El más sabroso helado de vainilla - ACN El más sabroso
Connect with us

Hombre & Mujer

El más sabroso helado de vainilla

Publicado

on

Compartir

Haga su propio helado sundae de vainilla ya que estamos convencidos de que a usted le parecen deliciosos los helados de vainilla al estilo sundae de Mcdonald´s y que le gustaría conocer la receta. En tan solo segundos usted sabrá cómo hacerlo desde la comodidad de su hogar, y no tener que comprarlos, con lo caro que están.

Para la elaboración de este delicioso postre necesitaremos realizar los siguientes pasos.

Ingredientes para el helado de vainilla:

1.-2500 g de leche fría

2.-30 g de maizena

3.-100 g de azúcar + 40 g de azúcar (para las claras)

4.-4 claras

5.-30 g de mantequilla

6.-1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación del postre de vainilla

1.- En primer lugar en un cazo añadiremos un poco de la leche y la maicena y lo disolvemos bien antes de poner al fuego.

Cuando ya lo tengamos bien disuelto, lo pondremos a pondremos al fuego con cuidado que no se nos queme y le iremos añadiendo la leche poco a poco.

2.- Seguidamente, añadiremos el azúcar, la mantequilla y la vainilla y dejar cocer hasta que hierva, removiendo continuamente con una cuchara de madera.

3.- Después de dejar enfriar a temperatura ambiente lo pondremos en el frigorífico y lo dejaremos que se enfríe totalmente.

Cuando este frío, removeremos bien y agregaremos las claras que previamente habremos montado a punto de nieve.

3.- Dejar en el congelador y remover de vez en cuando hasta que esté semicongelado. Servir.

O poner en nuestra máquina de helado unos 45 minutos hasta que tengamos nuestro helado bien hecho.

4.- Una vez lo tenemos en nuestras copas de helado le añadimos el sirope y los cacahuetes tostados y picados. Y listo para servir!

5.- Una vez lo tenemos en nuestras copas de helado le añadimos el sirope y los cacahuetes tostados y picados. Y listo para servir!

El más sabroso  helado sundae de vainilla

Disfruta también de un delicioso pay de queso con costra de galleta.

ACN/N24/El Invitado de Invierno

No deje de leer: Encargados de distribución de Bonos se quedan con buena parte(Opens in a new browser tab)

Auto Europe Car Rental

Hombre & Mujer

Fetiches sexuales: ¿Qué los causa?

Publicado

on

Fetiches sexuales - ACN
Compartir

Ropa interior, zapatos, cabello, pies… En algunos casos, incluso la combinación de varios. Muchos son los objetos o partes del cuerpo que pueden ser fetiches sexuales para muchas personas. ¿Sabemos, qué los causa?

Los Fetiches Sexuales

Fetichismo: desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. O, al menos, esa es la definición que la Real Academia da a esta tendencia erótica, haciéndose eco de las nominaciones de Sigmund Freud. Pero, ¿es el fetichismo un problema o una desviación sexual? Por lo pronto, parece una definición un tanto anticuada.

El fetichismo no es ni un problema ni una desviación sexual, y aunque gran parte de los sexólogos asume que todos somos fetichistas en mayor o menor medida, definiciones y mitos como ese hacen que para muchas personas sus fetiches sean tabú y objeto de vergüenza. Los sexólogos se cansan de repetir que tener un fetiche no es nada extraño ni vergonzoso, ni mucho menos algo que deba esconderse a la pareja. De hecho, permiten disfrutar del sexo de una forma más alejada de la rutina, y explorar el deseo del otro en confianza.

Causas del Fetichismo

Muchas son las teorías que a lo largo de la historia han tratado de explicar las causas del fetichismo. No obstante, al día de hoy, no existe una definitiva. De entre todas ellas, podemos destacar principalmente una: la teoría del condicionamiento.

La Teoría del Condicionamiento en los Fetiches Sexuales

Esta teoría parece explicar mejor la dinámica y las causas de esta parafilia. Para la teoría del condicionamiento, el fetichismo se explica como una reacción a un condicionamiento que existió durante la infancia.

De esta forma, una experiencia durante la infancia causaría que el fetichista desarrollara una asociación entre el deseo y la excitación sexual y un objeto determinado. Así, esta asociación llegaría hasta la edad adulta.

En efecto, aprendemos a reconocer características sexuales durante la infancia. Por esta razón, una conceptualización en relación a algún objeto, vinculándolo con lo sexual, podría ser la causa del fetichismo.

Sin embargo, para otros, el fetichismo no tiene tanto que ver con el condicionamiento durante la infancia, sino más bien durante la pubertad, sobre todo cuando se inician las prácticas de masturbación.

¿Cuándo se considera un trastorno?

Como indicamos anteriormente, la mayoría de las personas con fetiches no cumplen los criterios para considerar que sufren de un trastorno sexual. En efecto, para que el fetichismo sea considerado como un problema, un trastorno que requiere la debida atención, deben darse las siguientes condiciones:

Las fantasías o impulsos provocan malestar a la persona.

Existe un deterioro funcional del individuo.

El fetiche se convierte en algo compulsivo y obligatorio.

El fetichismo incide muy negativamente en las relaciones de la persona.

Se convierte en un pensamiento obsesivo.

Las condiciones anteriores deben presentarse durante, al menos, seis meses.

¿Qué tipos de fetiches sexuales hay?

Puesto que el fetichismo suele tener como causa un condicionamiento clásico, según vimos anteriormente, donde un estímulo sexual se ha asociado a un objeto o situación determinada, los fetiches pueden ser muchos y realmente variados.

En realidad, cualquier objeto podría ser provisto de carácter erótico y asociarse al deseo y la excitación sexual si se dan las circunstancias adecuadas, convirtiéndose en fetiche. En pocas palabras, el fetiche puede ser prácticamente cualquier cosa.

No obstante, sí que es cierto que existen algunos fetiches que son más comunes. Entre ellos, podemos destacar:

Podofilia (pies)

Urolagnia (orina)

Retifismo (zapatos)

Otofilia (orejas)

Misofilia (ropa interior)

Para finalizar, debemos volver a hacer hincapié en la diferencia entre tener un fetiche que nos excita y tener un trastorno fetichista. Para ello, pongamos un ejemplo: la ropa interior.

El hecho de que nos excite observar un determinado tipo o color de ropa interior en nuestra pareja es algo normal y puede realmente favorecer las relaciones sexuales si nuestra pareja quiere participar. En este sentido, el fetiche es un estímulo sexual más, algo muy deseable durante las relaciones.

Sin embargo, si este fetiche se convierte en una idea obsesiva hasta el punto de que si no existe no es posible la relación sexual, o si se convierte en algo tan compulsivo hasta el punto de el individuo incluso roba ropa interior, obviamente nos encontramos ante un problema, un trastorno, que debe y puede ser tratado.

En cualquier caso, si tienes algún fetiche inocente que puede darle un toque especial a tus relaciones, no dudes en comentarlo a tu pareja. En efecto, la satisfacción sexual es algo realmente importante.

Si, por otra parte, consideras que el fetiche se está convirtiendo en un problema, es hora de acudir al especialista que podrá ayudarte a analizar y comprender el origen de su causa y guiarte a fin de volver a tener una vida sexual normal y satisfactoria.

ACN/ Cantineo que te veo

No dejes de leer: Descubre la posición «El Exprimidor» que vuelve locos a los hombres

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.