Venezolanos marchan en Madrid contra "farsa electoral" - ACN
Connect with us

Internacional

Venezolanos marchan en Madrid contra «farsa electoral»

Publicado

on

venezolanos - acn
Compartir
  • 8
    Shares

Venezolanos marchan en Madrid contra la “farsa” electoral.

En la marcha, que recorrió el centro de la capital, los manifestantes portaron una gran bandera de Venezuela y pancartas con consignas como “Venezuela Libre”, “Queremos libertad” y “No más dictadura en Venezuela”.

Asimismo, pidieron la liberación de los políticos presos y criticaron al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, quien se encuentra en Venezuela como observador, por “decir que los comicios van a ser libres”.

Cruces negras con nombres de presos políticos

También algunos asistentes a la protesta llevaban cruces negras con los nombres de jóvenes y “presos políticos” del país.

“Queremos denunciar ante el mundo la farsa electoral que se está perpetuando y se está realizando en Venezuela y hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que siga solidaria con nuestra causa y que debe seguir presionado a una narcotiranía que quien la preside está al margen de la ley”, dijo Ledezma a los medios.

El líder opositor consideró que las elecciones son una “farsa, truco, trampa y una estafa”, pues “no son libres y no hay auditoría, sino observadores que son amigos incondicionales del régimen de Maduro, como Zapatero, que deja muy mal parado el gentilicio de los españoles”.

La oposición sin respuesta

A la protesta de Madrid también asistió el opositor venezolano Léster Toledo, huido de la justicia de su país, quien indicó a los periodistas que en Venezuela “hay una coronación de Nicolás Maduro en una especie de yo contra yo: no hay candidatos opositores, no hay partidos de oposición y hay un intento de lavar la cara a Maduro y su intento de seguir en el poder”.

“Pedimos a la Unión Europea que no avale el resultado de las elecciones”, señaló Toledo, y añadió que mientras siga Maduro en el poder “la crisis humanitaria y política no va a cambiar”.

Un total de 20,5 millones de venezolanos están convocados hoy a las elecciones presidenciales, en las que la mayoría de la oposición no se presenta por considerarlas “fraudulentas”.

Además del presidente Nicolás Maduro, que aspira a la reelección, se presentan también el opositor y chavista disidente Henri Falcón, el expastor evangélico Javier Berucci y el ingeniero Reinaldo Quijada

ACN/diarios/Madrid

No deje de leer:

Auto Europe Car Rental

Internacional

China contra el mundo pese a pandemia del Covid-19

Publicado

on

Compartir

 Nueva Ley de Seguridad de Hong Kong

China se encara con casi todos frente a la crisis del coronavirus. El Gobierno de Xi Jinping acumula choques internacionales pese a la pandemia;  y se enfrenta a la creciente hostilidad vecina. Enfrentamientos con India, Filipinas, Japón y Vietnam, países de la región, EE. UU. y la Unión Europea (UE). El gigante asiático asegura que sus movimientos son puramente defensivos, y que se limita a reaccionar a la presión de otros.

“Matar un pollo con el fin de asustar al mono”, según la expresión china; o presionar a un país para que otros tomen nota.

El presidente chino, Xi Jinping, en la apertura de la sesión legislativa;  que inició la tramitación de la nueva ley de seguridad de Hong Kong, el 22 de mayo en Pekín.

El presidente chino, Xi Jinping, en la apertura de la sesión legislativa;  que inició la tramitación de la nueva ley de seguridad de Hong Kong, el 22 de mayo en Pekín.KEVIN FRAYER / GETTY IMAGES

“China ya no tiene miedo de nadie»

“China ya no tiene miedo de nadie. Los tiempos en los que el pueblo chino estaba subordinado a otros;  y vivía dependiente de los caprichos de otros se han acabado para no volver jamás”.  Así alardeaba Zhang Xiaoming, el subdirector de la Oficina de Asuntos de Hong Kong dentro del Gobierno chino;  durante una rueda de prensa el miércoles sobre la draconiana ley de Seguridad Nacional para el territorio autónomo.  Ese día entraba en vigor esa norma, que ha agravado de inmediato;  las ya importantes tensiones entre Pekín y Occidente. Otro más en la serie de choques internacionales que China ha protagonizado recientemente, con una asertividad cada vez mayor y pese a la pandemia de covid-19.

Enfrentamientos sangrientos con la India, Filipinas y Vietnam

En los últimos meses, la lista de incidentes parece crecer casi a diario.  Hace dos semanas, su Ejército se enfrentó con el de la India en el incidente fronterizo más sangriento en más de 50 años.  En el mar del sur de China ha chocado con Filipinas y Vietnam;  esta semana, ambos países han clamado contra unas maniobras militares chinas “enormemente provocadoras”.  Estados Unidos ha enviado este fin de semana dos portaaviones a la zona para apoyar “una región Indo-Pacífico libre y abierta”;  en medio de recriminaciones mutuas entre Washington y Pekín;  de alentar tensiones en la zona. Previamente, Pekín ha tenido roces con Japón en torno a las islas que ambos se disputan en el mar del Este de China; sus cazas han sobrevolado los cielos cerca de Taiwán en varias ocasiones.

También con Australia y Canada

Más allá de sus fronteras inmediatas, Pekín se ha enzarzado en una disputa con Australia sobre la investigación de los orígenes de la covid-19; con Canadá está inmersa en una agria pelea tras acusar de espionaje a dos canadienses detenidos en aparente represalia por el arresto en Vancouver de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou. La diplomacia de las mascarillas y los intentos de politizar la ayuda humanitaria china causaron una fuerte irritación en numerosos países. Las diferencias con la UE sobre Hong Kong, los derechos humanos o la política comercial quedaron en evidencia durante la cumbre por videoconferencia celebrada hace dos semanas. Y las relaciones con Estados Unidos van de mal en peor.

Frases similares a las de Zhang, el alto funcionario del Gobierno chino en Hong Kong, se escuchan cada vez con más frecuencia, y más rotundidad, de boca de los wolf warriors (lobos guerreros), la nueva hornada de diplomáticos chinos encabezada por el portavoz de Exteriores Zhao Lijian y que defienden, con duro lenguaje, las posiciones de Pekín desde las redes sociales —Twitter, especialmente, pese a estar prohibida en su país— y cualquier otro púlpito.

«Determinación y voluntad de salvaguardar la soberanía nacional”

China asegura que sus movimientos son puramente defensivos, y que se limita a reaccionar a la presión de otros. Ningún tipo de presión “puede socavar su determinación y voluntad de salvaguardar la soberanía nacional”, subrayaba Zhao acerca de Hong Kong esta semana.

Que Pekín ejerza presión sobre otros países no es nuevo ni algo que no hagan otros Estados. Pero sí es una tendencia al alza desde hace tiempo, a medida que ha aumentado su poderío. Según los datos de Ketian Zhang, profesora adjunta de la Universidad George Mason en Virginia (EE UU) y especialista en relaciones internacionales de China, en la década de los noventa se produjeron nueve episodios de coerción, la mayoría de naturaleza militar. Entre 2010 y 2017, superaron la veintena, casi todos de naturaleza económica y diplomática.

En parte, esta fase más reciente de asertividad china puede deberse a la pandemia de coronavirus, en opinión de algunos expertos. A un deseo de aprovechar la oportunidad mientras el mundo está distraído por la lucha contra la enfermedad, pero también de responder a la situación interna que ha creado la enfermedad.

Pekín buscaría “disipar cualquier sensación de que China sea débil”

Dentro de China “Xi [Jinping, el presidente chino] encara mucha presión por la pandemia, por la economía y la gestión del virus al principio”, apunta Taylor Fravel, experto en política de Defensa china en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts). La actitud más agresiva de Pekín buscaría “disipar cualquier sensación de que China sea débil” en estos momentos.

Y en parte, esta renovada afirmación de su posición llega debido al clima de crecientes tensiones globales, y el convencimiento dentro del Gobierno chino de que el decoupling, la separación de los lazos económicos y tecnológicos con Estados Unidos, no solo es inevitable sino incluso aconsejable, para evitar dependencias que puedan poner en peligro sus intereses.

“Aunque los lazos con Estados Unidos se estén deteriorando —y eso es algo que se ha acelerado durante la pandemia—, eso no va a implicar moderación en las cuestiones que a China le importan de verdad”, apunta Fravel. Más bien, todo lo contrario: “Cuando China perciba que se le desafía en alguna de sus disputas de soberanía en esta era, responderá con una línea muy dura”, subraya el experto.

Región indo-pacífica “el foco de la contienda global dominante de nuestra era”

Al tiempo que China se ha ido mostrando más asertiva, crece la respuesta hacia su comportamiento internacional. Australia ha anunciado un gasto militar de 186.000 millones de dólares (unos 165.400 millones de euros) para la próxima década, un aumento del 40%. El primer ministro, Scott Morrison, ha advertido de que la región indo-pacífica será “el foco de la contienda global dominante de nuestra era”. Japón, según el periódico Nikkei, va a profundizar su colaboración de inteligencia con Australia, la India, el Reino Unido y Francia para —entre otras cosas— compartir datos sobre movimientos de tropas chinas.

Taiwán reabre sus oficinas en el territorio estadounidense de Guam. El Quad, la asociación informal para cuestiones de seguridad formada por Japón, Australia, Estados Unidos y la India cobra nueva fuerza después de la reyerta fronteriza en el Himalaya. Este último país acaba de proponer la compra de material militar a Rusia por valor de 4.600 millones de euros.

La desconfianza se extiende también al plano económico. Entre otras medidas, esta semana, Nueva Delhi ha prohibido 59 apps chinas, entre ellas la popularísima TikTok, en un paso que la aplicación de vídeos cortos calcula que puede costarle 6.000 millones de dólares (5.300 millones de euros). El Reino Unido ha cambiado de opinión sobre la participación de Huawei en su red 5G. Japón y Taiwán han anunciado incentivos para que sus empresas abandonen China, y Estados Unidos pide un nuevo trazado de las líneas de suministro.

Además, Estados Unidos y la Unión Europea encuentran que, pese a las divergencias transatlánticas de la era Trump, sus posturas son cada vez más cercanas en lo que respecta a Pekín. El representante europeo de Política Exterior, Josep Borrell, propuso el mes pasado un diálogo bilateral sobre China. “Las opiniones estadounidenses y europeas sobre China —tanto su comportamiento como su respuesta política— están convergiendo. El Estado-Partido chino que Estados Unidos y la UE encaran es muy diferente ahora de aquel con el que ambos buscaron colaborar durante las últimas cuatro décadas”, sostiene el informe Dealing with the Dragon: China as a Transatlantic Challenge (Gestionando el dragón: China como desafío transatlántico), publicado esta semana y que han elaborado la Asia Society estadounidense, la Universidad George Washington y la alemana Bertelsmann Stiftung.

«Matar al pollo para asustar al mono»

No por mayor, o más obvia ahora, la presión que pueda ejercer China deja de estar enormemente calculada. Según apunta Ketian Zhang, “es más probable que ejerza coerción cuando percibe una gran necesidad de establecer una reputación de país que se muestra firme y decidido en la defensa de sus intereses nacionales de seguridad”. O también como gesto de advertencia: “Matar un pollo con el fin de asustar al mono”, según la expresión china, o presionar a un país para que otros tomen nota.

Esta presión tiene unos límites. China coerce “siempre y cuando no ponga en peligro algo que quiera o necesite, si el Estado (al que presiona) tiene algo que China quiere”. Si el coste económico es alto, es menos probable que Pekín se muestre muy asertivo. Además, aunque tenga, por un lado, interés en construirse una reputación de país firme en sus intereses, por otro “no desea una alianza en su contra, y aspira a un clima económico estable y próspero. Ambas cosas están en tensión y no hay manera de conjugarlas”, opina la experta.

De cara al futuro, si continúa la tendencia hacia la desconexión (el decoupling), a largo plazo, “si China no depende tanto como antes, económicamente, de Estados Unidos, Japón o la Unión Europea, entonces tendrá menos restricciones o preocupaciones, y podríamos ver más de este comportamiento coercitivo”, considera Zhang.

En este sentido, el exembajador alemán en China y actual vicepresidente del Consejo de Relaciones Exteriores, Volker Stanzel, uno de los autores de Dealing with the Dragon, matiza: “La desconexión no beneficiará a nadie. Tenemos que defender el sistema y convencer a China de que no ocurra”.

ACN/diarios/agencias

No deje de leer: No para rebrote en Venezuela y registra tres fallecidos más

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído