Petróleo y COVID-19 y el impacto de la pandemia - ACN
Connect with us

Opinión

Petróleo y COVID-19 y el impacto de la pandemia

Publicado

on

Entre la impunidad y el odio - acn
Compartir

Petróleo y COVID-19 y el impacto de la pandemia: Por Rafael Ramírez Carreño.-  Desde la semana pasada se publica el  Boletín Petrolero, un esfuerzo editorial digital para informar y analizar la coyuntura del mercado petrolero y su impacto en la geopolítica mundial y en Venezuela.

Mi presencia en la última reunión de la OPEP a principios de marzo en Viena, me llevaron a identificar esta necesidad. La debacle de los precios del petróleo, el debilitamiento de la organización en detrimento de las posibilidades de desarrollo de los países productores, me motivó a documentar y analizar su impacto en el nuevo mundo que se configura, especialmente a raíz del impacto de la pandemia del COVID-19.

Venezuela nunca ha estado en peor situación para librar los retos que traerá el nuevo orden del mercado energético. Al desplomarse su producción gracias a la catastrófica gestión que para el país ha representado Nicolás Maduro, el rol de Venezuela en los mercados internacionales se ha desvanecido. Por eso mi Boletín Petrolero incluirá información exclusiva sobre el desarrollo de la industria petrolera venezolana, como parte de un esfuerzo por develar la opacidad con la que se está manejando la empresa y de aportar soluciones para emprender el rumbo de su recuperación.

Al final de cada semana, recibirás una edición especial del Boletín Petrolero que intentará englobar y analizar los eventos de la semana. Te invito a suscribirte a este mi nuevo esfuerzo editorial, el Boletín Petrolero.

La Cesta de Precios OPEP al cierre del lunes en cayo hasta 24,72 dólares barril; 3,58 dólares menos respecto al cierre del viernes anterior y 27 dólares menos que el precio referencial a la fecha de la última reunión OPEP del pasado 5 de marzo. Las referencias para el crudo Brent y WTI aumentan en 2 dólares con 27,97 y 24,34 dólares barril respectivamente, en relación al cierre de ayer lunes.

Dentro de la misma tendencia a la baja, los marcadores del precio han experimentado leves subidas, como la experimentada el jueves anterior y el día de hoy, por las expectativas del mercado ante la aprobación de las medidas de apoyo económico que discute el Senado de Estados Unidos, de 1,8 billones de dólares que ha propuesto el gobierno para paliar los efectos económicos y la cobertura sanitaria en la crisis del Covid-19, así como el paquete de ayudas económicas que se han aprobado en la zona euro, en particular para auxiliar a la economía italiana y alemana ante los efectos del COVID-19

Igualmente el precio reacciona al alza luego que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) anunciara medidas para estabilizar el mercado, con la compra ilimitada de activos hasta que se estabilicen los mercados financieros.

Estos anuncios, sin embargo, no logran calmar las tendencias del mercado, ante la evidencia de una severa afectación a la economía real, sector industrial, manufactura y transporte. Reportes oficiales de Morgan Stanley , Goldman Sachs y JPMorgan-Chase estiman que la contracción de la economía para el primer semestre estará entre 14% y 30%, temiéndose una recesión de la economía mundial.

Por ello, las alzas observadas en el precio del petróleo el jueves y el día de hoy, vuelven a caer, manteniendo la tendencia de precios bajos. Esto significa que el mercado, lejos de estabilizarse, seguirá afectado por la creciente volatilidad, debido a las incertidumbres respecto al verdadero impacto del COVID-19 en la economía mundial, la caída de la demanda de petróleo y el exceso de producción en el mercado.

Aunque China, el principal importador de petróleo y segunda economía del mundo, comienza a dar señales de normalización al levantar la cuarentena en la provincia de Hubei y el anuncio de que pronto lo hará en la ciudad de Wuan, epicentro de la pandemia, otros países como Reino Unido y la India anunciaron severas restricciones al movimiento de sus ciudadanos, mientras que la Unión Europea ha anunciado el cierre de sus fronteras y la mayoría de los países miembros han incrementado las restricciones a movimientos y la cuarentena de sus ciudadanos.

Por otra parte, la rápida expansión del COVID-19 en los Estados Unidos, añade importantes elementos de incertidumbre de la afectación de la pandemia a la principal economía del mundo. El presidente D. Trump ha manifestado que su país se volverá a abrir al mundo en semanas, y no meses, como estimaba el equipo científico que lo acompaña.

Una alta expectativa se ha creado en el mercado petrolero por aparente la intención, no negada por el Secretario de Energía norteamericano, de que la administración norteamericana establezca contactos a nivel político y diplomático con el Reino de Arabia Saudita, para lograr acuerdos en la estabilización del mercado petrolero, lo cual abriría una importante brecha en cuanto a la efectividad de la OPEP para regular el mercado y un cambio estratégico en el mercado internacional, si a este propósito se une la Federación Rusa.

Venezuela perturbada

El principal elemento perturbador en el país, ante la pandemia del COVID-19 es, sin dudas, el colapso operacional de la industria petrolera que se expresa en una caída dramática de su producción. Algunas agencias estiman que caerá hasta 500 mil barriles días, lo cual priva al gobierno de recursos para hacer frente a la emergencia.

Otro factor que podría terminar de paralizar al país y llevar a la población al desespero, es la falta de combustibles, gasolina y gas, producto de la inoperancia del sistema refinador nacional, donde el Complejo Amuay-Cardón alcanza tan solo 20-30% de su capacidad, mientras que las refinerías de El Palito y Puerto La Cruz están paralizadas. Largas colas se observan, incluso en Caracas, para abastecer combustible, lo cual ha disparado el mercado de “bachaqueros” en las ciudades más importantes del occidente del país, donde una “pimpina” de gasolina, de 20 litros, se vende en 45 dólares.

El gobierno ha anunciado un paquete de medidas de aportes económicos para la población, pero cuyos recursos no tienen ninguna base en la realidad, toda vez que las reservas del BCV están cercanas a sus mínimos históricos y no los ingresos petroleros son mínimos. El gobierno insiste en anuncios efectistas en base a “dinero de monopolio”, es decir, sin respaldo alguno, para mostrarse ante el pueblo, agobiado por una terrible crisis producto de su mal manejo de la economía y de la industria petrolera, como un gobierno que “protege” a la población.

Se han producido algunos episodios de saqueos y protestas en las zonas más pobres de Maracaibo y los barrios de Caracas, como una reacción a la escasez de alimentos y servicios básicos, como agua y energía eléctrica. Una reciente encuesta de la empresa Meganálisis, del 13 de marzo, señala que el 52,6% de la población hace compras diarias de alimentos y 26,3% lo hace una vez por semana, lo cual indica la dificultad de mantener a la población en una total cuarentena, como ha ordenado el gobierno.

Mientras tanto, en una de sus más recientes apariciones públicas, el presidente Maduro recomendó a la población tomar “medicinas tradicionales”, básicamente bebidas de infusiones, para hacer frente al COVID-19, mientras hay cada vez mayores críticas a los números reales de la afectación de la pandemia en el país y dudas respecto a las capacidades del sistema de salud y las dotaciones de insumos médicos para hacer frente al virus.

ACN/rrc

No deje de leer: Sólo las guerra mundiales pudieron contra Juegos olímpicos

Auto Europe Car Rental

Opinión

Gasolina dolarizada, desmovilizados y desinformados

Publicado

on

Compartir

Desmovilizados y desinformados

Desmovilizados y Desinformados: Por  Cora Páez de Topel.- La eliminación del servicio de DirecTV;  ejecutada en el actual  mes de Mayo es otra maniobra del gobierno  chavista-madurista en contra de la televisión independiente;  dejando fuera del aire una variedad de canales de información y entretenimiento de amplia sintonía nacional;  sobre todo en estos meses de confinamiento obligatorio por el coronavirus y por la falta de combustible para prender los motores del transporte;  y la producción de bienes y servicios.  Son vergonzosas, costosas y extenuantes las largas colas que se forman en todo el territorio nacional;  teniendo que pagar en dólares los pocos litros que surten a los vehículos.

La  decisión de dejarnos sin  DirectTV  afecta a los millones de venezolanos suscritos a este servicio en la pantalla chica de sus hogares;   como una forma de distracción y de acceso a las noticias internacionales, particularmente a través del canal alemán DW en español;  el cual puntualmente cada hora transmite los asuntos relevantes del acontecer político, social y económico en el mundo actual;  fundamentales para estar al día con los sucesos en la era de la globalización;  herramienta básica para enriquecer la cultura en un pueblo de por sí ignorante, con las escuelas y las universidades;  paralizadas por la carencia de presupuesto, sin bibliotecas públicas abiertas al público, con sólo los canales oficiales al servicio de la revolución comunista que acabó con la Venezuela democrática; y progresista iniciada a partir de la IV República.

Sin noticias nacionales y menos internacionales

Los canales de Intercable o de Netuno, que son los que nos quedan, transmiten muy pocas noticias internacionales y mucho menos nacionales, obligando a los usuarios a ver sólo los canales oficiales al servicio del Estado con la información manipulada a su favor, lo cual ahonda la incultura por la falta de información veraz, acentuada a su vez por los constantes cortes de luz y  de Internet.  La prensa escrita dejó de circular por los altos costos del papel y por la censura periodística que obligó a los principales diarios  del país a bajar las santamarías.

Ante esta crisis de las comunicaciones, nos queda sólo la experiencia personal de ser testigos de la destrucción  de Venezuela bajo la dirección de un gobierno traidor del ideal bolivariano, que acabó con una de las reservas petroleras más abundantes del mundo, obligándonos a importar la gasolina traída en unos barcos petroleros desde Irán, el estrecho aliado fundamentalista islámico   del  gobierno de Venezuela en el Medio Oriente.  Son 5 buques a un costo de 45,5 millones de dólares, lo que nos convertirá en deudores de la teocracia persa chiita sancionada por los países democráticos liderizados por los Estados Unidos de América, por el Grupo de Lima  y por la Unión Europea.

Valencia, 28 de Mayo del 2020.

ACN/cpt

No deje de leer: Inició la entrega de bono Disciplina y Conciencia

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído