Nueva técnica para detectar ondas gravitacionales | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Nueva técnica para detectar ondas gravitacionales

Publicado

on

Nueva técnica para detectar ondas gravitacionales
Compartir

Han pasado unos pocos años, desde que los astrónomos hicieron la primera detección innovadora de ondas gravitacionales; que son las ondas en el espacio-tiempo que se propagan hacia afuera desde eventos cósmicos especialmente violentos, como la fusión de los agujeros negros.

Desde entonces, se han confirmado un total de seis eventos de ondas gravitacionales. Pero a pesar de la novedad de este nuevo método para investigar el universo; algunos astrónomos ya se están poniendo inquietos.

Específicamente, dos investigadores se han alejado de la detección de eventos de ondas gravitacionales individuales; y ahora se están enfocando en el panorama general.

En un artículo publicado en la revista Physical Review X; los investigadores describen una técnica nueva y altamente sensible para detectar el leve zumbido, de los más de 100.000 eventos de ondas gravitacionales que se cree que ocurren en el universo cada año.

ondas en el espacio-tiempo que se propagan hacia afuera desde eventos cósmicos especialmente violentos, como la fusión de los agujeros negros.

Las ondas gravitacionales, son ondulaciones en el espacio-tiempo que se propagan hacia afuera desde eventos cósmicos especialmente violentos, como por ejemplo la fusión de los agujeros negros. Infografía: fuentes.

Una nueva técnica

Aunque la nueva técnica, no les permitirá concentrarse en eventos de ondas gravitacionales individuales (como LIGO y Virgo); les dará la información que necesitan para restringir la distribución y la tasa de fusión de los agujeros negros en todo el universo.

Según el documento, «Aproximadamente cada 2-10 minutos; un par de agujeros negros de masa estelar se fusionan en algún lugar del Universo”. «Una pequeña fracción de estas fusiones se detectan como eventos de ondas gravitacionales; que pueden resolverse individualmente por detectores avanzados como LIGO y Virgo».

Sin embargo, el resto de las ondas se mezclan; creando un leve zumbido cósmico denominado fondo de ondas gravitacionales .

«La medición del fondo de ondas gravitacionales nos permitirá estudiar poblaciones de agujeros negros a grandes distancias», dijo el coautor Eric Thrane; astrofísico del Centro ARC de Excelencia para el Descubrimiento de Ondas Gravitacionales (OzGrav) y la Universidad de Monash, en una nota de prensa.

«Algún día, la técnica puede permitirnos ver las ondas gravitacionales del Big Bang, escondidas detrás de las ondas gravitacionales de los agujeros negros y las estrellas de neutrones»; aseveró.

Se requiere poder informático

El nuevo método, es para detectar el zumbido largamente buscado de innumerables ondas gravitacionales; el cual depende de la selección de datos ruidosos y la detección de señales provenientes de agujeros negros previamente ocultos.

Pero para hacer esto, los investigadores necesitan una supercomputadora extremadamente poderosa. Afortunadamente; eso es exactamente lo que tienen en la forma de la nueva supercomputadora de 4 millones de USD$ conocida como OzStar.

Según una declaración de Matthew Bailes, director de OzGrav, «en un segundo; la máquina puede realizar 10.000 cálculos por cada una de las 100 mil millones de estrellas en nuestra propia galaxia».

Aunque la técnica aún debe probarse con datos reales, el coautor Rory Smith; un astrónomo de OzGrav y Monash University, confía en que el método hará una verdadera detección.

Según Smith, los recientes avances en el análisis de datos a alta velocidad permitirán a los astrónomos detectar finalmente «lo que la gente había pasado décadas buscando»; el zumbido débil pero persistente del fondo de ondas gravitacionales.

ACN/Astronomy.com (traducción contextual)

No dejes de leer: ¿La materia oscura puede formar planetas y estrellas?

Hombre & Mujer

Científicos alarmados por calentamiento masivo del Océano Pacífico

Publicado

on

Científicos alarmados por calentamiento masivo del Océano Pacífico
Foto: fuentes.
Compartir

En septiembre del 2014, la ecologista marina Jennifer Fisher se sorprendió cuando las medusas y los pequeños crustáceos que normalmente se encuentran en aguas más cálidas llenaron sus redes frente a la costa de Oregón.

La extraña captura fue solo una señal de la llegada de una gran porción de agua tibia que se conoció como “La Burbuja” (“The Blob”), una onda de calor marina masiva que duró 3 años y que alteró drásticamente los ecosistemas y la industria pesquera a lo largo de la costa del Pacífico.

Esta vez, la doctora Fisher y otros científicos dicen que el evento no los agarró de sorpresa. Se están preparando para compartir más rápidamente los datos sobre el impacto de las olas de calor marino.

Científicos alarmados por el calentamiento masivo del Océano Pacífico. Foto: fuentes.

Científicos alarmados por el calentamiento masivo del Océano Pacífico. Foto: fuentes.

La burbuja del 2014, la primera

Cuando la burbuja llegó hace 5 años, «no nos dimos cuenta del impacto que tendría”, recordó Toby Garfield, un oceanógrafo físico del Centro de Ciencias de la Pesca del Sudoeste de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en San Diego, California.

Los científicos de NOAA notaron por primera vez el crecimiento de una inmensa zona de agua tibia, que les resultaba inquietantemente familiar en el Pacífico el pasado mes de agosto.

La anomalía se ha extendido a un área casi del tamaño de Australia, que abarca desde las islas hawaianas hasta el Golfo de Alaska.

Más al norte, el Mar de Bering entre Alaska y Rusia también está experimentando la onda de calor marino récord, desencadenada por la falta de hielo marino en invierno.

La anomalía del 2019, posiblemente un anueva burbuja

La nueva “burbuja”, consiste en agua que se encuentra a una temperatura hasta 3° C por encima de lo normal.

Sin embargo, aún no está claro si la anomalía evolucionará hacia un evento de las características de “la burbuja” original, la cual se distinguió por su tamaño, duración y profundidad.

El calor de la burbuja del 2014 penetró cientos de metros debajo de la superficie marina, sin embargo en el nuevo evento el calor se extiende solo unos 30 metros de profundidad.

La nueva “burbuja”, consiste en agua marina a una temperatura de 3°C por encima de lo normal. Foto: fuentes.

La nueva “burbuja”, consiste en agua marina a una temperatura de 3°C por encima de lo normal. Foto: fuentes.

Preocupación en los círculos académicos y científicos

Aún así, los científicos están muy preocupados. El doctor Garfield dice que hasta ahora, los investigadores señalan que el agua tibia ha mantenido su distancia de las zonas costeras biológicamente ricas.

Pero los científicos federales observan de cerca la evolución de la ola de calor con datos satelitales, boyas equipadas con instrumentos y una red de drones submarinos que se elevan y se hunden a través de la columna de agua.

Los científicos que monitorean las corrientes marinas y la biología de las playas están atentos a las primeras señales de advertencia de cambios ecológicos.

Con información de: ACN|Xataka|ScienceMagazine|Redes

No dejes de leer: El telescopio espacial James Webb se une a la exploración del universo

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído