Akademik Lomonosov: el peligro de un Chernobyl flotante en Rusia
Connect with us

Tecnología

Akademik Lomonosov: el peligro de un Chernobyl flotante en Rusia (+Video)

Publicado

on

Akademik Lomonosov: el peligro de un Chernobyl flotante en Rusia
Foto: fuentes.
Compartir

Una planta de energía nuclear rusa flotante, que los ambientalistas llaman un potencial «Chernobyl sobre el hielo», zarpó el viernes en un viaje de 4850 kilómetros a través del Ártico.

El Akademik Lomonosov, que salió del puerto de Murmansk y está destinado a Pevek, lleva a bordo combustible altamente radiactivo y dos reactores nucleares con medidas de seguridad “a prueba de tsunamis”.

Tres remolcadores, empujan la nave hacia el este para que pueda proporcionar energía a un complejo minero siberiano remoto.

Akademik Lomonosov: el peligro de un Chernobyl flotante en Rusia. Foto: fuentes.

Akademik Lomonosov: el peligro de un Chernobyl flotante en Rusia. Foto: fuentes.

Ambientalistas temen un nuevo accidente nuclear

Su lanzamiento se produce solo dos semanas después de que una explosión de un misil nuclear en un campo de pruebas de armas navales en el noroeste de Rusia dejó cinco muertos, incluidas dos personas que presuntamente murieron por efectos de la radiación.

Los médicos que trataron a las víctimas de esa explosión, declararon a medios internacionales el pasado viernes, que ahora temen también haber sido irradiados, ya que estaban trabajando sin protección y los militares nunca les advirtieron sobre los riesgos de contaminación.

Video cortesía de Noticieros Televisa

Los ambientalistas, han estado haciendo sonar las alarmas sobre los riesgos de un barco como el Akademik Lomonosov, que viaja a través de una parte del mundo conocida por climas extremos, implacables e impredecibles.

En un artículo sobre el buque nuclear, publicado en el sitio web de Greenpeace, se dice que «la próxima catástrofe nuclear podría ser un Chernobyl en hielo o un Chernobyl en las rocas».

Akademik Lomonosov: la primera planta nuclear flotante

Los críticos, también están preocupados por el barco que contamina el Ártico y las capacidades de las autoridades rusas; para limpiar un desastre en la remota región, en caso de que ocurriera.

El Akademik Lomonosov, es operado por un equipo de 70 personas y puede proporcionar suficiente energía para abastecer a las comunidades de alrededor de 100.000 habitantes; agregó la estación de noticias, citando a los medios rusos.

Se espera que el buque Akademik Lomonosov, llegue a la localidad de Pevek a finales del mes de septiembre.

«Esta es una ocasión trascendental para nuestra compañía y para la región de Chukotka», dijo Alexey Likhachev; director general de la compañía estatal rusa de energía nuclear Rosatom, en un comunicado.

«Esto representa una contribución significativa para crear un futuro ártico». eso es a la vez sostenible y próspero», agregó.

Con información de: ACN|FoxNews|Televisa|Sputnik

No dejes de leer: Radiación: Se disparan ventas de yodo en farmacias rusas

Tecnología

Derecho a la privacidad mental reclaman científicos

Publicado

on

Compartir

Incorporar a los Derechos Humanos el Derecho a la identidad;  al libre albedrío, a la privacidad mental, al acceso equitativo a la mejora cerebral y a la protección contra sesgos;  son los cinco neuroderechos reclamados por científicos en una carta;  dónde previenen contra el próximo alud de interfaces mente-máquina. Se trata de evitar la manipulación de la mente.

Una mujer hace un experimento con dispositivo de magnetoencefalografía UNIVERSIDAD DE NOTTINGHAM

La carta de los neuroderechos

Derecho a la identidad, al libre albedrío, a la privacidad mental, al acceso equitativo a la mejora cerebral y a la protección contra sesgos. Son los cinco neuroderechos que un grupo de 25 científicos encabezados por Rafael Yuste, de la Universidad de Columbia en Nueva York, están promoviendo como una especie de adenda a la carta de los derechos humanos. La lista es bien llamativa, porque si los neurocientíficos reclaman que la identidad personal o el libre albedrío se protejan como derechos en las legislaciones, es porque los ven amenazados en el futuro inmediato, por no decir ahora mismo. Y no andan faltos de argumentos, como puedes leer en Materia.

La pista del dinero es elocuente. Las tecnológicas se han puesto nerviosas porque creen que el próximo iPhone será una interfaz mente-máquina (no invasiva), y Yuste piensa que tienen razón. Si ya era conocida la firma Neuralink, de Elon Musk (100 millones de dólares anuales), que persigue mejorar esas mismas interfaces mente-máquina, ahora se suman Facebook con otros mil millones y Microsoft con otro tanto, estos últimos en la propia empresa de Musk. Yuste asegura que Google ha hecho una inversión similar, que todavía no es pública. Todos a por Apple y su iPhone cerebral.

El conocimiento del cerebro

Pese a que nuestro conocimiento del cerebro es aún insuficiente, la implantación de electrodos o (en su versión menos precisa pero no invasiva) el uso de cascos electroencefalográficos ha producido ya resultados impresionantes, como la determinación de la conducta de un ratón mediante la estimulación de un grupo concreto de neuronas, o la intercomunicación de palabras entre dos personas a través de un dispositivo electrónico. Los neurocientíficos también saben que leer la mente de un individuo es ya una realidad, aunque el campo esté todavía en su prehistoria. El mismo concepto de libre albedrío sufre una crisis de identidad desde hace un par de décadas: nuestro cerebro empieza a hacer las cosas antes de que nosotros tomemos la decisión de hacerlas.

El peligro de conectar cerebros a ordenadores

De ahí que Yuste y sus colegas teman que conectar los cerebros a ordenadores diluya la identidad de las personas y comprometa su capacidad para tomar decisiones. Que los cascos del iPhone lean nuestra actividad cerebral y descifren algunos de sus códigos. Que las técnicas de mejora, o aumentación, de la mente, se conviertan en un privilegio de las clases adineradas, y que dentro de los algoritmos moren unos sesgos racistas o sexistas que te pueden dejar sin trabajo y sin vivienda. Neuroderechos. Da que pensar.

La ciencia de la semana es un espacio en el que Javier Sampedro analiza la actualidad científica. Suscríbete a la newsletter de Materia y lo recibirás cada sábado en tu correo, junto con una selección de nuestras mejores noticias de la semana. También puedes a Materia en Facebook, Twitter, Instagram

ACN/El Páis/Javier Sampedro/The Trust Project

No deje de leer: Libre albedrío contra esta narcotiranía inhumana(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído