Vitamina C es combustible de células cancerígenas | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Vitamina C es combustible de células cancerígenas

Publicado

on

Compartir

Un equipo de investigadores chilenos demostró ahora;  que la Vitamina C sirve también de combustible para las células tumorales de diferentes tipos de cáncer. Un tipo de este suplemento vitamínico;  ácido deshidroascórbico o DHA, se encuentra en altas concentraciones alrededor de las formaciones tumorales

Se sabía que la ingesta de vitamina C es fundamental en la dieta;  porque, entre otras cosas, protege del daño de oxidación causado por los radicales libres;  pero un equipo de investigadores chilenos demostró ahora que sirve también de combustible para las células tumorales;  de diferentes tipos de cáncer.

Publican resultados de 20 años de investigación

Docentes de la Universidad de Concepción;  liderados por Coralia Rivas, acaban de publicar los resultados de cerca de 20 años de investigación;  en la revista Free Radical Biology and Medicine. La conclusión es que la veintena de cánceres estudiados satisfacen sus necesidades de grandes cantidades de nutrientes;  a través del reciclaje de la vitamina C.

“Si se mira desde un contexto de las células, las cancerígenas no saben que es mala;  saben que lo necesitan para sobrevivir”, dice Rivas por teléfono a la AFP. Hasta ahora se habían establecido dos formas de vitamina C en el organismo;  la oxidada (ácido deshidroascórbico o DHA), que se encuentra en altas concentraciones en ambientes pro oxidantes alrededor de tumores;  y la reducida (AA, ácido ascórbico), que posee la beneficiosa función antioxidante. El mecanismo descubierto consiste en que las células tumorales adquieren este DHA, que se encuentra en grandes cantidades a su alrededor;  lo transportan a su interior y lo convierten en vitamina C reducida;  la molécula que le permite continuar viviendo, dice la investigadora.

Las células tumorales de mama, próstata y leucemia “eran capaces de acumular intracelularmente mucho más vitamina C que las células normales”, revela Rivas, quien trabajó en Estados Unidos y en 1993 publicó un trabajo sobre este tema en la revista Nature. Para la investigadora, este hallazgo es de “suma importancia porque significa que la vitamina C está fortaleciendo a las células tumorales y las hace más resistentes a los tratamientos”.

Inhibidor

“La célula tumoral consume altas cantidades de antioxidante y en este caso es la vitamina C la que se provee para inhibir este medioambiente oxidativo”, dice la investigadora. Estudios ya apuntaban a que la vitamina C “inhibe en cierto modo” los tratamientos de quimio y radioterapia, dice la doctora, quien señala que el siguiente paso es “poder inhibir la captación de este transportador de vitamina C que está ubicado en la mitocondria”, orgánulo en el que se genera la energía que necesitan las células para sobrevivir, duplicarse y llevar a cabo todas las funciones.

La clave de la sobrevivencia de diferentes tipos de cáncer, según esta investigación, no solo estaría en la capacidad aumentada de los tumores de adquirir la forma oxidada de la vitamina C, sino en otro elemento clave: la presencia de un transportador de vitamina C mitocondrial denominado SVCT2 que sería el “vehículo” que le permitiría a la mitocondria del tumor trasladar la vitamina a su interior y de esa forma evitar su propia muerte.

Vitamina C es un combustible de células cancerígenas

“Nuestros estudios demostraron que los tejidos tumorales sobre expresan este transportador, mientras que está ausente en los tejidos normales”, precisa Rivas. El siguiente paso es “desarrollar la metodología para llevar a cabo las investigaciones” para un tratamiento, pero para ello se necesita financiamiento de alguna empresa farmacéutica nacional o internacional.

De todas formas, alerta de que no se debe “dejar de tomar vitamina C bajo ninguna circunstancia”, porque no solo previene el escorbuto, sino que es esencial para la energía celular, la fabricación de colágeno, la síntesis de neurotransmisores, mejora la absorción del hierro, regenera otros antioxidantes como la vitamina E, y contribuye al sistema inmunológico, y no garantiza que se vaya a eliminar el cáncer.

ACN/AFP

No deje de leer: Total cura del SIDA logran por segunda vez

 

Hombre & Mujer

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova

Publicado

on

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova
Foto: fuentes.
Compartir

Científicos alemanes, han encontrado polvo cósmico en la nieve de la antártida que probablemente se originó en una supernova distante hace millones de años.

El viaje interestelar del polvo finalmente llevó el material a la Tierra, donde los investigadores los descubrieron en la nieve acumulada en el polo sur.

Este polvo, se destaca porque contiene un isótopo de hierro llamado hierro-60, que comúnmente es liberado por supernovas pero es muy raro en la Tierra (Los isótopos son versiones de elementos que difieren en la cantidad de neutrones en sus átomos).

En la búsqueda de polvo espacial evasivo, los científicos analizaron más de 1.100 libras. (500 kilogramos) de nieve superficial que recolectaron de una región de la Antártida a gran altitud, cerca de la estación alemana de Kohnen.

En ese lugar, la nieve estaría mayormente libre de contaminación del polvo terrestre, informaron los investigadores en un nuevo estudio.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Hierro-60: la marca de una supernova

Luego, los investigadores enviaron la nieve aún congelada a un laboratorio en Munich, donde fue derretida y filtrada para aislar las partículas de polvo que podrían contener rastros de material desde el espacio.

Cuando los científicos examinaron el polvo incinerado con un espectrómetro de masas acelerador, detectaron el raro isótopo de hierro 60, una reliquia de una antigua supernova.

El espacio es un lugar polvoriento, rico en partículas expulsadas por supernovas y desprendidas de planetas, asteroides y cometas.

Nuestro sistema solar está pasando actualmente a través de una gran nube de polvo espacial conocida como la Nube Interestelar Local (LIC), y los granos de esta nube que se encuentran en la Tierra podrían revelar mucho sobre cómo nuestro sol y sus planetas interactúan con el polvo cósmico.

Para averiguar si el polvo espacial provenía de una supernova distante, los científicos primero tuvieron que descartar si se originó dentro de nuestro sistema solar.

El polvo irradiado por los planetas y otros cuerpos puede contener hierro-60, pero la exposición a la radiación cósmica también crea otro isótopo: el manganeso-53.

Así que los investigadores, compararon las proporciones de hierro 60 y manganeso 53 en los granos antárticos, descubriendo que la cantidad de manganeso era mucho menor de lo que hubiera sido si el polvo fuera local.

¿Cómo supieron que el polvo no se originó en la Tierra?

Puede haber existido hierro-60 en nuestro planeta durante las etapas iniciales de su formación, pero este isótopo raro hace mucho que se descompuso en la Tierra, escribieron los investigadores en el estudio.

Las pruebas de bombas nucleares podrían haber creado y dispersado el hierro-60 en todo el planeta, pero los cálculos mostraron que la cantidad del isótopo producido por tales pruebas habría sido mucho menor; que la cantidad de hierro-60 encontrada en la nieve de la Antártida.

El hierro-60 también se produce en reactores nucleares; sin embargo, la cantidad de isótopos que generan los reactores es «insignificante»; y se limita a los reactores donde se fabrica, dijeron los científicos.

Solo pudo venir de una antigua supernova

Hasta la fecha, incluso los accidentes nucleares graves, como el desastre de la central nuclear de Fukushima ocurrido en 2011; no introdujeron hierro-60 en el medio ambiente en cantidades mensurables, según el estudio.

Anteriormente, el hierro-60 en la Tierra se había encontrado solo en antiguos depósitos de aguas profundas o en rocas que se originaron en el espacio, «como meteoritos o en la luna»; informaron los científicos en línea el 12 de agosto en la revista Physical Review Letters.

«Al descartar fuentes terrestres y cosmogénicas [formadas por rayos cósmicos], concluimos que hemos encontrado, por primera vez, hierro-60 reciente con origen interestelar en la Antártida», escribieron los investigadores.

Con información de: ACN|FoxNews|Redes

No dejes de leer: Un diamante es verdaderamente para siempre

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído