"Sería un vecino de Antonio Vathiotis..." - ACN Sería un vecino
Connect with us

Opinión

«Sería un vecino de Antonio Vathiotis…»

Publicado

on

Presos políticos -acn
Compartir

Antonio Vathiotis, “caso único de violación de normas internacionales” (I): Por José Luis Centeno S.– Escuchó su nombre, estaba entrando al ascensor del hotel donde se hospedaba con su familia en Cartagena, Colombia, miró a su alrededor, ninguna persona conocida disipó su desconcierto; era la clase de cosas perturbadoras para un perseguido político, él lo era, agentes de Interpol Colombia lo confirmaron al capturarlo allí, aquel 3 de Julio de 2018, valiéndose de una Circular Roja emitida por Grecia por hechos sucedidos en Venezuela.

¿Perseguido político? ¿Supuesto o realidad? Dennis Fernández, en su “condición de diputada y presidente de la Comisión Permanente de Política Interior de la Asamblea Nacional”, en comunicación fechada el 24/07/2019 fue concluyente:

“…certifico que el ciudadano Antonio Vathiotis es perseguido político. Vathiotis fue acusado de la muerte de un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana durante las protestas acaecidas en el año 2014, por lo que se trasladó a Colombia y fue detenido en ese país debido a una alerta emitida por la INTERPOL… certifico que en el expediente del ciudadano Antonio Vathiotis no existen elementos probatorios de culpabilidad, siendo éste un perseguido político.”

La diputada Delsa Solórzano, ejerciendo el mismo cargo, “Presidente de la Comisión de Política Interior”, el 15/11/2018 estableció “que su detención tiene motivaciones políticas, y por ende ha sido catalogado como preso político”, además “que existe identidad de circunstancias fácticas entre la causa penal” seguida a Antonio José Garbi González “y los motivos de solicitud de aprehensión en perjuicio del ciudadano Antonio Vathiotis”, en suma, ambos están privados de libertad en diferentes naciones por:

“…haber sido señalados como presuntos autores materiales de los hechos ocurridos en Valencia, estado Carabobo el 12 de marzo de 2014, en los cuales falleció a causa de un impacto de proyectil producido por arma de fuego, un Capitán de la Guardia Nacional que correspondía al nombre de RAMZOR ERNESTO BRACHO BRAVO”.

Vathiotis, natural del Grecia, vivió en Venezuela durante 38 años y fue propietario de dos empresas de aduana y transporte ubicadas en Puerto Cabello, Estado Carabobo, en cuya capital, Valencia, residía con su esposa Mairelys Coromoto Macedo Mijares y sus tres hijas, con quienes se vio en la necesidad de dejar Venezuela cuando empezaron a perseguirlo señalado de homicida.

“Desde el 2008 brindé apoyo logístico para la realización de manifestaciones en contra del gobierno y como tantos otros ciudadanos inconformes con la situación del país me sumé a esas protestas, en las cuales por lo general nos agredían de forma brutal los agentes del orden y miembros de los colectivos chavistas”.

Eso Antonio nunca lo ha negado, al contrario, forma parte de sus alegatos a los fines de demostrar su condición de perseguido político, sometido al escarnio público y despojado de todos sus bienes muebles e inmuebles, congelados sus activos financieros, pero antes, víctima de hurto en su residencia y de amenazas a su familia por parte de los funcionarios designados para su aprehensión.

Garbi y Vathiotis no se conocen ni de vista ni de trato. No es fortuito que ellos, los únicos privados de libertad en este caso, respondan al nombre de Antonio, el autor material del crimen que les endosaron “sería un vecino de Vathiotis en las residencias Doral Park de Mañongo, del mismo nombre, fue el que le dio los tiros al capitán”, versión de un ex funcionario del CICPC admitida por la viuda del oficial asesinado.

Resulta obvio, Vathiotis “carecía de la protección nacional que pudiera brindarle su país de origen en materia de acceso, garantía y protección de sus derechos fundamentales, representando un riesgo para su vida e integridad personal”, así lo determinó el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Colombia para otorgarle, mediante la “RESOLUCIÓN NÚMERO 3238 de 21 JUN 2019”, la condición de refugiado que solicitó días antes de su captura.

Resulta contradictorio que el Estado colombiano habiendo reconocido en relación a este caso que en Venezuela “ocurren una serie de crisis estructurales en materia de acceso a la administración de justicia”, lo siga manteniendo preso, con ello excluye opinión vinculante que recibiera mediante nota del 18 de febrero de 2019, suscrita por el Embajador de la República Bolivariana de Venezuela, con sede en la República de Colombia:

“El comportamiento de quienes usurpan funciones en el ámbito judicial en Venezuela, está altamente cuestionado respecto al cumplimiento de normas y valores que rigen interpol, por ello, han optado por utilizar terceros países con los que mantienen estrechos vínculos (como Grecia en este caso) con el fin de que sean éstos, quienes incluyan a personas para su detención con el propósito de lograr la extradición…”

Catorce (14) meses lleva Antonio cautivo en La Cárcel La Picota de Bogotá, Patio A, Sección de extraditables. Venezuela y Grecia solicitaron su extradición, de hacerlo, el gobierno colombiano violaría lo estipulado en el Artículo 3.1 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados:

“Ningún Estado Contratante podrá, por expulsión o devolución, poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o de sus opiniones políticas”.

Él ha insistido: “Estoy preso por un favor de Alexis Tsipras (ex Presidente de Grecia) a Nicolás Maduro”, adquiriendo sentido en una trama de complicidades que se hace cada día más patente y que involucraría al Magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, José Francisco Acuña Vizcaya, quien en tres oportunidades ha negado la posibilidad de que Vathiotis salga en libertad.

Antonio nos preguntó, “¿usted sabe cuál es mi bandera? Mi bandera es la verdad”. Una verdad suprimida en este caso, acentuando la percepción de la perniciosa injerencia política en la administración de justicia de dos países vecinos en apariencia opuestos en torno al tema del «Estado democrático y social de Derecho y de Justicia», vapuleado también por Grecia al prestarse para un fraude en opinión del Doctor Zair Mundaray:

“Antonio es víctima de persecución política de la Tiranía. Es un caso único de violación de normas internacionales para apresarlo mediante fraude procesal. Se le atribuye un hecho que no cometió y se usó a Grecia para incluirlo en alerta roja”.

[email protected] – @jolcesal

Opinión

El ofendido Baltasar, Carabobo y sus encuestas

Publicado

on

Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

El largo puente del lápiz. Corría el pasado día lunes, entrada la noche, se difundía a través de las redes sociales, el inminente lanzamiento del profesor Rubén Pérez Silva, el tropical Baltasar, a la gobernación del estado. Es decir que el apreciado académico siempre mantuvo en vilo a la colectividad carabobeña, les hizo creer que tenía bajo su holgada manga el candidato único de la oposición. Las organizaciones políticas que darían el soporte a las aspiraciones del “Negro” Pérez Silva serían La Alianza del Lápiz con el partido Unión y Entendimiento (PUENTE). Antonio Ecarri e Hiram Gaviria desde la ciudad de Caracas se trasladarían para proporcionar el incondicional espaldarazo. Todo, al parecer, despuntaba impecablemente, hasta la súbita aparición, horas antes, de publicaciones  que no solo buscaban castrar el acto de lanzamiento, sino que colocaban en serias dudas las credenciales o trayectoria del profesor Pérez Silva. Por ello al despuntar del alba del pasado martes y confundiéndose con el característico aroma del café recién colado, surgía un bien elaborado artículo del dirigente de VP, Julio Castillo donde manifestaba su devota amistad con Pérez Silva, pero que la vida los había colocado en “carriles diferentes” en esta carrera, pero que le deseaba la mayor de las suertes y que lo esperaba para que volviera a convertirse en el diligente jefe de finanzas de su candidatura, como lo ejerció en sus dos últimas campañas electorales para la alcaldía de Naguanagua. Es decir que Julio no espero al formal lanzamiento para enviar sus “generosas palabras“, sino que acometió la tarea antes del meridiano pronunciamiento de La Alianza del Lápiz y PUENTE. Un lógico desaliento, un nudo de desazón abordó a todos aquellos simpatizantes que llegaron a creer que la candidatura de Pérez Silva contaría al menos con el concurso de su cercano entorno. Pero a la deliberada manifestación de Julio Castillo se unía, igualmente a muy tempranas horas de aquel aciago martes, un mensaje vertido por el buen Francisco Bello en sus diarios tuits donde, sin consideración alguna, expresaba “Si las credenciales fuesen suficientes para ser Gobernador de Carabobo, hoy estaría de promotor en acto de Pérez Silva. Como creo en la UNIDAD, abogo por tenerlo de nuevo como pilar fundamental del triunfo y no como candidato”. Certero golpe del gordo Bello que terminaba por desmotivar a cualquier esperanzado militante que se preparaba para acudir a la ceremonia donde se ungiría al académico Pérez Silva como abanderado de la oposición. La labor realizada por Castillo y Bello tuvo directo efecto, ya que al parecer acudieron 30 personas al aguardado evento y se llegó a observar los desencajados, descompuestos y pálidos rostros de Antonio Ecarri (Alianza del Lápiz) e Hiram Gaviria (PUENTE) ante la menguada asistencia, ya que no podían darle crédito al desértico escenario.  Podríamos pensar que cumplida la faena de abierta conjura y elaborada intriga en contra del académico Pérez se guardaría prudente silencio ante el notorio revés o estridente fracaso, pero nadie advirtió el surgimiento de Rubén Horacio Pérez Parra, primogénito de Baltasar y a la sazón vicepresidente nacional y coordinador regional de La Alianza del Lápiz. Pérez Parra, con plena autorización de su partido, enfilaba  con bondadosos mensajes dirigidos a quienes fueron los aviesos promotores de la inaceptable celada. “A los que quimiquean para imponer en Carabobo a #ElCandidatoDelG4 (sin fuerza política ni liderazgo propio; ni popularidad ni votos y a quien ni siquiera apoyan en su Partido), pasándole por encima e irrespetando a los demás Partidos de la #PlataformaUnitaria y la #SociedadCivil, ¡Pues prepárense para ver llegar no de tercero sino de cuarto a #ElCandidatoDelG4 (el de Monómeros, #Citgo y la #AyudaHumanitaria)” y pueden apostar un riñón que el próximo gobernador de Carabobo será nuevamente Rafael Lacava”. Retumba a lo lejos y a través de una vetusta gramola, Pastor López entonando “Golpe con golpe yo pago, beso con beso devuelvo, esa es la ley del amor que yo aprendí que yo aprendí”.

Las categóricas encuestas. La semana pasada se difundió un estudio de opinión realizado por la empresa More Consulting. La referida encuesta fue contratada por el dirigente Henri Falcón, ex mandatario del estado Lara y máximo jerarca del partido Avanzada Progresista. Del detallado estudio se desprende un meticuloso diagnóstico del estado Carabobo en julio 2021. No nos adentraremos en la provocadora vocación por colocar los altos niveles de aceptación o inéditas cifras de intención de voto que exhibe el gobernador Rafael Lacava, ya que pudiese interpretarse como una desleal actitud, más cuando estamos aguardando ese histórico 8 de agosto, el evento electoral donde votamos todos. Sin embargo abordaremos la opinión  que tiene el común, el ciudadano sobre la gestión de gobierno que ha llevado a cabo el gobernador Lacava en los últimos 4 años en Carabobo. A la directa pregunta ¿Cómo evalúa usted la labor del gobernador Rafael Lacava por el bienestar del estado Carabobo? Los resultados fueron inequívocos, Un 79.1 % manifestaron su plena satisfacción por la labor desarrollada en nuestra región, es decir que de cada 10 carabobeños que fueron consultados, 8 de ellos se adhieren al tránsito gubernamental que ha gestado Lacava en el nuevo Carabobo. Estas cifras no tienen precedente alguno en la historia política contemporánea de esta entidad federal. Por otra parte en esta misma medición se puede observar, de manera dramática, los niveles de rechazo de anteriores ejercicios gubernamentales dirigidos por aquellos que pudieron y nada hicieron, los mismos, que sin rubor alguno, pretenden retornar con la equivocada idea de que Carabobo no recuerda sus nefastas prácticas y andanzas.

El 8A votamos todos. Ante la contundencia del detallado estudio de opinión, ante lo categórico de sus cifras y porcentajes, volvemos con la ineludible consigna “EL 8 DE AGOSTO VOTAMOS TODOS”. Aquel carabobeño debidamente inscrito en el registro electoral permanente (REP) tiene el próximo 8A la oportunidad de sellar su compromiso con su estado, con su futuro, con la continuidad de una eficiente gestión desarrollada en los últimos 4 años, en fin este 8A sellará su personal pacto con este histórico territorio. Grandes centros de votación han sido habilitados por el CNE para servir de receptáculos a otros recintos electorales. Busca el tuyo, busca tu centro de votación, porque Carabobo vota el 8A. Aquí nadie se rinde, que viva Carabobo carajo!! Y esa es la verdad.

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.