento

Estudios previos habían sugerido que el sistema nervioso desempeña un papel;  en la regulación del envejecimiento, pero hasta ahora no se habían podido identificar;  los mecanismos que sustentan esta relación.

En estudios realizados previamente, se había sugerido que el sistema nervioso;  desempeña un papel de regulación del envejecimiento, pero hasta los momentos;  no se había podido identificar el mecanismo que sustenta la investigación.

Los resultados muestran que la actividad neuronal del cerebro;  implicada durante mucho tiempo en trastornos como la demencia y la epilepsia; también juegan un papel importante en el envejecimiento humano y la vida útil.

El equipo de Bruce Yankner analizó los patrones de expresión génica;  en el tejido cerebral humano post mortem y descubrió que los genes relacionados con la excitación neural;  y la función sináptica están regulados negativamente en individuos longevos, más de 85 años de edad.

«Un área de investigación futura y emocionante;  será determinar cómo estos hallazgos se relacionan con funciones cerebrales humanas de orden superior»;  añade Yankner.

El estudio podría además servir de modelo para el diseño de nuevas terapias;  para afecciones como la enfermedad de Alzheimer y el trastorno bipolar.

La duración de la vida depende de la actividad neuronal

Los medicamentos y la meditación podrían potenciar la longevidad

La actividad excesiva en el cerebro acelera el envejecimiento, mientras que la serenidad neuronal prolonga la vida. Ciertos medicamentos y tal vez la meditación podrían potenciar la longevidad.

La actividad neuronal del cerebro, implicada durante mucho tiempo en trastornos que van desde la demencia hasta la epilepsia, también desempeña un papel en el envejecimiento humano y la esperanza de vida, según una investigación dirigida por científicos del Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de Harvard.

El estudio, publicado en Nature, se basa en los hallazgos de cerebros humanos, ratones y gusanos y sugiere que la actividad excesiva en el cerebro está relacionada con períodos de vida más cortos, mientras que suprimir dicha hiperactividad prolonga la vida.

Los hallazgos ofrecen la primera evidencia de que la actividad del sistema nervioso afecta la longevidad humana. Aunque estudios previos habían sugerido que partes del sistema nervioso influyen en el envejecimiento de los animales, el papel de la actividad neuronal en el envejecimiento, especialmente en humanos, permanecía hasta ahora impreciso.

«Un aspecto intrigante de nuestros hallazgos es que algo tan transitorio como el estado de actividad de los circuitos neuronales podría tener consecuencias para la fisiología y la duración de la vida», explica el autor principal del estudio, Bruce Yankner, en un comunicado.

Excitación neuronal y longevidad

La excitación neuronal parece actuar a lo largo de una cadena de eventos moleculares que se sabe influyen en la longevidad: la vía de señalización de la insulina y el factor de crecimiento semejante a la insulina (IGF).

La clave en esta cascada de señalización parece ser una proteína llamada REST, que protege los cerebros envejecidos de la demencia y otras tensiones, según determinó una investigación anterior de este mismo equipo de científicos.

La actividad neuronal se refiere al parpadeo constante de las corrientes y transmisiones eléctricas en el cerebro. Los autores explican que la actividad excesiva o la excitación podrían manifestarse de muchas maneras, desde una contracción muscular hasta un cambio de humor o de pensamiento.

Sin embargo, todavía no está claro en el estudio si los pensamientos, la personalidad o el comportamiento de una persona, afectan a su longevidad o cómo lo hacen.

«Un área de investigación futura y emocionante será determinar cómo estos hallazgos se relacionan con funciones cerebrales humanas de orden superior», añade Yankner.

El estudio podría ayudar al diseño de nuevas terapias para afecciones que involucran hiperactividad neuronal, como la enfermedad de Alzheimer y el trastorno bipolar, dijeron los investigadores.

El descubrimiento sugiere que ciertos medicamentos, como los que se dirigen a REST, o ciertos comportamientos, como la meditación, pueden extender la vida humana al modular la actividad neuronal.

La variación humana en la actividad neuronal podría tener causas genéticas y ambientales, lo que abriría vías futuras para la intervención terapéutica, señala también Yankner.

Todos los caminos conducen a REST

Yankner y sus colegas comenzaron su investigación analizando los patrones de expresión génica, la medida en que varios genes se activan y desactivan, en el tejido cerebral donado de cientos de personas que murieron a edades comprendidas entre los 60 años y con más de 100 años.

La información se había recopilado a través de tres estudios de investigación separados de adultos mayores. Los analizados en el estudio actual estaban cognitivamente intactos, lo que significa que no tenían demencia.

Inmediatamente, apareció una notable diferencia entre los participantes del estudio más viejos y más jóvenes, dijo Yankner: Las personas más longevas, las mayores de 85 años, tenían una menor expresión de genes relacionados con la excitación neuronal que las que murieron entre los 60 y los  80 años.

El equipo realizó un aluvión de experimentos, incluyendo pruebas genéticas, de biología celular y molecular en el organismo modelo Caenorhabditis elegans (un nematodo); así como análisis de ratones genéticamente alterados; y análisis adicionales del tejido cerebral de personas que vivieron más de un siglo.

Estos experimentos revelaron que la alteración de la excitación neural sí afecta la duración de la vida e iluminó lo que podría estar sucediendo a nivel molecular.

El interruptor REST

REST, que se sabe que regula los genes, también suprime la excitación neural, descubrieron los investigadores.

El bloqueo de REST o su equivalente en los modelos animales condujo a una mayor actividad neuronal y muertes más tempranas, mientras que impulsar REST hizo lo contrario. Y los centenarios humanos tenían significativamente más descanso en los núcleos de sus células cerebrales que las personas que murieron en sus 70 u 80 años.

Los investigadores descubrieron que, desde gusanos hasta mamíferos, REST suprime la expresión de genes que están involucrados centralmente en la excitación neural, como los canales iónicos, los receptores de neurotransmisores y los componentes estructurales de las sinapsis, señalan los investigadores.

Una excitación más baja a su vez activa una familia de proteínas conocidas como factores de transcripción  Forkhead. Se ha demostrado que estas proteínas median una «vía de longevidad» a través de la señalización de insulina/IGF en muchos animales. Es la misma vía que los científicos creen que puede activarse por restricción calórica.

Además de su papel emergente para evitar la neurodegeneración, el descubrimiento del papel de REST en la longevidad proporciona una motivación adicional para desarrollar fármacos que se dirijan a la proteína.

Regulation of lifespan by neural excitation and REST. Joseph M. Zullo et al. Nature, volume 574, pages359–364 (2019). DOI :https://doi.org/10.1038/s41586-019-1647-8

Colaterales:

La criticidad cerebral potencia la cognición

La modificación genética de neuronas prolonga la vida sana

Crean un dispositivo que recuerda y olvida como el cerebro

Ya es posible observar los recuerdos cuando se están formando

El cerebro encuentra el orden dentro del caos

ACN/CC0 Public Domain

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído