Agujero negro en el centro de nuestra galaxia aumentó 75 veces su brillo
Connect with us

Hombre & Mujer

Agujero negro en el centro de nuestra galaxia aumentó 75 veces su brillo

Publicado

on

El agujero negro en el centro de nuestra galaxia aumentó 75 veces su brillo
Foto: fuentes.
Compartir

Aunque el agujero negro en el centro de la Vía Láctea es un verdadero monstruo, todavía se encuentra bastante tranquilo para los estándares universales.

El objeto cuántico llamado Sagitario A* (Sgr.A*), es aproximadamente 4.6 millones de veces más masivo que nuestro Sol.

Por lo general, es un monstruo melancólico, sin exhibir demasiado su poder en el entorno galáctico.

Pero un grupo de científicos que estuvieron observando a Sgr.A* con el Telescopio Keck se percataron de como su brillo aumentó exponencialmente, más de 75 veces de lo normal, durante unas pocas horas.

El aumento de la luminiscencia de Sgr.A* no es visible en el espectro de luz perceptible a nuestros ojos. Todo sucede en el espectro infrarrojo cercano, la porción del espectro más cercano a la luz óptica.

Los astrónomos han estado observando a Sgr.A * durante 20 años, Aunque el agujero negro tiene cierta variabilidad, este evento no se parece a nada a lo que los astrónomos hayan observado antes. Este pico fue dos veces más brillante que el nivel de flujo máximo anterior.

Resultados de la investigación fueron publicados

Estos resultados, se informaron a la comunidad científica en la revista Astrophysical Journal, en un documento titulado «Variabilidad sin precedentes de Sgr.A* en NIR», y está disponible en el sitio de preimpresión arXiv.org. El autor principal es Tuan Do, astrónomo de la UCLA.

El equipo vio a Sgr.A* emitir una llamarada 75 veces mayor a lo normal durante un período de dos horas el día 13 de mayo de 2019. Al principio, el astrónomo Tuan Do pensó que estaban viendo una estrella llamada SO-2 en lugar de Sgr.A*.

La estrella SO-2, es una de un grupo de estrellas llamadas estrellas «S» que orbitan al agujero negro supermasivo muy de cerca.

Los astrónomos la han estado observando mientras orbita alrededor del agujero negro, y al principio no estaban seguros de si lo que estaban viendo era un efecto óptico del propio Sgr.A*.

En una entrevista para ScienceAlert, Tuan Do dijo: “El agujero negro era tan brillante que al principio lo confundí con la estrella S0-2, porque nunca había visto a Sgr.A* brillar tanto”.

Sin embargo, durante los siguientes cuadros, quedó claro que la fuente era variable y tenía que ser el agujero negro. Casi de inmediato supe que probablemente algo interesante estaba sucediendo con el agujero negro», agregó Do.

El agujero negro en el centro de nuestra galaxia aumentó 75 veces su brillo el día 13 de mayo. Foto: fuentes.

El agujero negro en el centro de nuestra galaxia aumentó 75 veces su brillo el día 13 de mayo. Foto: fuentes.

¿Porque Sgr.A* se transformó en semejante bengala cósmica?

En este punto, los astrónomos no están seguros de qué causó el enorme incremento en el brilo de Sgr.A*, debido a que el evento en sí mismo no tiene precedentes.

Es probable que algo haya irrumpido en el vecindario de Sgr.A*, el cual generalmente es tranquilo. Hay al menos un par de posibilidades al respecto.

La primera posibilidad no es en realidad una irrupción, sino una inexactitud en los modelos estadísticos utilizados para comprender el agujero negro.

Si ese es el caso, entonces los modelos debe actualizarse para incluir estas variaciones como «normales» para el objeto astronómico Sgr.A*.

La segunda posibilidad es donde las cosas se ponen interesantes: algo ha cambiado en el vecindario del agujero negro.

La estrella mencionada anteriormente llamada SO-2 es una candidata principal en este concurso de posibilidades.

Es una de las dos estrellas que se acercan mucho a Sgr.A*, en una órbita elíptica. Cada 16 años, S0-2 está en su punto más cercano a Sgr,A*.

A mediados de 2018 fue su último acercamiento máximo, cuando estaba a una distancia de solo 17 horas luz del agujero negro.

Es posible que el acercamiento de SO-2 haya interrumpido de alguna forma el material que normalmente fluye hacia Sgr.A*.

Eso generaría el tipo de variabilidad y produciría la llamarada brillante que los astrónomos vieron en mayo, aproximadamente un año después del acercamiento máximo de la estrella a Sgr.A*.

Con información de: ACN|UniverseToday|AstronomyMagazine

No dejes de leer: Transporte hipersónico «hyperloop» avanza hacia su realización (+video)

Hombre & Mujer

Mentiras que los antivacunas repiten sin parar

Publicado

on

Compartir

Los detractores sobre la inmunización y conclusiones alrededor de este gran avance científico;  son una comunidad muy cerrada que se retroalimenta constantemente;  según un estudio que analizó unos 1,5 millones de mensajes en redes sociales;  sobre el tema en tela de juicio. El cuestionamiento revela las mentiras que los antivacunas repiten;  como en una especie de circuito cerrado. Los bulos ó mentiras que los antivacunas repiten sin cesar.

Gráfica: Un pediatra vacuna a un niño de sarampión, una enfermedad prevenible. Quiénes son los antivacunas. Radiografía europea de los antivacunas con el sarampión en pleno avance

El rechazo a las vacunas

Fue un simple rasponazo al que los padres no dieron importancia. Una semana después, el niño comenzó a llorar, a apretar la mandíbula, sufrir espasmos musculares y se le arqueó el cuello y la espalda. Tétanos. Una enfermedad prevenible con una vacuna que ha logrado reducir un 99% las muertes desde 1940. Los padres tuvieron entonces que recurrir a un helicóptero de emergencia para trasladar al pequeño de seis años al hospital, donde pasó dos meses en una terrible agonía en cuidados intensivos. A pesar de la experiencia, sus progenitores rechazaron las vacunas que los médicos les recomendaron. Sucedió en Oregón (Estados Unidos) en 2017 y los gastos médicos ascendieron a más de 800.000 dólares.

Este caso se conoció en 2019 después de que cinco doctores lo expusieran en una publicación científica y se convirtió en una de las conversaciones sobre la inmunización que más comentarios generó en redes en ese momento. Un ejemplo claro del peligro para la salud pública que supone este grupo, minoritario en España, pero con cierta fuerza en lugares como Estados Unidos. La historia del niño del tétanos está incluida en un estudio sobre la influencia de la comunidad antivacunas recientemente publicado por la empresa de big data Alto Analytics.

Estan estrechamente conectados

Siete de las ocho comunidades de usuarios identificadas en este gráfico pertenecen a perfiles antivacunas. Se puede observar que están estrechamente conectados y aparentemente coordinados, mientras que la comunidad provacuna está más dispersa y al margen del núcleo de las comunidades anti.

Siete de las ocho comunidades de usuarios identificadas en este gráfico pertenecen a perfiles antivacunas. Se puede observar que están estrechamente conectados y aparentemente coordinados, mientras que la comunidad provacuna está más dispersa y al margen del núcleo de las comunidades anti.

La investigación evaluó 1,5 millones de interacciones en Facebook, Instagram y Twitter por parte de 830.000 usuarios de 96 países entre febrero y marzo de 2019. Estudiaron solo mensajes en inglés por lo que el 41% de ellos procedían de Estados Unidos, el 4,2% de Canadá, el 4% de Reino Unido y el 1,5% de Australia. Para ello, han utilizado una plataforma de análisis de datos propia. Después agruparon las diferentes narrativas utilizando inteligencia artificial.

Cómo combatir las mentiras

Los resultados sirven para extraer conclusiones sobre cómo combatir bulos en redes y aprender sobre cómo los usuarios se reafirman una y otra vez en lo mismo. «El porcentaje de mensajes en contra de las vacunas es muchísimo menor que los que las apoyan, pero consiguen ser una piña y hacer más ruido. Cuando haces mucho ruido, generas mucho contenido, esto se indexa muy bien dentro de las redes y en Google y consigues que tenga más fuerza», explica Alejandro Romero, director general de Alto Analytics.

«Tienen una serie de mensajes que repiten sin parar y constituyen una narrativa muy potente», recalca Romero. El análisis es capaz incluso de establecer una clasificación de las 11 creencias sin fundamento científico ni médico que esta comunidad se repite sin cesar desde que surgiera este movimiento. Muchas de ellas tienen su origen en el estudio de Andrew Wakfield publicado en 1998 en The Lancet que relacionaba vacunas y autismo. La investigación fue retirada poco después cuando se probó que todo partía de un fallo metodológico que la invalidaba por completo. Esta sigue suponiendo hoy probablemente la página más sonrojante en la historia de esta prestigiosa revista.

Según el análisis, estos son los mensajes más repetidos:

  1. Las vacunas causan autismo.
  2. Causan parálisis, problemas en el embarazo, muerte…
  3. Solo sirven para enriquecer a las farmacéuticas.
  4. Los padres son los únicos que pueden decidir.
  5. Los niños reciben muchas más vacunas que antes.
  6. Las vacunas contienen elementos dañinos.
  7. La ciencia no es precisa.
  8. Si las vacunas no son dañinas, ¿por qué hay compensaciones en los tribunales por si fallan?
  9. Si las vacunas funcionan, ¿cómo pueden suponer una amenaza los niños no vacunados a los que sí lo están?
  10. Las farmacéuticas amenazan a los científicos.
  11. Las madres saben lo que es mejor para sus hijos antes que las farmacéuticas corruptas.

El estudio señala la fuerte cohesión de estos usuarios. «Casi todos los perfiles están muy aislados de otras comunidades de usuarios y solo unos pocos interactúan fuera de este entorno. Esto da evidencia de que están estrechamente conectados y coordinados de alguna forma. Están continuamente reafirmándose en sus ideas y una vez que caes dentro, eres arropado por todas esas teorías antivacunas», indica Romero.

Mujeres en edad fértil

Hemos observado que los antivacunas segmentan mucho su mensaje y que uno de sus objetivos son las mujeres en edad fértil

El interés de los resultados de esta investigación, más allá del análisis del movimiento antivacunas, es utilizar estas conclusiones para estudiar la manipulación en redes sociales de otros grandes temas, como el cambio climático. «Vemos que es un comportamiento similar al de los que niegan el cambio climático. Se basan en la desconfianza a las instituciones, académicos y científicos. Proponen alternativas basadas en la opinión o en procedimientos infundados que no siguen el método científico», puntualiza Romero.

Los investigadores examinaron también 715 publicaciones patrocinadas en Facebook y observaron que en la muestra, solo el 20% eran de contrarios a la profilaxis, pero obtenían un mayor alcance con menos inversión. «Para llegar al mismo número de gente, los provacunas invierten de media un 50% más de presupuesto. Hemos observado que los antivacunas segmentan mucho su mensaje y que uno de sus objetivos son las mujeres en edad fértil, el momento de la vida en el que por lo general de toma la decisión de inmunizar a un niño», señala Romero.

Los bulos que los antivacunas repiten sin cesar

Otra de las características fundamentales de las publicaciones de estos sectores es que imitan la apariencia de las organizaciones científicas o gubernamentales: «Si no lees el texto parece el post de una institución oficial».

«La comunidad de la salud pública en general puede ver en este estudio el impacto de las plataformas digitales y el siguiente paso podría ser elaborar una serie de mensajes clave sencillos de comunicar que desmonten los argumentos falsos», añade el experto. Romero apunta que el humor puede ser una posible herramienta. «A veces, los argumentos y teorías conspiranoicas son tan peregrinas que incluso se les podría dar la vuelta y mostrarlas con humor. Este movimiento también usa imágenes impactantes o incluso memes y también se podría determinar si valen para desmontar sus mensajes».

ACN/ElPáis/Planeta Futuro/Patricia Peiró

No deje de leer:

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído