Picaduras y mordeduras | ACN Picaduras y mordeduras
Connect with us

Opinión

Picaduras y mordeduras

Publicado

on

Picaduras y mordeduras - acn
Compartir

Las picaduras y mordeduras, en especial las de diminutos insectos, forman parte de las molestias que ocasionan gran incomodidad, con sol o con luna, y en algunos lugares con subida intensidad según ubicación  o  estación del año.

Las picaduras y las mordeduras, tendrían fines distintos de parte de los pequeños seres aludidos; en unos casos como mecanismos anticipados a supuestos ataques de agentes raros, o para nutrirse con un poco de plasma de otros vivos apetecibles que se les atravesaran.

A veces, en ellas recaerían culpas como propagadoras involuntarias de epidemias tales como “Zika” y “Dengue”. En la práctica sin embargo, igualmente es recurso de algunos humanos de cerebros reducidos, que así encabezarían malsanas jugarretas.

Categorías

En la categoría de quienes perdieron la racionalidad correspondiente a su don original, los más aborrecibles son aquellos cuyos fracasos para sobrevivir dignamente les haría recurrir a picaduras y mordeduras del prójimo.

Prefieren la oscuridad de terrenos resbalosos de la desinformación política -por ejemplo de mayor frecuencia-, en los que reinciden a menudo con argumentos descalificados de  perdedores, pero con saldos de mercancía barata para promover descréditos contra oponentes, especialmente de los dueños del dinero de la corrupción que reciben por cada encargo.

Hay veces en que mordeduras y picaduras de la última categoría -aunque no menos graves-, resultan de ambiciones insatisfechas en cualquier examen de talentos, o de rebatiña de cargos públicos de las que siempre son parte individual o en comparsa, o de falta de planes para convencer a los demás, de desconfianzas generalizadas, o de mediocres calificaciones para superar a los rivales.

Las plagas de las que se habla ahora, son peores a los que sorpresivamente, el grupo norteamericano de rock The Doors, famoso en los 60, le dedicó “No me molestes mosquito”.

Ponzoña humana

La ponzoña de procedencia humana no tiene tratamiento fácil,  porque su veneno hace  estragos azuzando a bandos contrarios, con poco espacio para entendimientos y convivencias, o soluciones comunes.

El ejemplo en la política venezolana es de fracciones que convalidaron la reelección fraudulenta del tirano, y todavía hoy reclaman méritos de su pifia de entonces, la cual extendió plazos de tolerancia a la dictadura, como todos lo sabemos.

No obstante,  la desfachatez de tales picaduras y mordeduras de cierta gente auténticamente degenerada en sentido biológico, se contrarrestaría con medicina natural, a falta de patentados.

La salvación temporal consistiría en la sordera y ceguera selectivas para mitigar ell padecimiento, mediante el empleo de  móviles exclusivamente para fotos, juegos y llamadas, además de la cancelación de visitas a páginas web y redes sociales, invadidas de manipulaciones y tergiversaciones de la información.

Yerbatero moderno

Para picaduras y mordeduras de los verdaderos inocentes insectos, también habría cura en las medicinas naturales, alternativas o tradicionales; con el zumo de tres hojas silvestre estrujadas sobre la lesión.

Sin embargo ese remedio no está registrado en el recetario del “Yerbatero Moderno”; a continuación por Marc Anthony sobre el éxito indiscutible de Celia Cruz. Hasta el otro sábado, Dios mediante.

Narración completa y temas musicales editados, en grabación por:

El artículo adosado forma parte de“SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”; transmitida a  las 4:30 de la tarde, cada sábado.

Para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional; En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela.

Para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

Fuente: Josué D. Fernández A., comunicólogo

Opinión

Bullaje

Publicado

on

Compartir

Bullaje: Por Josué D. Fernández A.– Los episodios de bullaje no requieren comprobaciones de decibelímetros o bullometros, porque pasan rápidamente de oídos a cerebro y demás órganos vitales, ocasionando sinnúmero de desarreglos físicos y mentales entre quienes los tienen que sufrir. Así, a menudo causa mucha ira la abusiva desconsideración de personas que producen ruidos perturbadores a sabiendas, sin el menor reparo del daño que ocasionan, y hasta con disposición a atacar a golpes si alguien les reclamara su falta de respeto a los derechos de los demás.

En los diccionarios se explica que el termino bullaje se refiere a una concurrencia, multitud, afluencia, asistencia de manera confusa, desorden, alboroto o gresca de muchas personas o que se forma una muchedumbre o un montón de gente. En tal sentido, los ruidosos episodios con la denominación señalada se podrían hallar en cualquier espacio abierto o cerrado destinado a la congregación de públicos, mítines. plazas, estadios, canchas, pistas, escuelas, cines, bares, discoteca, salas de sesiones, foros.

Sin embargo, los bullajes de mayor inmediatez para cualquier individuo ocurren en comunidades de edificaciones multifamiliares, donde promueven disputas entre vecinos, casi siempre en fines de semana, durante celebraciones con acompañamientos de potentes equipos de sonido, y consumo de productos que rompen los frenos de la convivencia, entre otros males. El éxito «Maldita Bulla» del dominicano Manny Malón, retrata bien el agotamiento de los que deben soportar las explosiones de decibelímetros, con poco remedio preventivo o curativo, aunque abunden las protestas, y las llamadas a la policía.

No obstante, ahora hay que lidiar con bullajes sobradamente peores, aún de carácter virtual, que proceden de la maléfica y estridente utilización de redes sociales activadas por Internet, amplificadas y masificadas con conexiones inalámbricas, al alcance de muchos. La gran invasión sin límites de lugares ni posibles restricciones de accesos, donde operan con impunidad los delincuentes del ciberespacio, falsificadores de identidades, piratas mercenarios de la información, ladrones financieros, igualados en el crimen cibernético con intrigantes de oficio, propagadores de noticias falsas, destructores de reputaciones, que cobran aplausos de consumidores del nuevo amarillismo de origen electrónico.

Por definición, el bullaje carece de signos positivos, pero tiene un atractivo especial para actores que muy pocos pagarían por verles o escucharles, en caso de tener que comprar boletos de entrada, o de un esfuerzo superior al de mirar la pantalla del dispositivo para superar aburrimientos. En cambio, la memoria de los aparatos, que les permite incontables repeticiones, a lo Narciso, al final les convencería de su extraordinario talento y posiblemente de la contribución al bienestar de los suyos, y del mundo entero, con ayuda de sus propios desvaríos, y la de otros frustrados que se refugian en la adulancia de quienes consideran superiores.

El bullaje nunca formó parte de una solución; al contrario, aumenta de volumen en situaciones críticas hasta hacerlas estallar, arrastrando de paso a los que prendieron la mecha. La catástrofe se transforma en hecatombe en Venezuela, donde de un lado existe una tiranía con bombas incendiarias, y del otro hay voluntarios con artefactos explosivos para apagar el fuego con más fuego. Como se trata de un país con petróleo, con el litro de combustible al menor precio en todo el mundo, quizá sea allí, de igual forma, donde haya más admiradores de Daddy Yankee, desde 2004, cuando se impuso con su estribillo de dame más gasolina, en el reguetón/rap con el que cierran los saldos de este sábado. Cuídense. Abrazos.

Oír narración completa y temas musicales editados

El artículo adosado forma parte de “SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 3:00 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional. En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

No deje de leer: Decretan estado de excepción en Chile por ola de vandalismo(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído