Somos lo que vemos: Efectos sociales de la televisión
Connect with us

Hombre & Mujer

Somos lo que vemos: Efectos sociales de la televisión

Publicado

on

Somos lo que vemos: Efectos sociales de la televisión
Foto: fuentes.
Compartir

Aparte de dormir y trabajar, es probable que los habitantes del continente Americano vean mas televisión, a que participen en cualquier otra actividad.

Investigaciones en ciencias sociales muestran que la calidad de los programas puede influirnos de manera importante, moldeando nuestro pensamiento y preferencias políticas; incluso afectando nuestra capacidad cognitiva.

Sin embargo, evidencias recientes también sugieren que nuestra observación abundante de televisión puede tener consecuencias negativas; especialmente cuando los programas son principalmente entretenimiento.

El daño parece provenir no tanto del contenido en sí mismo; sino del hecho de que reemplaza formas más provechosas de pasar el tiempo.

Algunas de las investigaciones se han realizado mediante el programa de televisión "Plaza Sésamo". Foto: fuentes.

Algunas de las investigaciones se han realizado mediante el programa de televisión «Plaza Sésamo». Foto: fuentes.

Plaza Sésamo como experimento social

La capacidad cognitiva, es una característica compleja que surge de las interacciones entre las disposiciones biológicas, la nutrición y la salud, los comportamientos parentales; las oportunidades educativas formales e informales y la cultura.

El estudio de la conexión entre la inteligencia y el consumo de televisión está lejos de ser sencillo; pero los investigadores han desarrollado formas convincentes de aislar los efectos de la televisión.

Algunas de las mejores investigaciones se han realizado mediante el programa de televisión «Plaza Sésamo».

El programa, que comenzó en 1969, estaba destinado a desarrollar la alfabetización temprana, las capacidad numéricas y las habilidades emocionales; de los niños en edad preescolar.

Un análisis detallado del contenido del programa en su primer y segundo año revela que el 80% del programa estaba dedicado a esos objetivos; mientras que el resto estaba destinado a entretener.

Los investigadores asignaron al azar grupos de niños de bajos ingresos de 3 a 5 años de edad en un grupo experimental y un grupo de control.

En el grupo experimental, a los padres se les dio acceso al programa si carecían de él y se les alentaba en persona una vez al mes para que sus hijos vieran el programa.

Casi todos los padres (93%) de niños en el grupo experimental informaron que posteriormente sus hijos vieron el programa; en comparación con aproximadamente un tercio de los niños en el grupo de control (35%).

Entre los observadores, los del grupo experimental también observaron con más frecuencia.

Resultados de los estudios

Durante seis meses, el grupo experimental ganó 5.4 puntos de I.Q. – un gran efecto – en relación con el grupo de control; mostrando mayor evidencia de aprendizaje a lo largo de varias otras mediciones.

El aumento en el rendimiento cognitivo, fue especialmente grande para aquellos que vieron el programa con frecuencia en relación con los que lo hicieron rara vez o nunca.

Los investigadores Melissa Kearney y Phillip Levine, examinaron los efectos a largo plazo de «Plaza Sésamo», al comparar los resultados educativos de niños y adultos jóvenes; en poblaciones con mayor o menor probabilidad de tener acceso al programa durante sus primeros años.

Descubrieron que los niños que viven en poblaciones con mejor cobertura de «Plaza Sésamo» tenían menos probabilidades de repetir un mismo grado escolar.

Otra investigación experimental, es consistente con los hallazgos originales de «Plaza Sésamo».

Los niños en edad preescolar de bajos recursos obtuvieron calificaciones más altas en un índice de competencia social; seis meses después de haber sido asignados al azar a un grupo experimental; en el que se alentó a sus padres a reemplazar la televisión inapropiada por edad con la televisión educativa.

Con información de: ACN|NYTimes.com

No dejes de leer: Siete jóvenes seleccionados como aprendices de cocina

Hombre & Mujer

A pesar del precio el venezolano se las ingenia para comer arepa

Publicado

on

Foto: Cortesía.
Compartir

A pesar del precio de la harina de maíz, el venezolano se las ingenia para que la arepa esté presente en sus mesas.

Bien sea con la harina precocida de marca o con el maíz pilado al realizar la típica «rueda»; pues por muchos años es el alimento mas buscado por todos los criollos.

La arepa, se come rellena según el gusto del comesal y es uno de los platos más completos en la gastronomía mundial. Ahora, está conquistando paladares en muchas naciones.

Cada relleno, tiene un nombre en particular, la Reina pepiada, la sifrina, la pelua, la viuda, con queso; también la puro verde, doble queso, carne y queso con calamares, pulpo y más.

Además del pabellón criollo, es el plato típico de Venezuela que se sigue constituyendo; a lo largo de los años como uno de los más preferidas.

Se come arepa a toda hora

Según los hábitos familiares, se puede consumir a cualquier hora del día; debido a la facilidad de su preparación.

Así sea en el almuerzo, cena o desayuno la arepa es una de las más buscadas y actualmente la más extrañada; pues aunque la harina de maíz la venden en otras fronteras, muchos añoran el sazón que solo en Venezuela degustan.

Unas cuantas, la evitan debido a que el alto nivel de carbohidrato que contiene las hace engordar; sin embargo muchas veces la tentación les gana.

Además, para los rumberos nocturnos es una delicia comerse una arepa en la madrugada y siempre es mejor acompañarla con un buen café. En otras ocasiones, nunca falta en la lonchera del colegio, meriendas y viajes.

En los locales o en la misma casa, casi siempre las prefieren con todos los rellenos; por lo que ahora se observan el tamaños muy grandes.

Símbolo criollo

La arepa, siempre será un símbolo venezolano, debido a que muchos la consideran como comida propia de nuestro país.

Se conoce, que en cada parte de Venezuela las hacen distintas, incluso la masa la unen con vegetales para darles un color diferente. Sin embargo, existen varios que aún no son diestros en su preparación.

Este delicioso plato, se puede cocinar en el tradicional budare, al horno, sancochada y frita. Incluso, tuvo guerras para que el consumo de la misma se bajara en el país en cierto tiempo; pero es venezolana.

ACN/Noticias24Carabobo/Foto: Cortesía

No dejes de leer: Freites: Pdvsa reconoce que las refinerías están paralizadas(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído