Calidad de vida, primer mundo y tercermundismo | ACN
Connect with us

Opinión

Calidad de vida, primer mundo y tercermundismo

Publicado

on

Hacia el rescate - acn
Compartir

Calidad de vida, primer mundo y tercermundismo: Por Cora Páez de Topel.-  No es un término abstracto referente a la calidad de vida cuando lo expresamos, es más bien una condición social que se manifiesta en todos los aspectos de la vida diaria de las personas en los que denominamos países del primer mundo, en los que habita una tercera parte de la Humanidad, o por el contrario, países del tercermundismo poblado por las dos terceras partes de seres humanos que viven al margen del desarrollo en comunidades carentes de los recursos básicos,  pobreza no sólo material sino también mental y  espiritual.  Medir la calidad de vida por la dotación o falta de esos recursos  es indispensable:  el dinero, la vivienda, el trabajo, la luz, el agua, las comunicaciones, el transporte,  la seguridad.

El primer país del mundo desarrollado es Estados Unidos, no por ser un país capitalista sino por los avances sociales logrados a lo largo de su historia, ratificados a partir de la Independencia en la Constitución firmada el 17 de Septiembre de 1787 en el Congreso,  por el Presidente George Washington y los diputados de los doce estados  presentes, estableciendo que para formar una perfecta unión debe establecerse la Justicia, asegurar la tranquilidad doméstica, promover la defensa común, el bienestar general y asegurar las bendiciones de la Libertad.  En su totalidad, esos preceptos se respetan y la Constitución sigue vigente, sólo con algo más de veinte enmiendas.

En América del Norte, Canadá es también un país del primer mundo, con los avances sociales que disfrutan sus habitantes y una democracia bien representada.  Los países europeos han logrado igualmente alcanzar el desarrollo, después de haber pasado por tantas guerras y sufrimientos, pero la mayoría de sus habitantes son personas cultas, exigentes de sus derechos y cumplidoras de sus deberes, so pena de ser penalizados por el Estado  encargado de administrar justicia.  En los países nórdicos: Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia el bienestar se manifiesta en el alto grado de evolución social, respeto al ciudadano y servicios públicos eficientes.

Es particularmente en los países localizados en  África,  Asia  y América Latina en  donde las desigualdades sociales se hacen más evidentes, puesto que en esa parte del mundo no todos los habitantes tienen el mismo grado de desarrollo, evidenciándose los contrastes de una manera clara tanto en la infraestructura física como en la forma de vida de la   población, debido quizás a la corrupción de sus gobernantes y a las dictaduras que en pleno s. XXI siguen vigentes: militarismo, teocracia, comunismo,  por lo que el Estado de Derecho es débil,  impidiendo que los ciudadanos se expresen libremente para exigir sus derechos y en numerosas ocasiones faltando a sus deberes.

No se corresponde la antigüedad de esos países  con el grado de bienestar de su población.   Si bien hay progreso por una parte,  el atraso es generalizado, con los grandes cinturones de miseria que se extienden por las zonas más deprimidas.  La emigración de sus habitantes es numerosa, en busca de refugio en países del primer mundo, que en ocasiones los rechazan, como lo vemos actualmente en Mexico, Honduras, Nicaragua y Guatemala con la intención del presidente Donald Trump de levantar el muro fronterizo entre Estados Unidos y esos países para impedirles el libre acceso.  Lo vemos también en Europa cerrándole el paso a los refugiados de Sudán, Yemen, Libia, Irán,  Afghanistan  y otros países asiáticos y africanos sometidos a  dictaduras.

Lo vemos actualmente en Venezuela, país de grandes contrastes, encaminado en el siglo XX hacia el desarrollo, gracias a su riqueza petrolera y al establecimiento de la democracia, luego de sufrir dos dictaduras que fueron derrocadas, pero que lamentablemente a comienzos del s. XXI  cayó bajo el poder de un gobierno militarizado de corte comunista y dictatorial, lo que ha provocado el éxodo de 4 millones de venezolanos en busca de mayor calidad de vida.  La lucha no se detiene, en espera de retomar la senda del progreso material y espiritual  propio del primer mundo.

ACN/CPdT

No deje de leer: Carabobeños pernoctan para surtirse de gasolina

Opinión

El despertar del pueblo

Publicado

on

Compartir

El despertar del pueblo: Por Enrique Escobar Fernandoy.- Hacía tres años que no me metía en el Facebook. Hoy con el despertar del pueblo constituye un imperativo categórico. De partida nueva constitución con asamblea constituyente. Quien no quiera cambiarla que no me joda, pues o es de la Udi o un fascista de J.A. Kast y no debo gastar antibióticos en enfermos demasiado incurables.

Es preciso dedicarse a dos cosas…

1.- Hacer conciencia a todo nivel y en todo momento de la necesidad imprescindible de una nueva constitución igualitaria, antirascista, anticlasista y anti xenofóbica, que transforme al país en un estado plurinacional, que le otorgue el espacio y la libertad necesaria a los pueblos mapuche, aymará, atacameño, rapanui, etc. que impida por todos los medios que sigamos esclavos de un modelo neoliberal.

2.- Nuestra juventud vive en angustia permanente por el abuso del CAE y presa de una educación que sólo estimula el aprendizaje tecnológico o sea de proveer carne de cañón para los grandes empresarios y como muestra un botón. La supresión de la enseñanza de historia y la jibarización de todas las materias humanísticas en los colegios, con una tercera y cuarta edad (a la cual pertenezco) que vive en el mayor abandono. Por lo tanto hay que tomar medidas urgentes que no pueden esperar la alborada de una nueva constitución;  por lo tanto que los destrozos causados por el vandalismo que no sean reparados, salvo lo más indispensable, hasta tener una nueva carta magna.

Reparar la destrucción de este mes cuesta varios miles de millones de dólares. Por ahora esos miles de millones que sean para terminar con los intereses, multas y deudas pendientes del CAE y para mejorar todo lo posible la indigna miseria de los viejos y de las familias más pobres. Que la burguesía prepotente fatigue sus ojos viendo los efectos del vandalismo, de lo cual es culpable en primer lugar. Basta por hoy y gracias por volverme a leer.

Comentarios

Luis Fernando Pinto Hidalgo: Vénganse para Venezuela… Para que tenga un bojote de zoocilismo de asambleas parásitas contituyente.

Fanny Tovar: Hola Enrique, me encanta que estés tan vigoroso como siempre te vi. Un abrazo cálido desde Colombia

Francisco Mayorga: Reproduje sus comentarios en la Agencia Carabobeña de Noticias (ACN)

ACN/eef

No deje de leer: Los absurdos de los polarizados(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído