¿Cómo funcionan las vacunas anticovid? y sus mitos
Connect with us

Salud y Fitness

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?

Publicado

on

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid? - noticiasACN
Fotos: EFE
Compartir

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?. Las campañas de vacunación contra el covid-19 avanzan en varias partes del mundo; pero la rapidez con la que se han desarrollado estos fármacos ha despertado dudas sobre cómo funcionan y cuáles son sus efectos secundarios.

Ante todo hay que preguntarse, ¿Cómo combaten a las enfermedades?. Por definición, las vacunas son medicamentos que ayudan al cuerpo humano a desarrollar inmunidad contra los virus o las bacterias; sin que para ello se deba contraer la enfermedad.

Como explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., cuando gérmenes como el virus que causa el covid-19 atacan al organismo, estos se multiplican y causan una invasión; conocida como infección, que activa herramientas del sistema inmunitario para combatirla, sobre todo glóbulos blancos.

Entre ellos, están los macrófagos, glóbulos que absorben y digieren los gérmenes y que dejan antígenos; o pequeñas partes de los invasores que son identificados como peligrosas y que estimulan la creación de anticuerpos.

También entran en acción los linfocitos B, que producen anticuerpos que atacan las partes del virus que dejaron atrás los macrófagos; y los linfocitos T, que atacan a las células del organismo que ya están infectadas.

«La primera vez que una persona se infecta con el virus que causa el covid-19, su cuerpo puede demorar varios días o semanas en desarrollar y usar todas las herramientas necesarias para combatir los gérmenes y vencer la infección»; recuerdan los CDC.

En este punto, las vacunas anticipan este proceso ayudándole al cuerpo a reconocer los antígenos del coronavirus; suministrando -bajo diversas técnicas- partes del virus, versiones modificadas del mismo o «instrucciones» para crear una reacción inmunitaria.

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?. Hasta el 1 de febrero, el Registro de Vacunas contra el covid-19 del London School of Hygiene & Tropical Medicine, que recoge datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y laboratorios médicos; había documentado 293 prototipos de antídotos contra el virus.

De ellos, 70 están en evaluaciones clínicas; 20 en fase III (avanzada) de pruebas y una decena ya han sido autorizados para su uso en diferentes regiones o en aplicación a pacientes.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), «todas las vacunas pasan por diferentes fases de estudio antes de que puedan ser aprobadas para su uso en la población».

Estas etapas tienen como objetivo «garantizar la seguridad y la capacidad de la vacuna para proteger contra la enfermedad (eficacia)»; así como otras cuestiones como los grupos de población en los que se puede administrar la vacuna, el número de dosis necesarias y el intervalo entre dosis», según la entidad.

Para que un fármaco contra el covid-19 sea recomendado por la OMS, este debe tener por lo menos un 70% de eficacia en la población base con resultados consistentes en los adultos mayores; un grupo particularmente vulnerable contra el virus.

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid? - noticiasACN

Diferentes mecanismos

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?. Sin embargo, no todas estas vacunas anticovid utilizan las mismas tecnologías para combatir el coronavirus; hay al menos cuatro mecanismos preferidos por los científicos para tratar de proteger al organismo contra esta enfermedad -que ya deja en el mundo más de 2,2 millones de muertos y 100 millones de casos-: los virus desactivados o atenuados, las subunidades de proteína, el ARN Mensajero y los vectores virales.

Sin importar cuál se elija, los CDC recuerdan que, «con todos los tipos de vacunas, el organismo se queda con un suministro de linfocitos T de ‘memoria‘, además de linfocitos B que recordarán cómo combatir ese virus en el futuro».

1.Vector viral

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?. Vacunas anticovid con esta tecnología: Oxford-AstraZeneca, Sputnik V, Cansino y Janssen.

Esta clase de vacuna utiliza un virus diferente al SARS-CoV-2 y menos nocivo; por lo general disfrazado con proteínas del coronavirus, para generar una respuesta inmunitaria.

El virus causante de la covid-19 tiene varias proteínas que lo envuelven, entre ellas la conocida como «Spike» (espiga en español) que, además de darle su característica forma con crestas; dota al germen del Dominio de Adhesión al Receptor (RBD) o la «llave maestra» que le da acceso a las células.

Según científicos chinos que han estudiado el virus desde el inicio de la pandemia en Wuhan y han publicado sus hallazgos en la revista Science; utilizar esa proteína o bien atacarla es el mejor mecanismo para luchar contra la enfermedad.

«Para las vacunas de vectores virales contra el COVID-19, el vector (no el virus que causa el COVID-19) ingresa a una célula dentro de nuestro organismo y usa la maquinaria celular para producir una porción inocua del virus que causa el COVID-19»; complementa la ficha de este tipo de vacunas de los CDC.

«Con estas instrucciones, nuestras células hacen copias de la proteína; esto despierta en nuestro organismo una respuesta y empieza a crear linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir el virus si nos llegamos a infectar en el futuro», añade.

Mitos

Este tipo de vacuna no causa una infección por COVID-19 por el virus utilizado como vector de la vacuna; mensajes en las redes sociales advierten erróneamente de que inmunizarse con estos fármacos puede ser peligroso; pero organismos como los CDC y las OMS han recordado que en su fórmula estas vacunas no contienen ningún tipo de material genético o muestras de coronavirus.

Además, tampoco es cierto que el material genético que aporta el vector viral se incorpore al ADN de la persona; ya que esta tecnología no presupone ningún intercambio de ese tipo de compuestos en el organismo.

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid? - noticiasACN

2. virus atenuado o desactivado

Vacunas anticovid con esta tecnología: Sinovac, SinoPharm; BharatBiotec o la Vacuna de la Academia China de Ciencias Médicas.

Esta es considerada la aproximación más extendida y conservadora de vacuna; debido a que imita el método que Edward Jenner ideó al final de la década de 1790 al utilizar la viruela bovina para proteger a los humanos de esa enfermedad.

Bajo este método, se inocula una versión completa del virus SARS-CoV-2 aunque debilitado o desactivado para que el cuerpo; sin el riesgo completo de la enfermedad, pueda generar anticuerpos necesarios para combatirla.

En el caso de los virus atenuados, estos han sido modificados para que no se puedan reproducir en el organismo huésped o bien para que no causen la enfermedad; mientras que, en la versión desactivada, el germen puede estar muerto.

De acuerdo con el portal web Vaccines.org, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., «dado que estas vacunas son tan similares a la infección natural que ayudan a prevenir, crean una respuesta inmunitaria fuerte y de larga duración»; si bien en el caso del coronavirus no hay evidencia científica que defina ese lapso.

Mitos

Decenas de internautas en las redes sociales también advierten que estas vacunas pueden llegar a causan la enfermedad que combaten; sin embargo, y por definición, el virus usado en este tipo de fármaco ya ha sido debilitado de tal manera que no supone un peligro para el organismo, pero sí logra su cometido de impulsar una respuesta inmunitaria.

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid? - noticiasACN

3. Subunidades de proteínas

¿Cómo funcionan las vacunas anticovid?. Vacunas anticovid con esta tecnología: Novavax y Sanofi.

En este tipo de antídotos se utilizan solo algunos componentes del virus para estimular una respuesta de las células inmunitarias; en el caso del covid-19, utilizan la proteína «Spike» o el RBD.

Una vez la vacuna ingresa al organismo; el sistema inmunitario reconoce que dichas proteínas «son ajenas» y comienza a crear linfocitos T.

«Si nos llegamos a infectar en el futuro, las células de memoria reconocerán al virus y lo combatirán»; aseguran los CDC.

Otras vacunas bajo esta tecnología dedicadas a otras enfermedades; también recurren a partículas con forma del virus pero sin su material genético.

Según una reseña de Florian Krammer para la revista Nature, «la ventaja de estas vacunas es que se pueden producir sin manipular virus vivos»; varios fármacos de este tipo, como FluBlok para la influenza, ya han sido aprobados y sus fabricantes cuentan con una experiencia considerable en su producción.

Sin embargo, según la información, la proteína espiga «es relativamente difícil de expresar; es probable que esto tenga un efecto en los rendimientos de la producción y en la cantidad de dosis que se puedan elaborar».

Mitos

Tampoco es cierto, como reclaman los antivacunas, que este biotecnología use versiones completas o activas del virus.

En su fabricación, los científicos aíslan solo algunos componentes del germen para precisamente evitar someter al cuerpo humano a toda la carga viral; esto permite que, sin el riesgo de desarrollar la enfermedad, el cuerpo aprenda cómo reaccionar ante el virus.

4. ARN Mensajero

Vacunas anticovid con esta tecnología: BioNTech/Pfizer, Moderna y CureVac.

Este es el enfoque de vacunas más novedoso utilizado hasta el momento, para luchar contra la pandemia del coronavirus.

En este tipo de fármacos, denominado ARN Mensajero o ARNm, se suministra parte del código genético del virus para que las células aprendan a producir una proteína propia del virus; incluso una porción de ella, y así desencadenar una respuesta inmune.

Esto quiere decir que las vacunas de ARNm no contienen el virus vivo que causa la covid-19; sino «instrucciones» para las células inmunitarias, que después de su uso se descomponen y se deshacen de el material genético.

«Las vacunas de ARNm contra el COVID-19 se aplican en el músculo del brazo; una vez que las instrucciones (ARNm) se encuentran dentro de las células inmunitarias, las células las usan para producir una porción de la proteína», explican los CDC.

A partir de allí, el sistema inmunitario reconoce que la proteína es un cuerpo extraño y comienza a generar una respuesta inmunitaria y producir anticuerpos, «como sucede cuando se produce una infección natural contra el COVID-19»; completó el organismo.

Mitos

El ARNm no afecta el ADN ni interactúa con él de ninguna forma; ya que no ingresa al núcleo celular. Este ha sido uno de los principales reclamos registrados en las redes sociales, donde usuarios han puesto en duda la efectividad de este tipo de fármacos por la novedad que supone su método para contener el virus.

Los CDC han aclarado que si bien estas vacunas son nuevas «no nada son desconocidas», ya que los científicos llevan trabajando en ellas por décadas y sus ensayos son igual de rigurosos a las vacunas tradicionales. En este caso, el ARN solo funciona como mensajero y luego es destruido por la célula.

Anticovid

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: Te decimos cómo limpiar el cutis de manera correcta para un rostro perfecto

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Salud y Fitness

¿Sabía que el Covid-19 no solo afecta físicamente? Tu salud mental también sufre

Publicado

on

El covid-19 y la salud mental
Compartir

Dificultad para respirar, pérdida del gusto y el olfato, debilidad general: esos son los síntomas físicos de las infecciones por COVID-19, sin embargo, tu salud mental también sufre graves consecuencias.

Caroline, una doctora de la ciudad de Colonia, en Alemania, era consciente de los riesgos asociados con el virus. Sin embargo, le preocupaban más las personas mayores cercanas a ella y otras en quienes la enfermedad; podría tomar un curso más severo.

«Pensé: Soy joven, no tengo enfermedades previas. Soy atlética, si me infecto, probablemente no será tan grave», cuenta a DW la mujer de 39 años; que pide ser identificada solo por su nombre de pila. «Personalmente, no tenía tanto miedo de contagiarme», reconoce.

A Caroline le diagnosticaron COVID-19 en enero. La enfermedad no la confrontó inicialmente con síntomas graves. Una temperatura ligeramente elevada, dolores de cabeza leves, picazón en la garganta: eso fue todo. Lo que no esperaba eran los ataques de pánico y la depresión.

El covid-19 y la salud mental: Afecciones neurológicas o psiquiátricas

Un nuevo estudio de la Universidad de Oxford, publicado en la revista  The Lancet Psychiatry,  encontró que Caroline no está sola. Lejos de eso: los investigadores revisaron los registros de salud electrónicos de más de 236.000 pacientes de COVID-19; en su mayoría de los Estados Unidos, y encontraron que al 34% se le había diagnosticado una afección psiquiátrica o neurológica en los seis meses posteriores a la infección con el coronavirus.

Afecciones neurológicas como accidentes cerebrovasculares y demencia fueron raras, pero el 17% de los pacientes con COVID-19 fueron diagnosticados con trastornos de ansiedad y el 14% con trastornos del estado de ánimo; incluida la depresión. Los investigadores de Oxford también observaron dos grupos de control de pacientes con influenza y pacientes con cualquier infección del tracto respiratorio (excepto COVID-19); para asegurarse de que sus números no solo reflejaran la experiencia del público en general viviendo una pandemia.

«Nuestros datos realmente llaman la atención sobre la escala del problema», dijo a DW el autor principal del estudio; Paul Harrison. «Esto resalta la idea de que el COVID tiene consecuencias para las personas, incluso si estas no van al hospital».

“Pensé que estaba teniendo un derrame cerebral”

Caroline nunca fue hospitalizada, pero luchó severamente con problemas de salud mental durante y después de su infección por COVID-19.

Condujo sola hasta un centro de diagnóstico en un estacionamiento oscuro en Colonia, esperando que el examen resultara negativo; simplemente como una precaución antes de interactuar con sus pacientes. Cuando obtuvo el resultado positivo «fue un shock. Me desconcertó», relata la médica.

Y empeoró. A pesar de que sus síntomas físicos no eran especialmente severos, «en realidad, luché psicológicamente», dice Caroline. Fue la única en su familia que contrajo el virus y tuvo que aislarse completamente de su esposo e hijos. No podía conciliar el sueño sin pastillas para dormir y se convirtió en una persona generalmente más temerosa y deprimida que antes, cuenta.

«No dejaba de pensar: tienes una enfermedad por la que mueren todas estas personas»; recuerda Caroline. «Con frecuencia, me despertaba por la noche y entraba en pánico. Pensé que estaba sufriendo un derrame cerebral; no podía moverme y estaba atrapada en ese mundo entre el sueño y la realidad. Nunca antes había tenido esos ataques de pánico».

«COVID-19 hizo que mi ansiedad llegara a su punto máximo»

Lawrence, quien igualmente pide ser mencionado solo por su nombre, tampoco había tenido problemas de salud mental antes de la pandemia. Una vez que COVID-19 comenzó a propagarse en los EE. UU., el joven de Virginia, de 29 años, comenzó a experimentar ansiedad; pero «todavía era manejable en este punto», explica a DW.

Luego, su suegra murió de COVID-19, y en diciembre Lawrence y su esposo también contrajeron el virus. Inicialmente, sus síntomas no eran tan fuertes, pero finalmente el virus afectó sus pulmones; «y, como tengo asma, comenzó a afectarme».

«Cuando mi respiración se hizo más difícil, comencé a tener ataques de pánico, que nunca antes había tenido», detalla Lawrence. Además, sufría de ansiedad y ya no podía concentrarse en su trabajo. Tras un mes de lucha, Lawrence finalmente vio a un médico, que le recetó medicamentos contra la ansiedad.

«Si bien no puedo decir si estaba directamente relacionado, el COVID-19 hizo que mi ansiedad llegara al máximo; hasta el punto en que decidí que necesitaba buscar ayuda médica», dijo.

Caroline, que encontró el apoyo de su hermana, una psicóloga, tampoco pudo precisar la razón exacta de su ansiedad. «No estoy segura de si fue causada por la situación general, la cuarentena; cómo obtuve el diagnóstico y toda la cobertura de los medios», dice. «O si fue causada por la enfermedad en sí», duda.

Otra razón para tomar el COVID-19 en serio

Para el profesor Harrison, «ambas explicaciones son bastante posibles». A su juicio, “lidiar con el estrés de saber que tienes COVID, tener que aislarte; preocuparte por tu trabajo, tu futuro, tu salud, esa es la explicación más probable para esos diagnósticos».

La teoría de que las circunstancias externas son principalmente las culpables de las condiciones de salud mental en los pacientes con COVID-19; está en parte confirmada por otro de los hallazgos de Harrison. No hubo diferencia significativa en el número de personas con ansiedad y depresión encontradas en pacientes con COVID-19 leve; los que tuvieron que ir al hospital y los que debieron ser tratados en unidades de cuidados intensivos.

Así que, para Harrison, las posibles consecuencias para la salud mental son otra razón más para estar atentos; a las precauciones y «evitar el COVID por todos los medios posibles».

«Toma la vacuna que te ofrezcan», implora Harrison y agrega: «Los riesgos de la vacuna, que yo sepa, son infinitamente menores en comparación con los riesgos del COVID. Y si te dicen que te aísles; sugiero que hagas lo que te dicen. Todos estaremos mejor».

ACN/0800 Noticias

No dejes de leer: ¿Politizada? Algunos adultos mayores fueron vacunados en Baruta

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.