Sistema procesal penal venezolano - ACNSistema procesal penal
Connect with us

Opinión

Sistema procesal penal venezolano

Publicado

on

Presos políticos -acn
Compartir
  • 1
    Compartir

Sistema Procesal Penal Venezolano: Por José Luis Centeno S.- El Socialismo del Siglo XXI expone al profesional del derecho a episodios contradictorios, particularmente en materia penal; a la par de las reformas hechas al Código Orgánico Procesal Penal (COPP), se gestaron prácticas judiciales alejadas del propósito de este instrumento legal, tornando al Sistema Garantista en una frágil referencia de un deber ser, máxime en el caso de los presos políticos.

Ese despropósito es pues, a la vez, desafío y condición de posibilidad del pensamiento, realidad manifiesta en la obra “Sistema Procesal Penal Venezolano”, escrita por el abogado Leonardo Pereira Meléndez, un erudito jurista larense, aunque lo propio sería decir, caroreño, de verso sensible y verbo impetuoso, opuesto a las sinrazones de la vida y de la práctica jurídica.

La tendencia de este régimen de no creer en las leyes, “mucho menos en el Estado de Derecho ni en la justicia”, afirma opiniones de Pereira Meléndez: “el sistema adversarial acusatorio en Venezuela murió hace tiempo, y nadie ni siquiera le puso una vela”,  y lleva también a pensar su obra como algo abierto, donde se plantean problemas y preguntas que se cruzan y enriquecen unos a otros en favor del ejercicio profesional del derecho.

Desde una perspectiva académica, hablamos de una investigación rigurosamente documentada, propia de su condición de Profesor universitario, con citas doctrinarias de primer orden, pertinentes y variadas referencias bibliográficas, menciones a tratadistas patrios y foráneos, análisis jurisprudencial y conceptual, todo ello relacionado con el COPP “que nació antes de la Constitución vigente, y que nunca se ha aplicado a cabalidad”.

La lectura de la obra nos adentra en un sagaz contraste del sistema inquisitivo y acusatorio, denotando como este último, el nuevo sistema procesal venezolano, sabiamente caracterizado y explicado por el autor, en apariencia firme a partir de la entrada en vigencia del COPP, es avasallado por las rémoras del primero, dando lugar a los absurdos o abusos contenidos en decisiones judiciales, a nivel de todas las instancias, como expresión despótica de la justicia.

En línea con nuestros análisis sobre casos de presos políticos, capítulos tales como “LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA”, adquieren especial significación por la prolongación excesiva de la privativa de libertad, sin formula de juicio, a los presos políticos Lorent Saleh, Kamel Salame y Antonio José Garbi, y ante la muerte del concejal Fernando Albán y la privación de libertad de la médico neumóloga y abogada Maryuri Medina.

El capítulo “PRINCIPIOS Y GARANTÍAS EN EL PROCESO PENAL” constituye una clara advertencia de las “penas prohibidas en la Carta Política Fundamental” dentro “del ejercicio represivo del Estado”, “verbigracia la pena de muerte, la cadena perpetua, la tortura, la desaparición forzada, los tratos inhumanos, crueles o degradantes”, que aplicadas con total desparpajo admiten la omisión de “las demarcaciones a la coerción penal” instauradas en la Carta Magna.

Araminta González, Inés González Árraga, Marcelo Crovato, Villca Fernández, son sólo algunos de los ex presos políticos que pudiesen confirmar lo asentado por Leonardo Pereira Meléndez en relación al desconocimiento de las garantías procesales, en cuanto derechos reconocidos constitucionalmente, negados tanto a los hermanos Guevara como a los comisarios, Policías Metropolitanos y militares.

En el capítulo “LA DIFERENCIA ENTRE EL SISTEMA INQUISITIVO Y ACUSATORIO”, la descripción del sistema inquisitivo semeja la reseña de una grave realidad con riesgo de ser asumida con pasmosa normalidad, quizás por la alta ocurrencia de los vicios que le son intrínsecos en un contexto cargado de violencia e impunidad.

El caso del Diputado Juan Requesens, salta a la vista, también el de Rosa Virginia González, Vasco Da Costa, José Luis Santamaría, José Pérez Cisneros, José Alberto Marulanda y tantos otros vapuleados por quienes se comportan como Torquemada.

“EL COPP: MITOS Y REALIDADES”, un capítulo donde el autor expone cómo se han acentuado en el Sistema Judicial Venezolano los problemas que muchos pensaron se acabarían con la derogación del Código de Enjuiciamiento Criminal. Al respecto, es elocuente esta afirmación del escritor:

“…haciendo gala de una ilegalidad suprema, magistrados -con minúscula- niegan o conceden a su libre arbitrio, sin motivación o fundamentación alguna, lo que es obligatorio en pleno derecho: La libertad.”

En esta obra del dilecto amigo Leonardo Pereira Meléndez, la interpretación metodológica, constitucional y legal del nuevo sistema procesal penal venezolano, conduce a poner en contexto una realidad donde los abusos y aberraciones pugnan por superar la sapiencia y experiencia de los profesionales del derecho, exigiéndoles mayor claridad sobre la significación y alcance de leyes, doctrina, jurisprudencia y procedimientos a los fines de hacer frente a la ilicitud e inconstitucionalidad de decretos judiciales.

Nota al margen: Sistema Procesal Penal Venezolano, obra de Leonardo Pereira Meléndez editada y distribuida por la Librería Álvaro Novoa, C.A. se consigue en la sede de esta empresa en Caracas, a media cuadra de la Plaza Bolívar, también en Publicaciones Jurídicas El Litigante, diagonal al Palacio de Justicia de San Cristóbal, Estado Táchira.

[email protected] –  o Twitter @jolcesal

No deje de leer: Los valores democráticos se fundaron en Grecia

Auto Europe Car Rental

Opinión

Libano y Venezuela tan lejos y tan cerca

Publicado

on

Compartir

Líbano y Venezuela: tan lejos y tan cerca: Por Luis Velázquez Alvaray.-

A pesar de la distancia geográfica 10.739 km entre Venezuela y Líbano; el terrorismo no tiene parámetros y es capaz de instalarse en cualquier parte;  y victimizar poblaciones completas, bajo el hilo ensordecedor de la violencia.

La explosión de 2750 toneladas de amonio no es casual. En los países que padecen este horror, cualquier cosa es posible.



Son culturas totalmente distintas, pero se cruzan en el quehacer analítico muchas similitudes. El Líbano fue un país modelo para las democracias del mundo. Con instituciones fortalecidas en medio de problemas, pero superables cuando se apalancaban procesos democráticos; como sucedió en ambos países, en aquellos años de respiro libertario.

Cien mil niños desaparecidos en Libano

Contaron con recursos para diseñar un gran futuro.  Hoy el Líbano y Venezuela, empujan a la muerte;  a miles de menores de edad, que son desplazados a vivir en condiciones infrahumanas. Valga un ejemplo: durante la reciente explosión;  han desaparecido mas de cien mil niños y millones han quedado sin hogar.

En Venezuela durante la explosión castrochavista la tasa de desnutrición infantil alcanza el 75%, 1.7 millones menos de niños en edad escolar, 4 millones de niños que se le niega la escuela, desnutrición infantil crónica. Allá fue el amonio y la violencia. Aquí la destrucción de los nuevos colonizadores comunistas.

Ambos países edificaron centros sanitarios para atender a sus respectivas poblaciones, hoy todas las estructuras hospitalarias están destruidas. Han preferido armar tropas de bandoleros, que entregar salud a la población; igual con los sistemas educativos en ruinas, generadas por ideologías que solo les alimenta la violencia y que no les interesan que las mayorías se eduquen como sucedió en el pasado, abriendo paso a una floreciente clase media, que calibró positivamente el desarrollo de la sociedad.

Poseían aparatos productivos autosuficientes, hoy están azotados por la violencia política y el narcotráfico, no tienen capacidad ni para importar alimentos, ni productos básicos de subsistencia. Unido al colapso económico, coinciden en el caótico proceder ante la pandemia, que cobra mayores víctimas, cuando no hay alimentos, viviendas, agua, combustible.

Una crisis dentro de otra crisis

Es como se ha señalado: “una crisis dentro de otra crisis”. Un infierno. La sociedad libanesa está exhausta tras varios meses de represión gubernamental contra la Juventud beiruti. Otra extraña coincidencia: Venezuela vive la más profunda y selectiva represión de su historia. Al mando de grupos paramilitares del eje totalitario. Se tortura, se asesina y se encarcelan políticos y militares, sin respeto alguno a los derechos humanos. Víctimas de la ferocidad cubana y militares comprados con el dinero de la droga, cometen los más horribles crímenes de lesa humanidad.

El Líbano y Venezuela se han convertido en un polvorín, y allí se destaca la coincidencia mayor. En ambos Estados fallidos actúa sin ningún límite el grupo forajido más peligroso del mundo: Hezbolá.

Son ellos los que ordenan. No es de extrañar que cargamentos de nitrato de amonio estén en Venezuela, ya que las 2.700 de la explosión pertenecen a personas vinculadas a esta banda. Se han decomisado toneladas en Alemania, Reino Unido, destinadas a operaciones violentas, ya que es un explosivo de gran volatilidad. Con sus operaciones en Venezuela está en peligro toda la región, como sucede en el Líbano contra Israel y otros países acechados por Irán, quien realmente es la columna vertebral de este paraejército mundial.

Amenaza colonial en perspectiva

En el Líbano, tienen ministros, en Venezuela también. Tienen corredores aéreos con Irán para transportar armamentos y explosivos. Poseen gran fortaleza financiera con la organización Estatal traficando drogas y realizando saqueos en todo el mundo.

¿Cómo pueden el Líbano y Venezuela librarse de estas estructuras criminales, si controlan el aparato estatal y son protegidos por la república islámica de Irán, que unifica además a los grupos guerrilleros, a los cubanos, a los rusos, a los chinos y a todos los insurrectos nostálgicos que han conseguido su campo de operación?

Sí el mundo democrático no interviene con su poderío militar, vendrán nuevas colonias. En la mira próxima: Colombia, Chile y el resto de democracias.

Ya lograron apresar al paladín de la lucha por la libertad en Colombia, Presidente Uribe Vélez; sacaron a 5 millones de venezolanos, destruyeron a Chile y en general arrinconan a los demócratas. Ojalá mañana no sea tarde.

ACN/lva

No deje de leer: Tapabocas que SI funcionan

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído