Simonovis le dejó un mensaje al Sebin antes de marcharse
Connect with us

Sucesos

Simonovis le dejó un mensaje al Sebin antes de marcharse

Publicado

on

mensaje al Sebin - acn
Compartir

Desde hace cinco años el comisario general Iván Antonio Simonovis Aranguren observaba las 24 horas del día a los agentes del Sebin que custodiaban su casa.

La mañana del jueves 16 de mayo las autoridades se reportaron su evasión.  El 6 de noviembre del año 2004 lo detuvieron en el aeropuerto La Chinita de Maracaibo cuando intentaba viajar a una conferencia en Bogotá.

Desde entonces permaneció 14 años preso. Lo acusaron y condenaron a 30 años de cárcel por dos de las 19 muertes ocurridas en el marco de la masacre de Puente Llaguno, ocurrida el 11 de abril de 2002. En el año 2014 le otorgaron una medida humanitaria de casa por cárcel para que se recuperara de un delicado cuadro clínico.

De su estudio un amplio ventanal permite mirar la patrulla que cumple con el apostamiento policial en la calle Los Mangos de la Alta Florida. El pasado jueves cuando los agentes del Sebin realizaban el cambio de guardia tocaron a las puertas de la vivienda.

Insistieron en llamar al comisario Simonovis, pero no respondió hasta que decidieron ingresar. En medios policiales trascendió que los funcionarios hallaron un escueto mensaje sobre el escritorio donde pasaba las horas. “Nos vemos pronto”, refería la nota escrita y firmada por el ex Secretario de Seguidad Ciudadana de la Alcaldía Mayor.

Sabueso de hampones

Simonovis comenzó su carrera como detective de la Policía Técnica Judicial, en plena ebullición de las grandes bandas delictivas. Sus primeros años trascurrieron curtiéndose en la División Anti-Atracos (después conocida como División contra Robos). Después lo transfirieron a la División contra la Delincuencia Organizada. Pasó por la División contra Drogas e Interpol-Caracas.

Simonovis al adquirir a jerarquía de Subcomisario la PTJ lo envió a de la academia nacional del FBI en Quántico, Virginia. Al rgersar de Estados Unidos  le encomendaron la tarea de conformar un grupo élite para lidiar asesinos y delincuentes violentos. Fundó la Brigada de respuesta Inmediata (BRI) al tiempo en que diría a Brigada de Acciones Especiales (BAE).

Experto en negociación de rehenes la tarde del 5 de abril de 1998 acudió con su equipo de francotiradores a Cúa, estado Miranda. Allí un ladrón de bancos mantenía como rehén a una mujer a una mujer embarazada. El antisocial amenazaba con matar a su víctima mientras le apuntaba en la cabeza con un revólver calibre 38.

Maestro de policías

El asaltante pedía un auto y garantías para escapar. Tras varias horas de infructuosas negociaciones  la crisis comenzó a escalar y el comisario Simonovis tomó la determinación de neutralizar al ladrón para salvarle la vida a la mujer. Se escuchó una detonación y el criminal se desplomó. Un francotirador le había disparado. “Un solo tito, un solo tiro”, dijo el ex jefe policial al tiempo en que certificada que la mujer se encontraba a salvo.

Siempre de bajo perfil se dedicó a perseguir y encarcelar a delincuentes de la talla de Oswaldo Martínez Ojeda y el Capitán Avendaño. Acudió a las selvas del estado Bolívar para recapturar a los miembros de la llamada Mega-Banda. Todos se evadieron de la cárcel de El Dorado, excepto Avendaño a quien consideraban un delator.

Un fin de semana cuando paseaba con su pequeña hija en un centro comercial de Caracas. Allí se topó con Martínez Ojeda y lo reconoció de inmediato. No tuvo tiempo que solicitar apoyo ni refuerzo. Le pidió a una empleada de un local que cuidara a su niña mientras realizaba una misión. A puño limpió agarró al criminal más buscado de Venezuela en medio del revuelo mientras los clientes corrían. Después lo entregó a sus  compañeros de la PTJ.

Allegados al entorno de Simonovis sostienen que cuando recupere su salud podría retornar para dirigir en democracia a algún organismo policial. Y tal vez pueda volver a ver a sus carceleros para cumplir con el mensaje que dejó en su escritorio.

Lee también: Migrantes venezolanos pagan por dormir en ranchos de plástico

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Sujeto asesinó a su sobrino de un disparo en Anzoátegui

Publicado

on

Asesinó a su sobrino en Anzoátegui
Compartir

Un productor agropecuario asesinó a su sobrino de un disparo con una escopeta la mañana de lunes en Anzoátegui.

Presuntamente, el victimario estaba cansado de que lo robara. Así lo informó El Tiempo de Puerto La Cruz en su portal web.

El crimen, según lo declarado por un vocero policial, ocurrió en la calle El Parque de la comunidad indígena Paraman; municipio Pedro María Freites, a eso de las 6:30 de la mañana de este lunes 30 de noviembre.

La víctima queda identificada como Carlos Eduardo Azacón de 40 años de edad.

Cabe destacar, que en el medio no se especifica los datos del asesino de la víctima.

Asesinó a su sobrino en Anzoátegui

Azacón descansaba en una hamaca en el porche de su vivienda; ubicada en la comunidad indígena Paraman, Municipio Pedro María Freites del estado Anzoátegui.

En ese momento fue impactado en la axila izquierda y murió en el sitio instantáneamente.

Presuntamente, el fallecido robaba constantemente a su tío en el fundo que es de su propiedad; razón por la cual el productor agropecuario decidió asesinar a su pariente.

De acuerdo con el medio mencionado, Azacón decía ser un agricultor; sin embargo, contaba con registro policial por porte ilícito de arma de fuego, violencia física y resistencia a la autoridad.

Cabe destacar, que hasta el momento; se desconoce el paradero del homicida, ya que habría huido en su vehículo.

ACN/ExtraVenezuela

No dejes de leer: Hallaron el cadáver de un dirigente de Copei en Aragua

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.