Cobayos | ACN Cobayos especies muy apreciadas por
Connect with us

Opinión

Cobayos

Publicado

on

Compartir

Cobayos: Por Josué D. Fernández A.- Son especies bastante apreciadas debido a las distintas propiedades suyas, bien como exquisitez gastronómica, o peor para el animalito cuando le toca parar en laboratorios experimentales, donde se le somete a pruebas de resistencia extrema. Científicamente se le clasifica como el roedor Cavia porcellus, popularmente conocido como cuy doméstico, cuyo, conejillo de indias, cobaya o cobayo, un cruce de varias especies del género Cavia diseminadas por la región andina de América del Sur. Por pura suerte serían asímismo mascotas infantiles salvadas de los fogones, donde no haya hambre reprimida.

Conejillo de indias

La estampa de «conejillo de indias» es quizás la de mayor difusión en el mundo, y de manera coloquial se le menciona para rechazar la utilización de una persona con fines de ensayo, en especial en arreglos entre dos partes. Por extensión a humanos en general, cierta prensa internacional calificó de conejillos de indias a la tripulación y pasajeros del vuelo más largo de la historia: 20 horas, 15 husos horarios, sin escalas durante 16.200 kilómetros, operado por Qantas Airways, en la ruta Nueva York-Sídney, ocurrido hace menos de diez días.

Como ratones bajo lupa, entre los tripulantes viajaron científicos e investigadores para valorar el comportamiento de todos los embarcados. El ensayo buscaba datos precisos sobre actividad cerebral de pilotos y su capacidad de mantener el estado de alerta. Además, se hizo monitoreo de la comida, el sueño y la actividad de varias decenas de viajeros con el fin de ver cómo los humanos aguantaban la prueba. Un trato de clase VIP negado en los experimentos con conejillos de indias reales, de los que tal vez dirán “no es más que un ratón” como en el cuento musical de Johnny Pacheco y voz de Cheo Feliciano, este fallecido hace 5 años, a la edad de 78.

La mala suerte de los conejillos de indias

La mala suerte de conejillos de indias, a veces consigue otras réplicas más lamentables todavía contra pueblos enteros, según ocurre ahora mismo en Venezuela, azotada por una dictadura calcada del llamado comunismo castro-cubano, desde hace 20 años. Un período de cuatro lustros, en los cuales se han probado de forma sostenida diferentes fórmulas democráticas para salir del yugo con manifestaciones de cifras astronómicas de participación popular, votos masivos y abstenciones de protesta, diálogos adentro y afuera, y el invariable efecto de bloqueos del régimen mediante atajos de fuerza represiva a cargo de policías y militares, unidos a mañas judiciales favorecidas por un marco para-legal a su medida.

Por si fuera poco, Igualmente se han tragado recetas de sello internacional a través de unas tempranas intervenciones del Centro Carter para hacer peor la situación, agregadas mediaciones de similar resultado de personajes de dudosa imparcialidad como José Luis Rodríguez Zapatero, Ernesto Samper y otros abiertamente aliados de la dictadura, a la par de confabulaciones acomodaticias de gobiernos favorecidos en negocios fraudulentos con dineros públicos, y grupos de agitación y desestabilización transcontinentales, hermanados por el terrorismo.

La falta de acciones que apunten a la solución cercana de la triste situación venezolana ya salpica igualmente buenos oficios de instituciones aún con algún prestigio como la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, en especial de la Dra. Michel Bachelet, la Organización de Estados Americanos, el Grupo de Lima, la Unión Europea, las sanciones de carácter económico de los Estados Unidos de Norteamérica, y decenas de voluntarios con propuestas de las que ríen a carcajadas en el palacio presidencial de Caracas. En una situación completamente estancada a la fecha, la pregunta sin respuesta es “qué será, qué será”, según versión de Willie Colón, con la que cierran los Saldos de esta tarde. Volvemos en una semana, Dios mediante.

Oír narración completa y temas musicales editados

https://youtu.be/VwXQsXFtKzM

octubre 24, 2019

l artículo adosado forma parte de “SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 3:00 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional. En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

SALDOS

GORJEO DE GUACHARACA – febrero 14, 2019

Entre las secuencias invariables de la naturaleza se hallan los gorjeos deaves al amanecer, después de la muy temprana largada por cuenta de los gallos. La secuencia avisa que la mañana no llegará de repente, menos si esa noche acumula 20 años de oscura dictadura. Aun así hay muchos venezolanos que ahora esperan impacientes la claridad de la aurora, sin querer percatarse de que, casi siempre, la mañana no llega sin antes escuchar a las escandalosas guacharacas.

La noche espesa seguiría invencible por una rato más, mientras agotan su fuerza los batallones demoníacos, ya  descalificados  para la redención con eventuales amnistías. Mientras les dure, ellos  mantendrán extendido el negro telón de la represión. Esas mañas, sin embargo, no serán suficiente para tapar los rayos de sol que pujan por mostrar la luz del día, desde hace semanas.

