Venezuela y la peste militar - ACN
Connect with us

Opinión

Venezuela y la peste militar

Publicado

on

militar es leal hasta - acn
Compartir
  • 14
    Shares

Venezuela y la peste militar: Por Jesús Alfonso Sánchez.-  La FANB es la clave para mantener con vida artificial el régimen dictatorial de Maduro, el usurpador. Por ahora parecen incondicionales, pero en los cuarteles reina un ambiente de desconfianza y nadie se fía de nadie por el espionaje del G2 cubano.

¿Cuándo se volteará la FANB contra el usurpador? es la gran pregunta que se hacen los venezolanos. Los militares corruptos están y controlan la administración pública nacional, pero ahora las arcas de la nación están vacías. ¿Están dispuestas las fuerzas armadas a inmolarse por él?

La Asamblea Nacional, dominada por la oposición desde 2015, ha ofrecido una amnistía a los funcionarios que “colaboren en la restitución del orden constitucional” y desconozcan al usurpador Maduro, proclamado presidente tras las elecciones fraudulentas del 20 de mayo 2018. La FANB y narco guerrillas son eslabones fundamentales del régimen, darle la espalda a Maduro implica perder las inmensas cuotas de poder político y económico que han acumulado en estos 20 años del chavismocubano.

Desde 1999, el golpista Hugo Chávez abrió la caja chica de Miraflores.  Nombro a dedo cientos de militares activos para ocupar cargos en la Administración pública. Las botas militares con soberbia tomaron como moscas, oficinas de ministerios, instituciones, empresas públicas y nacionalizadas. Los burócratas uniformados comenzaron administrar  presupuestos millonarios sin control previo y sin transparencia como ocurrió con el PLAN BOLIVAR 2000 primer enriquecimiento ilícito de militares al mando del general “el gordo Rosendo por cierto desaparecido del país”; en otras áreas clave como: Tesorería Nacional, recaudación tributaria, administración de las divisas, importaciones estatales, banca pública, construcción de obras, el transporte aeroterrestre, marítimo de pasajeros y carga, compañías de seguros, los puertos y aeropuertos, el servicio de energía eléctrica, de alimentación, minería, gas e industria petrolera, etc.

Y como si fuera poca cosa, el mandamás de Miraflores Chávez designo a generales activos y retirados como candidatos partidistas que se convirtieron en gobernadores, alcaldes y diputados. El mandatario creó también una estructura con nuevas autoridades militares en todo el país: las Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI), subdivididas en Zonas de Defensa Integral y estas, a su vez, en Áreas de Defensa Integral, donde muchos jefes se comportan como caporales o caciques del régimen comunista.

El chavismo cubano militar fue más lejos. Creó una milicia con adoctrinamiento ideológico   por el G2 en la academia militar y cuarteles del país. Impuso la consigna maligna “Patria, socialismo o muerte” como saludo oficial. La proclamación de las fuerzas armadas como antiimperialistas y chavistas: el caudillo las transformó en un Ejército de partido único. El usurpador Maduro ha repetido en los cuarteles una consigna diabólica de Chávez: “La revolución bolivariana es militar”

El poder económico de los militares incluye, además, actividades ilícitas que van desde el soborno y la extorsión a los productores del campo agropecuario hasta el contrabando de gasolina, minería, productos del mar y el narcotráfico, de acuerdo con denuncias de la prensa nacional e internacional.

El ministro de Defensa Vladimir Padrino asegura que en las fuerzas armadas hay una “unidad monolítica”. Pero el Alto Mando hace jurar a los soldados “lealtad absoluta” a Maduro. En los cuarteles adentro hay un ambiente de cacería de brujas al estilo del G2 cubano y nadie se fía de nadie. Ni siquiera el propio ministro.

Está claro que los cuarteles no son ajenos al malestar que existe en el país ni tampoco inmune a la peor debacle económica que haya vivido el país en 20 años de dictadura.

Hoy por hoy lo que está en juego es la maldita herencia del poder militar que va más allá del régimen castrense del usurpador Maduro. Durante 150 años, los hombres de uniforme y armas de la República han dominado en Venezuela. El destacado historiador-articulista de opinión política, Manuel Caballero hablaba de “la peste militar”, es una enfermedad como el cáncer, “en la que unas células al principio normales empiezan a crecer sin control alguno, matando o dañando las células sanas del organismo”. El historiador sostenía que el único remedio para este mal es una vacuna civil “porque una militar sería como curar una hemorragia con una sangría”. El mayor reto que tiene el gobierno de transición de Guaidó es la desmilitarización y recomposición de las fuerzas armadas. ¿Volverán los militares a los cuarteles?

¿Cómo reinstitucionalizar el partido único FANB? reformar la Constitución Nacional y ley Orgánica de las FAN. Volver a la Obediencia absoluta al Poder Civil Democrático, FAN No deliberantes en asuntos político-partidistas  ni a cargos públicos de libre elección popular.

Hay que realizar elecciones libre y transparente “YA” en Venezuela. liberar a los presos políticos y exiliados, rehabilitar partidos políticos, reformar el REP, garantizar el voto universal, directo y secreto de la gran diáspora de venezolanos (más de 3 millones de ciudadanos en los países del mundo), y elegir un nuevo CNE bajo estricto baremo de ciudadanos probos.

Más del 95% de la población rechaza al usurpador Maduro en la ineludible convocatoria del día 23F, plazo para que entre la ayuda humanitaria por las fronteras del país que envían naciones amigas al pueblo desasistido por el gobierno militar que se niega con terquedad dejar entrar a los cientos de miles de voluntarios bajo juramento constitucional dispuestos a sacrificar si es posible su vida para llevar al destino cierto la ayuda humanitaria. ¡Ojala! militares, milicias, fanáticos y colectivos reflexionen, decidan con conciencia para que la ayuda humanitaria llegue a enfermos, moribundos y hambrientos en cada hogar y lechos de los más necesitados.

El Jesuita venezolano Arturo Sosa el “Papa negro” el superior general de la Compañía de Jesús de la Iglesia Católica se pronunció desde  Roma por unas «elecciones políticas» legítimas en Venezuela y dijo: “Espero que la sociedad venezolana encuentre un camino para llegar a una solución pacífica que lleve a unas elecciones políticas que todos sientan como legítimas y como posibilidad de futuro” continuo diciendo que lamenta la “crítica situación” de Venezuela generada por una grave crisis “social, política y económica”, la peor de su historia, así como las enormes carencias que tiene la población, que han empujando a millones de personas a abandonar al país en busca de un mejor futuro.

Asimismo, recordó la postura de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), que “ha dicho claramente que piensa que hace falta otro Gobierno y llegar a elecciones” libres y transparentes para que los venezolanos puedan elegir su próximo presidente.

Por último, afirmó Arturo Sosa que: “El Santo Padre Francisco ha señalado varias veces que la voz de los obispos de Venezuela es la suya”  y que “el Papa está muy atento a Venezuela, está bien informado y mantiene una relación muy estrecha con el episcopado”.

Hoy en Venezuela continúa la ansiedad por el desenlace de una situación insostenible. La presión sigue y el próximo sábado 23F se convierte en una fecha ultimátum, “si o si” con el anuncio de la entrada de la ayuda humanitaria.

El pulso de la oposición democrática y del gobierno usurpador se mide en este momento con el tema de la ayuda humanitaria, ya el tiempo se agotó y las cartas están echadas.

Negarle a un paciente un tratamiento de diálisis es igual a “ahorcar a una persona hasta morir. Eso está ocurriendo en este momento con 11 mil personas en Venezuela, por un gobierno  al que no le importa la salud de los ciudadanos”. Eso lo expresó el director de Codevida, Francisco Valencia, desde la OEA, durante la Cumbre Mundial sobre la crisis en Venezuela el pasado jueves 14F/2019.

La dramática descripción hecha por Valencia recoge uno de los puntos esenciales que pusieron en evidencia ante el mundo el verdadero talante y la más oscura esencia, de cómo la ambición de una élite de poder criminal puede llevar a la muerte, sin ningún pudor, a sus compatriotas venezolanos. La tragedia del país es la atención de la mayoría de los países democráticos en el mundo. De 193 países de la ONU sólo 10 siguen apoyando a Nicolás Maduro, 54 reconocen a Guaidó, basados en la necesidad de una salida libre y electoral y el resto se mantiene en la expectativa de cómo se desarrollará el conflicto.

Hasta ahora la presión internacional se ha centrado en exigir que Maduro acepte el ingreso de la ayuda humanitaria y que acceda a unas elecciones libres en Venezuela. Ambas demandas parecen ser inaceptables para las dos figuras que ostentan el poder en Venezuela: Nicolás Maduro y Diosdado Cabello.

El cerco internacional va a profundizarse y la alianza de Cuba y Rusia, podría quebrarse en cualquier momento cuando, los efectos de la disponibilidad de dólares del gobierno madurista, no sea suficiente para satisfacer las razones económicas de esa alianza. Ambos gobiernos, el de Cuba y el de Rusia, han demostrado que el pragmatismo económico está por encima de cualquier consideración ideológica. Para ambos, sus intereses en el juego geopolítico es lo fundamental.

