OEA busca fondos para atender migración venezolana | ACN
Connect with us

Internacional

OEA busca fondos para atender migración venezolana

Publicado

on

OEA busca fondos - acn
Compartir
  • 1
    Share

La secretaría general de la OEA anunció el miércoles la creación de un grupo de trabajo para evaluar el impacto de la migración venezolana, y el inicio «inmediato» de la captación de fondos para cumplir con sus recomendaciones.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro;  informó estas medidas al cerrar una sesión extraordinaria del consejo permanente del organismo;  convocado «para considerar la crisis migratoria originada por la situación en Venezuela».

El grupo de trabajo deberá determinar «la escala completa de la migración venezolana;  y la crisis de refugiados» y emitir sus recomendaciones para atender el fenómeno, explicó.

Entre los objetivos a mediano plazo, destacó la regularización de los migrantes en temas laborales;  de ingreso, de educación y de acceso a la salud. También deberá «resolver las cuestiones más urgentes»;  que afectan a los migrantes en el corto plazo;  como las enfermedades y los problemas de alimentación y vivienda.

La secretaría general de la OEA buscará «de inmediato» captar «recursos financieros nuevos;  y adicionales para responder a las necesidades en el terreno;  e implementar las recomendaciones que pudieran surgir del informe», añadió.

En declaraciones a periodistas, dijo que el grupo de trabajo estará liderado;  por el ex alcalde opositor venezolano David Smolansky, actualmente en el exilio.

Es «una persona absolutamente comprometida con la causa de los migrantes venezolanos;  y que definitivamente tiene una impronta de cercanía;  porque ya ha visitado los campamentos y ha estado cerca de la gente;  tanto en Brasil como en Colombia», dijo.

Venezuela, sumida en una gravísima crisis económica con hiperinflación y escasez de bienes y servicios;  ha visto en los últimos meses un éxodo masivo de su población;  en particular a Colombia, Brasil, Perú.

De acuerdo con la ONU, de los 2,3 millones de venezolanos;  que viven en el extranjero (7,5% de la población de 30,6 millones);  más de 1,6 millones han huido desde 2015, cuando empezó a empeorar la situación socioeconómica;  en la otrora potencia petrolera.

El martes en Quito once países latinoamericanos;  (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay);  firmaron una declaración que exhorta a Maduro a aceptar ayuda humanitaria;  con el fin de «descomprimir la crítica situación».

Un proyecto de resolución de la OEA tenía previsto exigir a Venezuela;  la apertura de un canal para hacer llegar ayuda a la población;  pero finalmente no se presentó, dijeron fuentes diplomáticas.

– EEUU busca «la guerra entre hermanos» –

El gobierno de Maduro, que niega que Venezuela esté atravesando una crisis humanitaria;  atribuye la crisis económica a las sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos;  contra funcionarios y entidades venezolanas;  a las que acusa de corrupción y narcotráfico.

«Un factor determinante de estas migraciones es la campaña de agresiones del gobierno de Estados Unidos;  que tienen por objeto destruir la capacidad de nuestro Estado;  para atender las necesidades de nuestros ciudadanos», dijo el embajador venezolano Samuel Moncada.

«Es la guerra por medios económicos» discurso en la OEA

Durante la sesión, Moncada también dio a conocer una entrevista radial;  presuntamente concedida en Miami por el embajador estadounidense ante la OEA, Carlos Trujillo;  a quien atribuyó buscar «la guerra entre hermanos latinoamericanos».

«Escalando su agresión, pidió el uso de la fuerza militar contra Venezuela;  por parte de Brasil, Chile, Colombia y Perú;  Les advirtió a esos países que tenían que tomar una ‘decisión difícil'», dijo Moncada.

Trujillo no estuvo presente en la reunión;  pero el representante permanente adjunto de Estados Unidos ante la OEA, Alexis Ludwig;  respondió con una breve intervención.

«Esa retórica es el mismo intento desesperado de negar la innegable realidad;  de la severa magnitud del impacto de la crisis en Venezuela y ahora más allá»;  dijo, afirmando el compromiso de su país de seguir trabajando con socios en la región;  para «mitigar el sufrimiento» de los venezolanos.

Consultado sobre las declaraciones de Moncada;  Almagro negó que hubiera refutado los argumentos o cifras presentadas en la sesión.

«Lo único que debo reconcerle es su gentileza;  porque le permitió participar al embajador Trujillo que no estaba presente», dijo.

ACN/AFP

No deje de leer: Petro, la criptomoneda que no se consigue en ninguna parte

Internacional

China es una amenaza mayor que la URSS dice EEUU

Publicado

on

Compartir

Las crecientes preocupaciones de EE UU por el avance del país asiático;  aun cuando, en años recientes, ha habido un profundo cambio negativo en la actitud hacia China en Estados Unidos.

En Washington y Pekín (Estados Unidos –  China)   hay crecientes esperanzas;  de que un acuerdo para ayudar a resolver la guerra comercial entre ambos asome pronto en el horizonte. Pero la rivalidad entre estas dos superpotencias; va mucho más allá del comercio: se extiende a la economía, la defensa, la cultura o la tecnología.

Así que, ¿qué es lo que quiere Estados Unidos de China? ¿Cuál es su meta?

Trump: Aún no hay acuerdo con China sobre retiro de aranceles

La respuesta breve podría ser el apretón de manos entre el presidente Trump y el vice primer ministro de China Liu He. Hecho para sellar la primera fase de un acuerdo comercial, el mes pasado.

Pero las tensiones entre los dos países son más profundas que la disputa comercial.

En años recientes, ha habido un profundo cambio negativo en la actitud hacia China en Estados Unidos. Es importante señalar que ese cambio precede a la llegada de Trump a la Casa Blanca.

«Si hubiéramos tenido un gobierno de Hillary Clinton, o de cualquier otro demócrata o republicano en 2016, creo que también hubiéramos visto este intenso giro», opina Daniel Kliman, un alto ex asesor del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

«Había la sensación de que nuestra estrategia hacia China no estaba funcionando», indica Kliman, que actualmente es director del Programa de Seguridad Asia-Pacífico del centro de investigación Center for a New American Security (CNAS, por sus siglas en inglés).

Las actitudes de EE.UU. hacia China hubieran cambiado sin importar quién hubiera estado en la Casa Blanca, opina Daniel Kliman. Foto BBC

Incremento de tensiones

Existen muchas razones del incremento en tensiones. La promesa de beneficios económicos con la entrada de China ala Organización Mundial de Comercio en 2001, nunca se materializó, subraya Ray Bowen.

China nunca tuvo la intención de seguir las reglas, asegura Bowen, quien trabajó con el gobierno estadounidense como analista económico de 2001 a 2018.

«En cambio, China tenía la intención de entrar en los foros multilaterales para empezar a cambiar cómo éstos regulan el comercio mundial».

En otras palabras, China se afilió con la intención de transformar a otros en lugar de transformarse a sí misma.

El resultado fue una enorme oleada de desempleo y cierre de fábricas en Estados Unidos conocida como el «shock chino». Los estados del llamado «cinturón de óxido» en Estados Unidos, el antiguo cinturón industrial que respaldó a Trump en 2016, se llevaron la peor parte.

Aprovechamiento

Muchas empresas estadounidenses trasladaron su producción a China para sacar provecho de los bajos costos de la mano de obra. Sin embargo, según Kliman, hubo un alto precio que pagar para esas compañías: «China las ha forzado a entregarles su tecnología, su propiedad intelectual», asegura.

Hasta las empresas que no reubicaron su producción se dieron cuenta que, de alguna manera, China se apoderó de sus secretos comerciales. Los organismos de seguridad estadounidenses tienen una larga lista de acusaciones contra individuos y compañías chinas por espionaje y piratería informática.

Hay más de mil investigaciones sobre robo de propiedad intelectual de empresas estadounidenses que conducen a China, según el director del FBI, Christopher Wray. Foto Getty

El director del FBI, Christopher Wray, recientemente informó al Congreso que hay más de mil investigaciones en marcha sobre robo de propiedad intelectual a empresas estadounidenses que conducen a China.

El gobierno norteamericano estima que el valor total de la propiedad intelectual robada por China en solo cuatro años y hasta 2017 es de US$1,2 billones.

Según Dean Cheng, de Heritage Foundation, esa es la razón principal por la que las relaciones entre Estados Unidos y China se han resentido.

«Cuando las compañías se enteran de que sus patentes están siendo saqueadas, sus productos son copiados con retroingeniería, se apropian de sus procesos de investigación y desarrollo, cada vez más compañías concluyeron que asociarse con China no resultaba beneficioso y en realidad podría ser completamente negativo», afirma.

Alarma en las relaciones

Con fuentes en el seno del gobierno estadounidense, el analista económico Ray Bowen dice haber notado un cambio de parecer a finales de 2015. Las personas que antes habían abogado por estrechar los vínculos con China ven ahora con alarma lo rápido que el país asiático les alcanza.

Al mismo tiempo, en el Pentágono, el brigadier general Robert Spalding lideraba un equipo de personas que intentaban formular una nueva política de seguridad nacional para lidiar con el ascenso e influencia de China.

Ya retirado del Ejército, Spalding escribió un libro llamado «Stealth War, How China Took Over While America’s Elite Slept» (Guerra silenciosa. Cómo China tomó el poder mientras la élite estadounidense dormía»).

Sobre la amenaza que plantea Pekín a los intereses de Estados Unidos, el general Spalding es claro: «Es la amenaza existencial más consecuente desde el partido nazi en la Segunda Guerra Mundial».

«Creo que es una amenaza mucho mayor que lo que la Unión Soviética jamás pudo ser. Como la segunda economía del mundo, su alcance, particularmente dentro de los gobiernos y en todas las instituciones de Occidente, sobrepasa por mucho cualquier cosa que los soviéticos fueron capaces de lograr».

China es «una amenaza mucho mayor que la Unión Soviética», advierte el brigadier general Robert Spalding. Foto BBC

Armas nuclear china

Guerra contra el terror

El resultado del trabajo del general Spalding en el Pentágono fue la Estrategia de Seguridad Nacional, publicada en diciembre de 2017. Se considera el principal documento dentro del gobierno, diseñado para guiar a todos los departamentos y representa un giro profundo, según Bonnie Glaser, directora del proyecto sobre el poder de China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en Washington.

«Actualmente hay un movimiento que toma distancia de la guerra contra el terror. La competencia entre las principales potencias ha reemplazado el terrorismo como la principal amenaza contra Estados Unidos», apunta.

El Departamento de Defensa cree que la respuesta al ascenso de China será uno de los principales objetivos militares de Estados Unidos en las próximas décadas. La velocidad con la que China construyó y luego militarizó una hilera de islas artificiales en el Mar de China Meridional, en desafío a la ley internacional, tiene a muchos alarmados en Washington.

De acuerdo a Dean Cheng, US$5,3 billones en comercio pasan por esa región cada año.

«Las acciones de China fueron en cierto sentido el intento para poder cortar la arteria carótida del comercio global», manifiesta Cheng.

El arrecife Subi en las islas Spratly: China ha construido y militarizado una hilera de islas artificiales coChina celebra el 70 aniversario de su régimen comunista(Opens in a new browser tab)mo ésta en el mar de China Meridional. Foto Gallo Images

Ambiciones tecnológicas

China dejó muy en claro sus ambiciones de liderar el mundo en las tecnologías importantes del futuro, como la robótica y la inteligencia artificial, IA.

«Este es el aspecto central de la competencia ahora -destaca Bonnie Glaser-, porque si China llegara a tener éxito en estas áreas, probablemente podría reemplazar a Estados Unidos como la potencia líder en el mundo».

Eso es lo que ahora está en juego.

La supremacía militar estadounidense no está basada en un inmenso Ejército, sino en los sistemas de armas de alta tecnología. Si China toma la delantera en estas tecnologías cruciales, entonces Estados Uidos no podría ser capaz de mantener ese ritmo durante mucho tiempo.

Daniel Kliman cree que la carrera por la tecnología no militar también es crucial. «No solo China está perfeccionando las tecnologías de vigilancia y censura localmente; exporta cada vez más estas tecnologías, financiamiento y conocimiento al exterior».

El analista piensa que la batalla por lo que él llama el «autoritarismo de alta tecnología» dominará cada vez más la conversación sobre el país asiático.

De manera que no se puede esperar que la postura de Estados Unidos hacia China cambie en el corto plazo, aunque el presidente Trump no sea reelegido. La actitud en Washington ha cambiado.

La única conversación política real no es sobre si enfrentar a China sino cómo hacerlo de la mejor forma.

Muchos demócratas prefieren relacionarse con aliados en contra de las estrategias unilaterales de Trump. Pero muchos demócratas saben muy bien que son pocos los votos que podrán conseguir abogando por una política más suave hacia Pekín.

ACN/BBC News Mundo

No deje de leer: China desarrolla la red de comunicaciones 5G mas grande del mundo(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído