De la injerencia a la sumisión total | ACN De la injerencia
Connect with us

Opinión

De la injerencia a la sumisión total

Publicado

on

La vulnerabilidad - acn
Compartir

De la injerencia a la sumisión total: Por Luis Fuenmayor Toro.-  Lo dijimos hace mucho tiempo. Alertamos al respecto y condenamos la situación cuando recién se iniciaba. Los continuos fracasos de la franquicia opositora la llevaron;  inicialmente, a permitir una injerencia externa en nuestros asuntos, que se manifestaba;  por simples opiniones de algunos líderes políticos regionales;  respaldándolos o criticando las ejecutorias gubernamentales. De permitirla primero, de verla con simpatía, de aceptarla como algo natural;  se pasó luego a solicitarla y a pedir que se extendiera más allá de los individuos, políticos o gobernantes; de manera que fuera asumida por distintos gobiernos y por organismos regionales;  como la Organización de Estados Americanos y otros de carácter subregional.

Combatimos, en el terreno de las ideas, ese exabrupto injerencista;  que atropellaba nuestra soberanía y nuestra dignidad como nación. Dejamos evidenciada claramente la inexplicable contradicción;  de quienes combatían una supuesta injerencia rusa y cubana, extendida a China;  por los más radicales y necios, pero apoyaban la injerencia de muchos más países;  y de organismos multilaterales, entre los que se encontraban prácticamente todos nuestros vecinos cercanos;  Colombia, Brasil, Guyana, Ecuador, Perú, Chile y Argentina;  y destacaba, por el poder que tiene, el Departamento de Estado, y por la importancia continental y mundial;  México y Canadá, a los que se unió más adelante la Unión Europea.

Una conducta esquizofrénica

La explicación de esta conducta esquizofrénica era muy simple;  y puede resumirse de una manera muy escueta pero ilustrativa;  si la injerencia es a mi favor, bienvenida la injerencia; si es en mi contra, se la repudia y se la condena. El intervencionismo llegó a tales niveles, que en ciertos momentos, los líderes extranjeros injerencistas pasaron a dirigir las grandes líneas políticas de la oposición venezolana partidaria de la sumisión. Almagro, uno de los más destacados junto con Duque y Uribe, pero también Piñera, Macri y Bolsonaro, han tenido un gran protagonismo, sin olvidar al jefe máximo de todos: Trump y a sus subalternos Pompeo y Abrams, junto al renegado latino de cerebro gringo Marco Rubio.

Pero la injerencia actual ha alcanzado un nuevo nivel, pues de permitida y solicitada pasó a ser implorada, como quien pide por favor una limosna. Ledezma, María Corina, Diego Arria y Julio Borges, todos los días de sus vidas suplican por la invasión militar extranjera y concretamente de los marines. Guaidó está claramente en la misma onda, pero lo esconde un poco detrás de un lenguaje confuso y algo de ambiguo. En lo que sí no es nada impreciso es en firmar cuanto convenio pueda con organizaciones estadounidenses, para acceder a sumas millonarias de dólares, dirigidas a financiar las actividades de la oposición. Los convenios firmados con este propósito han sido hechos públicos y notorios.

Con esos recursos, un grupo de diputados, los muy cercanos al diputado guaireño, al parecer reciben 1.500 dólares mensuales, mientras otros, menos cercanos, se conformarían con 800 dólares. Y los hay quienes no reciben absolutamente nada. No conozco ningún caso en el mundo, donde el Presidente del Poder Legislativo haga ostentación pública de recibir cientos de millones de dólares de otro Estado, para el financiamiento de las actividades de la oposición política que dirige. Si los sueldos de parte de los integrantes del Poder Legislativo nacional son pagados por una potencia extranjera, cabría preguntarse: ¿Para quién trabajan estos diputados? ¿A quién obedecen? ¿Tienen libertad para tomar sus decisiones.

Los extremistas opositores hablan y se burlan de la gente pobre porque el gobierno los chantajea con las dádivas sociales. Y en el caso de los empleados públicos dicen que “tienen un bozal de arepas”, aunque ahora los sueldo no alcancen para nada. Son capaces de condenar este chantaje, pero nada dicen de los millones de dólares recibidos por el Presidente de la AN y sus adláteres. Nada se pregunta, nada tratan de aclarar, nada se cuestiona. Les debe parecer muy bien que sus diputados reciban, no una caja o una bolsa CLAP con productos cuyo valor no alcanza los 4 dólares, sino una paca de billetes verdes 200 a 375 veces mayor. De lo que sí no hay duda es que la podredumbre moral actual es más que pestilente.

En esta tercera etapa del injerencismo extranjero en Venezuela, cuando al parecer ya se controla a la oposición extremista a través de la asignación de millones de dólares, no sería de extrañar que las acciones nacionales y locales  de esa oposición en el país sean también dirigida desde afuera.

ACN/lft

No deje de leer: Juicio contra catalanes independentistas en punto final(Opens in a new browser tab)

Opinión

OPINIÓN: Ángel Machado «Desnudos ante la pandemia»

Publicado

on

Compartir

Desnudos ante la pandemia

Por Ángel Machado

Durante dos años estuve escribiendo y publicando mis artículos, después de un tiempo sentí la necesidad de darme una pausa y dedicarme a otros proyectos, sin embargo la cuarentena y el aislamiento social me motivó a nuevo a escribir y, es que lo que estamos viviendo ha alterado el curso de nuestras vidas.

 

A lo largo y ancho de la historia moderna pocos eventos han cambiado los sistemas o han generado un cambio estructural en ellos, si me preguntan cuál considero que fue el último evento que generó un cambio estructural en el sistema antes de la pandemia por la COVID-19, me atrevería a decir que la disolución de la URSS.

 

La primera conclusión que me ha dado toda esta situación es que a todos nos tomó por sorpresa y diría para ser un poco más gráfico, nos agarró desnudos. Un virus que tuvo su origen en China, donde el mundo fue testigo de cómo se elevaron los niveles de histeria en el gigante asiático y cómo fue multiplicándose en la región, Irán, Corea, entre otros; fuimos testigos de los altos niveles de contagios, de cómo empezaron a aparecer las primeras víctimas del virus y desde mi perspectiva, siento que el mundo occidental le prestó poca atención y desestimó la magnitud de nuestro enemigo.

La realidad es que la COVID-19 llegó a Europa y colocó en alarma a países como Italia y España, países que tienen un sistema de salud de primer mundo con médicos preparados, con insumos, con servicios públicos. Y se demostró que en la crisis han sido desordenados, no han logrado encerrar el virus, durante días vimos como  las cifras de fallecidos y contagiados crecían sin parar, de hecho el paciente uno de Italia con COVID-19 volvió a contagiarse nuevamente, una muestra del fracaso al momento de controlar el virus.

 

Gran Bretaña ha sido otro país que desestimó el virus, en principio aplicaron la estrategia de que se contagiará 60% de la población y de ahí se generarían los anticuerpos, hasta que el Colegio Médico de Londres le afirmó al primer ministro, Boris Jhonson, que si mantenían esa postura 500 mil ingleses fallecerían.

 

Cuando movemos la brújula y venimos a nuestro continente, vemos cómo el presidente Donald Trump ya ha afirmado que su primer problema dejó de ser la economía y, ahora se concentra en frenar la COVID -19, hoy por hoy Nueva York puntea cualquier estadística de contagios y hemos visto como poco a poco los estados en el norte han venido paralizando sus jornadas de trabajo.

 

Este largo contexto me pareció necesario para poder entrar en Venezuela donde estamos desnudos ante la COVID -19 o cualquier otra crisis sanitaria. La situación actual de nuestro sistema de salud es básicamente una tragedia, los hospitales están en las ruinas, con pocas o nulas capacidades operativas, sin insumos y sin servicios públicos eficientes. La estadística indica que 60% de nuestros hospitales no tienen acceso a agua potable. Muchos doctores deben fabricar sus tapabocas y sus propias caretas, porque el Ejecutivo no ha logrado abastecer de insumos a nuestros médicos.

 

Durante 20 años el chavismo y Maduro se encargaron de convertir el sistema de salud de Venezuela en el sistema de salud de Uganda. Con esta realidad donde solo tenemos 84 camas con respiradores ¿cómo podemos tener una respuesta efectiva ante un virus que ha dejado de rodilla a las grandes potencias del mundo? No podemos hacerlo, simplemente no podemos hacerlo, sin embargo lo que sí podemos hacer es asumir la prevención como estrategia para evitar contagios masivos en Venezuela, asumir la prevención como el ABC para evitar una mortandad en nuestro país.

 

Sé es que la situación nos obliga a evitar el contacto entre nosotros, que por hoy no podemos abrazarnos que nuestras actividades cotidianas han pasado a un segundo plano y es así, llegarán de nuevo los días para abrazarnos y compartir, pero por estas semanas debemos ser responsables debemos de unirnos ante un enemigo que invisible, que se mueve rápido y no discrimina.

 

Sigamos el ejemplo de Alemania que durante varias décadas han sido líderes en la unificación de sus ciudadanos y muy disciplinados en sus reglas, justo por eso hoy Alemania tiene una tasa de mortalidad de apenas 0,94% sin medidas extremas solo siendo prevenidos y solidarios entre ellos mismos.

Tomemos esta batalla como una batalla propia, como una batalla nuestra, preparémonos para lo peor, preparémonos para estar contagiados, pero preparémonos para prevalecer.

¡Fuerza y fe!

@angelmachadove

Seguir Leyendo

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído