Política, propaganda, intervención | ACN Política, propaganda
Connect with us

Opinión

Política, propaganda, intervención

Publicado

on

Política, propaganda - acn
Compartir
  • 1
    Share

Política, propaganda, intervención: Por Leopoldo Puchi.– Los conflictos atraen la atención de multitudes y es común que el pulso se acelere cuando los escenarios de un día decisivo se sienten próximos. Todavía más si se dibuja una guerra, con toda la fascinación y los grandes temores que provoca. Hollywood ha moldeado al público con la simpleza de los buenos y los malos, escenas de coraje y destrucción, las batallas decisivas y los días “D”. Se pensaba que el 23 de febrero sería uno de ellos.

La tensión aumentaba porque se presentía que una operación política, la de la ayuda humanitaria, propia de las pautas de los manuales de propaganda, se podía convertir en la formulación enunciada por Klark von Clausewitz: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”.

INTERVENCIÓN

En realidad, no es extraño que se esté pensando en combates armados o en una guerra de verdad. Desde agosto de 2017 el mandatario estadounidense ha venido insistiendo en que no está descartada la opción militar. El Washington Examiner  ha informado del despliegue de fuerzas militares estadounidenses hacia Colombia.

En el mismo sentido, la Casa Blanca ha mostrado su determinación de cambiar el gobierno venezolano por cualquier medio. Y en días recientes, John Bolton, afirmó que sí podría haber una acción de los militares estadounidenses en la frontera venezolana, en el caso en que unidades militares bloquearan la entrega.

GOLPE PALACIEGO

Sin embargo, no es la intervención de fuerzas militares extranjeras en Venezuela la primera opción considerada por el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos. Antes de una intervención, se trabaja en función de que los propios militares venezolanos, sin bajas de soldados extranjeros que pudieran invadir el territorio venezolano, sean quienes procedan a cambiar al Presidente y al Gobierno, bien sea por medio de un golpe palaciego, una rebelión o una sublevación.

El evento político organizado en Cúcuta tenía ese propósito de presionar a los oficiales de la fuerza armada. Luego de lo ocurrido, posiblemente se encuentren otras modalidades para tal fin.

EL DIKTAT

Había quienes estimaban que la presión sobre los militares daría resultados de inmediato. Una suerte de deserción en estampida. Pero no ha sido así. Quizás porque detrás de la pesada capa de ligerezas y consumismo, yace todavía una vena de dignidad.

De ser así, el conflicto pudiera ser abordado como un asunto interno, resuelto entre venezolanos, y no como resultado de una presión política y militar extranjera ante la que rendirían sus armas los soldados venezolanos al aceptar un mandato, un diktat. Aunque luzca paradójico, sólo así, con reciedumbre disuasiva, se abriría el camino para la política, para los acuerdos.

No deje de leer: Graban a Arreaza de shopping en comercios de Beirut (+Video)

Opinión

Sancochos

Publicado

on

Compartir

Sancochos: Por Josué D. Fernández  A.- El sancocho es un compuesto nutritivo que se sirve en muchos países de América Latina, y que solo tiene  de singular ese modo que le otorga la Real Academia Española (RAE), al presentar el vocablo en su diccionario. En realidad, con diferencias “sustantivas” en significado, sin considerar su parecido con “salcocho”, la palabra es usada en Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela. Sin embargo, aunque el nombre también es conocido en Cuba, allí se usa como despectivo, como comida mal preparada, insulsa, pobre en ingredientes, e incluso así se tildan los desechos que se utilizan como alimento para cerdos.

Así, lo más parecido en Latino-américa a la invitación a preparar  y comer sancocho, se ilustra hoy en las proposiciones ambiguas de diálogo con la dictadura anclada en Venezuela desde hace 20 años, movida por cerebros con ideas fijas de perpetuidad en el poder, según aliento comunista cubano, de rusos y chinos, coros uruguayos, nicaragüenses, bolivianos y hasta mexicanos, junto con otros voceros desinformados o de extraña buena fe. Como los sancochos latinoamericanos carentes de receta única, así serían igualmente esos llamamientos a conversar sin condiciones -o ingredientes específicos para mantener el símil gastronómico-, entre la parte dominante de afilados colmillos, y la contraparte simplemente empeñada en liberarse del yugo.

Un supuesto diálogo sin claros fines, en vez del sabroso sancocho que se escuchó,  terminará en «guiso podrido» muy acorde con el despectivo cubano, pues a cada mención de diálogo como salvación del país, la dictadura bailará en un pie por la  nueva prórroga que fortalece los rugidos de su extendida corrupción, el abandono de los servicios básicos de luz y agua, los estrangulamientos con privaciones de alimentos, medicinas y atención hospitalaria, persecuciones, cárcel  y  hechos sangrientos en aumento.

El daño del diálogo-sancocho acumula los crímenes políticos de Óscar Pérez, Fernando Albán, y del capitán de corbeta Rafael Acosta, ocurridos en los 18 meses anteriores. Tiempo mucho menor que el malgastado, excepto por el alto costo acarreado, por el mediador José Luis Rodríguez Zapatero, quien se jacta de haber visitado a la nación sudamericana en 37 ocasiones durante los últimos cuatro años,  con saldos  de importancia quizás, únicamente que en cuentas bancarias de paraísos fiscales.

Por ahora, las conversaciones con la dictadura tan solo dejan ver el crecimiento de desafueros, la usurpación continuada del poder, y la represión con cárcel, armas de torturas y muertes.  Los diálogos por fuera de patrones conocidos y los sancochos de fórmulas extrañas tienen coincidencias con el preparado de “güesito”,  descrito en la canción merengue de FEDERICO GAERSTE, nacido en Puerto Cabello, a cargo de Alfredo Sadel para cerrar por hoy. Regresamos en una semana.

Narración completa y temas musicales editados, en grabación por:

El artículo adosado forma parte de“SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 4:30 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/ Ampliaciones al pinchar imágenes de abajo

ACN/Josué D. Fernández A., comunicólogo – Crónicas, Corporativas y más…

No deje de leer: Poderosos tornados azotan la costa este de EE.UU.

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído