¡Placer! Descubre las ocho claves para tener un sexo de calidad
Connect with us

Hombre & Mujer

¡Placer! Descubre las ocho claves para tener un sexo de calidad

Publicado

on

Sexo de calidad - ACN
Compartir

Una buena vida sexual con tu pareja implica tiempo y dedicación para mantener la llama de la pasión viva a pesar de los años. Sin embargo, tener buen sexo no necesariamente requiere pasar horas y horas retozando en el dormitorio, y es que cuando se trata de intimidad importa más la calidad que la cantidad, ¿no crees?


En muchas ocasiones creemos que para conseguir un buen sexo necesitamos tiempo y grandes dosis de imaginación. Pero a través de estas ocho claves desmitificaremos esta creencia pudiendo mejorar la calidad del sexo sin hacer un elevado esfuerzo ni invertir demasiado tiempo.

Prioriza el sexo en tu relación de pareja y en tu día a día.

Actualmente, nuestro día a día acostumbra a ser muy ajetreado y con poco tiempo libre; llegamos a casa, agotados y con ganas de meternos en la cama y descansar. Si nos dejamos llevar por esta dinámica siempre acaba quedando el sexo en último lugar.

Por eso, es importante dar un espacio al sexo, priorizarlo ante otras obligaciones. Si nos paramos a pensar, en muchas ocasiones hacemos cosas que no nos acaban de apetecer, pero si mantenemos un ritmo y frecuencia y nos incentivamos, acaban gustándonos y hasta acabamos deseando que llegue el momento de volverlo a hacer.

Ten en cuenta que la sexualidad empieza en la seducción.

Con el paso de los años (y sobre todo si tenemos pareja estable) nos olvidamos que el sexo es mucho más que preliminares, coito y orgasmo. Por tanto, si queremos tener un sexo de calidad ha llegado el momento de volver a recuperar el coqueteo y la picardía fuera del momento sexual y convertir nuestro día a día en erótico, sensual y positivo.

Introduciendo la seducción, automáticamente conseguiremos aumentar nuestro deseo y el de nuestra pareja. Con esto no quiero decir que se deba dedicar un largo y tedioso tiempo a la seducción, sino que en ocasiones un simple beso, mirada, acercamiento o comentario subido de tono, conductas que son de dos minutos, son suficientes para revivir la llama.

 

Conócete sexualmente y averigua qué es lo que te gusta.

Para poder disfrutar plenamente del sexo debemos conocernos primero nosotros mismos. Es importante conocer nuestras apetencias en el terreno sexual: saber qué es lo que nos activa, con qué se despierta nuestro deseo, qué es lo que nos interesa y lo que no, con qué nos sentimos cómodos, etcétera. Es el momento de experimentar y conocer nuestros gustos personales.

Comunícate con tu pareja en el tema sexual.

Para podernos comunicar sexualmente debemos saber qué es lo que nos gusta y lo que nos desagrada (punto anterior). Es verdad que es distinto saber qué es lo que uno quiere que tenerlo que comunicar al otro, y más en el caso de las preferencias sexuales. En muchos casos puede invadirnos la timidez, el miedo a que nos juzguen o a dar una mala imagen, pero debemos recordar que nuestra pareja nos quiere y es nuestra compañera. Además, en el campo de la sexualidad no hay cosas bien o mal hechas, sino simplemente preferencias y gustos.

Si conseguimos saltar el obstáculo del miedo y la vergüenza de comunicarnos sexualmente conseguiremos crear un sexo de calidad porque permitiremos que nuestra pareja conozca nuestros gustos sexuales y nosotros los suyos, pudiendo conseguir una complicidad sexual y consecuentemente una vida sexual plena. Recordad, el motor indiscutible de la sexualidad es la comunicación honesta, atrevida y sin prejuicios.

Añade un poco de creatividad.

El sexo de calidad va ligado indiscutiblemente a la creatividad, espontaneidad e imaginación. Los enemigos principales de la sexualidad son la rutina, la pereza y la monotonía. Estos aparecen en el instante que dejamos de innovar, que caemos en el hábito de hacer siempre lo mismo, en el mismo lugar, a la misma hora y de la misma manera.

Con tantas responsabilidades diarias es imposible y que con los años la rutina aparece sin poder evitarlo. Estoy de acuerdo en que nunca se mantiene el ritmo del primer año, pero con un poco de ganas y dedicación podemos conseguir ir introduciendo pequeños cambios que nos hagan salir de la monotonía y evitar la pereza.

Céntrate en el aquí y ahora.

Para que la sexualidad fluya, aparezca el deseo y la excitación es importante centrarse en el momento sexual. Todos sabemos que la sociedad actual nos llena de dolores de cabeza, preocupaciones y problemas que resolver; desconectar y dejarlo todo a un lado es costoso pero necesario y fundamental para poder apreciar y disfrutar de los pequeños detalles y del espacio sexual.

Evita empezar y acabar siempre de la misma manera.

Tendemos a concebir el sexo en cuatro pasos: caricias de iniciación, preliminares, coito y conseguir el orgasmo. Estas fases se acostumbran a repetir en cada encuentro sexual haciendo que podamos prever y saber qué viene después, eliminando toda intriga e ilusión. Lo que deriva a que el deseo descienda porque no aparece ni pizca de novedad ni creatividad. Por tanto, es importante que este aspecto lo tengamos presente para evitar la tediosa rutina, con las claves expuestas anteriormente ya tenemos las herramientas para crear distintos encuentros.

Rompe el esquema de sexo = orgasmo.

Tendemos a concebir el sexo como la culminación del orgasmo, lo que crea obligaciones y presiones alrededor del momento sexual, haciendo que en muchas ocasiones nos centremos en las zonas físicas más erógenas que serían los genitales, y los pechos en el caso de las mujeres, haciendo demasiado hincapié en ellas y olvidándonos de muchas otras.

Debemos recordar que el órgano más erógeno es nuestra mente, a través de la imaginación y la fantasía podemos llegar a elevadas cotas de excitación y pasión hasta el punto de simplemente necesitar una caricia. Así como la piel es el órgano erógeno más grande, lo que nos lleva a tener que reflexionar que a veces nos perdemos muchos estímulos sexuales y sensaciones al centrarnos solamente en los genitales y pechos.

ACN/ La Vanguardia

No dejes de leer: ¡Sal de la rutina! Enciende la llama de la pasión con estos juegos eróticos

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Hombre & Mujer

Tonifica tu cuerpo y quema calorías con estas posiciones sexuales

Publicado

on

Posiciones para quemar calorías - ACN
Compartir

Las posiciones sexuales, son una excelente manera de experimentar con tu pareja, encender el deseo y aumentar la satisfacción sexual. Sin embargo, no es lo único que puedes lograr, puedes mantenerte en forma, quema calorías y tonificar tu cuerpo.


La vida sexual no es más que un entrenamiento. Así lo confirmó hace poco un estudio de Dolce Love, que analizó las posiciones sexuales que más calorías queman. Aunque para que los resultados sean visibles, además de llevar una alimentación saludable, el sexercise debería durar unos 30 minutos. De acuerdo con el estudio, estas posturas sexuales que te mostramos a continuación pueden ayudarte a quemar en la cama hasta 3,5 calorías por minuto.

Posiciones sexuales para quemar calorías

Vaquera

Aquí tú tienes el control y el dominio, pero también la mayor parte del movimiento, lo cual, te ayudará a ejercitar piernas, glúteos y zona baja del abdomen. Todo empieza con él acostado boca arriba y tú sobre él.

La clave está en apoyarte en tus pies y rodillas para tener mayor estabilidad, lo siguiente es dejarte llevar con un movimiento hacia adelante y hacia atrás, o en círculos, siempre manteniendo el ritmo y con cuidado de no lastimar a tu pareja. Para mayor placer, pídele colocarse una almohada en su espalda baja.

Bailarina

Sin duda, las posiciones de pie requieren un mayor esfuerzo, pues debes mantener el equilibrio mientras disfrutas, lo cual resulta en más calorías quemadas y un mayor trabajo, principalmente de piernas e incluso abdomen, si recuerdas mantenerlo apretado.

Ambos de pie y de frente a tu pareja, rodea su cadera o glúteos con una pierna. Puedes colocarte cerca de una pared para tener mayor equilibrio, pues mantendrás tu peso y estabilidad con la pierna que permanece “haciendo tierra” y tus brazos sobre tu pareja.

Araña

Esta posición aumenta el deseo, es excitante y placentera, pues te permite alcanzar el orgasmo con mayor facilidad, al tiempo que ves a tu pareja a los ojos… De paso, es algo exigente para tus brazos y abdomen.

Siéntense uno frente al otro con las piernas estiradas y los brazos apoyados hacia atrás. Tu pareja debe abrir las piernas, flexionando las rodillas para poner los pies sobre la cama; acércate para colocarte entre sus piernas, abre las piernas y colócalas a los lados de su cadera. Durante la penetración, alternen un suave balanceo.

Mecedora

Tu pareja debe sentarse en la orilla de la cama y tú sobre él, de frente, con las piernas abiertas y las rodillas apoyadas en el borde. Mientras te mueves arriba y abajo, sentirás el trabajo en tus muslos y glúteos.

Squat

Tu pareja debe acostarse boca arriba y tú sentarte sobre él, pero esta vez no apoyarás tus rodillas y pies sobre la cama, sino que permaneces en posición de cunclillas. El movimiento es: hacia arriba y hacia atrás, al ritmo que se sientan cómodos.

Carretilla

El trabajo de brazos es inminente en esta posición, por lo que es un buen momento para demostrar lo que esas planchas te han ayudado.

Comienza colocándote en posición de gateo (o en cuatro); tu pareja debe subir tus piernas a la altura de su cintura, rodéala y mantén tu abdomen apretado mientras te penetra.

ACN/ Eme Mujer

No dejes de leer: ¡Para iniciar un buen día! Conozca los beneficios del sexo mañanero

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.