Difícilmente alguien se quedará despierto cuando las guacharacas estén convencidas de certificar la llegada plena de la madrugada esperada, en rol de exce…

Los 10 Mandamientos de la Comunicación Persuasiva

http://diariodeamerica.com/front_notas_list.php?id_autor=364

Estos mandamientos no poseen el soplo divino de aquel decálogo bíblico…

Lic. Andrés Simón Moreno Arreche

[email protected] Ex miembro del CNP – Propagandista, mercader de creatividad estratégica y mercenario de la comunicación persuasiva. Firmo como Licenciado, porque tengo una licencia de 3º grado para manejar automotores… Y otra, quizás igual de importante, para manejar la comunicación y manipular a los públicos, expedida por la honorable Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

El antiguo paradigma de la comunicación, el Paradigma de Lasswell («¿Quién comunica qué, por cuál canal, a quién y con cuál efecto?») se ha modificado con la Teoría de los sistemas abiertos, donde la comunicación es un proceso persuasivo de constante interacción entre todos los actores del proceso de la comunicación y de los diferentes, aunque complementarios entornos. El nuevo paradigma aborda la globalidad de las …

TAPABOCAS – julio 04, 2019

Con tapabocas por si las moscas, está por ocurrir el total destape del guiso del comunismo siglo XXI, infeliz ocurrencia de Fidel Castro y Hugo Chávez, para parasitar a Venezuela desde hace 20 años. Muchas serán las páginas que saldrán de la oscuridad con comprobaciones de los métodos de exterminio masivo, o de los individuos en particular, de manera distinta según cada caso.La impunidad al nivel más alto está impregnada de sangre de decenas de valientes comoÓscar Pérez, Fernando Albán, el capitán de corbeta Rafael Acosta, desgarradas y terribles menciones de los últimos 18 meses de recrudecido terrorismo de un régimen destapadamente genocida.

Para entender tamaña tragedia quizás se busque explicación en una especie de obligación de uso de tapabocas bolivarianos, con base a torturas directas, que facilitan a los sátrapas la represión sin estorbos de gritos y lamentos de victimas. Los tapabocas para incondicionales serían el medio de garantizarles el acceso a bienes básicos de subsisten…

Imágenes del tema: Michael Elkan

Josué D. Fernández A. . Comunicologo –  Crónicas, Corporativas y más…

No deje de leer: La mujer que se muere si mueve la cabeza hacia el lado equivocado(Opens in a new browser tab)

Opinión

Antirracismo machista

Publicado

on

Compartir

Antirracismo machista: Por Najat El Hachmi.- Las sociedades occidentales, y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones. Eso no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito

Las mujeres nos dimos cuenta muy pronto de la diferencia abismal que existe entre la sociedad marroquí de la que procedemos y las sociedades europeas a las que nos fuimos incorporando. Aunque se tratara de un país como España, que no hacía tanto que había dejado atrás una dictadura, aunque emigráramos a ciudades pequeñas o entornos provincianos, aunque nos instaláramos en barrios periféricos o pasáramos a engrosar las filas de las clases sociales con menos recursos, lo cierto es que no se nos escapó el avance enorme que supuso la emigración, una especie de atajo que acortaba de un modo importante nuestro avance hacia la libertad, la igualdad y, sobre todo, la esperanza en la posibilidad de disfrutar de una vida más digna que la de nuestras madres y abuelas. Es una verdad incontestable que llevamos inscrita en la carne: nada tiene que ver una sociedad legalmente igualitaria a una que no lo es. Por eso, uno de nuestros mayores temores fue y ha sido siempre que nos llevaran a Marruecos y nos dejaran allí. De hecho, era una amenaza nada insólita entre muchos padres de familia que no estaban dispuestos a permitir que sus mujeres e hijas se liberaran tal como habían hecho esas libertinas cristianas.

Así que, sí, no tardamos en disfrutar de los avances conquistados por las mujeres de este país y pasamos a sentirnos extranjeras donde nacimos. Algo que, por otro lado, también les pasaba a las tías y abuelas que no habían salido del pueblo. La condición de extranjeras les venía dada por su sexo en una sociedad que las consideraba personas de segunda. Cabe aquí recordar las diferencias por si alguien, en esta epidemia de relativismo que lo está infectando todo, sufre de cierta desmemoria: hemos pasado de tener que esconderte cuando llega un invitado hombre ajeno a la familia a compartir pupitre con chicos de tu edad, con quienes incluso puedes entablar amistad; de ser considerada un cuerpo capaz de desencadenar el caos con su sola presencia a poder llevar pantalones ajustados o minifalda (a pesar de que sonara la cancioncita de Manolo Escobar); de que tu educación sea algo discrecional que dependa de los designios del jefe de familia a que la escolarización de las niñas sea obligatoria por ley; de que esté normalizada la violencia y se considere justificada cuando tu comportamiento no ha sido el correcto a que… bueno, es verdad, con el número de víctimas de violencia machista es difícil defender que la sociedad española es igualitaria, pero tengan en cuenta que es un enorme progreso no tener que partir de cero a cada momento para desmontar los discursos que la justifican. En fin, que no es lo mismo vivir en un país donde el matrimonio infantil o forzoso es habitual a hacerlo en uno donde se vea como una aberración.

A menudo se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia

Entre las numerosas diferencias que existen entre una sociedad musulmana y una europea hay dos ejes fundamentales que han supuesto un cambio de primer orden para las hijas de la inmigración: por un lado, la secularización de la sociedad de acogida y, por otro, las condiciones para la libertad de expresión. En el arduo camino de la toma de conciencia feminista llega un momento en el que resulta imposible eludir el análisis y la confrontación con el poder religioso, que forma parte indisociable del entramado estructural que configura nuestro patriarcado. Muy a menudo se intenta separar el islam de lo que son costumbres, tradiciones y valores que, nos dicen, nada tienen que ver con el primero. Se ha difundido así (y con éxito) la idea de que el contenido misógino de la religión es el resultado de una interpretación patriarcal de los textos originales, que serían incluso feministas. Una propuesta difícil de validar teniendo en cuenta la carga machista de muchos pasajes del Corán o hadices del profeta Mahoma. Así que una reivindicación a favor de la igualdad de la mujer en este contexto no puede evitar la confrontación con el islam. Este no es un paso fácil, pero es necesario si lo que queremos defender es una libertad sin concesiones, que las mujeres podamos decidir y hacer como adultas de pleno derecho lo que nos venga en gana, que no tengamos que supeditarnos a esa otra forma de patriarcado, el religioso, que es capaz de mantener su influencia sobre nosotras incluso cuando hemos conseguido vencer al padre, el hermano, el primo, el marido o el vecino o nos hemos alejado del entorno que pretendía coartar nuestra independencia.

Si algo hemos interiorizado con la educación democrática recibida es que la secularización de las sociedades occidentales y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones sin que ello comporte castigos de ningún tipo. Algo que no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito y se persigue cualquier opinión que cuestione el orden religioso.

La secularización y la libertad de expresión son las grandes diferencias entre una sociedad musulmana y una europea

Así que las mujeres nacidas en familias musulmanas instaladas en Europa nos tomamos la libertad de manifestar públicamente nuestras opiniones críticas sobre la religión de nuestros padres. Alzamos la voz para denunciar la discriminación y afirmamos que el islam contiene dosis nada desdeñables de machismo. Esperábamos que las reprimendas por este tipo de posiciones feministas vinieran de nuestras familias más directas, pero no estábamos preparadas para el extraño fenómeno que viene dándose en los últimos tiempos en redes sociales, espacios de opinión de lo más variopintos, instituciones públicas e incluso cátedras universitarias. Que las críticas a nuestros postulados a favor de la igualdad entre hombres y mujeres vengan de personas que dicen conocer el islam mejor de lo que lo conocemos nosotras, que mujeres feministas no musulmanas nos digan que todas nuestras quejas son infundadas porque en realidad no entendimos lo que es el “verdadero islam”, que expertos analistas defensores de los derechos de los musulmanes afirmen que nuestro testimonio no es representativo y que hombres de nuestra misma procedencia nos acusen de islamófobas y, al fin, algo en lo que coinciden todos: nos manden callar.

Como si ese patriarcado del que escapamos por los pelos nos persiguiera hasta aquí y volviera a ejercer, o por lo menos lo intenta, el mismo poder que practica en las sociedades donde nadie lo ha puesto en duda. Forma parte este fenómeno de la reacción virulenta del islamismo y nada tiene que ver con la defensa de la libertad religiosa. Se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia y se sofoca cualquier crítica a la religión al considerarla la expresión del racismo. Como si, por otro lado, nosotras no hubiéramos sufrido discriminación por nuestro origen.

Lo sorprendente es que quienes usan la lucha antirracista como mordaza para el feminismo no son solamente los hombres musulmanes, muchos de ellos islamistas, sino organizaciones lideradas por hombres españoles que nos cuentan a nosotras, mujeres nacidas musulmanas e hijas de inmigrantes, cuál es en realidad nuestra discriminación y cómo tenemos que expresarla. Y no se cansan de hablar por nosotras y de pedir que se veten nuestras charlas o presencia en los medios públicos. Se demuestra así que para nosotras la susodicha interseccionalidad se convierte en una encrucijada donde no nos queda otra que escoger entre defender nuestra igualdad o conformarnos con el machismo si queremos ser antirracistas. Se repite que el feminismo será antirracista o no será, pero nadie le dice al antirracismo que será feminista o no será.

*Najat el Hachmi es escritora.

No deje de leer: Prohíben asistencia de Canales Rusos a conferencia sobre libertad de prensa(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído