Un héroe llamado preso político | ACN Un héroe llamado
Connect with us

Opinión

Un héroe llamado preso político

Publicado

on

Un héroe llamado preso político - acn
Compartir
  • 3
    Shares

Iván Simonovis: un héroe llamado preso político: Por Nasbly Kalinina.- “No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien” (Juan Pablo II)

Hace algunos años, creo que por allá en el 2005, leí en la Internet que una niña decía que su papá era un héroe llamado preso político, lo cual me pareció un poco exagerado e infantil, pues con seguridad, pensé, la pequeña Ivana Simonovis quien apenas tenía como 8 años de edad no sabía lo que estaba diciendo. Nunca voté por Chávez, nunca me gustó porque desde las intentonas le había agarrado miedo. Sabía que era un dictador en potencia pero era demasiado pronto para empezar a secuestrar a sus oponentes con bases legales manipuladas o inexistentes así que eso de preso político lo desestimé porque no estuve en Venezuela durante el paro petrolero ni en los acontecimientos del 11 de abril.

Leí al respecto, traté de entender pero viviendo mi sueño británico y estudiando inglés, un idioma que me costó mucho aprender pero que pronto olvidé, no me ocupé seriamente en los sucesos de mi país. Sabía que era cuestión de tiempo para que aquel gobierno se transformara en dictadura y no quería volver. No sé si por miedo o inmadurez, lo cierto, es que hay hechos que aún me cuentan trabajo comprender.

Así la figura de Simonovis y la de aquella niña que lloraba por su padre pasó a ser una más de las historias trágicas de mi país. ¿Y cómo no? Tuve que volver a Venezuela y a enfrentar mis propios problemas: la readaptación a una sociedad que luego de cuatro años me pareció que se había quedado en el pasado y un hogar destruido porque a mi madre le había dado un infarto y necesitaba de mucho cuidado cuando mi padre la había dejado.

Luego Chávez, en un día de los inocentes, amenazó con cerrar a RCTV por los hechos del 11 de abril, el apellido Simonovis y el del resto de los PM comenzaron a resurgir y yo seguía sin entender. Salí a las calles, me uní a las protestas y en adelante fui más activa en los eventos políticos como forma de drenar el miedo que tenía de morir ahogada en aquellas aguas cubanas que se acercaban como un Tsunami sin poderlo impedir.

Murió Chávez, las protestas se incrementaron, los muertos, heridos, torturados y el nombre de preso político tuvo como rostro principal a Leopoldo López al cual pronto se sumaron el de Ledezma, Ceballos, Saleh y cientos de otros más. Venezuela, había empezado a despertar y con ella, la mayoría de nosotros entendió lo que Simonovis y su familia llevaban años gritando sin desmayar: Los presos políticos son héroes que están tras las rejas por haber vencido sus miedos y haberse enfrentado al mal.

Hoy, que tengo menos tiempo, pero sí una gran pasión por conocer la verdad, he estudiado la vida de Simonovis plenamente, he entendido que es un hombre de principios y valores, un hombre de hogar que merece su libertad porque es inocente y ha pagado con creces el no haber sido un títere en las manos de quienes por alguna razón odian nuestra nación.

Lo que me ha llevado a sentir vergüenza de mí misma al preguntarme ¿Dónde estaba yo cuando pasó todo eso? Y aun peor, ¿Dónde están tantos venezolanos hoy en día en que las cifras de presos políticos, los perseguidos y exiliados son tan elevadas? Por qué no actué a tiempo, por qué no actuamos, por qué no alzamos juntos nuestras voces hasta que seamos escuchados.

Por más que quiera no puedo volver al pasado, no puedo consolar a Ivana, aquella niña que a pesar de haber crecido con tantos miedos y dudas se llenó de coraje para gritarle a un mundo de sordos que su padre había sido injustamente encarcelado y condenado a 30 años de prisión en el juicio más largo de la historia de un país secuestrado.

No puedo volver al pasado ni reanimarla cuando tanto ella como su papá Iván, su mamá Bony y toda su familia estaban viviendo un calvario sin nadie que les brindara una sonrisa o un cálido abrazo en medio de sus llantos; pero si unirme a ellos, al igual que todo aquel que así lo quiera y decir que también es Simonovis y luchar hasta que él y el resto de los presos políticos sean liberados.

#QueSeHagaJusticia – #LiberenASimonovis –  #LiberenATodosLosPresosPolíticos – @nasbly

No deje de leer: Estudiantes de Carabobo realizaron pancartazos en plaza Bolívar de Valencia (+Fotos)

Opinión

Policías Metropolitanos y el oprobio de ser reos de la justicia

Publicado

on

Compartir

Policías Metropolitanos y el oprobio de ser reos de la justicia: Por José Luis Centeno S.- Hace casi dos años, Hurtado y Pérez debieron salir en libertad;  policías dignos tomados en su buena fe por el sistema judicial venezolano;  que tiene en su juzgamiento y condena los primeros signos de una putrefacción cuyo hedor hoy es inaguantable;  “un maltrato hondo a la ética” por derivar en la hamponización de la administración de justicia.

El oprobio que viven cinco Policías Metropolitanos;  en la cárcel desde hace 16 años y 8 meses, es producto de la decadencia del poder judicial;  significa que “hace rato murió la institucionalidad en Venezuela”;  acarreando que el comisario Marco Hurtado, condenado a 16 años y 8 meses, o Arube Pérez, que cumple una condena de 17 años y 10 meses, sigan tras las rejas en Ramo Verde.

“La justicia infectada por la peste revolucionaria”

Son reos de “la justicia infectada por la peste revolucionaria”, autora de locuras contrarias a Derecho, expresando que el Derecho sirve para lo bueno y lo malo, siendo esta última vertiente la aplicada a Erasmo Bolívar, Héctor Rovaín, Arube Pérez, Marco Hurtado y Luis Molina desde que se pusieron a derecho aquel 3 de abril de 2003, para acabar engullidos por una bestia que empezaba a importunar con su voracidad.

¿Cómo superar todas las humillaciones, excesos y trampas que los mantienen en la cárcel? Cuando esa pregunta se asocia a la libertad perdida, a los proyectos de vida perturbados, a los sufrimientos y las aflicciones causados durante tantos años a los policías y sus familiares, las medidas de reparación integral difícilmente involucren el perdón u olvido, una dura realidad con la que habremos de lidiar.

16 Navidades en prisión, algo inminente, a la brava, habiendo pagado delitos que no cometieron, hablan de un régimen que sabemos rebasa cualquier límite, que se ubica por encima de la ley al confinar inocentes a mazmorras lúgubres, de donde se sale con el alma desgarrada de tanto castigo purgando condenas sin importar el término de las mismas.

“Inocentes con la pena cumplida»

“No solo son inocentes, también tienen la pena cumplida. Los policías metropolitanos tienen derecho a medidas alternativas al cumplimiento de la pena y a la ley de Redención de la Pena por estudio y trabajo. ¿Qué espera el gobierno para cumplir la ley?” Se lee en la cuenta en twitter @PMLibertad2017

Los argumentos en pro de la libertad de los Policías Metropolitanos refieren circunstancias de obstrucción de la justicia, un delito grave que de forma silente y violenta acrecienta “la ignominiosa cadena de errores y fracasos cuyos hechos han desembocado en la crisis que tenemos”, en medio de la cual hemos de posicionar el “grito de libertad” por nuestros presos políticos.

Ley de Amnistía que devuelva la tranquilidad

A ese respecto, el Dr. Malquides Ocaña, Abogado y dirigente político barinés, se mostró alentador en “la lucha por recuperar la Democracia y libertades secuestradas”:

“Todos los esfuerzos son válidos por superar la crisis que padece Venezuela, en particular aquellas iniciativas que se llevan a cabo por la liberación de TODOS los presos políticos civiles y militares. En ese sentido, es necesario una Ley de Amnistía que devuelva la tranquilidad a sus familiares y sea el comienzo por la paz y la reconciliación nacional”.

[email protected] o por mi cuenta en twitter @jolcesal

No deje de leer: Redes sociales secretamente controlan tus perfiles en internet(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído