¿Quién es Luis Carlos Díaz, periodista acusado por Maduro de ataque cibernético? | ACN
Connect with us

Nacional

¿Quién es Luis Carlos Díaz, periodista acusado por Maduro de ataque cibernético?

Publicado

on

Compartir
  • 2
    Shares

Quizás su rostro en el periodismo venezolano no sea conocido; sin embargo la voz de luis Carlos Díaz a través de la emisora Unión Radio ha sido protagonista de múltiples denuncias al gobierno de Maduro; acusaciones por las que recibió amenazas de muerte en el 2011 y 2012.

Desde el lunes 11 de mayo su nombre es noticia; tras ser acusado por el régimen de Maduro de ser parte del supuesto ataque cibernético que provocó un “Mega Apagón Nacional”; y dejó por 100 horas continúas sin servicio eléctrico algunas zonas del país.

Ese mismo día el también activista de Derechos Humanos (DDHH); fue detenido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin); cuando salía de la sede de Unión Radio y se trasladaba a su residencia.

Luego de permanecer más de 24 horas detenido en el Helicoide; Díaz fue presentado en el Tribunal 31 de Control de Caracas, donde se le imputó el cargo de “instigación a delinquir”.

Tras ser liberado bajo medidas cautelares la noche del martes; Díaz dijo a los medios de comunicación apostados en las adyacencias del Tribunal 31, que tenía prohibido dar declaraciones.

Después de ser detenido y posteriormente liberado; el diario peruano El Comercio publicó una entrevista ofrecida por el periodista; durante su visita a Lima para cubrir la VIII Cumbre de las Américas en el 2018. La Agencia Carabobeña de Noticias, te presenta unos fragmentos de este trabajo periodístico.

Entrevista de El Comercio

El periodista fue puesto en libertad bajo medida de presentación. Foto: EFE

Lo primero que hay que tener claro sobre Luis Carlos Díaz es que tiene tres grandes pasiones: las nuevas tecnologías, la política y el periodismo. Nació en la misma universidad en la que luego estudió esa carrera, la Universidad Central de Venezuela, en Caracas; antes de que siquiera se pensará que el rico país petrolero podría hundirse en una crisis como la que hoy enfrenta.

Actualmente, trabaja en Unión Radio Noticias, además de informar a través de sus redes sociales en las que acumula más de 400.000 seguidores entre Twitter e Instagram.

«Ellos tienen un hospital dentro, ahí mi mamá me tuvo a mí y a mi hermana. En los 80 se podía, era un hospital de altísima calidad», contó.

Sacerdotes jesuitas de Venezuela

Durante sus primeros años como periodista trabajó junto a los sacerdotes jesuitas de Venezuela; específicamente en el Centro Gumilla, una institución dedicada a la investigación y acción social.

«Es muy simpático porque es un centro históricamente de izquierda, en los 70 hablaba de organización comunitaria, la economía cooperativista. Cuando llegó el chavismo al poder se apropió del discurso del centro pero lo vació de contenido. Las cooperativas que llevaban 40 años existiendo se murieron con el chavismo. Era muy extraño, nosotros trabajábamos con esas comunidades, de pronto llegaba el gobierno y les decía: ‘Acá hay 2 millones de bolívares’. Se volvían locos y dejaban de ser campesinos, se metían a vendedores de perros calientes, taxistas, lo que sea», narró.

 ¿Por qué trabajabas ahí?

Yo siempre me he preocupado por las nuevas tecnologías y la política, he vivido dentro del conflicto venezolano. En ese centro podía hacer periodismo sin ser tan público, en un medio de comunicación en el 2003, 2004 o 2008 te quemabas muy rápido; te polarizabas, eras percibido como un enemigo muy rápidamente.

Trabajar en una ONG me permitió fortalecerme y ahora sí di el paso público, estoy en radio y se me percibe como periodista de un medio opositor.

Exacto, el chavismo es una dictadura. Antes era necesario que el periodista fuese más centrado, reconociendo que hay dos partes. Ahora el gobierno impone discurso y tú lo que haces es casi contrapropaganda.

¿Cómo ha venido afectando a la libertad de expresión el avance del chavismo?

Desde que entré a estudiar periodismo Chávez ya estaba en el poder. Yo no conozco el pasado. Entiendo que en los 90 hubo un proceso en donde los partidos políticos se deslegitimaron mucho; la gente empezó a creer en la antipolítica y los medios de comunicación jugaron mucho de ese papel.

Atacaron a los partidos y fortalecieron la figura de Hugo Chávez. Chávez no llega como un movimiento popular, él llega apadrinado por los medios más poderosos del país: Venevisión y el diario El Nacional.

Cuando se dieron cuenta de que no podían domesticar al animal empezó el ataque de las élites políticas, económicas y medios de comunicación contra Chávez. En el 2002 llegó a un punto muy rudo con el golpe de Estado contra Chávez.

De ese golpe salió un Chávez mucho más fortalecido y juicios contra medios de comunicación porque su rol fue muy político. Ahí yo estaba estudiando periodismo. Entonces, me enseñaron a ver a los medios desde un entorno conflictivo.

Naky Soto, esposa del periodista. Foto: El Comercio

Tenía profesores chavistas y opositores que no se hablaban entre ellos, había discusiones en los pasillos. En el 2004 o 2005, cuando comenzaba con mis propios trabajos, comencé una línea llamada periodismo de paz. Por eso mi cuenta en Instagram se llama así. Fue un blog que mantuve por 6, 7 u 8 años.

¿Qué pasó en esos años?

El gobierno avanzó en el control de los medios de comunicación. Si en el 2002 había 4 televisoras opositoras, ahora: una, RCTV, está cerrada; otra, Globovisión, fue comprada por el gobierno y cambió su línea editorial.

Las dos más importantes, Televen y Venevisión, eliminaron espacios de opinión y políticos. Entonces, la gente perdió la televisión. Si hoy en día pasa algo en Venezuela tú sabes que en la TV no lo están pasando, no te lo van a decir. Hasta cuando hubo un terremoto, un canal informó sobre el sismo y lo sancionaron.

¿Cómo has logrado sobrevivir en la radio?

Yo estoy en el circuito Unión Radio, tiene cinco emisoras: una informativa, otras de entretenimiento, otras deportivas. Lo que hubo es una suerte de juego de equilibrio de concesiones en la que la principal emisora informativa 90; que no somos nosotros, tiene al menos tres espacios con periodistas muy chavistas, incluso ex ministros.

Entonces, hay una suerte de concesión: te doy un espacio, pero me mantengo al aire. Y de hecho la radio gana porque al final del día tienes ministros que a mí nunca me declararían pero sí lo hacen con el periodista chavista.

Manifestantes protestaron frente el Helicoide por la liberación de Díaz. Foto: el Comercio

Nosotros, con César Miguel Rondón, estamos en Éxito FM, que se ha mantenido más opositora. A nosotros nos eliminaron el editorial, el espacio más importante. César agarraba las noticias y daba su opinión, sin guiones. Eso fue eliminado, nos vetaron personas, nos vetaron temas.

¿El régimen te ha perseguido?

Sí, en el 2011 y 2012 tuve amenazas de muerte, me decían que sabían quién era y dónde trabajaba.

Mi otra área de trabajo es capacitar a gente en herramientas digitales. Cuando hubo ataques contra defensores de derechos humanos y ONG yo hice capacitaciones en seguridad digital; para desmontar los métodos de esa gente.

Escribí artículos al respecto y los llamé paramilitares digitales, porque le hacían el trabajo sucio al Gobierno sin ser del Gobierno. Ahí comenzaron los ataques.

El abogado Osvaldo Cali, que falleció hace poco, me defendió e insistió en que mi caso llegara a fiscalía. El caso se elevó a la CIDH. Pero una estrategia que me dijeron en el 2011, cuando era muy joven; tenía como 26 años, fue que una forma de protegerme era hacerme más visible.

Por eso, de ahí en adelante, escribí más, estuve en radio, empecé a hacer entrevistas en TV y me fortalecí. Si no hubiera sido por eso hoy no estaría en el programa más oído del país.

Desde que estoy ahí no he recibido ataques. Ahora, he recibido más ataques de opositores radicales porque en la crisis la oposición no es una, sino varias. Empezaron a tener sospechas sobre mí, me preguntan por qué no los llamo dictadura siempre, que seguro estoy de acuerdo.

 En resumen, nunca dejas contento a ningún lado

Sí [risas]. El gobierno no ha atacado tanto porque quizás así pueden decir que aún hay libertad de expresión. Es un poco incómodo. Pero igual no hemos dejado de cuidarnos. Que haya temas que no podemos tocar o que César no pueda decir la editorial nos dificulta el trabajo. Con información El Comercio.

No deje leer: https://acn.com.ve/desaparecido-periodista-de-union-radio/

Nacional

Elecciones ¿La última opción para Venezuela?

Publicado

on

Elecciones ¿La última opción para Venezuela?
Foto: fuentes.
Compartir

La comunidad internacional, esperaba que el pasado 5 de enero Juan Guaidó fuese reelecto como Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN), la única institución democrática reconocida en el exterior que queda en el país.

Guaidó, quien fue electo como Presidente de la AN hace un año, es reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, ha permanecido permanece impotente a pesar del abrumador apoyo internacional y nacional.

Después de que se le impidió ingresar al edificio de la AN, Guaidó organizó las votaciones legislativas en la sede del periódico El Nacional, reuniendo el quorum de diputados suficientes para que su nombramiento estuviese conforme al reglamento interior y de debates de la propia AN.

Fue ratificado a su cargo por 100 de 167 legisladores. La lista fue cuidadosamente revisada para apegarse al reglamento. Por su parte, los aliados del oficialismo hicieron lo propio en la sede de la AN, pero sin cumplir con los requisitos pautados por el reglamento y aun peor: sin tener el quorum necesario. Allí, resultó electo el diputado Luis Parra.

La posición de las Fuerzas Armadas es clave

Sin embargo, el impulso obtenido por esos eventos podría ser de corta duración a menos que el Sr. Guaidó aproveche el renovado apoyo internacional para obtener condiciones electorales apropiadas, libres y justas.

Maduro ha logrado permanecer en el poder en gran medida porque cuenta con el apoyo de Rusia, India, Cuba, Turquía y China. También ha creado con éxito una gran economía sumergida en lo ilegal, para evitar las severas sanciones internacionales y desafiar a los Estados Unidos.

Es ese orden de ideas, la posición que asuman las Fuerzas Armadas como conjunto es un elemento clave en los meses que precedan a las ya evidentes elecciones; en especial para garantizar su transparencia internacionalmente. Sus oficiales, que controlan los negocios más rentables del país, temen una transición diseñada por Estados Unidos que amenace sus intereses.

Los recientes esfuerzos del Sr. Guaidó para fracturar a las Fuerzas Armadas a través del aislamiento diplomático y las sanciones internacionales; como una manera de precipitar una transición gubernamental han fracasado.

Es poco probable que las fuerzas armadas opten por una solución que los obligue a elegir bandos o que los deje expuestos políticamente.

Unas elecciones creíbles: La última opción

Una solución electoral negociada que cumpla con la Constitución y que les permita salvarse y desempeñar el papel como garantes de un acuerdo respaldado internacionalmente; podría ser la única opción que le quede a Venezuela.

Cambiar la estrategia política será una batalla difícil, al igual que mantener el control de la Asamblea Nacional; supondrá un gran esfuerzo unificado por parte de los sectores opositores.

En el pasado, participar en las elecciones ordenadas por la Constitución movilizó a las masa, reunió a una oposición fracturada en torno a un objetivo común; lo que presionó a los militares para que respaldaran los resultados.

Con información de: ACN|NYTimes|Redes

No dejes de leer: Parlamento Europeo reitera apoyo a Juan Guaidó como presidente legítimo

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído