Extraño hallazgo de ballenas "piloto" muertas en Islandia
Connect with us

Hombre & Mujer

Extraño hallazgo: decenas de ballenas muertas en Islandia

Publicado

on

Extraño hallazgo de ballenas "piloto" muertas en Islandia
Foto: fuentes.
Compartir

Un grupo de turistas, descubrió el pasado jueves una terrible escena, donde al menos 50 ballenas piloto se encontraron muertas en una remota playa de Islandia.

El piloto de helicóptero, David Schwarzhans (de la empresa Reykjavik Helicopters) dijo a la cadena de noticias internacional The Associated Press que, él junto con varios pasajeros, contaron al menos 50 ballenas de aleta larga que se encontraban muertas en una remota playa de la localidad de Löngufjörur; en la península de Snaefellsnes, en la zona oeste de Islandia.

El piloto, declaró que podría haber más, ya que algunas de las ballenas varadas en la playa fueron parcialmente enterradas por la arena.

Extraño hallazgo de ballenas piloto muertas en Islandia. Foto: fuentes.

Extraño hallazgo de ballenas piloto muertas en Islandia. Foto: fuentes.

Una escena desoladora

Aún no están claros las causas que llevaron al varamiento masivo de los cetáceos, pero se sabe que las ballenas piloto viajan en grandes manadas, lo que podría explicar la cantidad de especímenes muertos en la costa islandesa.

Se cree que las ballenas piloto varadas, probablemente murieron de deshidratación como suele ocurrir en estos casos. La playa donde se encontraron los mamíferos está extremadamente aislada del resto del país; incluso es inaccesible en automóvil, solo se puede llegar al sitio por vía marítima o aérea.

La biólogo marino Edda Elisabet Magnusdottir, declaró al diario Monitor de Islandia que, si bien es difícil explicar por qué las ballenas piloto se acercaron a la playa; lo mas probable es que se desorientaron en las aguas poco profundas de las cercanías.

El fondo arenoso y poco profundo podría haber confundido su sentido de navegación natural. Foto: fuentes.

El fondo arenoso y poco profundo podría haber confundido su sentido de navegación natural. Foto: fuentes.

Encallamiento por una posible desorientación

La ballenas piloto, al igual que otros cetáceos marinos, utilizan la ecolocación para ubicarse entre sí; el suelo arenoso y poco profundo podría haber confundido su sentido de navegación natural.

Los biólogos, realizarán un informe de la autopsia de varios animales encallados en el sitio, para verificar cuánto tiempo han estado allí las ballenas desde su deceso; así como las causas reales de su muerte.

Con información de: ACN|AP|FoxNews

No dejes de leer: Canadá y Holanda prueban tecnología para vuelos internacionales sin pasaporte

Hombre & Mujer

Humanos especie mestiza desde su mismo origen

Publicado

on

Compartir

El origen mestizo de la humanidad

Creacionistas y neodarwinistas ortodoxos están afectados de igual maneta; de una paradoja del pensamiento biologico. El más destacado de estos últimos fue Theodosius Dobzhansky, el genetista ucraniano que más influyó en la teoría evolutiva del siglo XX;  que sigue siendo nuestro modelo estándar de la historia de la vida. Nuestra especie es el producto de la hibridación entre cuatro poblaciones africanas ancestrales.

Un mecanismo elegido por Dios

Llama la atención que Dobzhansky fuera un creyente. La selección natural darwiniana –la reproducción diferencial del mejor adaptado a su entorno— no era para él una refutación del Génesis, sino el mecanismo elegido por Dios para crear al hombre a su imagen y semejanza. En este sentido, Dobzhansky fue un pensador más antiguo que su padre intelectual, Charles Darwin, que había entendido un siglo antes que la selección natural era capaz de generar diseños sin necesidad de un diseñador: una legítima alternativa científica a los textos sagrados, la muerte de Dios que poco después decretó Nietzsche.

Las ecuaciones de la genética de poblaciones que compiló Dobzhansky son ciencia sólida. Su idea de que habían sido formuladas por Dios es, obviamente, una creencia religiosa, aunque no se puede decir que carezca de un relato argumental. Si la evolución es una historia de progreso, y la selección natural promueve, generación tras generación, unos organismos cada vez más aptos, uno puede interpretar que la conclusión forzosa del proceso es la sacrosanta especie humana, la verdadera reina de la creación.

Un estatus a medio camino entre Dios y la piedra

La ilustración canónica de este estilo de pensamiento son aquellas viejas láminas en que un mono se va alzando paulatina y armoniosamente hasta alcanzar la posición erguida y la palabra articulada, un estatus a medio camino entre Dios y la piedra, como decía Lynn Margulis.

Pero ya es hora de tirar la vieja lámina al mismo contenedor de papel en el que duermen las sirenas, las quimeras y las cabras de seis patas que imaginaron los marinos en tiempos precientíficos. Porque la evolución rara vez funciona como una escalera al cielo, como querría Dobzhansky, y más a menudo adopta la forma de un árbol o un arbusto, con ramas adaptadas a su entorno local que coexisten en el tiempo, y a veces en el espacio, que pueden competir entre sí pero también hibridarse y generar así novedades biológicas de manera bastante brusca, por la pura y simple combinación sexual de adaptaciones preexistentes.

Lee en Materia cómo los últimos datos genómicos confirman, de manera cada vez más aplastante, que la evolución humana ocurrió exactamente así, en un artículo narrado de primera mano por uno de los científicos más destacados del sector, y seguramente el que mejor escribe de todos ellos.

El cuadro que nos pinta la mejor genómica disponible es el de la hibridación de cuatro grandes grupos de población que coexistieron en África hace 100 milenios

Nuestra especie no se originó como la cúspide de un proceso parsimonioso de mejora gradual.

El cuadro que nos pinta la mejor genómica disponible es el de la hibridación de cuatro grandes grupos de población que coexistieron en África hace 100 milenios: los cazadores-recolectores san de Sudáfrica, que hablan “lenguajes clic” cuyas consonantes son besos y chasquidos de la lengua; los africanos del este, de los que provenimos todos los humanos no africanos; los pigmeos de las selvas ecuatoriales; y una fascinante “población fantasma” de la que no existen representantes actuales, pero cuyo legado está vivo y coleando en nuestro genoma.

Dobzhansky se equivocó (¿?) aunque, como todo gran científico, lo hizo de manera interesante y productiva. Hoy sabemos que nuestra especie es mestiza desde su mismo origen en la noche africana de los tiempos. Pero Dobzhansky consideraba que no era una refutación del Génesis, sino el mecanismo elegido por Dios para crear al hombre a su imagen y semejanza. En este sentido, Dobzhansky fue un pensador más antiguo que su padre intelectual, Charles Darwin.

Gráfica: Excavaciones en el abrigo rocoso de Shum Laka (Camerún), en una imagen de archivo de 1994. PIERRE DE MARET

ACN/El Páis/Javier Sampedro

No deje de leer: Falleció médico chino infectado con Coronavirus

Seguir Leyendo

Clx Latin

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Iota Latino

Lo más leído