Millonarias pérdidas en UPS de alimentos | ACN Anuncio
Connect with us

Opinión

Millonarias pérdidas en UPS de alimentos

Publicado

on

Compartir

Anuncios de un Alcaraván 8/Millonarias pérdidas  por abandono; de Unidad de Producción de alimentos Socialista (UPS) en Barinas: Por Milagros Rodríguez.-  El ex legislador Simón Archila denunció pérdidas millonarias por abandono de la UPS. Dijo que la unidad ubicada en el complejo habitacional Ciudad Tavacare;  contemplaba la construcción de siete proyectos con 124 lagunas para la cría de cachamas, entre otros.

En el 2016, como diputado del Consejo Legislativo de Barinas; denunció lo que ocurría en la UPS de Ciudad Tavacare. Foto: cortesía Simón Archila

El abandono de siete proyectos de inversiones millonarias;  para la producción de alimentos en Barinas;  denunció ayer el ex legislador regional Simón Archila.

Desde el urbanismo Ciudad Tavacare, sector donde el Gobierno nacional invirtió recursos injustificables;  Archila mostró el abandonó en el que se encuentran las obras;  y de lo cual ya, en su condición de diputado, lo denunció en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional;  cuando era presidida por el parlamento Freddy Guevara.

Según el también dirigente agrario de Acción Democrática (AD);  en esa unidad de producción de 200 hectáreas, el gobierno previó la construcción de 14 lagunas para cría de cachamas;  una ganadería de leche, una ganadería de carne, una cochinera de engorde;  una pollera de engorde, una estructura para gallinas ponedoras;  y una planta procesadora para alimentos concentrados.

“Hoy lo que vemos es un depósito de chatarras mientras esos delincuentes;  (el gobierno) hablan de una guerra económica”, comentó Archila.

Indico que se robaron todo. Dos bancos de electricidad, dos tanques de agua australianos;  las guayas para la electricidad, los postes, todos los millones en dólares y en bolívares se los robaron. “Cómo no va a haber una guerra económica, la inventaron y la perdieron. Son pranes, son unos delincuentes”, acusó Archila.

Dijo que en la visita de Juan Guaidó, presidente encargado de la República;  el movimiento agrario de AD le consignó una propuesta para reactivar esos proyectos;  una vez cese la usurpación y se llame a elecciones libres y democráticas.

Millonarias perdidas por abandono de producción de alimentos – acn

18 pacientes oncológicos han muerto por falta de quimioterapias en Barinas

La cifra, que va desde noviembre 2018 a mayo de 2019, la dio a conocer Renzo Salinas;  vocero del Frente de Protección al Paciente Oncológico y de la ONG Venezuela libre de indigencia

La situación se complica debido al cierre de la farmacia de la Dirección Regional de Salud.

Por falta de medicamentos para las quimioterapias han fallecido 18 pacientes oncológicos;  entre noviembre de 2018 y mayo de 2019.

En Barinas, según informó el presidente del Frente de Protección al Paciente Oncológico y de la ONG Venezuela Libre de Indigencia, Renzo Salinas.

El activista de derechos humanos explicó que los medicamentos para las quimioterapias no llegan al Seguro Social de Barinas o llegan en cantidad insuficiente para cubrir la demanda de los 870 pacientes con patologías oncológicas que están registrados en la organización social que dirige.

Para Salinas, la situación se complica debido al cierre de la farmacia de la Dirección Regional de salud, donde, eventualmente, les suministraban los medicamentos a los enfermos, que ahora no tienen como cumplir sus tratamientos porque se trata de fármacos de alto costo que no se encuentran fácilmente en el mercado.

El activista insistió en la necesidad de que la directora del Seguro Social en el estado llanero permita a los pacientes practicar contraloría social a las pocas medicinas que llegan a la farmacia, o que publiquen la lista de los fármacos que lleguen. Aseguró que desde hace un año no llegan drogas imprescindibles para la sobrevivencia de los enfermos oncológicos, como carboplatino, por ejemplo.

Ante esta situación pidió que la Dirección Nacional del Seguro Social realice una revisión sobre lo que está pasando en la dependencia de Barinas, ya que, de continuar con la escasez de tratamiento para las quimioterapias, la tendencia es que al menos entre 45 o 50 pacientes oncológicos podrían fallecer por falta de medicinas durante el 2019.

Muere en Barinas niño que esperaba por un trasplante de médula

Pedro tenía 13 años y no pudo superar una crisis que le produjo un Accidente Cerebro Vascular. Estuvo ocho días en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Luis Razetti donde murió a la 1:00 am el pasado 8 de junio

Pedro Jesús López Herrera, así se llamaba el niño que la madrugada del sábado 8 de junio murió en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Luis Razetti de Barinas, tras permanecer ocho días recluido intentando superar una crisis que devino en un Accidente Cerebro Vascular (ACV) y su posterior fallecimiento.

Pedro era otro de la lista que esperaba un trasplante de médula a través del programa con Italia.

Tenía 13 años de edad y desde su primer año de vida fue diagnosticado con leucemia. A través del convenio que Pdvsa mantenía con la Asociación de Trasplante de Médula Ósea (Atmo), con sede en Italia. Pedro Jesús logró entrar al programa y hace tres años se fue a ese país europeo con la esperanza de conseguir un donante para superar su enfermedad.

El donante no llegó y Pedro y su familia tuvo que regresar a Barinas para ingresar a una lista de espera mientras sus familiares costeaban de manera particular su tratamiento. Hace más de seis meses, a finales del 2018, recibieron la anhelada llamada: ya habían conseguido el donante de médula ósea para Pedro, estudiante regular de la escuela Inmaculada de Fe y Alegría.

Pero, la deuda de más de 10 millones 700 mil euros que el Gobierno venezolano, a través de la estatal petrolera Pdvsa, mantiene con Atmo, imposibilitó que Pedro Jesús pudiera asistir a su cita. Representantes gubernamentales alegaron el bloqueo económico de Estados Unidos para justificar la falta de recursos para que pudiera viajar a hacerse su trasplante de médula.

Las entradas al hospital se hicieron frecuentes y el viernes 7 de junio, luego de una semana internado en la IUCI para recibir transfusiones porque su hemoglobina había bajado considerablemente, los médicos tuvieron que intervenirlo para extraerle un coagulo de sangre que se e formó en el cerebro tras sufrir un ACV. A la 1:00 am del sábado, Pedro falleció, esta vez no pudo ganarle la batalla a la enfermedad que lo acompaño durante 12 de sus 13 años de corta vida.

ACN/MR

No deje de leer: Maduro solicita liberar recursos para tratamientos médicos

Opinión

Antirracismo machista

Publicado

on

Compartir

Antirracismo machista: Por Najat El Hachmi.- Las sociedades occidentales, y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones. Eso no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito

Las mujeres nos dimos cuenta muy pronto de la diferencia abismal que existe entre la sociedad marroquí de la que procedemos y las sociedades europeas a las que nos fuimos incorporando. Aunque se tratara de un país como España, que no hacía tanto que había dejado atrás una dictadura, aunque emigráramos a ciudades pequeñas o entornos provincianos, aunque nos instaláramos en barrios periféricos o pasáramos a engrosar las filas de las clases sociales con menos recursos, lo cierto es que no se nos escapó el avance enorme que supuso la emigración, una especie de atajo que acortaba de un modo importante nuestro avance hacia la libertad, la igualdad y, sobre todo, la esperanza en la posibilidad de disfrutar de una vida más digna que la de nuestras madres y abuelas. Es una verdad incontestable que llevamos inscrita en la carne: nada tiene que ver una sociedad legalmente igualitaria a una que no lo es. Por eso, uno de nuestros mayores temores fue y ha sido siempre que nos llevaran a Marruecos y nos dejaran allí. De hecho, era una amenaza nada insólita entre muchos padres de familia que no estaban dispuestos a permitir que sus mujeres e hijas se liberaran tal como habían hecho esas libertinas cristianas.

Así que, sí, no tardamos en disfrutar de los avances conquistados por las mujeres de este país y pasamos a sentirnos extranjeras donde nacimos. Algo que, por otro lado, también les pasaba a las tías y abuelas que no habían salido del pueblo. La condición de extranjeras les venía dada por su sexo en una sociedad que las consideraba personas de segunda. Cabe aquí recordar las diferencias por si alguien, en esta epidemia de relativismo que lo está infectando todo, sufre de cierta desmemoria: hemos pasado de tener que esconderte cuando llega un invitado hombre ajeno a la familia a compartir pupitre con chicos de tu edad, con quienes incluso puedes entablar amistad; de ser considerada un cuerpo capaz de desencadenar el caos con su sola presencia a poder llevar pantalones ajustados o minifalda (a pesar de que sonara la cancioncita de Manolo Escobar); de que tu educación sea algo discrecional que dependa de los designios del jefe de familia a que la escolarización de las niñas sea obligatoria por ley; de que esté normalizada la violencia y se considere justificada cuando tu comportamiento no ha sido el correcto a que… bueno, es verdad, con el número de víctimas de violencia machista es difícil defender que la sociedad española es igualitaria, pero tengan en cuenta que es un enorme progreso no tener que partir de cero a cada momento para desmontar los discursos que la justifican. En fin, que no es lo mismo vivir en un país donde el matrimonio infantil o forzoso es habitual a hacerlo en uno donde se vea como una aberración.

A menudo se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia

Entre las numerosas diferencias que existen entre una sociedad musulmana y una europea hay dos ejes fundamentales que han supuesto un cambio de primer orden para las hijas de la inmigración: por un lado, la secularización de la sociedad de acogida y, por otro, las condiciones para la libertad de expresión. En el arduo camino de la toma de conciencia feminista llega un momento en el que resulta imposible eludir el análisis y la confrontación con el poder religioso, que forma parte indisociable del entramado estructural que configura nuestro patriarcado. Muy a menudo se intenta separar el islam de lo que son costumbres, tradiciones y valores que, nos dicen, nada tienen que ver con el primero. Se ha difundido así (y con éxito) la idea de que el contenido misógino de la religión es el resultado de una interpretación patriarcal de los textos originales, que serían incluso feministas. Una propuesta difícil de validar teniendo en cuenta la carga machista de muchos pasajes del Corán o hadices del profeta Mahoma. Así que una reivindicación a favor de la igualdad de la mujer en este contexto no puede evitar la confrontación con el islam. Este no es un paso fácil, pero es necesario si lo que queremos defender es una libertad sin concesiones, que las mujeres podamos decidir y hacer como adultas de pleno derecho lo que nos venga en gana, que no tengamos que supeditarnos a esa otra forma de patriarcado, el religioso, que es capaz de mantener su influencia sobre nosotras incluso cuando hemos conseguido vencer al padre, el hermano, el primo, el marido o el vecino o nos hemos alejado del entorno que pretendía coartar nuestra independencia.

Si algo hemos interiorizado con la educación democrática recibida es que la secularización de las sociedades occidentales y sus sistemas más o menos laicos, permiten que cualquier ciudadano tenga derecho a criticar las religiones sin que ello comporte castigos de ningún tipo. Algo que no sucede en países donde la apostasía sigue siendo delito y se persigue cualquier opinión que cuestione el orden religioso.

La secularización y la libertad de expresión son las grandes diferencias entre una sociedad musulmana y una europea

Así que las mujeres nacidas en familias musulmanas instaladas en Europa nos tomamos la libertad de manifestar públicamente nuestras opiniones críticas sobre la religión de nuestros padres. Alzamos la voz para denunciar la discriminación y afirmamos que el islam contiene dosis nada desdeñables de machismo. Esperábamos que las reprimendas por este tipo de posiciones feministas vinieran de nuestras familias más directas, pero no estábamos preparadas para el extraño fenómeno que viene dándose en los últimos tiempos en redes sociales, espacios de opinión de lo más variopintos, instituciones públicas e incluso cátedras universitarias. Que las críticas a nuestros postulados a favor de la igualdad entre hombres y mujeres vengan de personas que dicen conocer el islam mejor de lo que lo conocemos nosotras, que mujeres feministas no musulmanas nos digan que todas nuestras quejas son infundadas porque en realidad no entendimos lo que es el “verdadero islam”, que expertos analistas defensores de los derechos de los musulmanes afirmen que nuestro testimonio no es representativo y que hombres de nuestra misma procedencia nos acusen de islamófobas y, al fin, algo en lo que coinciden todos: nos manden callar.

Como si ese patriarcado del que escapamos por los pelos nos persiguiera hasta aquí y volviera a ejercer, o por lo menos lo intenta, el mismo poder que practica en las sociedades donde nadie lo ha puesto en duda. Forma parte este fenómeno de la reacción virulenta del islamismo y nada tiene que ver con la defensa de la libertad religiosa. Se persigue y se intenta silenciar a las feministas en nombre de la lucha contra la islamofobia y se sofoca cualquier crítica a la religión al considerarla la expresión del racismo. Como si, por otro lado, nosotras no hubiéramos sufrido discriminación por nuestro origen.

Lo sorprendente es que quienes usan la lucha antirracista como mordaza para el feminismo no son solamente los hombres musulmanes, muchos de ellos islamistas, sino organizaciones lideradas por hombres españoles que nos cuentan a nosotras, mujeres nacidas musulmanas e hijas de inmigrantes, cuál es en realidad nuestra discriminación y cómo tenemos que expresarla. Y no se cansan de hablar por nosotras y de pedir que se veten nuestras charlas o presencia en los medios públicos. Se demuestra así que para nosotras la susodicha interseccionalidad se convierte en una encrucijada donde no nos queda otra que escoger entre defender nuestra igualdad o conformarnos con el machismo si queremos ser antirracistas. Se repite que el feminismo será antirracista o no será, pero nadie le dice al antirracismo que será feminista o no será.

*Najat el Hachmi es escritora.

No deje de leer: Prohíben asistencia de Canales Rusos a conferencia sobre libertad de prensa(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído