Situaciones inauditas que dicen mucho - ACN Situaciones inauditas
Connect with us

Opinión

Situaciones inauditas que dicen mucho

Publicado

on

Compartir

Situaciones inauditas que dicen mucho: Por Luis Fuenmayor Toro.-Los fanáticos que están contra el gobierno y quienes están contra la oposición extremista; como buenos fanáticos son imposibles de convencer de nada distinto de lo que creen;  sin importar las pruebas que se presenten.

Díganle a Diosdado, que la recomendación de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, de hacer un número mayor de pruebas PCR en la Covid-19 es buena;  y agarrará el teléfono para que el SEBIN les haga “tun, tun” (visita domiciliaria) a los académicos;  y los convenza con su mazo paleolítico de dejar de hablar pendejadas.

Díganle a Guaidó o a los abogados que lo apoyan, que se cometió prevaricación;  en la designación del Procurador Especial para la defensa de CITGO;  pues el escogido había sido testigo experto de Christalex, la empresa demandante de CITGO;  y les dirán que se trata de un prohombre que está por encima de esas nimiedades, por lo que esos criterios defendidos en el pasado no se apliquen en este caso. Ambas son respuestas inauditas, impropias de seres racionales y sólo producto del fanatismo desatado y la desesperación.

…Una posición científica y objetiva

Llegar a aceptar que algunas de las decisiones del gobierno pueden ser correctas y que lo mismo puede pasar con decisiones de la oposición extremista, y que se debe tener una posición científica y objetiva en el análisis de las mismas, de manera de no apoyarlas ni negarlas simplemente por fanatismo, es imposible para estos sectores. Para ambos vale todo, se trata de acabar con el adversario, de no darle respiro, de negarle la más mínima razón.

Allí no hay conversación posible, pues pasa por la rendición incondicional del adversario. Y en esto, el discurso opositor es peor que el gubernamental, pues Maduro, sea por lo que sea, por hipocresía o para engañar, ha dicho siempre que está dispuesto a dialogar, que se vuelva a Noruega, que se quiere sentar incluso con Donald Trump y que todo lo haría “por el bien de Venezuela”.

El crédito de la CAF

Un caso patético fue el del crédito de la CAF para resolver los problemas eléctricos del Zulia, los Andes, Nueva Esparta y parcialmente Caracas, por varios cientos de millones de dólares. La CAF exigió que Maduro, como Presidente de la República lo solicitara, pero que la Asamblea Nacional presidida en aquel momento por Guaidó lo tenía que aprobar y que la administración de los fondos la haría una agencia como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Maduro aceptó las dos condiciones, pero la AN de Guaidó no quiso aprobar el crédito. Esa situación fue algo inaudito, inaceptable por cualquier venezolano que quiera a su patria y a su gente. Los seguidores de Guaidó aceptaron sin crítica ninguna la siniestra decisión de su dirigencia, que condenó a cuatro regiones del país a seguir en la obscuridad en que el gobierno de Maduro los había sumergido.

¿Apoyan o no apoyan una proposición viable favorable a todos?

Un grupo de venezolanos acabamos de hacer una propuesta, para utilizar los fondos secuestrados a Venezuela en el exterior o parte de los mismos, en el enfrentamiento de la pandemia por la Covid-19 y sus efectos. Jorge Rodríguez acaba de declarar, sin mencionar nuestra propuesta, que el gobierno está dispuesto a que esos fondos los administre el PNUD.

No me importa si lo dijo por politiquería, porque se lo ordenó Maduro para engañar a los venezolanos, porque se sintió conmovido con su informe diario sobre la pandemia o por las razones que fueran. Abrió una posibilidad que debe ser asumida por la oposición de Guaidó, si no fuera indolente y le importara algo la gente que vive en el país. Deberían impulsarla con sus aliados extranjeros, que son quienes tienen ese dinero secuestrado. No existe otra respuesta aceptable.

Como lo dijimos cuando anunciamos la primera vez el crédito de la CAF, veremos qué pasa. Estas son situaciones concretas, que no dependen del “me parece”, “yo creo”, ni ambigüedades politiqueras por el estilo. ¿Apoyan o no apoyan una proposición viable favorable a todos?

ACN/lft

No deje de leer: La tiranía contra J.J. Rendón

 

 

Auto Europe Car Rental

Opinión

El revuelo de Nicolasito

Publicado

on

En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Juan Barreto - AFP)
En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Foto: Juan Barreto - AFP).
Compartir

El revuelo de Nicolasito: Por Robert Mur.- El hijo del presidente de Venezuela cumple 30 años saltándose la cuarentena y con ambiciones políticas. Nicolás Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, e hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro



Levanta el vuelo

El hijo de Nicolás Maduro levanta vuelo. Y revuelo. El vástago del mandatario venezolano se llama igual que su padre y es conocido como Nicolasito. Acaba de cumplir 30 años, que celebró con una fiesta, burlando la cuarentena, lo que llevó a la detención de dos jefes policiales del distrito caraqueño de El Hatillo que intentaron hacer cumplir la ley ante las denuncias de los vecinos. Al parecer, el propio presidente estaba en la fiesta. Es lo que tiene el nepotismo y el abuso de poder que caracteriza a los regímenes autoritarios como el que se ha consolidado en la democracia chavista.



Aunque en los primeros años del mandato de su padre –que llegó al palacio de Miraflores en el 2013– Nicolasito mantuvo un perfil discreto, en los últimos tiempos ha elevado su exposición pública y algunas voces lo señalan como sucesor del líder chavista que, si la dividida oposición, la comunidad internacional o Washington no lo impiden, acabará su mandato en el 2025.

Sucesor del sucesor

Últimamente ha elevado su exposición pública y algunas voces lo sitúan como sucesor del líder chavista

No obstante, Venezuela no es Cuba ni Corea del Norte –a donde Nicolasito viajó el año pasado para estrechar lazos con el dictador Kim Jong Un– y el poder no está concentrado en una persona, así que Maduro parece tener el plan de que su hijo único adquiera experiencia política y se gane un lugar en la cúpula chavista ocupando cargos varios.

Cuando asumió el poder, Maduro lo nombró, con 23 años, jefe de Inspectores Especiales de la Presidencia. Luego sumó la coordinación de la Escuela Nacional de Cine, dejando perplejo a un sector donde no tenía experiencia ni vínculos. Y después, añadió el cargo de director general de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia. Más bien, designaciones creadas a medida para mantener al hijo cerca y poder encargarle tareas para que todo el mundo sepa a quien representa. Como hace un mes, cuando presidió una reunión de generales, causando malestar en el alto mando militar.

Presidente de la juventud del PSUV

Además, Nicolasito es vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista Unificado de Venezuela y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un parlamento paralelo unánimemente chavista creado en el 2017 para suplantar las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Ese año, en una de sus intervenciones en la ANC, Nicolasito hizo gala de la bravucona retórica heredada de su progenitor y respondió a Donald Trump, que había insinuado la invasión de Venezuela.



Sin cortarse una pelo amenazó con invadir EE.UU.; “Si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca; porque hasta Vietnam quedaría pequeño”, soltó.  Después de sonreírse, Trump debió tomar buena nota; porque el año pasado incluyó a Nicolasito en la lista;  de funcionarios venezolanos sancionados por Washington, con bloqueo de bienes y prohibición de ingresar a EE.UU.

El opcaso regimen chavista

En un régimen opaco como el chavista, la mitología urbana contribuye;  a forjar la imagen de sus líderes. Las historias que se cuentan sobre el heredero de Maduro son amplificadas;  pero tienen base cierta porque hoy hay una cámara en cada bolsillo.  Como cuando bailó en la fiesta de un empresario mientras llovían dólares o hizo detener a una invitada a un banquete de primera comunión; porque le sacó una foto. Otro mito –este sin registro– son los negocios que Nicolasito hace con las mafias que explotan ilegalmente minas de oro en el estado de Bolívar.

Su currículum dice que estudió Economía;  en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana. Nicolás Maduro Guerra es fruto del primer matrimonio del presidente, con Adriana Guerra; de quien se separó en 1994.  A su vez, Nicolasito se casó cuando tenía 23 años con Grysell Torres;  y tiene dos hijas, las únicas nietas del líder bolivariano.

Su último proyecto es Maduro Guerra Live, programa en la televisión estatal;  donde entrevista a altos dirigentes chavistas, con la vista puesta en su carrera política que pasa por obtener un escaño en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

ACN/ROBERT MUR/ La Vanguardia/ BUENOS AIRES

No deje de leer: El Calentamiento Global 

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído