De la injerencia a la sumisión total | ACN De la injerencia
Connect with us

Opinión

De la injerencia a la sumisión total

Publicado

on

La vulnerabilidad - acn
Compartir

De la injerencia a la sumisión total: Por Luis Fuenmayor Toro.-  Lo dijimos hace mucho tiempo. Alertamos al respecto y condenamos la situación cuando recién se iniciaba. Los continuos fracasos de la franquicia opositora la llevaron;  inicialmente, a permitir una injerencia externa en nuestros asuntos, que se manifestaba;  por simples opiniones de algunos líderes políticos regionales;  respaldándolos o criticando las ejecutorias gubernamentales. De permitirla primero, de verla con simpatía, de aceptarla como algo natural;  se pasó luego a solicitarla y a pedir que se extendiera más allá de los individuos, políticos o gobernantes; de manera que fuera asumida por distintos gobiernos y por organismos regionales;  como la Organización de Estados Americanos y otros de carácter subregional.

Combatimos, en el terreno de las ideas, ese exabrupto injerencista;  que atropellaba nuestra soberanía y nuestra dignidad como nación. Dejamos evidenciada claramente la inexplicable contradicción;  de quienes combatían una supuesta injerencia rusa y cubana, extendida a China;  por los más radicales y necios, pero apoyaban la injerencia de muchos más países;  y de organismos multilaterales, entre los que se encontraban prácticamente todos nuestros vecinos cercanos;  Colombia, Brasil, Guyana, Ecuador, Perú, Chile y Argentina;  y destacaba, por el poder que tiene, el Departamento de Estado, y por la importancia continental y mundial;  México y Canadá, a los que se unió más adelante la Unión Europea.

Una conducta esquizofrénica

La explicación de esta conducta esquizofrénica era muy simple;  y puede resumirse de una manera muy escueta pero ilustrativa;  si la injerencia es a mi favor, bienvenida la injerencia; si es en mi contra, se la repudia y se la condena. El intervencionismo llegó a tales niveles, que en ciertos momentos, los líderes extranjeros injerencistas pasaron a dirigir las grandes líneas políticas de la oposición venezolana partidaria de la sumisión. Almagro, uno de los más destacados junto con Duque y Uribe, pero también Piñera, Macri y Bolsonaro, han tenido un gran protagonismo, sin olvidar al jefe máximo de todos: Trump y a sus subalternos Pompeo y Abrams, junto al renegado latino de cerebro gringo Marco Rubio.

Pero la injerencia actual ha alcanzado un nuevo nivel, pues de permitida y solicitada pasó a ser implorada, como quien pide por favor una limosna. Ledezma, María Corina, Diego Arria y Julio Borges, todos los días de sus vidas suplican por la invasión militar extranjera y concretamente de los marines. Guaidó está claramente en la misma onda, pero lo esconde un poco detrás de un lenguaje confuso y algo de ambiguo. En lo que sí no es nada impreciso es en firmar cuanto convenio pueda con organizaciones estadounidenses, para acceder a sumas millonarias de dólares, dirigidas a financiar las actividades de la oposición. Los convenios firmados con este propósito han sido hechos públicos y notorios.

Con esos recursos, un grupo de diputados, los muy cercanos al diputado guaireño, al parecer reciben 1.500 dólares mensuales, mientras otros, menos cercanos, se conformarían con 800 dólares. Y los hay quienes no reciben absolutamente nada. No conozco ningún caso en el mundo, donde el Presidente del Poder Legislativo haga ostentación pública de recibir cientos de millones de dólares de otro Estado, para el financiamiento de las actividades de la oposición política que dirige. Si los sueldos de parte de los integrantes del Poder Legislativo nacional son pagados por una potencia extranjera, cabría preguntarse: ¿Para quién trabajan estos diputados? ¿A quién obedecen? ¿Tienen libertad para tomar sus decisiones.

Los extremistas opositores hablan y se burlan de la gente pobre porque el gobierno los chantajea con las dádivas sociales. Y en el caso de los empleados públicos dicen que “tienen un bozal de arepas”, aunque ahora los sueldo no alcancen para nada. Son capaces de condenar este chantaje, pero nada dicen de los millones de dólares recibidos por el Presidente de la AN y sus adláteres. Nada se pregunta, nada tratan de aclarar, nada se cuestiona. Les debe parecer muy bien que sus diputados reciban, no una caja o una bolsa CLAP con productos cuyo valor no alcanza los 4 dólares, sino una paca de billetes verdes 200 a 375 veces mayor. De lo que sí no hay duda es que la podredumbre moral actual es más que pestilente.

En esta tercera etapa del injerencismo extranjero en Venezuela, cuando al parecer ya se controla a la oposición extremista a través de la asignación de millones de dólares, no sería de extrañar que las acciones nacionales y locales  de esa oposición en el país sean también dirigida desde afuera.

ACN/lft

No deje de leer: Juicio contra catalanes independentistas en punto final(Opens in a new browser tab)

Opinión

Bullaje

Publicado

on

Compartir

Bullaje: Por Josué D. Fernández A.– Los episodios de bullaje no requieren comprobaciones de decibelímetros o bullometros, porque pasan rápidamente de oídos a cerebro y demás órganos vitales, ocasionando sinnúmero de desarreglos físicos y mentales entre quienes los tienen que sufrir. Así, a menudo causa mucha ira la abusiva desconsideración de personas que producen ruidos perturbadores a sabiendas, sin el menor reparo del daño que ocasionan, y hasta con disposición a atacar a golpes si alguien les reclamara su falta de respeto a los derechos de los demás.

En los diccionarios se explica que el termino bullaje se refiere a una concurrencia, multitud, afluencia, asistencia de manera confusa, desorden, alboroto o gresca de muchas personas o que se forma una muchedumbre o un montón de gente. En tal sentido, los ruidosos episodios con la denominación señalada se podrían hallar en cualquier espacio abierto o cerrado destinado a la congregación de públicos, mítines. plazas, estadios, canchas, pistas, escuelas, cines, bares, discoteca, salas de sesiones, foros.

Sin embargo, los bullajes de mayor inmediatez para cualquier individuo ocurren en comunidades de edificaciones multifamiliares, donde promueven disputas entre vecinos, casi siempre en fines de semana, durante celebraciones con acompañamientos de potentes equipos de sonido, y consumo de productos que rompen los frenos de la convivencia, entre otros males. El éxito «Maldita Bulla» del dominicano Manny Malón, retrata bien el agotamiento de los que deben soportar las explosiones de decibelímetros, con poco remedio preventivo o curativo, aunque abunden las protestas, y las llamadas a la policía.

No obstante, ahora hay que lidiar con bullajes sobradamente peores, aún de carácter virtual, que proceden de la maléfica y estridente utilización de redes sociales activadas por Internet, amplificadas y masificadas con conexiones inalámbricas, al alcance de muchos. La gran invasión sin límites de lugares ni posibles restricciones de accesos, donde operan con impunidad los delincuentes del ciberespacio, falsificadores de identidades, piratas mercenarios de la información, ladrones financieros, igualados en el crimen cibernético con intrigantes de oficio, propagadores de noticias falsas, destructores de reputaciones, que cobran aplausos de consumidores del nuevo amarillismo de origen electrónico.

Por definición, el bullaje carece de signos positivos, pero tiene un atractivo especial para actores que muy pocos pagarían por verles o escucharles, en caso de tener que comprar boletos de entrada, o de un esfuerzo superior al de mirar la pantalla del dispositivo para superar aburrimientos. En cambio, la memoria de los aparatos, que les permite incontables repeticiones, a lo Narciso, al final les convencería de su extraordinario talento y posiblemente de la contribución al bienestar de los suyos, y del mundo entero, con ayuda de sus propios desvaríos, y la de otros frustrados que se refugian en la adulancia de quienes consideran superiores.

El bullaje nunca formó parte de una solución; al contrario, aumenta de volumen en situaciones críticas hasta hacerlas estallar, arrastrando de paso a los que prendieron la mecha. La catástrofe se transforma en hecatombe en Venezuela, donde de un lado existe una tiranía con bombas incendiarias, y del otro hay voluntarios con artefactos explosivos para apagar el fuego con más fuego. Como se trata de un país con petróleo, con el litro de combustible al menor precio en todo el mundo, quizá sea allí, de igual forma, donde haya más admiradores de Daddy Yankee, desde 2004, cuando se impuso con su estribillo de dame más gasolina, en el reguetón/rap con el que cierran los saldos de este sábado. Cuídense. Abrazos.

Oír narración completa y temas musicales editados

El artículo adosado forma parte de “SALDOS”, segmento de la revista “Estamos en el Aire”, transmitida a  las 3:00 de la tarde, cada sábado,  para el entretenimiento general a partir de saldos que deja la actualidad local e internacional. En ensayo audiovisual a título de catarsis del autor Josué D. Fernández A., a través  de Radio Rumbos 670am.en Caracas, Venezuela, , para participación directa  por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, por Twitter, @jodofeal, https://www.youtube.com/user/fernandezjosue o en https://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

No deje de leer: Decretan estado de excepción en Chile por ola de vandalismo(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Candy Crazy

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído