El doctor Vargas y Carneiro | ACN El doctor Vargas
Connect with us

Opinión

El doctor Vargas y Carneiro

Publicado

on

La tortura - acn
Compartir

El doctor Vargas y Carneiro: Por Luis Velázquez Alvaray.-  La Tiranía Chavista no deja de sorprender. Su intención de tierra arrasada no se para en nada. El Comandante de esta guerra particular se llama Carneiro, un sibilino, y su víctima el Doctor José María Vargas, un civilista.

Vale la pena referirse a los hechos históricos.

El Doctor José María Vargas, es un destacado ejemplo libertario, que causa envidia a los usurpadores de turno, ignorantes y carentes de escrúpulos.

El sabio Vargas, un prestigioso médico, fue el primer Rector de la Universidad Central de Venezuela, y el primer Presidente Civil de la República de Venezuela.

En el terremoto de 1812, asumió su tarea como cirujano, demostrando ante la tragedia pericia profesional y grandeza espiritual. Recibió certificaciones internacionales en Anatomía, Cirugía y diversas especialidades médicas, que combinaba con profundos conocimientos en Química y Botánica. Fue el modernizador de los estudios médicos en el país, investigador reconocido en todos los confines.

El Doctor Vargas, como Rector, incorporó los conocimientos de la época. Abrió al pueblo las puertas de la Universidad, a tal punto que hasta hoy la tiranía no ha podido cerrarlas.

Los ucevistas siempre hemos reconocido en el Doctor Vargas su esfuerzo titánico para que muchos venezolanos, estemos orgullosos de nuestra Alma Mater. Fundó la Sociedad médica, gran pensador que ayudó a organizar la idea de un país libre y fue albacea del testamento del Libertador Simón Bolívar. Sí del Libertador, de cuya memoria abusaron traidores como el mentado Carneiro.

Fue electo Presidente de la República, en elecciones limpias y transparentes, con el 60% de los votos en el año 1835. Caudillos militares lo persiguieron y apresaron. Es tradición de estos tiranos esconderse en un uniforme militar para cometer sus fechorías. La bota infame sigue pisoteando al Doctor Vargas y toda la grandeza que su memoria significa.

Quien propone cambiar el nombre de Vargas a su estado, es un personaje de bajos fondos, usurpador de la gobernación y cuya única proeza militar fue zozobrar en un yate en las cercanías de la Guaira, episodio que todavía se recuerda, ya que fue rescatado para someterlo a una cura antialcohólica, que todavía espera sus efectos. Bajo su usurpador mandato, acabó con la infraestructura turística, con los servicios hospitalarios, es un estado escombro, sin agua, sin electricidad, un Gobierno conducido por un personaje oscuro, confuso, con  deslave cerebral, donde las decisiones obedecen a las programaciones etílicas de este esotérico e impreciso, que además, ha convertido el puerto en principal arteria del narcotráfico y el contrabando.

La transgresión moral de este impostor no tiene límites. Es una vergüenza para los ejércitos modernos. Un desafío a la ética y un bombardeo al pensamiento. Insulto a la moralidad militar, salvajismo que Chávez engendró y dejó como nefasta herencia.

La Democracia está herida. La Asamblea Nacional, único poder legítimo en la sociedad venezolana, seguramente levantará la voz del Doctor José María Vargas. La Universidad Central de Venezuela es un eco de grandeza patriótica, y reivindicará su legado y su dignidad.

El Doctor Vargas llegará en el Barco de la Libertad y desplegará a los cuatro vientos:

“El mundo es del Hombre Justo y Honrado”.

No deje de leer: Liberado el diputado opositor Gilber Caro

Opinión

El Pesebre arraigado en Venezuela

Publicado

on

Compartir

El arraigo del pesebre en Venezuela: Por Francisco Mayorga.-

El Pesebre o nacimiento navideño es un arraigo profundo en Venezuela. Por caro que resulte montarlo;  no hay hogar venezolano que no lo intente. Es la fe y la significación, evidente con los años;  que le trae a todos los feligreses… un presagio de tiempos mejores y buena suerte.

Su leyenda d 800 años

El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza, en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra, quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio, y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén, y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”, y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad, y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

El primer nacimiento

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer: El Papa se compromete firmemente a luchar contra los abusos(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído