El Diligente Baltasar y Pancho su Patrón - Opinión- ACN
Connect with us

Opinión

El Diligente Baltasar y Pancho su Patrón

Publicado

on

El Diligente Baltasar
Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

El diligente Baltasar. La pasada semana plasmamos la rural reunión donde raudamente acudieron los candidatos de la oposición a la gobernación de nuestro estado, para escuchar atentamente a un aletargado Don Pancho, quien entre extensas boqueadas, con las legañas incrustadas en sus ojos por las largas horas dedicadas a un interminable sueño, llegaba a advertirles a todos los ilusionados aspirantes que asumiría, como en el 2017, la envidiable potestad de volver seleccionar el abanderado opositor para la gobernación de Carabobo. “Esta vez no fallo” les bostezaba Don Pancho, siempre acompañado de su mañosa pandilla. Una vez publicado nuestro detallado relato, surgieron los cuestionamientos e incógnitas, ¿Quien fue el informante de lo acontecido en la reunión?, “Con esquiroles e infiltrados no se puede hacer política”, afirmaban desde la “Secta” panadera y hasta con la biblia en sus manos, el Pastor expresaba su molestia por la infidelidad de sus devotos compañeros con la sagrada cita “Que el señor os reprenda”. Ante tal grado de anarquía y caos, el tropical Baltasar, autodenominado cabecilla de la oposición convocó a una apremiante reunión en su despacho a meridiana hora para retornar el rumbo y la calma. Todo resultó estéril, como en el pasado reciente, lo volvieron a dejar en la más íngrima soledad. Sin embargo Baltasar, tomó su sofisticado móvil celular para emprender la estoica  labor de comunicarse con Don Pancho de las inesperadas novedades que atentaban en contra de la común estrategia. Una decena de llamadas, incontables mensajes no tenían respuesta alguna. La paciencia de Baltasar parecía desbordada, hasta que al fin, a mediados de esa misma tarde, respondía Don Pancho y le transmitía que no había podido atenderle ya que debía cumplir con su diaria y consagrada siesta. El tropical Baltasar le enviaba a modo de “especial obsequio” el íntegro contenido de nuestra entrega semanal y llegando a solicitarle “Don Pancho esto no se puede quedar así, debes propiciar sanciones disciplinarias” y en una suerte de furibundo y nuevo militante de la revolución, Baltasar le sugería “Esto debe tener connotación en nuestro PSUV”.

El desconocimiento de Baltasar. Tal vez empujado por su efusividad de servir fielmente a la causa de Don Pancho por seleccionar nuevamente el abanderado opositor en los próximos comicios regionales y cumplir con ese enfermizo delirio de pretender vencer electoralmente a Rafael Lacava, el tropical Baltasar, ignora algunas conductas de Don Pancho para tratar de acallar estas líneas. Uno de esos desdichados episodios ocurrió en la sede del Notitarde, cuando estaba bajo la ignominiosa dirección de aquellos que en la actualidad los asecha la justicia. En esa oportunidad un distraído o profano Ramón Carrasco, que se hacía llamar presidente de esta importante casa editorial, advertía de la inconveniencia de nombrar a Don Pancho y su mañosa pandilla en cualquier extracto de esta columna, para posteriormente prohibir su difusión en estos espacios que nuevamente recobramos. Posteriormente se produjo otra  lamentable circunstancia cuando, en estado de característico enojo, Don Pancho enviaba una comunicación amenazante no solo contra el Diario La Calle, sino igualmente contra este sencillo y limitado escribidor. Lo extraño es que todos los irreverentes señalamientos vertidos en la ofensiva misiva no guardan relación alguna con aquel mensaje enviado por Don Pancho, donde nos indicaba “Saludos hermano. Se le respeta y aprecia. Precisamente por conocer tu indiscutible formación moral es que me referí a un acercamiento estratégico que estoy seguro es impulsado por tu constante lucha por el bienestar colectivo de los Carabobeños. Acercamiento estratégico y no moral porque conozco las grandes diferencias éticas que existen entre tu honorable persona y el actual mandatario regional y quienes los rodean. Un abrazo”

El permanente vínculo. Pero esta alianza gestada entre Don Pancho y la oposición dirigida por Baltasar, donde obvian los supremos objetivos de Carabobo y que es elaborada contra las propias convicciones de sus ingenuos seguidores, se ha venido consolidando con los años. Es cuando se confundían Don Pancho en su lento, pausado rol como mandatario regional y el tropical Baltasar ubicado como coordinador de la extinta MUD. El Capitolio de Valencia se convertía en acogedor escenario para la diaria visita de los más ilustres dirigentes de la oposición y para la elaboración de las más variadas tretas o tácticas al observar no solo el inexorable acercamiento del evento comicial del 2017 sino el demoledor hecho de que había sido investido Rafael Lacava como abanderado de la revolución. Ante esta agobiante circunstancia se producía la plena connivencia entre cúpula opositora y los representantes del ejecutivo regional. “Debemos impedir el arribo de Lacava, es una obligación frenar ese paso arrollador que se observa en su campaña”. En la conjura acudía casi inerte, aquel melancólico candidato que fuese seleccionado por el conveniente pacto, también llegaban algunos alcaldes, quienes ante las rigurosas instrucciones de Don Pancho dejaban tirada en la vereda su compromiso, renegaban de un legado y contrariaban abiertamente las instrucciones emanadas del alto mando político de la revolución. El tiempo, las elecciones y una inédita victoria en aquel octubre del 2017, terminaban por constituirse en inclemente azote sobre aquella malograda estrategia que en la actualidad pretenden reeditar.

El ingeniero Pequi. En aquel 2017  las reuniones se multiplicaban en diferentes recintos. Allí puntualmente acudía el tropical Baltasar para sostener largas y estériles deliberaciones sobre lo que pudiera ser el futuro de Carabobo. En una esquina ubicaban al apenado y entristecido candidato, producto de la alianza. Don Pancho enviaba como  representante a su propio hermano, el Ingeniero Pequi, como aval para darle cumplimiento a lo conversado. En un momento de necesario receso de la inacabable cháchara, Baltasar se le acerca al Ingeniero Pequi para susurrarle: “Pequi, dile a José  que me pague, que honre sus compromisos”. Cuatro años han pasado y a pesar del íntimo acercamiento con Don Pancho y el Ingeniero Pequi, la deuda no ha sido saldada. Baltasar alista su artillería con acciones legales contra el cuestionado José, ese mismo mesonero devenido en jerarca hotelero y se le escucha golpeando reciamente su despacho “Una vaina es la política y otra son los negocios, a mi José Rodríguez no me va a robar”. Que Ingenuo e inocente resultó el buen Baltasar. Y esa es la verdad.

El Diligente Baltasar

 

Otros artículos: El 21N y La Lúgubre Cumbre de los Pavosos

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Opinión

El ofendido Baltasar, Carabobo y sus encuestas

Publicado

on

Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

El largo puente del lápiz. Corría el pasado día lunes, entrada la noche, se difundía a través de las redes sociales, el inminente lanzamiento del profesor Rubén Pérez Silva, el tropical Baltasar, a la gobernación del estado. Es decir que el apreciado académico siempre mantuvo en vilo a la colectividad carabobeña, les hizo creer que tenía bajo su holgada manga el candidato único de la oposición. Las organizaciones políticas que darían el soporte a las aspiraciones del “Negro” Pérez Silva serían La Alianza del Lápiz con el partido Unión y Entendimiento (PUENTE). Antonio Ecarri e Hiram Gaviria desde la ciudad de Caracas se trasladarían para proporcionar el incondicional espaldarazo. Todo, al parecer, despuntaba impecablemente, hasta la súbita aparición, horas antes, de publicaciones  que no solo buscaban castrar el acto de lanzamiento, sino que colocaban en serias dudas las credenciales o trayectoria del profesor Pérez Silva. Por ello al despuntar del alba del pasado martes y confundiéndose con el característico aroma del café recién colado, surgía un bien elaborado artículo del dirigente de VP, Julio Castillo donde manifestaba su devota amistad con Pérez Silva, pero que la vida los había colocado en “carriles diferentes” en esta carrera, pero que le deseaba la mayor de las suertes y que lo esperaba para que volviera a convertirse en el diligente jefe de finanzas de su candidatura, como lo ejerció en sus dos últimas campañas electorales para la alcaldía de Naguanagua. Es decir que Julio no espero al formal lanzamiento para enviar sus “generosas palabras“, sino que acometió la tarea antes del meridiano pronunciamiento de La Alianza del Lápiz y PUENTE. Un lógico desaliento, un nudo de desazón abordó a todos aquellos simpatizantes que llegaron a creer que la candidatura de Pérez Silva contaría al menos con el concurso de su cercano entorno. Pero a la deliberada manifestación de Julio Castillo se unía, igualmente a muy tempranas horas de aquel aciago martes, un mensaje vertido por el buen Francisco Bello en sus diarios tuits donde, sin consideración alguna, expresaba “Si las credenciales fuesen suficientes para ser Gobernador de Carabobo, hoy estaría de promotor en acto de Pérez Silva. Como creo en la UNIDAD, abogo por tenerlo de nuevo como pilar fundamental del triunfo y no como candidato”. Certero golpe del gordo Bello que terminaba por desmotivar a cualquier esperanzado militante que se preparaba para acudir a la ceremonia donde se ungiría al académico Pérez Silva como abanderado de la oposición. La labor realizada por Castillo y Bello tuvo directo efecto, ya que al parecer acudieron 30 personas al aguardado evento y se llegó a observar los desencajados, descompuestos y pálidos rostros de Antonio Ecarri (Alianza del Lápiz) e Hiram Gaviria (PUENTE) ante la menguada asistencia, ya que no podían darle crédito al desértico escenario.  Podríamos pensar que cumplida la faena de abierta conjura y elaborada intriga en contra del académico Pérez se guardaría prudente silencio ante el notorio revés o estridente fracaso, pero nadie advirtió el surgimiento de Rubén Horacio Pérez Parra, primogénito de Baltasar y a la sazón vicepresidente nacional y coordinador regional de La Alianza del Lápiz. Pérez Parra, con plena autorización de su partido, enfilaba  con bondadosos mensajes dirigidos a quienes fueron los aviesos promotores de la inaceptable celada. “A los que quimiquean para imponer en Carabobo a #ElCandidatoDelG4 (sin fuerza política ni liderazgo propio; ni popularidad ni votos y a quien ni siquiera apoyan en su Partido), pasándole por encima e irrespetando a los demás Partidos de la #PlataformaUnitaria y la #SociedadCivil, ¡Pues prepárense para ver llegar no de tercero sino de cuarto a #ElCandidatoDelG4 (el de Monómeros, #Citgo y la #AyudaHumanitaria)” y pueden apostar un riñón que el próximo gobernador de Carabobo será nuevamente Rafael Lacava”. Retumba a lo lejos y a través de una vetusta gramola, Pastor López entonando “Golpe con golpe yo pago, beso con beso devuelvo, esa es la ley del amor que yo aprendí que yo aprendí”.

Las categóricas encuestas. La semana pasada se difundió un estudio de opinión realizado por la empresa More Consulting. La referida encuesta fue contratada por el dirigente Henri Falcón, ex mandatario del estado Lara y máximo jerarca del partido Avanzada Progresista. Del detallado estudio se desprende un meticuloso diagnóstico del estado Carabobo en julio 2021. No nos adentraremos en la provocadora vocación por colocar los altos niveles de aceptación o inéditas cifras de intención de voto que exhibe el gobernador Rafael Lacava, ya que pudiese interpretarse como una desleal actitud, más cuando estamos aguardando ese histórico 8 de agosto, el evento electoral donde votamos todos. Sin embargo abordaremos la opinión  que tiene el común, el ciudadano sobre la gestión de gobierno que ha llevado a cabo el gobernador Lacava en los últimos 4 años en Carabobo. A la directa pregunta ¿Cómo evalúa usted la labor del gobernador Rafael Lacava por el bienestar del estado Carabobo? Los resultados fueron inequívocos, Un 79.1 % manifestaron su plena satisfacción por la labor desarrollada en nuestra región, es decir que de cada 10 carabobeños que fueron consultados, 8 de ellos se adhieren al tránsito gubernamental que ha gestado Lacava en el nuevo Carabobo. Estas cifras no tienen precedente alguno en la historia política contemporánea de esta entidad federal. Por otra parte en esta misma medición se puede observar, de manera dramática, los niveles de rechazo de anteriores ejercicios gubernamentales dirigidos por aquellos que pudieron y nada hicieron, los mismos, que sin rubor alguno, pretenden retornar con la equivocada idea de que Carabobo no recuerda sus nefastas prácticas y andanzas.

El 8A votamos todos. Ante la contundencia del detallado estudio de opinión, ante lo categórico de sus cifras y porcentajes, volvemos con la ineludible consigna “EL 8 DE AGOSTO VOTAMOS TODOS”. Aquel carabobeño debidamente inscrito en el registro electoral permanente (REP) tiene el próximo 8A la oportunidad de sellar su compromiso con su estado, con su futuro, con la continuidad de una eficiente gestión desarrollada en los últimos 4 años, en fin este 8A sellará su personal pacto con este histórico territorio. Grandes centros de votación han sido habilitados por el CNE para servir de receptáculos a otros recintos electorales. Busca el tuyo, busca tu centro de votación, porque Carabobo vota el 8A. Aquí nadie se rinde, que viva Carabobo carajo!! Y esa es la verdad.

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.