Milagro en Venezuela busca en el sentir del pueblo y en la creencia
Connect with us

Opinión

Venezuela busca un milagro

Publicado

on

milagro
Compartir
  • 14
    Shares

Venezuela busca un milagro: Por Delia Berastegui de Leon.- Con criterio/En el sentir del pueblo venezolano, en la creencia de los católicos, José Gregorio Hernández es un Santo, pero se requiere de un milagro verificado por la Comisión Médica de la Congregación para las Causas de los Santos, para que la Iglesia católica lo eleve a los altares y podamos venerar su imagen dentro de los templos.

Él es un modelo de vida cristiana muy cercano a nosotros, muy nuestro, un hombre contemporáneo nacido en Venezuela, que supo llevar una vida normal pero regida por los dictámenes que Jesús nuestro Dios nos dejó en la Biblia.  Era conocido como un profesor culto (hablaba español, francés, alemán, inglés, italiano, portugués,  dominaba el latín, era músico y filósofo, exigente y se caracterizaba por la puntualidad en el cumplimiento de sus deberes profesorales. Un verdadero hombre ejemplar, un venezolano como los muchos hombres y mujeres de recto proceder y honesto comportamiento que han nacido en esta bendita tierra aun cuando permanecen  anónimo para  la mayoría del pueblo son dignos de admiración en su comunidad y en su entorno familiar.

Como sabemos, la Santa Sede es muy estricta en cuanto a los pasos necesarios para la beatificación. El más importante, que fue la declaración de las Virtudes heroicas es decir, el reconocimiento de la santidad de vida del Dr. José Gregorio Hernández, ya se dio el 16 de enero de 1986. Pero aún falta uno fundamental que es el milagro verificado y reconocido como tal por la Santa Sede.

Para que una curación sea admitida como verdadero milagro, es absolutamente necesario que sea instantánea y total, no explicable desde el punto de vista médico. No basta una curación lenta y progresiva, ni incompleta o parcial. Tampoco una curación sorprendente cuando se han aplicado los oportunos tratamientos médicos, es necesario que el enfermo, de ser posible, y sus allegados hayan invocado expresamente la intercesión exclusiva del Dr. José Gregorio Hernández para obtener de Dios misericordioso la gracia de la sanación. Es decir, la gracia de la curación debe ser fruto de la oración comunitaria de una familia, de unos vecinos, de una comunidad religiosa. La oración individual es muy buena; sin embargo, para autenticar un milagro se requiere el testimonio de muchas personas, y eso se consigue con la oración comunitaria. No basta el testimonio de una sola persona.

A  150 años del natalicio del Siervo de Dios y a propósito de ello, hay que recordar que José Gregorio Hernández es un modelo perfecto de la unión entre la fe en Dios y la ciencia.

Murió de forma trágica, al golpearse la cabeza con el borde de la acera a consecuencia del impacto con un automóvil, en la esquina de Amadores, La Pastora,  Caracas. Sus restos reposan en la  Iglesia Parroquial de La candelaria ubicada en el centro de la ciudad de Caracas, después de estar por mucho tiempo en el Cementerio General del Sur, peregrinaciones constante de devotos de Venezuela, algunos países  latinoamericanos y del Caribe, llegan a Isnotú su pueblo natal a pagar promesas y pedir milagros.

Quiera Dios que el 2.018 sea el año de su beatificación y podamos venerar a nuestro José Gregorio Hernández en la Iglesia universal

ACN/[email protected]

No deje de leer: Inflación de febrero cerró en 80% determinó la AN

Opinión

Los niños victimas invisibles de la violencia de género

Publicado

on

Compartir

Los niños víctimas invisibles de la violencia de género: Por Alicia Yagüe Fernández.- Un cinturón que suena desde el aire contra la piel. Palabras que cortan como cuchillos. Insultos, dolor y marcas. Silencio, lágrimas, un nudo en la garganta y juguetes por el suelo. La banda sonora que envuelve la violencia de género suena una y otra vez, sin descanso cada día se repite como si no hubiera forma de detenerla. En un 85% de los casos los menores son testigos de la violencia ejercida sobre sus madres, y en un 67% de los casos también sufren maltrato directo.

La exposición reiterada a la violencia supone una razón muy poderosa para que un niño cambie el concepto que posee de sí mismo. Se ven alteradas sus capacidades básicas de autorregulación y de relación con los demás, produciéndose una fuerte alteración en el desarrollo del apego.

Pensemos que el apego es la base de nuestra seguridad emocional, es el vehículo que modula cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con las personas que nos rodean. De él depende nuestra regulación emocional y se genera a partir de las relaciones que tenemos con nuestras padres o cuidadores desde que nacemos. Ser víctima o testigo de maltrato en la familia genera apego desorganizado, es decir, desesperanza y control coercitivo sobre uno mismo y los demás.

«La no violencia no funciona siempre, pero la violencia nunca lo hace» (-Madge Micheels-Cyrus-)

  • ¿Por qué es tan importante el amor incondicional para nuestros hijos?
  • Aspectos legales de la baja laboral en el embarazo
  • Los cuatro estilos de sensitividad materna

Influencia del agresor en los hijos

La repercusión que se produce en los niños depende en parte de la personalidad y de la edad del menor, puede traducirse en formas de expresión externas o internas. Los efectos a corto plazo más visibles suelen ser: el incremento de la agresividad, aumento de conductas antisociales, desobediencia y hostilidad. A nivel interno crece el miedo y la inhibición, desciende su autoestima, desarrollan ansiedad, depresión y sentimientos de culpa y vergüenza. Además se producen problemas escolares y del desarrollo, así como dificultades en las relaciones con los iguales.

A largo plazo es más probable que aumenten sus relaciones y conductas de tipo agresivo, justificando cada vez más este tipo de comportamientos y normalizando un estilo relacional y de afrontamiento violento. Por otro lado la inestabilidad emocional es mayor y su autoestima cada vez se reduce más. Los últimos estudios transversales indican que entre el 30% y 50% de los niños con padres agresores tienen síntomas clínicamente significativos.

Los efectos son más adversos cuando el niño está implicado en el conflicto y éste no se resuelve, volviéndose la agresión cada vez más intensa y duradera. Por el momento se sabe que la edad, y no el sexo, es un posible factor moderador de las consecuencias psicológicas; es decir, la exposición en edades más tempranas da lugar a conductas problemáticas más visibles mientras que en edades más avanzadas se tiende a trastornos internalizantes, independientemente de si el menor es niño o niña.

«Esta claro que la forma de sanar la sociedad de la violencia y de la falta de amor es reemplazar la pirámide de dominación con el círculo de la igualdad y respeto» (Manitonquat-)

¿Cómo entienden los niños el maltrato?

El niño procesa y responde cognitiva y emocionalmente a todo lo que ocurre en su entorno. Incorpora elementos para la formación de su identidad y responde acorde con la estimulación que le rodea y tiende a tomar como modelos de conducta a las personas que aprecia. En los casos en los que existe violencia de género entre los progenitores, los menores procesan tres elementos: perciben amenaza, realizan atribuciones de culpabilidad y generan creencias para justificar el uso de la violencia.

Perciben amenaza contra su integridad física y emocional, lo cual produce una activación corporal y emocional más allá de la capacidad de regulación que el niño tiene, de tal modo que se siente desbordado. El efecto es la sensibilización y por lo tanto un estado de hipervigilancia, es decir, un estado de alerta constante que le genera ira y angustia. Todo ello le lleva a generalizar estas sensaciones a otros contextos y relaciones.

Por otra parte, los niños llevan a cabo atribuciones de culpa por los conflictos, sienten culpa de no ser capaces de proteger a sus madres y no poder detener la violencia. También presentan culpa por no saber entender o delimitar qué progenitor es el responsable o culpable de la situación.

Asimismo se produce una justificación de la violencia como forma de resolver los conflictos, ya que es lo que aprenden y observan cada día en su entorno familiar. Las relaciones con los demás comienzan a fundamentarse en patrones violentos y agresivos por la propia exposición que sufren diariamente en sus hogares.

De este modo se producen múltiples alteraciones físicas y psicológicas en el menor. Por una lado están las cognitivas, es decir, el niño comienza a tener pensamientos intrusivos. Imágenes y preocupaciones asaltan su mente, sin que pueda controlarlos como consecuencia de su estado continuo de angustia e inseguridad.

Otro punto son las alteraciones neurofisiológicas, las cuales se traducen en problemas el el desarrollo de su sistema nervioso. Por otro lado, hay que tener en cuenta las alteraciones de la conciencia con disociación de las experiencias y las emociones o la alteración de la autorregulación, siendo el niño incapaz de gestionarse a nivel emocional y conductual.

«La violencia no es solo matar a otro. Hay violencia cuando usamos una palabra denigrante, cuando hacemos gestos para despreciar a otra persona, cuando obedecemos porque hay miedo. La violencia es mucho más sutil, mucho más profunda» (-Jiddu Krishnamurti-)

Ante cualquier sospecha o indicio de que un menor pueda estar sufriendo violencia en su hogar es importante obtener información rigurosa  y fiable sobre el caso. Si esta confirma las sospechas iniciales, acudir a los recursos, programas y actuaciones del sistema de protección a la infancia, así como a la información puntual sobre alguna campaña, actividad o evento que pueda existir. El teléfono de información general en materia de infancia es el 900 921 111.

Violencia de género y adolescencia 

Una forma inconsciente sigue transmitiendo patrones románticos asentados en el machismo que refuerzan actitudes y comportamientos machistas de adolescentes.

La autora: Alicia Yagüe Fernández

Graduada en Psicología por la Universidad Pontificia de Salamanca en el año 2016. Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Pontificia de Salamanca (2018). Actualmente trabaja como Psicóloga en APROME León Asociación de Protección al Menor (2019). Mediadora Familiar en procesos de separación y divorcio por la UNAF (2018). En 2015 desarrolla la patente «PSICA», una aplicación móvil para el registro terapéutico digitalizado.

Posee formación continua en psicología clínica y social. Ha asistido a más de 50 cursos y conferencias desde 2012. Ha participado en congresos de psicología clínica nacionales e internacionales con comunicaciones científicas y formando parte de los comités organizadores. Asimismo, ha impartido charlas en asociaciones y universidades desde 2016. Además, colabora con medios digitales desde 2014 (por ejemplo, Salamanca RTV al día). Posee experiencia laboral en familia, tercera edad y adicciones. Número de colegiado: CL4756.

ACN/AYF

 

 

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído