Situaciones inauditas que dicen mucho - ACN Situaciones inauditas
Connect with us

Opinión

Situaciones inauditas que dicen mucho

Publicado

on

Compartir

Situaciones inauditas que dicen mucho: Por Luis Fuenmayor Toro.-Los fanáticos que están contra el gobierno y quienes están contra la oposición extremista; como buenos fanáticos son imposibles de convencer de nada distinto de lo que creen;  sin importar las pruebas que se presenten.

Díganle a Diosdado, que la recomendación de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, de hacer un número mayor de pruebas PCR en la Covid-19 es buena;  y agarrará el teléfono para que el SEBIN les haga “tun, tun” (visita domiciliaria) a los académicos;  y los convenza con su mazo paleolítico de dejar de hablar pendejadas.

Díganle a Guaidó o a los abogados que lo apoyan, que se cometió prevaricación;  en la designación del Procurador Especial para la defensa de CITGO;  pues el escogido había sido testigo experto de Christalex, la empresa demandante de CITGO;  y les dirán que se trata de un prohombre que está por encima de esas nimiedades, por lo que esos criterios defendidos en el pasado no se apliquen en este caso. Ambas son respuestas inauditas, impropias de seres racionales y sólo producto del fanatismo desatado y la desesperación.

…Una posición científica y objetiva

Llegar a aceptar que algunas de las decisiones del gobierno pueden ser correctas y que lo mismo puede pasar con decisiones de la oposición extremista, y que se debe tener una posición científica y objetiva en el análisis de las mismas, de manera de no apoyarlas ni negarlas simplemente por fanatismo, es imposible para estos sectores. Para ambos vale todo, se trata de acabar con el adversario, de no darle respiro, de negarle la más mínima razón.

Allí no hay conversación posible, pues pasa por la rendición incondicional del adversario. Y en esto, el discurso opositor es peor que el gubernamental, pues Maduro, sea por lo que sea, por hipocresía o para engañar, ha dicho siempre que está dispuesto a dialogar, que se vuelva a Noruega, que se quiere sentar incluso con Donald Trump y que todo lo haría “por el bien de Venezuela”.

El crédito de la CAF

Un caso patético fue el del crédito de la CAF para resolver los problemas eléctricos del Zulia, los Andes, Nueva Esparta y parcialmente Caracas, por varios cientos de millones de dólares. La CAF exigió que Maduro, como Presidente de la República lo solicitara, pero que la Asamblea Nacional presidida en aquel momento por Guaidó lo tenía que aprobar y que la administración de los fondos la haría una agencia como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Maduro aceptó las dos condiciones, pero la AN de Guaidó no quiso aprobar el crédito. Esa situación fue algo inaudito, inaceptable por cualquier venezolano que quiera a su patria y a su gente. Los seguidores de Guaidó aceptaron sin crítica ninguna la siniestra decisión de su dirigencia, que condenó a cuatro regiones del país a seguir en la obscuridad en que el gobierno de Maduro los había sumergido.

¿Apoyan o no apoyan una proposición viable favorable a todos?

Un grupo de venezolanos acabamos de hacer una propuesta, para utilizar los fondos secuestrados a Venezuela en el exterior o parte de los mismos, en el enfrentamiento de la pandemia por la Covid-19 y sus efectos. Jorge Rodríguez acaba de declarar, sin mencionar nuestra propuesta, que el gobierno está dispuesto a que esos fondos los administre el PNUD.

No me importa si lo dijo por politiquería, porque se lo ordenó Maduro para engañar a los venezolanos, porque se sintió conmovido con su informe diario sobre la pandemia o por las razones que fueran. Abrió una posibilidad que debe ser asumida por la oposición de Guaidó, si no fuera indolente y le importara algo la gente que vive en el país. Deberían impulsarla con sus aliados extranjeros, que son quienes tienen ese dinero secuestrado. No existe otra respuesta aceptable.

Como lo dijimos cuando anunciamos la primera vez el crédito de la CAF, veremos qué pasa. Estas son situaciones concretas, que no dependen del “me parece”, “yo creo”, ni ambigüedades politiqueras por el estilo. ¿Apoyan o no apoyan una proposición viable favorable a todos?

ACN/lft

No deje de leer: La tiranía contra J.J. Rendón

 

 

Opinión

La guerra de Ucrania

Publicado

on

guerra de ucrania
Compartir

Por: Cora Paez de Topel

Quienes seguimos las noticias internacionales día a día, lo que está pasando en el mundo más allá de nuestras fronteras, visto a través de los medios de comunicación, la televisión, el internet, no podemos menos de estar pendientes de lo que está sucediendo en Ucrania tras la invasión por parte de Rusia de ese país,  poco nombrado por nosotros hasta ahora desde que comenzó la guerra el 24 de Febrero pasado,  cuando la tragedia que aflige a su población  acapara la atención mundial, puesto que las imágenes de las ciudades, pueblos y  edificios destruídos por los misiles y bombas lanzados desde el espacio aéreo, arrasando con todo lo que encuentren a su paso,  son desgarradoras, con la mira puesta en la capital Kiev.

Seis millones de refugiados han dejado el país huyendo de la guerra, dejando sus casas y todas sus pertenencias para buscar asilo en otros países, generalmente fronterizos, en los que destaca Polonia por la buena acogida que les ha brindado a los ucranianos que  tratan de salvar sus vidas y las de sus hijos, cargando consigo el equipaje más elemental.   Otros  van para Alemania y muchos incluso se dirigen hacia América del Norte.    Miles de desplazados pasan semanas enteras escondidos  en los bunker, con muy poca alimentación y una sensación de angustia y dolor, al no saber cuando acabará ese terrible atropello, llorando la pérdida de sus bienes materiales y de sus seres queridos.

Destaca en todo este drama humano la valiente actitud del  presidente  Volodomir Zelensky  y de los soldados ucranianos, al igual que los cientos de miles de ciudadanos que no han bajado la guardia ante las agresiones del ejército ruso, dirigido por el presidente Wladimir Putin, quien inició esa mortífera guerra en procura de apoderarse de Ucrania, apoyado por el Jefe de la Diplomacia rusa Serguei Lavrov, esgrimiendo una excusa tan absurda como acabar con el nazismo, descartando el hecho que Zelensky es judío, lector de la Biblia, al igual que la mayoría de los ucranianos que son cristianos ortodoxos y humanitarios,  por lo que rechazan el antisemitismo de una manera contundente.

Lo que Wladimir Putin está ejecutando en Ucrania es un crimen de lesa humanidad, producto de la apetencia intervencionista similar a la vivida en la época del comunismo en  la Unión Soviética,  para expandir su poder militarista contra un país libre y soberano, que después de la caída del Muro de Berlín en el año 1989, logró su independencia y gobierno propio.  A semejanza de Joseph  Stalin,  Wladimir Putin es un político opresor del estado militarista,  dictador que no acepta a los líderes de la oposición,  que cuando se acerca la fecha de las elecciones los envía a la cárcel, tal como sucedió con  Aleksei Navalni, quien fue envenenado y continúa tras las rejas.

Los países de la Unión Europea apoyan la democracia ejercida en Ucrania por Zelensky, al igual que lo hace el Reino Unido, Canadá y los Estados Unidos, en tanto la China y su régimen comunista, al igual que Corea del Norte,  mantienen  una posición neutral.  El poder la OTAN se ejerce desde la esfera atlántica procurando la paz en el planeta tierra,  conociendo los riesgos de desatar la III Guerra Mundial.  Es aleccionador ver como los   principales líderes  de los países democráticos han roto relaciones económicas y políticas con la Rusia dominada por Putin, como una forma de sancionar su política intervencionista.   La reciente noticia de que tanto Finlandia como Suecia, que estaban renuentes a incorporarse a la OTAN,  ahora decidieron hacerlo para fortalecer la ayuda militar en caso de una invasión.

Ucrania posee importantes yacimietos de hierro y grandes instalaciones hidroeléctricas.  Es una región agrícola e industrial, productora de trigo, carbón y acero.  La guerra desatada en su territorio repercute en la economía mundial que ya de por sí estaba azotada por la pandemia del Coronavirus, empobreciendo aún más a muchos desplazados en una época de tantas convulsiones políticas, sociales y económicas.  La ayuda prestada a ese país por parte de los Estados Unidos, Canadá  y la Unión Europea,  para combatir a un agresor tan poderoso como  Rusia,  ha demostrado que en la unión está la fuerza, por lo que Wladimir Putín  tarde o temprano se verá obligado a retirarse.

Seguiremos pendientes de las noticias internacionales en la era de la globalización, cuando lo que pasa en otros lugares, por muy lejanos que sean, nos afectan a todos.  Ucrania se resiste a ser intervenida por Rusia que, al  pretender dividirla la debilitaría,  haciéndole perder su soberanía.  En tanto la guerra continúa, la tensión mundial está puesta en la Europa Oriental.

Otros Artículos: La casa celis joya colonial y museo de antropología e historia

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.