La situación internacional y la política de Guaidó | ACN
Connect with us

Opinión

La situación internacional y la política de Guaidó

Publicado

on

La vulnerabilidad - acn
Compartir

La situación internacional y la política de Guaidó: Por Luis Fuenmayor Toro.- La política venezolana, desde hace varios años, tiene un componente internacional que progresivamente se ha hecho fundamental en la acción de la oposición extremista venezolana, la misma que lleva 20 años tratando de derrocar por la fuerza a los gobiernos chavecistas. Ese componente internacional es hoy el que mantiene a Juan Guaidó y a los partidos que le siguen en la palestra política. De la misma manera que el gobierno de Maduro se mantiene en el poder por el absoluto respaldo que le da la FANB, Guaidó se mantiene por el apoyo que tiene de EEUU y casi 60 países que lo respaldan. Ninguno de los polarizados tiene como apoyo real y suficiente a la voluntad del pueblo venezolano. Tan es así, que ambos se niegan a medirse electoralmente en comicios realmente libres.

Pero la situación internacional está muy lejos de ser estable como para considerar que no se produzcan cambios que alteren su correlación de fuerzas. No sé si Guaidó y sus allegados se han paseado por esta realidad, pero el tiempo también conspira contra su propuesta dogmática en relación a la fuerza del apoyo internacional de la misma. La elección de López Obrador como Presidente de México, hace poco más de un año, les quitó el soporte de uno de los países más importantes de la región, que inmediatamente regresó a lo que ha sido su posición histórica: la no intervención en los asuntos internos de ninguna nación. El triunfo del peronista Fernández, en las llamadas primarias argentinas, amenaza seriamente con seguir socavando el apoyo latinoamericano que tienen, y en otro país de una gran importancia hemisférica.

Pero los sucesos en esa dirección no dejan de producirse. El Presidente hondureño soporta hoy la acusación, hecha por nada menos que un tribunal estadounidense, de recibir financiamiento del narcotráfico. En Perú, país del llamado Grupo de Lima, se desarrolla en estos momentos una crisis institucional que enfrenta a sus poderes Ejecutivo y Legislativo, algo parecido a lo que ocurre hoy en Venezuela. Ecuador, otro país muy beligerante contra Maduro, sufre actualmente protestas populares masivas anta la instrumentación de un paquete de medidas neoliberales aupadas por el FMI. Su Presidente recurre a la declarar el estado de emergencia, para reprimir las protestas populares, tal y como ocurrió en Venezuela con el Caracazo, al inicio del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Sin duda ninguna que se debilita el Grupo de Lima, por lo que sufre el apoyo internacional de Guaidó. A esto se suma el fracaso parcial de los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, lo que le reduce a Duque su libertad de acción, y la activación del “impeachmente” contra Donald Trump. Todos son elementos dinámicos que pudieran afectar en forma negativa la única fuerza real de Guaidó, la única que lo protege y le permite actuar libremente y retar en forma continua al gobierno de Maduro, haciendo entonces evidente la debilidad del mismo.

Finanzas Digital 6-10-2019, https://t.co/9Gl7rgxaUc?amp=1; Costa del Sol 6-10-2019, https://t.co/Jm1M2bQhSW?amp=1; Opinionynoticias.com 7-10-2019, https://t.co/LF6hQjE9E1?amp=1;

Opinión

Carlos Millán: Claves para entender la crisis chilena

Publicado

on

carlos millan chile -ACN
Compartir

Las crisis tienen un elemento gatillante, en Chile fue el aumento del pasaje, pero no necesariamente el análisis se debe centrar solo en ese elemento porque no es un hecho aislado sino que tiene un contexto.

En este artículo realizaré una aproximación al contexto y luego las posibles consecuencias:

El primer elemento es el histórico, Chile es un país dividido en su perspectiva histórica en cuanto a los periodos de Allende y Pinochet, hay muchas heridas abiertas y esto genera resentimiento. Pinochet fue quien terminó instaurando las instituciones formales chilenas a punta de sangre y fuego, este tipo de instituciones, que según Douglass North son las reglas del juego, siempre han de necesitar consenso para que sean duraderas en el tiempo, eso se logró en cierta medida con la concertación chilena pero en la actualidad han sido criticadas. Lo que hay que resaltar es la falta de consenso en cuanto al periodo de Allende y Pinochet.

En segundo lugar podemos hablar de lo que una profesora llama «la promesa del desarrollo», a pesar de que los índices macroeconómicos chilenos son envidiables existen problemas que generan y profundizan la desigualdad, hay una eterna solicitud chilena de educación universitaria pública que fue aliviada en el gobierno de Bachelet con la llamada «gratuidad» después de fuertes jornadas de protestas estudiantiles, hay también un descontento en cuanto a las bajas pensiones que en algunos casos no llegan a la mitad del sueldo mínimo, hay deficiencias en cuanto al sistema de salud y por último hay una frustración en cuanto al anhelo y la promesa de desarrollo que hicieron los actores políticos y que algunos sectores populares tienen la percepción de que fue incumplida, hay demandas populares latentes.

El último elemento es el político, ha habido por supuesto grupos que han estimulado y organizado la crisis, grupos que hunden sus raíces en liceos y universidades, que serían la vanguardia, acá es importante lo de la división en cuanto a la perspectiva histórica porque estos jóvenes por supuesto no vivieron ni el gobierno de Allende ni el de Pinochet y por ende no le tienen temor a la crisis económica que y son temerarios ante la posible represión política. A esto le agregamos que ha habido un mal manejo comunicativo por sectores del gobierno a la hora de atender solicitudes, la gente reclama la falta de empatía con los ciudadanos por declaraciones poco políticas que han generado malestar.

En cuanto a las posibles consecuencias podríamos decir que existen dos escenarios, en conjunto con sus grises, en el primero habría un cambio en la política y se buscaría la estabilidad del sistema, conservando instituciones centrales pero cambiando algunas condiciones, este sería el mejor escenario porque Chile conservaría elementos que lo sigan empujando al desarrollo, la clave para que esto se dé es que todos los actores claves del espectro político se pongan de acuerdo en la conservación del mismo sistema.

El peor escenario sería que esta crisis degenere en un colapso del sistema político y económico, que traiga a su vez una fuerte inestabilidad que afecte la democracia chilena, las instituciones serían desmanteladas poco a poco y habría un riesgo latente de un régimen con características autoritarias.

El último capítulo de la crisis será determinado por las decisiones de los actores políticos y dependerá de si estos colocan los intereses del estado por encima de los personales y políticos.

No dejes de leer: Inces Carabobo inicia formación de Técnicos en Embutidos

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído