Transición - ACNTransición para recuperar el tiempo
Connect with us

Opinión

Transición

Publicado

on

La tortura - acn
Compartir

T-R-A-N-S-I-C-I-Ó-N: Por Luis Velázquez Alvaray.-

Transformación: Requerimos un cambio social estructural, para recuperar el tiempo perdido por el país en las nuevas dinámicas globales.

Resiliencia: generar condiciones para que todos los habitantes del país recuperen los signos positivos para el futuro. Lo aprendido en las circunstancias difíciles, convertirlo en colaboración para el avance social.

Activación: la puesta en escena de nuevos sujetos sociales en torno a proyectos para las comunidades, entendidos como impulso al logro de la calidad de vida y recuperación de lo perdido en el ámbito de la solidaridad y la innovación social.

Nación: Nuestra señales de identidad han salido al mundo. Ahora, después de esta oscura historia, debemos traspasar barreras y estar pendientes de quienes nos necesiten, para ofrecer protección a los derechos humanos, solidaridad al necesitado y herramientas para la lucha contra los pensamientos totalitarios.

Solidaridad: Entre todos podemos salir adelante y acercarnos a quienes hoy sienten la desaparición de sus seres queridos y decirle al mundo: las bayonetas nunca podrán imponerse sobre la libertad y la democracia.

Independencia: Dividiendo el tiempo histórico podríamos hablar de dos momentos heroicos en nuestro país: La gesta libertaria de los Libertadores, lastimosamente usada para la imposición de una tiranía; y el nuevo movimiento de hoy que con las armas de la justicia y de la paz, se lanzó a la calle a combatir la obscenidad represiva, tutorada por un ejército de ocupación que esquilmo nuestra riqueza y nuestra libertad.

Constitución: Ampliado el concepto de ciudadanía, se ha demostrado que ni las armas más fuertes ni modernas, pueden con las ansias de justicia de un pueblo. La Carta Magna es un aprendizaje que siguiendo sus pasos, la llevaremos al blindaje del futuro contra la ambición de los tiranos.

Integración: Vamos a entenderla en dos amplios sentidos. Integración Interna: Es decir, unidad, para discutir el futuro, para escoger las nuevas instituciones y dotarla de métodos desarrollables con la invención de los tiempos. Integración con el mundo, que supo ayudar para esta liberación, y saber que estaremos siempre prestos en la lucha contra el populismo y las ideologías naufragantes, negativas, que han invadido sociedades de tiranos y aventureros.

Organización Social: Los cabildos abiertos significaron un río de libertad. Ahora hay que estructurarlos para que todos podamos ser escuchados y así serán millones de voces que orientaran las acciones de transparencia que se requieren urgentemente.

“A cabildo”, debe ser el nuevo grito social

Nuestra: significa la responsabilidad de toda una sociedad, vibrando con los valores universales. El derecho a disentir, a discutir, a resolver; siempre para conducir a un solo camino y para siempre: democracia.

Finalmente, la riqueza de la transición consiste en superar la violencia y el conflicto generados por una pandilla autoritaria, cuyas acciones represivas deben ser tratadas bajo el signo inequívoco de la justicia. Son miles de víctimas, millones, generados por una cúpula civil y militar que violentó todos los mecanismos institucionales.

Rehacer el Estado significa que su aparato jurídico debe funcionar con independencia, bajo un proceso de reingeniería democrática, para la transformación de las instituciones políticas. Todo ello conducirá inevitablemente a una nueva estructura del Estado, respetando los pasos que la Constitución contempla.

No adelantar los tiempos históricos es buena enseñanza. Salvar a Venezuela y preparase para los futuros desafíos es el signo de la transición.

No deje de leer: Artistas respaldan a Juan Guaidó y llaman a venezolanos a «resistir» (+ vídeo)

Opinión

Cronicas de unas elecciones cuestionadas

Publicado

on

Compartir

Por:  Cora Paez de Topel

Analizando someramente los resultados de las elecciones regionales del pasado 21/11, nos atrevemos a opinar que no hubo sorpresas en lo que reflejaban las encuestas, ni en lo que a simple vista se veía venir,  en cuanto a que no era posible cambiarle el color rojo a las gobernaciones y alcaldías controladas políticamente por el régimen enquistado en el poder bajo el lema del Socialismo Revolucionario del s. XXI.  Y digo someramente porque a más  de una semana de realizadas las elecciones, algunos resultados siguen cuestionados, como es el caso de la gobernación del estado Barinas, en la que el opositor Fredy Superlano asegura su triunfo sobre Adán Chávez, hermano del difunto presidente HCF, quien ensartó a Venezuela en este despeñadero del cual no logramos bajarnos para seguir la senda democrática que nos conduzca por el camino del progreso, la paz, la libertad y la justicia social.

Sin descartar las triquiñuelas del CNE controlado mayormente por el oficialismo, el hecho de que el mapa político del país continue teñido de rojo, se debe en gran parte a la terquedad de los dirigentes y partidos de la oposición,  que no tuvieron la voluntad de unirse para alcanzar el triunfo electoral que les permitiera ponerle riendas al gobierno central desde el interior de la República.  Otro factor predominante fue el elevado número de la abstención de mas del 60% de quienes, pese a todas las recomendaciones, se negaron a salir a votar.  Si el argumento fue no apoyar a un régimen dictatorial en la convocatoria a elecciones, ni a un CNE tramposo, acaso  piensan ellos que ese hecho cambiará en las parlamentarias y presidenciales del 2024.

En todo caso, sigue la opción del Referendo Revocatorio planteado para fecha próxima,  con el fin de darle un sacudón a unos gobernantes que continúan aferrados a los puestos claves de la dirección de la República de Venezuela que, por el camino que va, se ha convertido en pobre bananera, como la vecina Cuba comunista, desplazando a la rica Venezuela  petrolera de la pasada era democrática.

Quienes desde la oposición ejercen la política, deben dejar a un lado los intereses personales para enfocarse en la perentoria tarea de rescatar al país de tantos oprobios:  millones de venezolanos emigrantes en busca de mejor calidad de vida, pérdida del valor adquisitivo de los bolívares, carencia de efectivo, la dolarización económica, el alto costo de los alimentos, las medicinas y los bienes esenciales, las fallas del agua potable, la electricidad, el gas, la gasolina.

En el estado Carabobo se vaticinaba el triunfo del gobernador Rafael Lacava por las razones expuestas de la abstención y división de la oposición, aparte del ventajismo oficial de utilizar los recursos del Estado en publicitar su nombre, maquillando los lugares públicos con colores llamativos y luces, retoque de paredes y muros en urbanizaciones de calles rotas y alcantarillas fracturadas, mantenimiento de las áreas verdes de las avenidas principales y autopista central con cuadrillas de jardineros trajeados con las camisetas en las que se lee  “Lacava 10”.   Una acción propagandística que lo favoreció en las encuestas y le facilito el triunfo.

La Alcaldía de Valencia la gano el joven Julio Fuenmayor, anterior Director de Operaciones del ente municipal.  La acción del joven Fuenmayor es prometedora, conociendo la buena labor que desempeño en el cargo anterior, la cual pude apreciar en fechas pasadas, cuando me toco hacerle una visita al entonces Alcalde Marves para plantearle algunos asuntos de los vecinos de Agua Blanca y Los Colorados, atendiéndonos con prontitud y esmero Julio Fuenmayor, en tanto el entonces Alcalde  ni porto  por la oficina.  Los municipios de San Diego y Montalbán quedaron en poder de la oposición.  Confiamos en que los alcaldes rojos trabajen a favor de sus municipios y en que el gobernador Lacava se esmere en mejorar al estado Carabobo, en especial a Valencia.

 

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.