Pensando en un candidato único:Cuando Venezuela clama, doliente 
Connect with us

Opinión

¿Pensando en un candidato único?

Publicado

on

Compartir

¿Pensando en un candidato único?: Por Omar Ávila.- Cuando Venezuela clama, doliente y desesperada, resulta  increíble que algunos factores sólo estén pensando en elegir un candidato único. El país necesita quienes enarbolen su causa y la resuelvan: no un candidato.

El cambio que requerimos para nuestra nación, es más que en el plano político. Necesitamos una reestructuración jurídica-institucional que reconstituya la matriz del relacionamiento inter sectorial, como la forma de reconstruir el aparato productivo, de innovación y acceso al consumo, más allá de la mera supervivencia; y fundado en la confianza, la productividad  y la ética.

En fin, la limitada visión de una pequeña parte de la dirigencia opositora, que ha sido igual o peor que esté gobierno, es la última expresión de debilidad de liderazgo con este llamado agónico pidiendo que se escoja “un líder”  para unir a la oposición y sustituir a esta dictadura. No hemos superado la visión mesiánica y caudillista (centralizar el poder) de la política, es lo que tanto daño le ha hecho a la Venezuela antes y ahora. Y de no rectificar, hacia el futuro.

Creer que un sólo hombre -el candidato presidencial- el Mesías vendrá  a resolver todos los problemas y salvarnos, no es más que reeditar el  Chávez en 1998. Lo que requiere el país, es una verdadera unidad de propósito en torno a un objetivo superior, para poder corregir el mal venezolano de raíz. Es decir, ese centralismo militarista heredado desde la época colonial española. Y extendido por todo el siglo XX, sin haber sido superado a finales de la segunda década del Siglo XXI.

Los pueblos necesitan, requieren y exigen de élites lúcidas, éticas y comprometidas con la calidad de vida de las actuales y próximas generaciones; y no ser gobernadas bajo este nefasto modelo centralista-militarista inepto y corrupto; que es el verdadero causante de la actual megacrisis humanitaria; cuya más dolorosa expresión es la hambruna, la condena a muerte de nuestros enfermos crónicos y la emigración forzosa de lo mejor de nuestra juventud.

Toda la lucha del reciente pasado, nos ha llevado a aglutinar el total apoyo de las Iglesias. Así como de las universidades que de voz de sus rectores también han manifestado su respaldo absoluto. Pero además contamos con la comunidad internacional en pleno; son más de 40 países, es la OEA, ONU, la Unión Europea, el Grupo de Lima. Contamos con el apoyo pleno de una comunidad internacional, dispuesta a escalar sus acciones, y aplicar la Carta de Naciones Unidas en lo referente a la “Responsabilidad de Proteger” y rescatar a nuestra población de la crisis humanitaria que, literalmente, nos está matando.

En fin, urge activar un país, que hoy se encuentra sumido en la desesperanza, al no tener una hoja de ruta coherente. Hoy, ante la evidente falta de unidad, los primeros que debemos unificarnos, somos los partidos políticos. Es inadmisible, que ante el peligro de que estos señores se perpetúen en el poder hoy tengamos en la alternativa democrática más de 30 Frentes trabajando de manera aislada.

Hoy, requerimos que se tomen en cuenta la opinión de todos los sectores de la sociedad, no sólo de las cúpulas. Por ello, es que desde Unidad Visión Venezuela hemos planteado como propuesta el conformar un gran Frente de Liberación Nacional que se encamine a lograr la necesaria transición y elección de un gobierno de transición de Unidad Nacional, que no debe durar más de dos años, incluyendo la eliminación de esa ANC Chimba e ilegítima. A partir de la aplicación de un pacto económico-político-social y de reingeniería institucional y ética; para a través de este gobierno de transición activar un Plan de Emergencia Nacional para la apertura inmediata de los canales humanitarios.

Nicolás y su combo están decidido al costo que sea a llevar a cabo la elección presidencial el próximo 22 de abril, tal como lo hicieron con la elección de la ANC, por ello debemos armar una estrategia, una ruta clara, para el antes, el durante y el después, que a nuestro juicio, debe de estar en la organización social, gremial y territorial.

Diputado AN Omar A. Ávila H. – 04125999733 – 04166065484 –  OmarAvilaVzla  –  @omaravila2010 – [email protected] – www.unidadvisionvenezuela.com.ve  – @OmarAvilaVzla

No deje de leer: EE.UU. tiene claro que una intervención en Venezuela sería catastrófica, dice Santos

Auto Europe Car Rental

Opinión

El revuelo de Nicolasito

Publicado

on

En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Juan Barreto - AFP)
En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Foto: Juan Barreto - AFP).
Compartir

El revuelo de Nicolasito: Por Robert Mur.- El hijo del presidente de Venezuela cumple 30 años saltándose la cuarentena y con ambiciones políticas. Nicolás Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, e hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro



Levanta el vuelo

El hijo de Nicolás Maduro levanta vuelo. Y revuelo. El vástago del mandatario venezolano se llama igual que su padre y es conocido como Nicolasito. Acaba de cumplir 30 años, que celebró con una fiesta, burlando la cuarentena, lo que llevó a la detención de dos jefes policiales del distrito caraqueño de El Hatillo que intentaron hacer cumplir la ley ante las denuncias de los vecinos. Al parecer, el propio presidente estaba en la fiesta. Es lo que tiene el nepotismo y el abuso de poder que caracteriza a los regímenes autoritarios como el que se ha consolidado en la democracia chavista.



Aunque en los primeros años del mandato de su padre –que llegó al palacio de Miraflores en el 2013– Nicolasito mantuvo un perfil discreto, en los últimos tiempos ha elevado su exposición pública y algunas voces lo señalan como sucesor del líder chavista que, si la dividida oposición, la comunidad internacional o Washington no lo impiden, acabará su mandato en el 2025.

Sucesor del sucesor

Últimamente ha elevado su exposición pública y algunas voces lo sitúan como sucesor del líder chavista

No obstante, Venezuela no es Cuba ni Corea del Norte –a donde Nicolasito viajó el año pasado para estrechar lazos con el dictador Kim Jong Un– y el poder no está concentrado en una persona, así que Maduro parece tener el plan de que su hijo único adquiera experiencia política y se gane un lugar en la cúpula chavista ocupando cargos varios.

Cuando asumió el poder, Maduro lo nombró, con 23 años, jefe de Inspectores Especiales de la Presidencia. Luego sumó la coordinación de la Escuela Nacional de Cine, dejando perplejo a un sector donde no tenía experiencia ni vínculos. Y después, añadió el cargo de director general de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia. Más bien, designaciones creadas a medida para mantener al hijo cerca y poder encargarle tareas para que todo el mundo sepa a quien representa. Como hace un mes, cuando presidió una reunión de generales, causando malestar en el alto mando militar.

Presidente de la juventud del PSUV

Además, Nicolasito es vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista Unificado de Venezuela y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un parlamento paralelo unánimemente chavista creado en el 2017 para suplantar las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Ese año, en una de sus intervenciones en la ANC, Nicolasito hizo gala de la bravucona retórica heredada de su progenitor y respondió a Donald Trump, que había insinuado la invasión de Venezuela.



Sin cortarse una pelo amenazó con invadir EE.UU.; “Si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca; porque hasta Vietnam quedaría pequeño”, soltó.  Después de sonreírse, Trump debió tomar buena nota; porque el año pasado incluyó a Nicolasito en la lista;  de funcionarios venezolanos sancionados por Washington, con bloqueo de bienes y prohibición de ingresar a EE.UU.

El opcaso regimen chavista

En un régimen opaco como el chavista, la mitología urbana contribuye;  a forjar la imagen de sus líderes. Las historias que se cuentan sobre el heredero de Maduro son amplificadas;  pero tienen base cierta porque hoy hay una cámara en cada bolsillo.  Como cuando bailó en la fiesta de un empresario mientras llovían dólares o hizo detener a una invitada a un banquete de primera comunión; porque le sacó una foto. Otro mito –este sin registro– son los negocios que Nicolasito hace con las mafias que explotan ilegalmente minas de oro en el estado de Bolívar.

Su currículum dice que estudió Economía;  en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana. Nicolás Maduro Guerra es fruto del primer matrimonio del presidente, con Adriana Guerra; de quien se separó en 1994.  A su vez, Nicolasito se casó cuando tenía 23 años con Grysell Torres;  y tiene dos hijas, las únicas nietas del líder bolivariano.

Su último proyecto es Maduro Guerra Live, programa en la televisión estatal;  donde entrevista a altos dirigentes chavistas, con la vista puesta en su carrera política que pasa por obtener un escaño en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

ACN/ROBERT MUR/ La Vanguardia/ BUENOS AIRES

No deje de leer: El Calentamiento Global 

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído