El post 20 de mayo, siempre una consulta electoral encierra
Connect with us

Opinión

El post 20 de mayo

Publicado

on

intervención - acn
Compartir
  • 4
    Compartidos

El post 20 de mayo: Por Leopoldo Puchi.- Siempre una consulta electoral encierra la potencialidad de un cambio, independientemente de las condiciones en que esta se realice. La grave situación económica, las privaciones de la gente, la ineficiencia gubernamental, los efectos del bloqueo financiero internacional, todo esto inclina la balanza hacia la oposición. Al mismo tiempo, la pérdida de confianza  de sus seguidores en la dirigencia partidista, la reticencia a participar en las elecciones y las divisiones le obstruyen las puertas del éxito.

En un cuadro como este, post 20 de mayo,  debe pensarse el futuro tanto desde la probabilidad de que gane el Gobierno como la oposición. De modo que es razonable considerar ambos escenarios. Y el elemento común es la dimensión de las tareas del programa de recuperación que tendrá que emprenderse, dadas las características de la crisis por la que atraviesa el país, apenas revelada en su profundidad y extensión por la cifra de 40% de caída del PIB. La magnitud de los problemas que deben enfrentarse y el trabajo que debe que debe ejecutarse es tan grande que pretender hacerlo con un solo hombro sería  quimérico. No es solo la macroeconomía, sino el reordenamiento del funcionamiento de los servicios públicos e incluso de la vida cotidiana. Pretender hacerlo con un solo hombro sería  quimérico.

La negociación es ineludible, tanto si gana Gobierno como oposición, porque ninguna de las dos grandes fuerzas políticas y sociales desaparecerá al día siguiente de las votaciones del 20 de mayo. Cada una cuenta y tiene capacidad para dar aportes y también para obstruir. El objetivo sería crear un marco de cohabitación de largo plazo a partir de las coordenadas actuales de un modelo mixto de economía, de criterios básicos acordados sobre la distribución de la riqueza y predominancia de la vocación popular del Estado. Sobre esa base, se emprenderían las reformas de institucionalización necesaria para la convivencia de las fuerzas políticas y sociales en pugna, de modo que se pueda relanzar la producción nacional, la petrolera, la agrícola, la industrial, y se emprendan los cambios en los poderes públicos que permitan la presencia compartida de ambos sectores en los poderes públicos.

De ganar la oposición, el diálogo que preceda a la transferencia de mando tendría que contener un acuerdo sobre la institución militar, la progresiva renovación de los poderes y los parámetros de un programa económico sensato. Materias como la absurda propuesta de eliminar la emisión por Venezuela de su propio signo monetario podría bien ser reconsiderada.

Gane oposición o Gobierno, también sería necesario integrar en el diálogo al gobierno de Estados Unidos, puesto que un plan de recuperación de la economía estaría limitado por las sanciones y las tensiones geopolíticas existentes. Un entendimiento de cohabitación en lo interno y un acuerdo de cooperación internacional sentarían las bases  para el relanzamiento de Venezuela.

No deje de leer: Menos de 50% de la canasta básica cubre el Clap

Opinión

El 21N y La Lúgubre Cumbre de los Pavosos

Publicado

on

Cumbre de los Pavosos
Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

Las regionales elecciones. Se producía el aguardado anuncio comicial. El CNE fijaba el cronograma electoral para las elecciones regionales que se llevarán cabal y puntualmente el domingo 21 de noviembre  y donde elegiremos, a través del insustituible instrumento del sufragio, gobernadores, alcaldes, legisladores y concejales. Acudiremos nuevamente a una verdadera jornada cívica donde el común manifestará su absoluta convicción, su irrestricto compromiso con un irreversible proceso y seguirá acompañando aquellas gestiones con esa dinámica concepción de estado y rechazarán cualquier súbita aparición o estéril intento de aquellos que en el pasado pudieron y nada hicieron, dando puerta franca, durante su nefasta gestión, a irregularidades que terminaron por cercenar la posibilidad de optimizar la calidad de vida del ciudadano. Es decir que Don Pancho y su pandilla tampoco volverán. Por otra parte nuestro renovado CNE llegaba a fijar el lapso para las postulaciones de las diferentes candidaturas y que se llevará a cabo desde el 9 al 29 de agosto. Y es allí precisamente donde nos topamos con una suerte de inigualable milagro, de sincera conversión por parte de un amplio sector de una desmoralizada oposición que después de pasar por el sagrado acto de contrición y arrepentimiento manifiesta que están dispuestos a participar activamente en los venideros comicios de este histórico 21N. Aparece el reconocido consultor político, vinculado con el sector opositor, Jesús Seguías para sentenciar de manera demoledora “¿Si se pretende dividir a los opositores entre quienes vienen defendiendo la ruta electoral desde hace años y quienes antes atacaban la ruta electoral y ahora la defienden, llegamos a la conclusión que los “falsos” pasaron a ser verdaderos. O no?”.

La cumbre de los pavosos. En Carabobo una vez publicado el cronograma electoral por parte del CNE que decantará en el histórico 21N, se han producido inquietantes movimientos, estimulados los mismos, por la suprema corte o pléyades de insuperables pavosos. Y la primera ocurrencia consistió en convocar  a una reunión donde acudirían los innumerables aspirantes de la destartalada oposición a la gobernación de nuestro estado. Lo curioso es que esta iniciativa de realizar una congregación de agoreras figuras, fue llevada a cabo por Don Pancho, quien desde su amplio dormitorio y aún atrapado por su característica flojera y extensas sabanas, giraba instrucciones a su cleptómana pandilla para garantizar el éxito de esta nueva conjura contra Carabobo. La sede del desventurado evento se llevaría a cabo en una extensa  finca propiedad de “El Boticario” quien desde el exterior, huyendo de la justicia por sus excesos y desmanes administrativos, se comprometía en cubrir todos los gastos de la fatídica convocatoria. La responsabilidad de la entrega de las invitaciones recayó en “El Bodeguero”, el mismo quien en su condición de presidente de una empresa estadal, permitió el obsceno saqueo de aquellos galpones repletos de alimentos para todo un pueblo. Y así “El Bodeguero”, a pesar del inclemente sol o bramador vendaval, comunicaba  la convocatoria a cada uno de los aspirantes. El primero de ellos fue el  profesor Rubén Pérez Silva, el tropical y renovado “Baltasar”, después fueron visitados  el “Sapo Correlón” Alejandro Feo la Cruz, el blanco galeno Rubén Limas, el atolondrado académico Pablo Aure y “El Candidato Buchón”, aún bajo los devastadores efectos de su propio bacanal. Igualmente y con el Cristo Redentor en su pecho, “El Pastor” aceptaba la cordial invitación al rural cónclave. Hasta la colérica secta de los ilustres “panaderos”encabezada por el presidente de la asociación de columnistas y el buen Hamid, sin reserva se comprometieron a acompañar la idea del infausto Pancho y su innoble pandilla. Quien sí envío formales dispensas  fue un atribulado “Caminante”, ya que alegaba que se estaba sometiendo a un potente tratamiento contra el (T.E.I) que lo mantenía permanente dopado.

 

Y llegó la fecha. Los empleados del acaudalado “Boticario” servían de insustituibles anfitriones y amablemente ubicaban a los convidados. Todo el improvisado salón se cubría de un exquisito olor a carne en vara y también de un inquietante silencio, ya que nadie quería cruzar palabra o mirada con sus adversarios internos. Solo llegaban, en algunas oportunidades, a soltar altisonantes y sardónicas frases “Allí llegó el falso profeta”, “Armando con la venta de ese terreno se llenó”, “Que ni se me acerque el alacrán de Rubén Limas, Henry me prohibió hablarle”, “El negro Pérez Silva cree que nos va joder, que se prepare”. Después de una larga espera al fin aparecía estirándose y bostezando, Don Pancho quien con desdén observaba a los presentes y les comunicaba su decisión de acompañarlos en su novelesca y ficticia aventura. “Necesito que se pongan todos de acuerdo y contarán incondicionalmente conmigo, con todos los recursos necesarios y con el esfuerzo de mi equipo regional” enfurecido proclamaba “Mi único y supremo objetivo, por encima de cualquier absurda medida disciplinaria del PSUV, es evitar la reelección de Rafael Lacava” y finalizaba

con la lapidaria frase que ponía fin a décadas de supuesta lealtad revolucionaria “A partir de este momento cuéntenme cómo uno de ustedes”. Ante la sorpresiva afirmación todos quedaron atónitos y cuidadosamente se fueron retirando del recinto, se distanciaban pausadamente y hasta se llegó a escuchar a uno de los presentes exclamar “Pancho no debe estar bien, ¿como lo podríamos presentar como el nuevo coordinador de la oposición en Carabobo? “ culminada la pavosa cumbre, “El Bodeguero” se dirigía a un somnoliento Don Pancho para decirle en su inconfundible tono adulante “Jefe los tenemos en nuestras manos, todos son nuestros”.

La desesperada llamada. En la sede de la estación de radio ubicada en el lujoso hotel todo parece estar sumido en una angustiante espera. El peluquín de Carrasco ha rodado incansablemente por el pulido y pulcro piso de las radiales instalaciones. Y es que “El Bandido José” ha decidido no volver al país y menos mantener alguna comunicación, ni siquiera telefónica, con sus hasta entonces apreciados socios. “Yo le arreglo el peluquín” le sugiere el servil Briceño y Carrasco en estado de incontrolable ansiedad, previa a un ataque de pánico le contesta “Francisco, no te das cuenta que José nos abandonó, nos van a colgar los ganchos, bota por la ventana ese roído peluquín. Y esa es la verdad.

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.