Maskné, el acné producido por las mascarillas - ACN
Connect with us

Salud y Fitness

Maskné, el acné producido por las mascarillas

Publicado

on

acné y las mascarillas - ACN
Compartir

En los últimos meses la mascarilla se ha convertido en elemento indispensable para nuestro día a día.

Su uso, además de ser obligatorio es necesario para evitar contagios ante esta pandemia del covid-19, ya que nos protege de contagiarnos y de contagiar a los demás.



Para que la mascarilla cumpla su función debe estar correctamente ajustada a la cara, cubriendo nariz y boca. Todo ello, sumado a las largas horas de uso durante las jornadas laborales, han provocado que nuestra piel se vea afectada apareciendo problemas cómo xerosis, eritema, eccema seborreico, acné, rosácea o empeoramiento de patologías preexistentes como puede ser la dermatitis atópica.

En el caso de pacientes afectados por eccemas faciales, el uso prolongado de la mascarilla puede provocar malestar y empeoramiento de sus brotes.

¿Qué aspecto tiene el Maskné?

Son las imperfecciones que aparecen como consecuencia del uso de la mascarilla. Se trata mayoritariamente de la aparición de granos en la piel por oclusión, con pápulas, pústulas y microcomedones que se ubican en el mentón y de forma simétrica a lo largo de la mandíbula. En otras palabras, un brote típico que no debe confundirse con otros problemas que también pueden ser causados por el uso de la mascarilla.

El Maskné afecta principalmente a la piel frágil: pieles sensibles y reactivas que a menudo están irritadas y especialmente pieles propensas al acné.

Si no tienes ningún problema cutáneo en particular, el Maskne es una amenaza menor, pero sigue estando presente. Puedes notar como tu piel está más grasa y tiene más puntos negros o pequeñas manchas que antes no estaban. Todo depende de cuánto tiempo uses la mascarilla al día.

¿Puede la mascarilla causar acné?

Un estudio chino mostró un aumento significativo de los brotes de acné entre las personas que usaron mascarilla durante más de cuatro horas todos los días durante más de dos meses. La producción de sebo puede aumentar hasta en un 10%.

Sin embargo, debemos seguir utilizando las medidas de protección adecuadas. La Dra. Marta Frieyro de HC Marbella, nos da una serie de recomendaciones para aliviar y prevenir las consecuencias derivadas del uso esos sistemas de protección.

Recomendaciones:

Evitar el uso de maquillaje, sobre todo en la zona de la mascarilla.

Tener a disposición varias mascarillas y lavarlas después del uso diario para evitar la acumulación de gérmenes.

Usar protector solar que no obstruya los poros de la piel (es decir no comedogénico)

Usar cremas hidratantes adecuadas a cada tipo de piel y edad.

El lavado diario de cara, preferiblemente con agua templada, y si es posible por la mañana y por la noche. Se recomienda utilizar jabones y limpiadores suaves y sin fragancias, para evitar agentes irritantes.

Si se identifica que los problemas aparecen a partir de un determinado tipo de mascarilla, es recomendable cambiar a otra similar, de igual protección, pero de materiales diferentes.

En caso de que la patología empeore o persista, es recomendable que acuda a un especialista para valorar si es necesario el uso de algún tipo de crema o emulsión específica.

ACN/ Bioderma

No dejes de leer: Te decimos cómo limpiar el cutis de manera correcta para un rostro perfecto

Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Salud y Fitness

¿Sabía que el Covid-19 no solo afecta físicamente? Tu salud mental también sufre

Publicado

on

El covid-19 y la salud mental
Compartir

Dificultad para respirar, pérdida del gusto y el olfato, debilidad general: esos son los síntomas físicos de las infecciones por COVID-19, sin embargo, tu salud mental también sufre graves consecuencias.

Caroline, una doctora de la ciudad de Colonia, en Alemania, era consciente de los riesgos asociados con el virus. Sin embargo, le preocupaban más las personas mayores cercanas a ella y otras en quienes la enfermedad; podría tomar un curso más severo.

«Pensé: Soy joven, no tengo enfermedades previas. Soy atlética, si me infecto, probablemente no será tan grave», cuenta a DW la mujer de 39 años; que pide ser identificada solo por su nombre de pila. «Personalmente, no tenía tanto miedo de contagiarme», reconoce.

A Caroline le diagnosticaron COVID-19 en enero. La enfermedad no la confrontó inicialmente con síntomas graves. Una temperatura ligeramente elevada, dolores de cabeza leves, picazón en la garganta: eso fue todo. Lo que no esperaba eran los ataques de pánico y la depresión.

El covid-19 y la salud mental: Afecciones neurológicas o psiquiátricas

Un nuevo estudio de la Universidad de Oxford, publicado en la revista  The Lancet Psychiatry,  encontró que Caroline no está sola. Lejos de eso: los investigadores revisaron los registros de salud electrónicos de más de 236.000 pacientes de COVID-19; en su mayoría de los Estados Unidos, y encontraron que al 34% se le había diagnosticado una afección psiquiátrica o neurológica en los seis meses posteriores a la infección con el coronavirus.

Afecciones neurológicas como accidentes cerebrovasculares y demencia fueron raras, pero el 17% de los pacientes con COVID-19 fueron diagnosticados con trastornos de ansiedad y el 14% con trastornos del estado de ánimo; incluida la depresión. Los investigadores de Oxford también observaron dos grupos de control de pacientes con influenza y pacientes con cualquier infección del tracto respiratorio (excepto COVID-19); para asegurarse de que sus números no solo reflejaran la experiencia del público en general viviendo una pandemia.

«Nuestros datos realmente llaman la atención sobre la escala del problema», dijo a DW el autor principal del estudio; Paul Harrison. «Esto resalta la idea de que el COVID tiene consecuencias para las personas, incluso si estas no van al hospital».

“Pensé que estaba teniendo un derrame cerebral”

Caroline nunca fue hospitalizada, pero luchó severamente con problemas de salud mental durante y después de su infección por COVID-19.

Condujo sola hasta un centro de diagnóstico en un estacionamiento oscuro en Colonia, esperando que el examen resultara negativo; simplemente como una precaución antes de interactuar con sus pacientes. Cuando obtuvo el resultado positivo «fue un shock. Me desconcertó», relata la médica.

Y empeoró. A pesar de que sus síntomas físicos no eran especialmente severos, «en realidad, luché psicológicamente», dice Caroline. Fue la única en su familia que contrajo el virus y tuvo que aislarse completamente de su esposo e hijos. No podía conciliar el sueño sin pastillas para dormir y se convirtió en una persona generalmente más temerosa y deprimida que antes, cuenta.

«No dejaba de pensar: tienes una enfermedad por la que mueren todas estas personas»; recuerda Caroline. «Con frecuencia, me despertaba por la noche y entraba en pánico. Pensé que estaba sufriendo un derrame cerebral; no podía moverme y estaba atrapada en ese mundo entre el sueño y la realidad. Nunca antes había tenido esos ataques de pánico».

«COVID-19 hizo que mi ansiedad llegara a su punto máximo»

Lawrence, quien igualmente pide ser mencionado solo por su nombre, tampoco había tenido problemas de salud mental antes de la pandemia. Una vez que COVID-19 comenzó a propagarse en los EE. UU., el joven de Virginia, de 29 años, comenzó a experimentar ansiedad; pero «todavía era manejable en este punto», explica a DW.

Luego, su suegra murió de COVID-19, y en diciembre Lawrence y su esposo también contrajeron el virus. Inicialmente, sus síntomas no eran tan fuertes, pero finalmente el virus afectó sus pulmones; «y, como tengo asma, comenzó a afectarme».

«Cuando mi respiración se hizo más difícil, comencé a tener ataques de pánico, que nunca antes había tenido», detalla Lawrence. Además, sufría de ansiedad y ya no podía concentrarse en su trabajo. Tras un mes de lucha, Lawrence finalmente vio a un médico, que le recetó medicamentos contra la ansiedad.

«Si bien no puedo decir si estaba directamente relacionado, el COVID-19 hizo que mi ansiedad llegara al máximo; hasta el punto en que decidí que necesitaba buscar ayuda médica», dijo.

Caroline, que encontró el apoyo de su hermana, una psicóloga, tampoco pudo precisar la razón exacta de su ansiedad. «No estoy segura de si fue causada por la situación general, la cuarentena; cómo obtuve el diagnóstico y toda la cobertura de los medios», dice. «O si fue causada por la enfermedad en sí», duda.

Otra razón para tomar el COVID-19 en serio

Para el profesor Harrison, «ambas explicaciones son bastante posibles». A su juicio, “lidiar con el estrés de saber que tienes COVID, tener que aislarte; preocuparte por tu trabajo, tu futuro, tu salud, esa es la explicación más probable para esos diagnósticos».

La teoría de que las circunstancias externas son principalmente las culpables de las condiciones de salud mental en los pacientes con COVID-19; está en parte confirmada por otro de los hallazgos de Harrison. No hubo diferencia significativa en el número de personas con ansiedad y depresión encontradas en pacientes con COVID-19 leve; los que tuvieron que ir al hospital y los que debieron ser tratados en unidades de cuidados intensivos.

Así que, para Harrison, las posibles consecuencias para la salud mental son otra razón más para estar atentos; a las precauciones y «evitar el COVID por todos los medios posibles».

«Toma la vacuna que te ofrezcan», implora Harrison y agrega: «Los riesgos de la vacuna, que yo sepa, son infinitamente menores en comparación con los riesgos del COVID. Y si te dicen que te aísles; sugiero que hagas lo que te dicen. Todos estaremos mejor».

ACN/0800 Noticias

No dejes de leer: ¿Politizada? Algunos adultos mayores fueron vacunados en Baruta

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.