Van 822 casos de sarampión en Brasil importados de Venezuela - ACN
Connect with us

Internacional

Van 822 casos de sarampión en Brasil importados de Venezuela

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Compartidos

Brasil ha registrado en lo que va del año 822 casos confirmados de sarampión; un 17,6 % más de los contabilizados hasta hace 10 días por el Ministerio de Salud en su reporte sobre esta enfermedad; informaron hoy fuentes oficiales.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, además de los casos confirmados, la mayoría de ellos en los estados Amazonas y Roraima, en el norte del país y fronterizos con Venezuela, otros 3 mil 831 casos son investigados por las autoridades sanitarias.

Según esa cartera, todos los casos están relacionados con la importación del virus desde Venezuela, ya que se comprobó que el virus que circula en Brasil  es el mismo que el del país vecino.

“Cabe aclarar que las medidas de bloqueo de vacunación, incluso en casos sospechosos; se están realizando en todos los estados”, señaló el Ministerio de Salud en su portal Web.

De los 822 casos confirmados, 519 se registraron en el estado de Amazonas y 272 en el de Roraima; así como un caso en el estado de Sao Paulo, 14 en Río de Janeiro; 13 en Río Grande do Sul, en Rondônia 1 y Para 2.

Una de las recomendaciones de las entidades de salud es que los adultos que no han sido vacunados contra el sarampión reciban la vacuna, principalmente, en los lugares donde hay brotes de la enfermedad. Las personas que ya han completado el esquema de vacunación no necesitan vacunarse de nuevo.

Sarampión en el pasado

Según el Ministerio, entre 2013 y 2015, Brasil presentó brotes de pacientes provenientes de otros países; cuando se registraron 1.310 casos de sarampión, la mayoría en los estados de Pernambuco y Ceará; al nordeste del país y una de las regiones más empobrecidas de Brasil.

La enfermedad puede causar graves problemas de salud, como neumonía, ceguera, inflamación del cerebro e incluso la muerte.

ACN/EFE

No dejes de leer: Ministro de Agricultura de Paraguay falleció tras accidente aéreo

Auto Europe Car Rental

Internacional

Poscovid contra nuevas generaciones

Publicado

on

Compartir

La educación, la mortalidad infantil por enfermedades prevenibles;  y la salud mental son algunas de las cuestiones que ya preocupaban sobre la infancia; y tras la irrupción de la covid-19 se han agudizado. Desde ya hay que tomar las previsiones del caso.

Ya en agosto, la ONU advertía de la «catástrofe generacional» que supondría no reabrir inmediatamente los colegios.

Un niño hace sus tareas escolares en su casa, bajo la luz de una vela, en una aldea de Bangladés. WORLDVISION

Algunas de las muchas interrogantes  que sobrevuelan sobre la situación de la infancia y que se plantea la sociedad, en general, y las organizaciones internacionales, en particular, desde que comenzara la pandemia.

¿Qué pasará con los niños que nunca regresarán a la escuela?

¿Cuántos podrían morir por enfermedades prevenibles por no alimentarse bien?

¿Cómo afecta el encierro a la salud mental de los más pequeños?

¿Cómo sobrevivirán las familias más vulnerables a la falta de ingresos?

Casi 20 millones más de personas sufren hambre aguda tras la pandemia

Maltrato infantil, la amenaza silenciosa de la cuarentena  

Desde la irrupción de la covid-19, a los niños y adolescentes del mundo;  se les ha calificado como las víctimas «ocultas, invisibles” de esta crisis sanitaria. Si bien el virus SARS-CoV-2 ha resultado, hasta la fecha; una enfermedad con poca incidencia de contagiados y mortalidad entre los más pequeños; son ya muchos los efectos colaterales que han empezado a mostrar cuáles son las consecuencias que sufrirá la infancia.

En el último mes, algunas voces y varios informes alertan;  de que la malnutrición infantil, la falta de ingresos, las enfermedades de salud mental;  y las desigualdades en educación y género son desafíos fundamentales que hay que afrontar para no condenar a las generaciones futuras.

Educación para todos, sin brecha digital

A principios de marzo el mundo cerró sus escuelas;  y alrededor de mil millones de estudiantes y jóvenes de todo el planeta; se vieron afectados por el brote de la covid-19, según cifras de la Unesco.

Ya en agosto, la ONU advertía de la «catástrofe generacional»;  que supondría no reabrir inmediatamente los colegios. Hoy, seis meses después, al menos 53 países permanecen con sus centros educativos cerrados; y muchos otros han dado por finalizado su año académico.

«Incluso antes de la pandemia, millones de niños y jóvenes se estaban perdiendo oportunidades de educación y formación de calidad porque no tenían acceso a Internet. Ahora, la covid-19 ha empeorado la situación”, sostenía la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, en una charla a principios de septiembre organizada por Generation Unlimited, en la que participaron mandatarios de todo el mundo, bajo el auspicio de Naciones Unidas.

Oportunidad única para cerrar brecha generacional 

«Tenemos una oportunidad única para cerrar la brecha digital;  y hacer que el acceso a Internet sea una realidad para todos los niños y jóvenes; y en todas las escuelas y comunidades», añadía Fore.

Un informe reciente de Unicef destacaba;  que al menos uno de cada tres escolares en todo el mundo;  no podía acceder al aprendizaje a distancia después del cierre de colegios; lo que puso de manifiesto la falta de acceso a la tecnología digital.

Si nos fijamos en África, Unicef estima que al menos la mitad de los niños en edad escolar; de la región subsahariana no tienen acceso a Internet.

«Invertir recursos en el aprendizaje y la formación digitales de los jóvenes; es esencial para construir la cohesión social y reducir las desigualdades insostenibles; que bloquean el desarrollo humano y el crecimiento económico»; sostenía el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres; en el mismo evento en el que, además, las organizaciones se comprometieron a llegar a 3.500 millones de niños y jóvenes con una educación de calidad, incluidas soluciones digitales, para 2030.

Pero la digital no es la única brecha que la covid-19 ha destapado en el mundo educativo. La otra barrera importante y que preocupa a las organizaciones es la de género. La Unesco teme que alrededor de 10 millones de niñas en edad de asistir a la escuela secundaria podrían no volver a la escuela tras la pandemia, lo que supondría un aumento de matrimonios infantiles y explotación laboral, entre otras consecuencias.

La covid-19 es una palanca de empuje para la mortalidad infantil

David del Campo, director de acción humanitaria y cooperación internacional de save the children.

«Las niñas de niveles socioeconómicos más bajos corren mayor riesgo de no volver a estudiar. En estas familias, muchas de las cuales subsistían en la economía informal; los ingresos se han reducido o desaparecido por completo; por lo que no pueden afrontar los costes de la educación o dejan a sus hijas a cargo de la casa y la familia; haciendo las tareas domésticas mientras los demás van a trabajar.

Esto supondría un retroceso de unos 20 años en los avances hacia la igualdad de género», explica Julia López, directora de comunicación e incidencia política de Plan International en España.

La ONG ha lanzado la campaña #GirlsInCrisis con la que planea beneficiar a 20 millones de personas, especialmente niñas y adolescentes, de 52 países y así garantizar el acceso a la educación de forma segura e inclusiva, la protección de la infancia frente a la violencia y la promoción de la inserción laboral de las jóvenes.

A principios de septiembre también se lanzó Reforzar la igualdad; Guía para el regreso de las niñas a la escuela; una iniciativa de Fonds Malala, Plan International, Unesco, Ungei y Unicef; para ayudar a los responsables de los Ministerios de Educación a abordar las dimensiones de género de los cierres de escuelas relacionados con la covid-19.

En ella hay información que enfatiza un enfoque basado en “reforzar la igualdad”; a través de medidas con perspectiva de género que transformen los sistemas educativos; den prioridad a la resiliencia, y aborden los principales obstáculos y limitaciones para la educación de las niñas; según explican los socios del Grupo de Referencia de Género de la Coalición Mundial para la Educación covid-19 de la Unesco.

Inseguridad alimentaria y malnutrición infantil

Ubah, de 33 años, posa con cuatro de sus seis hijos en el campo de refugiados de Puntland, Somalia. SAID M. ISSE SAVE THE CHILDREN

Casi 20 millones de personas más sufren hambre aguda en el mundo, según anunciaba la semana pasada la Red Mundial Contra las Crisis Alimentarias en la Asamblea anual de la ONU. Y los niños y jóvenes están siendo uno de los grupos más afectados. «La covid-19 es una palanca de empuje para la mortalidad infantil», sostiene David del Campo, director de acción humanitaria y cooperación internacional de Save The Children. La organización humanitaria ha advertido de que 67.000 niños y niñas corren el riesgo de morir de hambre en África subsahariana antes de que acabe el año por el grave impacto de la crisis de la covid-19. Estas cifras, que provienen de un nuevo análisis que la ONG ha realizado con datos publicados en The Lancet, revelan que aproximadamente 426 niños y niñas pueden fallecer cada día si no se toman medidas urgentes.

Save The Children recuerda que en el primer trimestre de 2020 diferentes estudios estimaron que la covid-19 aumentaría la pobreza en África subsahariana un 23% y alerta de que los informes más recientes ya señalan que para el 2030 puede haber 433 millones de personas sufriendo desnutrición en el continente. “La vida fue dura para mí y mi familia, pero trabajé duro y sobrevivimos. El coronavirus ha empeorado la situación porque hay poco trabajo y muy espaciado. Solo comíamos una vez al día, por la mañana. He visto a mis hijos irse a dormir con hambre. El peor sentimiento para una madre es ver que no puede alimentar a sus hijos”, explica Ubah, madre de seis hijos en Puntland (Somalia) a Save The Children, que le provee asistencia alimentaria.

Antes de la pandemia, África subsahariana era una de las regiones del mundo con mayor inseguridad alimentaria y se teme que, si continúan las tendencias actuales, sea el hogar de más de la mitad de las personas que padecen hambre crónica del mundo. “Cada día llegan más niños y niñas a nuestras clínicas con síntomas de desnutrición y esto es solo el principio. Si esperamos hasta que las clínicas estén llenas, será demasiado tarde. La crisis alimentaria podría matar a decenas de miles de niños y niñas si no reciben asistencia humanitaria de inmediato”, explica Ian Vale, director regional de Save The Children en África Oriental y Meridional.

Nueve de cada diez niñas en todo el mundo confiesan tener un nivel alto o medio de ansiedad como consecuencia de la pandemia

Otra de las consecuencias que afectan directamente a la infancia y que se ha agudizado por la pandemia es la malnutrición infantil. En Brasil, el tercer país con más contagiados del mundo, el 49% de los brasileños ha informado sobre cambios en los hábitos alimentarios, con un aumento considerable del consumo de comida basura, desde que empezó la pandemia. Entre las familias que viven con niños y adolescentes, el impacto fue aún más grande: un 58% dijo haber cambiado su dieta, según datos de la investigación realizada por Unicef titulada Impactos primarios y secundarios de la COVID-19 en niños, niñas y adolescentes.

«Nos enfrentamos a un preocupante escenario de malnutrición. Por un lado, hemos visto un incremento en el consumo de alimentos no saludables, lo que contribuye significativamente al aumento del sobrepeso y las enfermedades crónicas no transmisibles. Por el otro, vemos el aumento de la inseguridad alimentaria y nutricional que puede llevar a la desnutrición y a las deficiencias de micronutrientes. Esta situación afecta principalmente a las poblaciones más vulnerables y tiene efectos a largo plazo. Es esencial actuar inmediatamente para invertir este escenario», asegura Cristina Albuquerque, jefa de salud de Unicef en Brasil.

Ansiedad e incertidumbre ante el futuro

El maltrato infantil durante la cuarentena, la depresión, los abusos y el estrés por el encierro, además de la incertidumbre por el futuro, son algunas de las grandes preocupaciones en relación con los más pequeños. Nueve de cada diez niñas en todo el mundo confiesan tener un nivel alto o medio de ansiedad como consecuencia de la pandemia, según el nuevo estudio de la ONG Plan International, Vidas interrumpidas: el impacto de la COVID-19 en las niñas y las jóvenes. Los temores más frecuentes entre las encuestadas, que recoge experiencias de más de 7.000 adolescentes de entre 15 y 19 años de 14 países, son el bienestar de sus familias, que preocupa a un 40%, así como su propia salud, una cuestión que inquieta a un 33%.

La investigación, que se ha llevado a cabo en Estados Unidos, Brasil, Ecuador, Nicaragua, España, Francia, India, Australia, Vietnam, Zambia, Etiopía, Ghana, Egipto y Mozambique, refleja que existe una correlación entre el grado de ansiedad y su nivel socioeconómico: cuanto más bajo es, mayores son los niveles de estrés de las jóvenes. “Este estudio sirve como una llamada de atención para que los gobiernos incluyan un enfoque de género y edad en sus respuestas a la pandemia. Para las niñas y adolescentes, especialmente para las más vulnerables, esta crisis ha supuesto un aumento de la desigualdad y de los riesgos a los que se enfrentaban”, explica Concha López, directora general de Plan International.

El informe evidencia los desafíos y las preocupaciones que están teniendo las niñas y adolescentes debido a la pandemia en los distintos ámbitos de sus vidas, desde su educación hasta su capacidad para independizarse y socializar (*). Todas ellas, alarmas a tener en cuenta para el futuro de las nuevas generaciones.

De la mano de Unicef estamos ofreciendo en las últimas semanas varios vídeos documentales sobre el tema; La pandemia a través de los ojos de las niñas adolescentes, perder la escuela es perder la vida.

ACN/ElPáis/Belén Hernández

No deje de leer: Contraespionaje activado por Maduro contra DEA y CIA

 

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído