Pactos post electorales en España | ACNPactos post elctorales en España
Connect with us

Opinión

Pactos post electorales en España

Publicado

on

Compartir

Pactos post electorales: Por Por Juande Portillo.– El temor a la reforma fiscal de PSOE-Podemos;  podría adelantar el reparto de dividendo. El REAF asume que a las compañías les convendría anticipar el pago;  como ya hicieron en 2018 tras el pacto presupuestario;  ante la posibilidad de que la medida se retome

El presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos. Sergio Perez REUTERS

El temor a que el Gobierno de coalición pactado entre PSOE y Unidas Podemos;  salga finalmente adelante y termine retomando la reforma fiscal que acordaron en el plan presupuestario de 2019;  podría provocar un nuevo anticipo del pago de dividendos;  por parte de las empresas para eludir un incremento del gravamen.

Así lo han asumido esta mañana desde el Consejo General de Economistas;  y el Registro de Asesores Fiscales (REAF);  durante la celebración de las XXIII Jornadas Nacionales;  de este último organismo, que se celebran este jueves y viernes en Valencia.

«Si va a hacer una modificación de la doble imposición;  me imagino que muchas compañías repartirán dividendos antes de que la norma se modifique»;  ha asumido el presidente del REAF, Jesús Sanmartín, argumentando que;  «cuando hay un cambio tributario, la gente se pone inquieta y anticipa operaciones».

La reforma fiscal pactada por PSOE y Podemos;  a finales del año pasado incluía dos factores que pueden influir en esta anticipación del reparto de dividendos. De un lado, la norma buscaba rebajar al 95% la exención;  sobre el reparto de dividendos de filiales en el extranjero;  lo que en la práctica supone aplicar un gravamen del 25% sobre el 5% de esas ganancias;  arrojando un tipo del 1,25% sobre el total.

El temor a la reforma fiscal de Sánchez provocó un anticipo de dividendos a 2018

Un planteamiento que arroja varios problemas prácticos;  de un lado por el riesgo de doble imposición, si esos beneficios ya tributan en el extranjero;  y de otro, advierte Juan José Enrique Barbé, responsable del Consejo de Economistas de Valencia;  porque muchos grupos empresariales en forma de pirámide;  con filiales que tienen subfiliales; lo que puede provocar que el reparto de dividendos entre unas y otras acabe siendo gravado cada vez;  «en un efecto cascada», arrojando un tipo del 5% en lugar del 1,25%;  por ejemplo.  Los economistas confían en que si el nuevo Ejecutivo retoma esta medida, corrija ese efecto.

En paralelo, la reforma incluía un incremento del 23% al 27% del tipo máximo que opera sobre las ganancias del ahorro de más de 50.000 euros en aquellas bases imponibles superiores a 140.000 euros.

Estos anuncios, según detectó la propia Agencia Tributaria, ya provocaron «un adelantamiento del reparto de beneficios» de muchas empresas a «los meses finales» de 2018 «para evitar el cambio en la tributación» que se esperaba que el Gobierno socialista impulsara durante 2019.

Como resultado, las retenciones sobre dividendos correspondientes a diciembre de 2018 se incrementaron un 30%, alcanzando los 730,9 millones de euros, la mayor cifra desde junio de 2012. A su vez, el volumen de rentas asociadas al capital mobiliario creció un 16%, principalmente por el aumento de dividendos.

Aquella propuesta, incluida en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, fue finalmente tumbada con estos en el Parlamento ante los votos en contra de los partidos de la derecha y los secesionistas catalanes, derivando en la convocatoria electoral del 28A.

Ahora, sin embargo, tras el rápido pacto entre PSOE y Podemos para impulsar un Gobierno de coalición después de los resultados del 10N, la perspectiva es que si el nuevo Ejecutivo logra los apoyos parlamentarios que requiere para salir adelante, traten de impulsar la reforma fiscal que ya planearon para 2020.

«Ante esta posibilidad, muy cierta, hay interés en mover dividendos en diciembre», ha confirmado el decano de los economistas valencianos sobre la inquietud que están mostrando los empresarios ante el posible cambio normativo.

Lo mismo podría ocurrir con otras de las propuestas tributarias del posible Gobierno de coalición, como la propuesta socialista de armonizar los impuestos tributarios para evitar la competencia fiscal desleal entre comunidades, de la que acusan por ejemplo a Madrid.

«Si se fuera a poner una tributación mínima en Sucesiones y Donaciones, un madrileño estaría interesado en donar antes» de que la medida se apruebe, concede Luis del Amo, secretario técnico del REAF, asumiendo que anticipar la operación «sería una medida buena para ese contribuyente, que evitaría la nueva tributación». Del Amo alerta, eso sí, del riesgo de que la donación anticipada acabe pasando factura en renta o el impuesto de plusvalías.

Estas anticipaciones, en todo caso, solo tendrían sentido si la reforma fiscal se aprueba ya para el ejercicio 2020. «Si nos cambian la norma por real decreto a finales de diciembre, eso en principio afecta a todo el ejercicio 2019, salvo que se apruebe una norma transitorio, con lo que no sé si las operaciones hechas antes se iban a librar» de tributar más, matiza Del Amo.

«Hay que tener tranquilidad. No sabemos todavía qué tipos de medidas se van a tomar», matiza en todo caso Sanmartín, que pide prudencia hasta ver si el nuevo Ejecutivo se forma y aclara su hoja de ruta económica.

Un mensaje al que se ha sumado el presidente del Consejo de Economistas, Valentín Pich, que ha recordado que la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, que se ha anunciado que sería la vicepresidenta económica del nuevo Gobierno, está «haciendo declaraciones bastante claras, nítidas, por ejemplo sobre la reforma laboral», avanzando que no tomarán medidas drásticas y que el nuevo Ejecutivo impulsará una política económica moderada.

ACN/EFE

No deje de leer: Graban a Evo Morales cuando planifica disturbios y saqueos en Bolivia(Opens in a new browser tab)

Opinión

Virus de la incertidumbre ataca mercados financieros

Publicado

on

Compartir

El virus de la incertidumbre: Por José Manuel Muñoz Puigcerver .- La crisis de Wuhan muestra la velocidad con la que el miedo se extiende por la economía real y permea las empresas. Ningún virus se propaga tan rápido como la incertidumbre

La pandemia del coronavirus que se ha cobrado hasta la fecha casi 2.000 vidas y ha afectado a, prácticamente, otras 73.000 personas en todo el mundo es una muestra evidente de la infalibilidad de una de las máximas más certeras de la ciencia económica y de la que bien pueden dar cuenta los profesionales del sector financiero: la incertidumbre es la peor de las consejeras en lo que a negocios se refiere.

En el año 2002, el psicólogo estadounidense Daniel Kahneman fue galardonado con el premio Nobel de Economía (en un más que meritorio intento de integrar ambas disciplinas científicas para adoptar un enfoque holístico del procedimiento por el cual los individuos eligen entre diversas alternativas), precisamente, por demostrar que en presencia de incertidumbre los agentes económicos tienden a exacerbar su aversión al riesgo y a tomar decisiones distintas de las que, asumiendo el principio básico de racionalidad, llegarían a predecir los diferentes modelos econométricos.

La pandemia ataca mercados financieros

Tal y como señalamos, los mercados financieros son campo abonado para este tipo de teorías: en numerosas ocasiones, un falso rumor, una reacción exagerada a noticias negativas o, sencillamente, el temor a actuar al margen de las maniobras ejercidas por los principales actores pueden desencadenar el desplome del valor de los activos involucrados. No por casualidad, Charles P. Kindleberger, al escribir el que muy posiblemente sea el mejor libro de finanzas de todos los tiempos, juzgó oportuno brindarle el elocuente título de Manías, pánicos y cracs.

Sin embargo, en ocasiones como la que nos atañe, la incertidumbre se extiende por la economía real y el contagio llega a permear la práctica totalidad del tejido empresarial. En ese caso, si la crisis se expande globalmente, la economía mundial puede llegar a absorber dicho impacto a corto plazo gracias a las inercias que su propio dinamismo genera. Aun así, su prolongación en el tiempo puede comportar problemas mucho más serios no tanto por la amenaza real de infección alrededor del mundo, sino por la inseguridad generada acerca de su evolución. En una primera fase, cuando a finales del pasado mes de enero la Organización Mundial de la Salud decretó la emergencia sanitaria internacional, el fantasma de colapso económico planeaba sobre la ciudad china de Wuhan. No obstante, y a pesar de que la propia OMS ha insistido en que el brote presenta un índice de mortalidad inferior al que se originó en 2003 con el SARS y, a pesar también de su oposición reiterada a las restricciones tanto comerciales como turísticas a China, dicha amenaza ha dejado de ser una mera advertencia genérica para materializarse en una inquietud mucho más tangible.

Sin ir más lejos, España acaba de experimentar una afectación más que notoria: la cancelación del Mobile World Congress, tras la renuncia a participar de empresas de la relevancia de Intel, Facebook, McAffee, Orange, Nokia, LG, Ericsson, Amazon o Sony, ha dejado a Barcelona huérfana de un evento que cada año genera unos 500 millones de euros y crea alrededor de 14.000 puestos de trabajo temporales. Además, el Ibex35, arrastrado por las dudas imperantes en el resto de plazas (Apple ha anunciado que su volumen de ventas será inferior al previsto también como consecuencia del coronavirus) empieza ahora a recuperarse de la acometida sufrida a principios de año. Aun con todo, los organismos internacionales prevén que España saldrá prácticamente ilesa de estas dificultades.

Como es obvio, el país que más se está resintiendo es la propia China, y eso, cuando nos estamos refiriendo a una potencia que copa el 17% del PIB mundial, significa que la desaceleración global es casi inevitable. De hecho, JPMorgan ha corregido sus predicciones sobre el crecimiento chino en el primer trimestre de 2020 desde el 6,3% a tan solo el 1%. De cumplirse dicho pronóstico, la economía mundial podría ralentizarse a un ritmo mucho más acelerado que las cuatro décimas estimadas por Bloomberg Economics, en cuya opinión la tasa de crecimiento del PIB de China para los primeros cuatro meses de este año descendería tan solo del 6% al 4,5%.

El turismo sector más afectado

Por sectores, el turístico es, quizás, el que de manera más directa está padeciendo los efectos más negativos: ciudades enteras en cuarentena que totalizan varias decenas de millones de habitantes, vuelos cancelados, recomendaciones de países como Estados Unidos de no viajar a China (contraviniendo las recomendaciones de la OMS) o, incluso, la prohibición de entrada a ciudadanos chinos por parte de Rusia, son algunos de los ejemplos más destacados.

Mención aparte merece, también, el sector de materias primas por sus efectos sobre las cadenas de valor globales, ya que China es el principal consumidor de este tipo de productos. Países como Brasil, Sudáfrica o Australia han experimentado devaluaciones de sus monedas (con las consiguientes tensiones inflacionistas que ello comporta) debido al descenso de sus exportaciones con destino a China. El precio del cobre, principal termómetro de la economía mundial, ha descendido un 8%, perjudicando gravemente a Chile y a Perú, y ni siquiera Arabia Saudí sale indemne de la actual coyuntura, al tratarse del principal importador de petróleo del país asiático.

No cabe duda de que la gestión de esta crisis resultará crucial para apaciguar el temor que induce a los agentes económicos a paralizar inversiones y a posponer decisiones de consumo. Por supuesto, un elemento crucial para su óptimo desenlace será el descubrimiento de una vacuna efectiva que prevenga la enfermedad en el futuro. Y, aunque mientras tanto, el miedo al contagio seguirá rigiendo buena parte de la actividad económica internacional, podemos estar seguros de que la ciencia médica terminará por hallar un tratamiento efectivo. Por el contrario, no será tan sencillo refrenar la naturaleza humana: la vacuna contra el miedo irracional a la incertidumbre deberá esperar mucho más tiempo.

ACN/El Páis/jmmp

*José Manuel Muñoz Puigcerver  es Profesor de Economía Internacional en la Universidad Nebrija  

No deje de leer: Coronavirus pasa las 1.700 muertes y OMS llama al mundo a prepararse(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído