"Lo importante no es ganar, sino participar": historia de los JJOO
Connect with us

Tokio 2020

Historia de los JJOO: «Lo importante no es ganar, sino participar» (2)

Publicado

on

Lo importante no es ganar, sino participar - noticiacn
El italiano Dorando Pietri, perdió la dorada de la maratón al ser descalificado.
Compartir

Los Juegos Olímpicos continuaron su andar y lo mejor fueron tomando mejor forma, como el músculo que se desarrolla para dar la carrera, el salto o la brazada más fuerte. «Lo importante no es ganar, sino participar»; frase que nace en la edición de Londres 1908, que erróneamente se le ha atribuido a otra persona.

Es parte solo de este segundo capítulo que nos mostrará las próximas cuatro ediciones: Londres 1908; Estocolmo 1912 y dan el primer gran salto por la I Guerrera Mundial; retornan en Amberes 1920 y cerramos con París 1924.

También se da por primera vez en simultáneo los juegos de verano u otoño y de invierno, que a los años son seperados.

Londres 1908: «Lo importante no es ganar, sino participar»

Ethelbert Talbot, quien dijo la célebre frase.

Los IV Juegos Olímpicos fueron los primeros que se organizaron de manera profesional; pese a coincidir con la Exposición Internacional Francobritánica, tuvieron relieve propio y una alta participación.

Se pasó a 2.008 deportistas de 22 países y a 14 deportes, divididos en deportes de verano y de otoño. Hubo otras disciplinas no oficiales, como patinaje y rugby, hasta un total de 21 modalidades.

Se eliminaron tenis y halterofilia, se incluyó el hockey sobre hierba y se recuperaron el tiro con armas de fuego y la vela; ausentes en 1904.

Con ocasión de estos Juegos el arzobispo de Pensilvania, Ethelbert Talbot, dijo la célebre frase de «lo importante no es ganar, sino participar»; que se atribuiría después erróneamente al barón de Coubertin.

Drama en el maratón

Lo importante no es ganar, sino participar - noticiacn

Charlotte «Lottie» Dod, plata en tiro con arco.

La gesta que ha pasado a la historia es la que protagonizó en la carrera de maratón el italiano Dorando Pietri; la carrera se disputó por primera vez en la actual distancia reglamentaria de 42,195 kms, para que pudiera pasar por delante del palco real.

Pietri entró en el estadio extenuado y confundió el camino; rectificó, pero cayó desplomado a falta de 70 m. Dos jueces le ayudaron a levantarse, pero cuando estaba a 20 m. volvió a caer. Otro juez y el escritor Sir Arthur Conan Doyle, que asistía como periodista, le sostuvieron para que cruzase la cinta.

El italiano fue descalificado y se proclamó vencedor al estadounidense John Hayes, que llegó 30 segundos después. Mejor no podía encajar la frase ««lo importante no es ganar, sino participar».

Gran Bretaña fue el país ganador; aunque Estados Unidos dominó el atletismo.

Entre las participantes ilustres, la británica Charlotte «Lottie» Dod, plata en tiro con arco; que en 1887, con 15 años, había ganado el primero de sus cinco títulos de Wimbledon; también venció en diversas competiciones de golf, hockey hierba, esquí, patinaje sobre hielo y crícket.

Estocolmo 1912: mediciones electrónicas

En Estocolmo los Juegos comenzaron a parecerse a lo que son hoy en día, con innovaciones como la medición electrónica de las pruebas de atletismo y la entrega de medallas sobre podios.

Participaron 2.407 deportistas, de ellos 48 mujeres que compitieron solo en natación y tenis; en representación de 28 países (debutó Japón) y con un programa de 14 deportes.

En estos Juegos se produjo por primera vez un superávit con respecto al presupuesto de organización; mienras que Suecia ganó en el medallero final.

Se eliminaron, con respecto a los juegos de Londres, la lucha libre, hockey hierba, tiro con arco y boxeo; este último por la oposición del comité olímpico sueco a que se disputasen combates en su país. Las pruebas de atletismo aumentaron a 30 y se excluyó el ciclismo en pista; las mujeres irrumpieron por fin en el programa oficial de forma generalizada.

Patton compitió en la justa

Lo importante no es ganar, sino participar - noticiacn

Patton en el pentatlón.

En estos Juegos participaron George Patton, quinto en pentatlón moderno y que con posterioridad, como general en jefe, condujo a las divisiones acorazadas de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

También el francés Jean Bouin, plata en los 5.000 metros –en la primera prueba que precisó de fotografía para decidir el ganador-, que perdió la vida en el frente en la Primera Guerra Mundial.

Fueron también los Juegos de Jim Thorpe, ganador del pentatlón y del decatlón y que fue descalificado por profesional, al descubrirse que una vez había cobrado un puñado de dólares por jugar al béisbol, pero en 1982 el COI restituyó las medallas a su familia.

Amberes 1920: regresan tras la postguerra

Nello Nadi

Tras la interrupción obligada por la I Guerra Mundial, los Juegos de 1920 se disputaron en la ciudad belga de Amberes; en reconocimiento a los daños sufridos por Bélgica durante la contienda.

El país organizador rechazó la participación de los que habían sido sus enemigos en la guerra; faltaron los deportistas de Alemania, Austria, Hungría, Turquía, Bulgaria, Polonia y la ya Unión Soviética surgida de la revolución bolchevique de 1917.

Finlandia, que antes de la Primera Guerra Mundial había sido Ducado de Rusia, envió a sus atletas y con extraordinario éxito; Paavo Nurmi ganó tres de oro (10.000, 8.000  campo a través individual y por equipos) y una de plata (5.000).

Italiano Nadi fue la figura

Estados Unidos se impuso en el medallero; pero fue el italiano Nello Nadi el deportista más laureado con sus cinco podios en esgrima, en florete individual, florete por equipos, espada por equipos, sable individual y sable por equipos.

Amberes supuso también la vuelta a los Juegos Olímpicos de la halterofilia; la disputa de pruebas ciclistas de pista y de carretera.

París 1924: Johnny Weismuller, el «Tarzán» del cine

Johnny Weismuller.

Los segundos Juegos disputados en París destacaron por la presencia de dos grandes deportistas: el finlandés Paavo Nurmi, que cuatro años antes ya había obtenido tres victorias en Amberes y que en la capital francesa sumó cinco oros más en atletismo; y el estadounidense Johnny Weismuller, el «Tarzán» del cine; que conquistó tres oros en natación y fue el primer nadador que bajó del minuto, 59 segundos exactamente, en el hectómetro libre.

Nurmi, que ya había triunfado en 1920 en Amberes, ganó el mismo día las medallas de oro en los 1.500 (3:53.6) y en los 5.000; también ganó en los 3.000 metros por equipos, junto con Vilho «Ville» Ritola y Elias Katz, así como en los 10.000 de campo a través individual y por equipos, con Ritola y Heikki Liimatainen.

Ritola consiguió el oro en los 10.000 individual (30:23.2), en 3.000 metros obstáculos (9:33.6); 3.000 por equipos y en los 10.000 campo a través por equipos y fue medalla de plata en los 10.000 de cross individual, por detrás de Nurmi.

A pesar de la ausencia de Alemania, la amplia participación de países (44) confirmó la universalidad del olimpismo; se inscribieron 3.088 deportistas en 17 disciplinas.

Argentina ganó la medalla de oro en polo y Uruguay fue campeón en fútbol; título que repetiría cuatro años después en Amsterdam.

Estados Unidos mantuvo en 1924 la supremacía olímpica en general; pero en el atletismo encontró la competencia de los británicos y finlandeses.

Uruguay da la vuelta olímpica con su primera dorada en fútbol.

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: Historia de los JJOO: Creación y primeras tres ediciones (1)

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Tokio 2020

Karsten Warholm oro y récord mundial en 400 metros vallas (+ vídeo)

Publicado

on

Warholm bate récord mundial - noticiacn
Karsten Warholm no lo puede creer. (Foto: EFE)
Compartir

El atleta noruego Karsten Warholm bate récord mundial de 400 metros vallas con un tiempo de 45.94 segundos; en un formidable duelo con el estadounidense Ray Benjamin, que terminó segundo con 46.17.

La medalla de bronce fue para el brasileño Alison dos Santos, que batió su récord sudamericano con 46.72; a solo dos centésimas del récord mundial anterior.

La cara de asombro del propio Warholm, que tenía el récord anterior en 46.70 desde el 1 de julio pasado en Oslo; ilustraba el increíble rango de su nuevo récord.

Era uno de los grandes enfrentamientos de los Juegos de Tokio y no defraudó; el plusmarquista mundial y el campeón estadounidense se veían las caras en Tokio por primera vez este año después de haber sostenido un duelo de grandes marcas, cada uno por su cuenta.

Warholm bate récord mundial

El 1 de julio, en los Bislett Games de Oslo, Warlhom logró, al fin, con una marca de 46.70; acabar con el viejo récord acuñado por el estadounidense Kevin Young en los Juegos de Barcelona’92 (46.78).

Solo cuatro días antes, en Eugene, Ray Benjamin se había quedado muy cerca de batirlo con 46.83; pero el noruego, que ha derrotado al norteamericano las cuatro veces que se han enfrentado, se apresuró a tomar la delantera.

Warholm bate récord mundial - noticiacn

Karsten Warholm (C) batalló  contra Rai Benjamin (D) y el brasileño Alison dos Santos, tercero . (Foto: EFE)

Un final que que baja la marca en dos ocasiones

En la hora suprema de la final olímpica, Warholm ha ratificado su hegemonía y Benjamin le ha obligad a batir el récord del mundo si quería ganar la medalla de oro; porque el estadounidense se emparejó con el noruego a media recta final, poco antes de atacar el último obstáculo.

Fue en ese punto, presionado por la presencia amenazante, hombro con hombro, del norteamericano, cuando Warholm metió una marcha más para ganar la meta con un crono asombroso que rebaja en 76 centésimas su récord mundial anterior.

Si la plusmarca de Kevin Young había permanecido intacta durante 29 años, la primera de Warholm ha tenido una vida efímera, 33 días.

El brasileño Alison dos Santos, muy estable en los primeros puestos de las carreras más prestigiosas del año; fue un digno tercero que presenció de cerca el formidable combate entre los dos mejores.

Warholm bate récord mundial - noticiacn

Foto: EFE

Oro en el último salto

En el foso de longitud, un salto de siete metros justos en la última ronda proclamó campeona olímpica a la alemana Malaika Mihambo; también campeona mundial, en una final con las cuatro mejores separadas por nueve centímetros.

La estadounidense Brittney Reese, que acariciaba ya su segundo título olímpico a falta de una ronda, terminó segunda con tres centímetros menos que la alemana, y con la misma marca de 6,97 -pero peor segundo- la nigeriana Ese Brume recibió el bronce; mientras que la serbia Ivana Spanovic quedó fuera del podio con 6,91.

La igualdad era tan estrecha que a la sexta y última ronda se llegó con las cuatro primeras en un margen de seis centímetros; Reese dominaba con 6,97, igual marca que Brume pero con mejor segundo (6,95 frente a 6,88), y a continuación estaban la campeona mundial, Malaika Mihambo (6,95), y Spanovic (6,91).

Cualquiera podía ganar con el último esfuerzo; en orden de intervención, Spanovic, que estaba a sólo seis centímetros del oro, no mejoró y se quedó, por tanto, sin medalla.

Mihambo, en cambio, supo aprovechar su última oportunidad para volar a los 7 metros justos y ponerse en cabeza, a la espera de Brume y Reese, pero ni la nigeriana (6,90 en el último) ni la estadounidense (6,84) mejoraron su registro ganador.

La alemana Malaika Mihambo enel salto que le dio la dorada. (Foto: EFE)

A saber

  • El atleta noruego Karsten Warholm rompió la segunda marca mundial hasta ahora en el atletismo de Tokio 2020, la primera fue de la venezolana Yulimar Rojas en la final de triple salto (15,67).

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: Pesas cierra su exitosa participación con otro diploma olímpico

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.