¡Feliz Día del Periodista! | ACN Feliz Día del Periodista
Connect with us

Opinión

¡Feliz Día del Periodista!

Publicado

on

Compartir

Todo ciudadano crítico y pensante es de alguna manera un periodista en ciernes;  aunque no ejerza el oficio, porque el ser periodista no es simplemente una carrera universitaria;  es una forma de ver la vida. Es hurgar en las causas de los males y las injusticias de una sociedad cada vez más compleja. Es una fuerza inquietante que impulsa la búsqueda de soluciones. Es un compromiso del que no es fácil escaparse y que hace que los sueños lleguen a materializarse.

Porque la función del comunicador social no debe limitarse a la transmisión de información;  o quedaría como un virtual repetidor de los ecos noticiosos. Por el contrario, debe generar a través de su trabajo; la confrontación sana y amistosa que tenga como finalidad la solución concreta de los problemas;  como por ejemplo, propiciar la movilización de las autoridades competentes;  para el buen funcionamiento de una escuela o un centro asistencial. De allí el poder de la crónica, de la denuncia; muy frecuentemente con todas las expresiones del lenguaje popular;   vehículo del que se valen las comunidades y los más necesitados para intentar poner fin a su drama.

¡Feliz Día del Periodista, a todos mis colegas en la Agencia Carabobeña de Noticias (ACN)!

Para mis amigos periodistas de  ACN: La crónica como instrumento básico

Un periodista, uno de oficio, no le gusta el melodrama, pero lo vive; y no representa un papel estudiado porque pertenece a la errática raza humana… A cualquier otro profesional le impresiona tanto la emoción; que podría decir que no existe, si alguien no se lo dice en términos normales. Un policía, por ejemplo, sólo entiende los puros sentimientos de un ladrón; o de un vulgar criminal, que desea la propiedad ajena, pero cuando alguien siente realmente mucho odio o pesar; entonces no lo considera un problema metafísico, pierde la cabeza y habla de melodramas descabellados…; hasta que se produce el desenlace, el estallido del dolor más profundo causado por el resentimiento y el deseo de matar: la muerte. Cuando alguien comete un crimen inimaginable, tan espantoso que hasta Dios aparta sus ojos de él, el reportero debe decir “aquí estoy”.

Un periodista, un reportero, un cronista, un comunicador social; o cualquiera de los apelativos para nombrarlos, no es otra cosa que un superprofesional; así de simple, que logra de cierta manera, entender la naturaleza humana; porque discurre, porque está presente en todos los escenarios. Y para completar, su éxito depende de su simpatía y del vocabulario empleado en sus escritos; deben ser el reflejo de los propios pensamientos del lector, expresados ahora con un asomo de sabiduría; de gracia, de sencillez, de claridad,  palabras que pueda entender un niño y un adulto, un ignaro o un sabio; y sobre todo, la gran masa de lectores compuesta principalmente por gente de vocabulario reducido.

Algunos practican un lenguaje confuso

El éxito del cronista depende entonces, de su habilidad para ocultar su talento; y hacerlo parecer como pensamiento del lector. La pedantería es enemiga del periodista, pero algunos muy instruidos; por sus lecturas de cultos y líderes prominentes, practican un lenguaje confuso; que detienen al lector, empleando expresiones de obras literarias o científicas. Y olvidan el lenguaje popular, que además está lleno de imágenes muy inteligentes, de frases estupendas pero vulgarizadas.

El cronista es por añadidura, el centro de la errática raza humana; y ayer pudo estar, como testigo excepcional, en la gala de los príncipes y hoy, con el verdulero; y grabar en su memoria aquel palabrerío sofisticado y este otro simple y verdadero, quizás.

El mejor oficio del mundo

Por mi parte, dejo este introito para la lectura de mis queridos colegas de la Agencia Carabobeña de Noticias (ACN). Es un trabajo en pleno desarrollo que espero terminar pronto; pero me parece que es apremiante, ya que la opinión pública, sin decirlo, espera que el periodista fije posición, construya a su lector; porque el periodismo es oficio que no cesa nunca, el mejor del mundo.

ACN/Francisco Mayorga

No deje de leer:  Expulsan a periodista español que documentaba la crisis en el país

Opinión

El diputado Edgard Zambrano

Publicado

on

Derrumbar la tiranía - acn
Compartir

El diputado Edgard Zambrano: Por Luis Velázquez Alvaray.- La tiranía anda dislocada y no tiene compasión alguna. Son reincidentes en vulnerar los derechos humanos y nada les importa, que no sea preservar el poder para traficar ilícitos. Son una potencia criminal mundial.

Los presos de la tiranía son las principales víctimas, en un intento de callar a quienes se atreven a plantear simplemente el regreso a la democracia.

Un paladín de esas luchas es el Diputado Edgard Zambrano, a quien se puede definir como un hombre de paz. Sus esfuerzos en esa búsqueda de salvar el país, le ha llevado a asumir posiciones difíciles, para las cuáles se requiere mucho coraje y mucha convicción libertaria.

Es un demócrata militante, de búsqueda afanosa para lograr un camino, que extinga el sufrimiento de las mayorías. Sin gestos altisonantes, se dedica a evitar tanto sufrimiento, tanta violencia, esta imparable ola de salvajismo que encarna el chavismo, junto a los terroristas de todo el mundo, que  tienen en Venezuela, su cabeza de playa, protegidos por un Estado criminal y sanguinario.

Igual sucede con el Diputado Requesens, cruelmente torturado. El mismo esquema de sufrimiento le aplica a Zambrano y al millar de presos políticos civiles y militares, confirmando que a estos esbirros comunistas no les queda otro futuro, que la aplicación de la justicia por crímenes de lesa humanidad.

El caso de estos luchadores salvajemente torturados, es una demostración más que en Venezuela no hay Barbado posible. La única salvación para el país es la intervención militar Latinoamericana, que desaloje estas fuerzas del entorno criminal mundial.

El tirano y sus adláteres en un calabozo de la Haya, es la única vía posible para este pueblo asediado. Edgard Zambrano es el último trofeo que muestra el régimen en la cadena infinita de la ignominia, la perversión y el dislocamiento de los valores humanos.

Ante la ecuanimidad perdida, no queda otro camino que el antes señalado: la unificación militar latinoamericana, para salir de estos forajidos que acechan al mundo.

Frente a este nuevo atentado Chavista se impondrá la longanimidad de Zambrano y de todo un pueblo que espera justicia.

ACN/(@edgarzambranoad)

No deje de leer:Cavidea presentó siete líneas para reactivar el aparato productivo

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído