Padres de neonatos en la CHET sobreviven en pésimas condiciones
Connect with us

Carabobo

Padres de neonatos en la CHET sobreviven en pésimas condiciones

Publicado

on

Foto: Fuentes.
Compartir

La Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera CHET, no cuenta con habitaciones para quienes tienen a sus hijos internados, por lo cual no les queda otra opción más que dormir en las adyacencias del hospital. Padres de los neonatos internados en la CHET sobreviven en pésimas condiciones.

A las mujeres les corresponde quedarse en un espacio conocida como “la pérgola”; mientras que los hombres deben dormir en la calle. Todos en colchonetas tiradas en el suelo o en hamacas.



A Joselina Guevara no solo la agobia la angustia de tener a su hijo hospitalizado en el área de neonatología de la CHET.

Desde hace dos meses, tras dar a luz, prácticamente vive a las afueras del centro de salud. Esta madre se encuentra, junto a un grupo de padres en la misma situación; sin recursos, pero con la esperanza de ver a sus hijos recuperados.

Padres de neonatos en CHET sobreviven

Joselina describe su transcurrir en la CHET como una experiencia “bastante fuerte”, no solo por el cuadro de salud complicado en el que se encontraba su hijo; sino por las condiciones en las que se mantiene sobreviviendo en “la pérgola”.

La fémina relata que duerme en el piso y pasa hambre porque “si conseguimos (dinero) para hacerle los exámenes al bebé; no se consigue para comer”.

Como ella hay otras 12 mujeres cuyos hijos están en neonatología. Pero son muchas más personas las que se quedan en los alrededores de la institución sanitaria.

A algunas madres les toca quedarse allí incluso estando todavía en recuperación; después de un parto o con las heridas de la cesárea sin cicatrizar.

Un solo baño con una cortina de plástico que separa a la ducha y de las dos pocetas es el único que hay disponible y; según Joselina, “está completamente insalubre”.

Destacó, que desde hace tres días les comenzaron a pedir que llevaran los insumos como jeringas y yelcos. En el caso de Joselina, para su hijo le piden al menos 15 jeringas diarias; lo que representa un duro golpe para su bolsillo.

Madres en “la pérgola”

Doris Montenegro también sobrevive en “la pérgola” mientras su hijo se encuentra internado.

“No estamos en muy buenas condiciones, ya que dormimos en el suelo. No tenemos seguridad tampoco. Tampoco nos dan insumos como tapabocas y antibacterial”; resaltó.

Por su parte Julio Guevara es parte de los padres que les toca dormir en plena calle; mientras su pareja se queda en “la pérgola” desde hace un mes y 15 días, que es el tiempo que lleva su hijo hospitalizado.

Advirtió que de noche le preocupa la seguridad de su esposa; porque en varias ocasiones se han metido a robarles las cosas.

ACN/El Carabbobeno

No dejes de leer: Ventas del sector calzado en Valencia cayeron un 70%

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Carabobo

Jessy Divo aseguró que 40% de los profesores han abandonado las universidades

Publicado

on

Profesores han abandonado las universidades
Compartir

Las universidades públicas del país inician el año 2022 con un déficit presupuestario de 96%, una cifra que va más allá del estupor, de acuerdo a la reflexión de la rectora de la Universidad de Carabobo y miembro de la Asociación de Rectores Universitarios, Jessy Divo, además de asegurar que 40% de los profesores han abandonado las universidades.

Entender la justa dimensión de cómo funciona una casa de estudios con menos del mínimo admisible, amerita un repaso por la amenaza del vandalismo constante en los campus inseguros; donde muchos de los centros de investigación ya no funcionan.

“Egresar a un muchacho” es un acto de heroicidad, confiesa, debido a la renuncia del 70% del personal administrativo y al éxodo de casi la mitad del profesorado. Un docente titular; con acreditación doctoral, no gana más de 16 dólares mensuales.

Profesores han abandonado las universidades

Iniciemos la conversación por el tema neurálgico: el presupuestario. Ustedes, los rectores, que son la autoridad académica y administrativa de las universidades; han denunciado que el Gobierno nacional persiste en políticas violatorias de la autonomía universitaria y de asfixia económica.

¿Cómo podría describir esta situación?

Gerenciar estas instituciones en momento de crisis resulta complicado, pero en una universidad sin recursos, se agrava aún más y los más perjudicados son nuestros profesores, empleados y obreros, y por supuesto; nuestros estudiantes.

Los ingresos de nuestros trabajadores ya no pueden llamarse, si quiera, salarios. Los beneficios laborales fueron eliminados casi en su totalidad.

Ahora tenemos nosotros que cubrir nuestro propio HCM, nuestro sistema de salud. ¿Cómo podemos nosotros mantener una educación de calidad; si nuestros centros e institutos no pueden operar? ¿Cómo invertir en ellos si no nos llegan recursos para la inversión académica, para las bibliotecas, para el mantenimiento de los espacios?

La educación es la principal herramienta del progreso de un país. La educación debe ser considerada la prioridad. Sin embargo, no tenemos cómo costear la seguridad de la universidad. En el caso de la de Carabobo, estamos en 300 hectáreas de terreno; entre dos avenidas, la que comunica con la variante Bárbula y la autopista Valencia – Puerto Cabello y, por lo transitado, la ciudad universitaria se trasforma en un espacio muy atractivo para la delincuencia.

Todos los días hemos tenido una acción delincuencial distinta. Pero debo reconocer que en los últimos meses, la situación ha mejorado; porque contamos con un dispositivo de seguridad en alianza con la Policía de Carabobo y la Alcaldía de Naguanagua, junto a la PNB y la GNB.

Es un convenio antiguo que suscribí en el año 2010, y que hoy se mantiene. Pero, aún con el patrullaje, es muy difícil mantener la seguridad de un recinto abierto.

Por ello es indispensable recuperar nuestro presupuesto destinado, como en el pasado, a la contratación de empresas de seguridad o, al menos, a la contratación de personal de la universidad; que se encargue de la seguridad de estos espacios. Y así está la realidad en todas las universidades del país. Los nuestros (Carabobo) son espacios abiertos, no hay posibilidad de balancines ni de cierre.

La inseguridad, los bajos salarios y los pocos beneficios han generado un éxodo que ya se pierde de vista. Hay jubilaciones masivas de obreros, personal administrativo y docente.

ACN/La Patilla

No dejes de leer: Carabobo se mantiene por debajo de los 20 casos de COVID-19 al día

Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.