Hoy Venezuela y la peste militar están vigiladas por los 4 puntos cardinales. La amplia frontera terrestre, el espacio aéreo, ríos, lagos y el inmenso Mar Caribe por fin están controlados por el voluntariado, y no existe posible escapatoria de los criminales de lesa humanidad.  Así de las cosas.

No deje de leer: Brasil reforzará ayuda humanitaria con otro centro de acopio

Auto Europe Car Rental

Opinión

El revuelo de Nicolasito

Publicado

on

En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Juan Barreto - AFP)
En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Foto: Juan Barreto - AFP).
Compartir

El revuelo de Nicolasito: Por Robert Mur.- El hijo del presidente de Venezuela cumple 30 años saltándose la cuarentena y con ambiciones políticas. Nicolás Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, e hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro



Levanta el vuelo

El hijo de Nicolás Maduro levanta vuelo. Y revuelo. El vástago del mandatario venezolano se llama igual que su padre y es conocido como Nicolasito. Acaba de cumplir 30 años, que celebró con una fiesta, burlando la cuarentena, lo que llevó a la detención de dos jefes policiales del distrito caraqueño de El Hatillo que intentaron hacer cumplir la ley ante las denuncias de los vecinos. Al parecer, el propio presidente estaba en la fiesta. Es lo que tiene el nepotismo y el abuso de poder que caracteriza a los regímenes autoritarios como el que se ha consolidado en la democracia chavista.



Aunque en los primeros años del mandato de su padre –que llegó al palacio de Miraflores en el 2013– Nicolasito mantuvo un perfil discreto, en los últimos tiempos ha elevado su exposición pública y algunas voces lo señalan como sucesor del líder chavista que, si la dividida oposición, la comunidad internacional o Washington no lo impiden, acabará su mandato en el 2025.

Sucesor del sucesor

Últimamente ha elevado su exposición pública y algunas voces lo sitúan como sucesor del líder chavista

No obstante, Venezuela no es Cuba ni Corea del Norte –a donde Nicolasito viajó el año pasado para estrechar lazos con el dictador Kim Jong Un– y el poder no está concentrado en una persona, así que Maduro parece tener el plan de que su hijo único adquiera experiencia política y se gane un lugar en la cúpula chavista ocupando cargos varios.

Cuando asumió el poder, Maduro lo nombró, con 23 años, jefe de Inspectores Especiales de la Presidencia. Luego sumó la coordinación de la Escuela Nacional de Cine, dejando perplejo a un sector donde no tenía experiencia ni vínculos. Y después, añadió el cargo de director general de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia. Más bien, designaciones creadas a medida para mantener al hijo cerca y poder encargarle tareas para que todo el mundo sepa a quien representa. Como hace un mes, cuando presidió una reunión de generales, causando malestar en el alto mando militar.

Presidente de la juventud del PSUV

Además, Nicolasito es vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista Unificado de Venezuela y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un parlamento paralelo unánimemente chavista creado en el 2017 para suplantar las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Ese año, en una de sus intervenciones en la ANC, Nicolasito hizo gala de la bravucona retórica heredada de su progenitor y respondió a Donald Trump, que había insinuado la invasión de Venezuela.



Sin cortarse una pelo amenazó con invadir EE.UU.; “Si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca; porque hasta Vietnam quedaría pequeño”, soltó.  Después de sonreírse, Trump debió tomar buena nota; porque el año pasado incluyó a Nicolasito en la lista;  de funcionarios venezolanos sancionados por Washington, con bloqueo de bienes y prohibición de ingresar a EE.UU.

El opcaso regimen chavista

En un régimen opaco como el chavista, la mitología urbana contribuye;  a forjar la imagen de sus líderes. Las historias que se cuentan sobre el heredero de Maduro son amplificadas;  pero tienen base cierta porque hoy hay una cámara en cada bolsillo.  Como cuando bailó en la fiesta de un empresario mientras llovían dólares o hizo detener a una invitada a un banquete de primera comunión; porque le sacó una foto. Otro mito –este sin registro– son los negocios que Nicolasito hace con las mafias que explotan ilegalmente minas de oro en el estado de Bolívar.

Su currículum dice que estudió Economía;  en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana. Nicolás Maduro Guerra es fruto del primer matrimonio del presidente, con Adriana Guerra; de quien se separó en 1994.  A su vez, Nicolasito se casó cuando tenía 23 años con Grysell Torres;  y tiene dos hijas, las únicas nietas del líder bolivariano.

Su último proyecto es Maduro Guerra Live, programa en la televisión estatal;  donde entrevista a altos dirigentes chavistas, con la vista puesta en su carrera política que pasa por obtener un escaño en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

ACN/ROBERT MUR/ La Vanguardia/ BUENOS AIRES

No deje de leer: El Calentamiento Global 

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído