Saúl Ortega: Construyendo la mayoría | ACN
Connect with us

Opinión

Saúl Ortega: Construyendo la mayoría

Publicado

on

mayoria-psuv-acn
Compartir
  • 2
    Shares

Despejar el camino en la construcción de la mayoría política es fundamental para la vanguardia a todos los niveles, ya hemos afirmado que la mayoría política hoy es posible en el marco de una distribución de las afinidades, se ha empezado a comportar en nuestro país dentro de los estándares normales a otras realidades en América Latina y el Caribe, por ahora no veremos las grandes diferencias electorales que conocimos en los tiempos del gigante, nos acostumbramos a ganar holgadamente o por paliza, nuestro proyecto hoy es mayoritario, ha sido validado en las difíciles condiciones, en los recientes procesos electorales, entre ellos la movilización para la elección de la constituyente, y la elección de gobernadores y gobernadoras.

Cito un estudioso del comportamiento electoral que ha analizado la participación política, Mauricio Duvergel, quien sostiene “Que cuando la mayoría de la población se ocupa de la política, es una sociedad enferma, e igualmente cuando solo lo hace una minoría”. En nuestro caso se trata de impulsar democráticamente un proyecto político que busca y contiene en sus esencias la justicia social para todos y toda la población, la construcción de un estado de Derecho donde debe proteger a los más vulnerables de la sociedad.

No dejes de leer: ¡Felicidades! José Altuve es el MVP de la Liga Americana

Como proyecto político tenemos todo el derecho a luchar por la mayoría política, y sin complejos trabajar por hacer hegemónico nuestra propuesta; sobre todo si consideramos que nuestros adversarios no tienen un proyecto de factura nacional, ellos son instrumentos del imperialismo y del colonialismo Europeo, sus propuestas son impresentables, responden a la lógica del paquete del Fondo Monetario Internacional que representa miseria, hambre y entrega de la soberanía. El servilismo de la seudo-dirigencia de la MUD ha quedado en evidencia con sus nuevas acciones sancionatorias de sus amos europeos, así como la reciente Audiencia chimba promovida por la embajadora gringa en Naciones Unidas, en compañía del señor Luis Almagro y de Diego Arría, quienes ilegalmente trataron de hacer una reunión del consejo de seguridad sin la aprobación de los países integrantes de este foro, así como su retiro reciente injustificado de la mesa de diálogo en República Dominicana, este liderazgo de la MUD aplaude y se suma a las acciones de saboteo y chantaje del Presidente Donald Trump contra los tenedores de bono de la deuda venezolana, un brutal ataque al proceso de restructuración de dicha deuda que busca de parte de nuestro gobierno mejorar las condiciones de esta situación. Estas acciones contra Venezuela, solo buscan beneficios políticos a favor de gobiernos extranjeros que tienen pretensiones de saquear nuestras riquezas estratégicas, este comportamiento servir subordinado a intereses foráneos es de tal forma que resulta obsceno y ruin, y la historia de nuestro pueblo se encargaran de enjuiciar a estos personeros de la oposición venezolana.

Es por eso que para los revolucionarios es imprescindible tener una correcta valoración del momento político, a veces observamos a muchos compañeros dentro del PSUV y mucho más en el Polo Patriótico enfrascarse en unas luchas por las cuotas de poder para las próximas elecciones municipales, este comportamiento no contribuye al proceso de acumulación de fuerzas que experimenta la revolución bolivariana cuyo objetivo tiene que estar claro, preparar a nuestro pueblo para la batalla en el año dos mil dieciocho (2018) en las elecciones presidenciales, desviar la atención de este objetivo es no comprender los peligros y amenazas potenciales que nuestros enemigos estratégicos, el imperialismo norteamericano y las potencias colonialistas europeas tienen planteado.

Debemos avanzar en el camino correcto, y esto impone un franco dialogo político en el chavismo, el fortalecimiento de la unidad revolucionaria, y sé que es necesario la conquista del mayor número de alcaldías, pero esto no puedo poner en riesgo el objetivo principal que es fortalecer la consciencia política de nuestro pueblo y prepararlo para las batallas fundamentales que es fortalecer, profundizar y mantener el poder político para el proyecto revolucionario.

Constituyente Saúl Ortega

@saulortegapsuv

 

Opinión

Antirracismo machista

Publicado

on

Compartir

Antirracismo machista: Por Najat El Hachmi.- Las sociedades occidentales, y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones. Eso no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito

Las mujeres nos dimos cuenta muy pronto de la diferencia abismal que existe entre la sociedad marroquí de la que procedemos y las sociedades europeas a las que nos fuimos incorporando. Aunque se tratara de un país como España, que no hacía tanto que había dejado atrás una dictadura, aunque emigráramos a ciudades pequeñas o entornos provincianos, aunque nos instaláramos en barrios periféricos o pasáramos a engrosar las filas de las clases sociales con menos recursos, lo cierto es que no se nos escapó el avance enorme que supuso la emigración, una especie de atajo que acortaba de un modo importante nuestro avance hacia la libertad, la igualdad y, sobre todo, la esperanza en la posibilidad de disfrutar de una vida más digna que la de nuestras madres y abuelas. Es una verdad incontestable que llevamos inscrita en la carne: nada tiene que ver una sociedad legalmente igualitaria a una que no lo es. Por eso, uno de nuestros mayores temores fue y ha sido siempre que nos llevaran a Marruecos y nos dejaran allí. De hecho, era una amenaza nada insólita entre muchos padres de familia que no estaban dispuestos a permitir que sus mujeres e hijas se liberaran tal como habían hecho esas libertinas cristianas.

Así que, sí, no tardamos en disfrutar de los avances conquistados por las mujeres de este país y pasamos a sentirnos extranjeras donde nacimos. Algo que, por otro lado, también les pasaba a las tías y abuelas que no habían salido del pueblo. La condición de extranjeras les venía dada por su sexo en una sociedad que las consideraba personas de segunda. Cabe aquí recordar las diferencias por si alguien, en esta epidemia de relativismo que lo está infectando todo, sufre de cierta desmemoria: hemos pasado de tener que esconderte cuando llega un invitado hombre ajeno a la familia a compartir pupitre con chicos de tu edad, con quienes incluso puedes entablar amistad; de ser considerada un cuerpo capaz de desencadenar el caos con su sola presencia a poder llevar pantalones ajustados o minifalda (a pesar de que sonara la cancioncita de Manolo Escobar); de que tu educación sea algo discrecional que dependa de los designios del jefe de familia a que la escolarización de las niñas sea obligatoria por ley; de que esté normalizada la violencia y se considere justificada cuando tu comportamiento no ha sido el correcto a que… bueno, es verdad, con el número de víctimas de violencia machista es difícil defender que la sociedad española es igualitaria, pero tengan en cuenta que es un enorme progreso no tener que partir de cero a cada momento para desmontar los discursos que la justifican. En fin, que no es lo mismo vivir en un país donde el matrimonio infantil o forzoso es habitual a hacerlo en uno donde se vea como una aberración.

A menudo se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia

Entre las numerosas diferencias que existen entre una sociedad musulmana y una europea hay dos ejes fundamentales que han supuesto un cambio de primer orden para las hijas de la inmigración: por un lado, la secularización de la sociedad de acogida y, por otro, las condiciones para la libertad de expresión. En el arduo camino de la toma de conciencia feminista llega un momento en el que resulta imposible eludir el análisis y la confrontación con el poder religioso, que forma parte indisociable del entramado estructural que configura nuestro patriarcado. Muy a menudo se intenta separar el islam de lo que son costumbres, tradiciones y valores que, nos dicen, nada tienen que ver con el primero. Se ha difundido así (y con éxito) la idea de que el contenido misógino de la religión es el resultado de una interpretación patriarcal de los textos originales, que serían incluso feministas. Una propuesta difícil de validar teniendo en cuenta la carga machista de muchos pasajes del Corán o hadices del profeta Mahoma. Así que una reivindicación a favor de la igualdad de la mujer en este contexto no puede evitar la confrontación con el islam. Este no es un paso fácil, pero es necesario si lo que queremos defender es una libertad sin concesiones, que las mujeres podamos decidir y hacer como adultas de pleno derecho lo que nos venga en gana, que no tengamos que supeditarnos a esa otra forma de patriarcado, el religioso, que es capaz de mantener su influencia sobre nosotras incluso cuando hemos conseguido vencer al padre, el hermano, el primo, el marido o el vecino o nos hemos alejado del entorno que pretendía coartar nuestra independencia.

Si algo hemos interiorizado con la educación democrática recibida es que la secularización de las sociedades occidentales y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones sin que ello comporte castigos de ningún tipo. Algo que no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito y se persigue cualquier opinión que cuestione el orden religioso.

La secularización y la libertad de expresión son las grandes diferencias entre una sociedad musulmana y una europea

Así que las mujeres nacidas en familias musulmanas instaladas en Europa nos tomamos la libertad de manifestar públicamente nuestras opiniones críticas sobre la religión de nuestros padres. Alzamos la voz para denunciar la discriminación y afirmamos que el islam contiene dosis nada desdeñables de machismo. Esperábamos que las reprimendas por este tipo de posiciones feministas vinieran de nuestras familias más directas, pero no estábamos preparadas para el extraño fenómeno que viene dándose en los últimos tiempos en redes sociales, espacios de opinión de lo más variopintos, instituciones públicas e incluso cátedras universitarias. Que las críticas a nuestros postulados a favor de la igualdad entre hombres y mujeres vengan de personas que dicen conocer el islam mejor de lo que lo conocemos nosotras, que mujeres feministas no musulmanas nos digan que todas nuestras quejas son infundadas porque en realidad no entendimos lo que es el “verdadero islam”, que expertos analistas defensores de los derechos de los musulmanes afirmen que nuestro testimonio no es representativo y que hombres de nuestra misma procedencia nos acusen de islamófobas y, al fin, algo en lo que coinciden todos: nos manden callar.

Como si ese patriarcado del que escapamos por los pelos nos persiguiera hasta aquí y volviera a ejercer, o por lo menos lo intenta, el mismo poder que practica en las sociedades donde nadie lo ha puesto en duda. Forma parte este fenómeno de la reacción virulenta del islamismo y nada tiene que ver con la defensa de la libertad religiosa. Se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia y se sofoca cualquier crítica a la religión al considerarla la expresión del racismo. Como si, por otro lado, nosotras no hubiéramos sufrido discriminación por nuestro origen.

Lo sorprendente es que quienes usan la lucha antirracista como mordaza para el feminismo no son solamente los hombres musulmanes, muchos de ellos islamistas, sino organizaciones lideradas por hombres españoles que nos cuentan a nosotras, mujeres nacidas musulmanas e hijas de inmigrantes, cuál es en realidad nuestra discriminación y cómo tenemos que expresarla. Y no se cansan de hablar por nosotras y de pedir que se veten nuestras charlas o presencia en los medios públicos. Se demuestra así que para nosotras la susodicha interseccionalidad se convierte en una encrucijada donde no nos queda otra que escoger entre defender nuestra igualdad o conformarnos con el machismo si queremos ser antirracistas. Se repite que el feminismo será antirracista o no será, pero nadie le dice al antirracismo que será feminista o no será.

*Najat el Hachmi es escritora.

No deje de leer: Prohíben asistencia de Canales Rusos a conferencia sobre libertad de prensa(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído