Rodríguez denunció plan desestabilizador de Iván Duque y oposición
Connect with us

Nacional

Jorge Rodríguez acusa a Duque y opositores en planear asesinatos

Publicado

on

Rodríguez denunció plan desestabilizador - noticiasACN
Jorge Rodríguez dio a conocer otro plan de posibles atentados.
Compartir

Jorge Rodríguez denunció plan desestabilizador, acusando al presidente de Colombia, Iván Duque y a opositores venezolanos de planear asesinatos selectivos a dirigentes del oficialismo y a Nicolás Maduro.

Así amplió este miércoles 25 de marzo, lo dicho en cadena nacional anoche por Maduro, luego de dar a conocer los siete casos de COVID-19 que elevó la cifra en Venezuela a 91.

Según los argumentos o pruebas presentadas por el ministro de comunicación, señala al presidente colombiano como el cabecilla de estas maniobras.

Rodríguez denunció plan desestabilizador

El ministro fue dando la trama que según él descubrió el Gobierno, en una transmisión que también pasó el canal del Estado Venezolana de Televisión; donde dice que otro de los objetivos es Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Agregó que descubrieron el plan de asesinatos selectivos, cuando autoridades del vecino país capturó una camioneta con un arsenal de armas de guerra; las cuales iban a ser trasladadas por la frontera de ambos países.

El armamento sería recibidido por grupos de sicarios entrenados en Colombia, «Había 26 fusiles de asalto AR-15, 36 culatines para fusil, visores nocturnos, ocho silenciadores de fusiles», detalló el ministro.

Agregó que el arsenal llegaría a Venezuela por las fronteras desde Barranquilla, Riohacha, Maicao y Paraguachón; zonas que dan directamente a los límites que tiene el país por el lado del estado Zulia.

Asimismo, dio la dirección exacta de donde está situado un campamento de un llamado «Pantera»; pero que tienen otros dos.

«El arsenal iba a entrar por Maracaibo (…) para perpetrar en el Zulia estos eventos violentos», atizó el funcionario.

Acusó a opositores del Gobierno

En cuento a los supuestos involucrados por el lado venezolano, señaló al general retirado Cliver Alcalá Cordones, la exfiscal genereal Luisa Ortega Díaz, su esposo, quien fue diputado del oficialismo, Germán Ferrer y el también parlamentario Hernán Alemán, asilado en este momento en Colombia.

Igualmente, mostró un vídeo, donde una persona que identificó como Rubén Darío Fernandez Figuera, que según Rodríguez lo conocer como «El Búho».

Dijo que la Fuerza Armada Nacional y todos los organismos Estado están pendiente de la pandemia, pero también de cualquier ataque, además que el Gobierno se comunicó con al secretario de la ONU, Antonio Guterres para denunciar los campamentos que tiene Colombia, con anuencia de su presidiente Iván Duque.

ANC/MAS/Agencias

No deje de leer: Pasos para registro laboral en la Plataforma Patria

Auto Europe Car Rental

Nacional

Narrativa venezolana: De complot contra China a un virus colombiano

Publicado

on

De complot contra China a virus colombiano - noticiasACN
Sector de Petare, donde residen miles de colombianos. (Foto: EFE)
Compartir

De complot contra China a virus colombiano. En Venezuela, donde todo es susceptible de ser utilizado como herramienta política, el COVID-19 no ha sido una excepción.

En el Gobierno no dudaron en considerarlo un complot contra China para acabar volviendo a una narrativa xenófoba que lo califica de «virus colombiano»; espejo de la oposición donde, al soplido de Donald Trump, lo califican de «virus chino».

Es un país que parece un nuevo tablero de ajedrez de la vieja Guerra Fría; por eso las acusaciones se cruzan sin posibilidad de réplica.

Los nombres de Rusia, China y Estados Unidos, omnipresente cuando se trata de América Latina; se multiplican en Venezuela para referirse a un virus y una enfermedad que nada tiene que ver con política, que contagia y mata.

De complot contra China a virus colombiano

Estas son algunas claves de la narrativa que tratan de imponer las partes sobre el COVID-19.

Un «Arma de Guerra contra china»; remontarse al final de febrero es tanto como tratar de adentrarse en una era anterior de la humanidad cuando su recuerdo comienza a desdibujarse.

Sin embargo, acudir al comienzo de la pandemia, es necesario para ver las raíces de la narrativa del Gobierno venezolano sobre el coronavirus SARS-CoV-2.

Primero fueron los medios del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); los que dieron pábulo a teorías de la conspiración.

De las columnas de opinión de esos medios, la paranoia tardó poco en saltar a las autoridades y en llegar al propio presidente, Nicolás Maduro; que en el final del segundo mes del año del oprobio aseveró: «Hay muchos análisis en el mundo ya que demuestran que el coronavirus puede ser una cepa creada para la guerra biológica contra China».

«Ya son muchos los elementos que se ven en el análisis mundial y hay que alzar al voz, llamar la atención y tocar la campana, alerta que no sea el coronavirus un arma de guerra que se esté utilizando contra la China y ahora contra los pueblos del mundo en general«;llegó a decir el mandatario con su peculiar entonación.

Si se cambia apenas una preposición, «contra» por «desde»; la teoría concuerda con la de otros conspiracionistas surgidos de los más recónditos rincones de la extrema derecha oculta en internet junto a terraplanistas, esquizoides del 5G y otros difusores de bulos y paparruchas en general.

Para ellos, el COVID-19 es un virus creado en laboratorios chinos para atacar al mundo.

De complot contra China a virus colombiano - noticiasACN

Entrada de un restaurante de comida colombiana en Petare, Caracas. (Foto: EFE)

El retorno a Venezuela

De complot contra China a virus colombiano.Cuando las teorías de la conspiración contra China campaban a sus anchas, el nuevo coronavirus apenas había superado sus fronteras; al hacerlo, el discurso cambió radicalmente.

En Venezuela, los ciudadanos miraban con miedo un virus que podía sembrar el terror en un país con un sistema de salud en cuidados intensivos; pero conscientes de que estaban (casi) completamente aislados del mundo.

La falta de viajeros internacionales y de contacto con el exterior en general atrasaron la llegada del virus; junto a las medidas radicales de cierre de aeropuertos y vías de ingreso al país. Ya sólo quedaba un acceso para el COVID-19: los migrantes retornados.

Así como se marcharon cerca de 5 millones en busca de un presente mejor, miles de venezolanos han retornado al país, la mayoría de ellos a pie; lo que ha dejado apenas una puerta abierta al virus: la frontera de 2.200 kilómetros con Colombia, una porosa línea limítrofe que no ha parado de dar dolores de cabeza a ambas naciones.

Como un péndulo, en los buenos años de Venezuela y los pésimos de Colombia, era Caracas quien sufría la situación en la frontera, pero al invertirse las tornas, es Bogotá quien padece.

Por esas sendas a veces irregulares han entrado al país, oficialmente, más de 70.000 migrantes venezolanos que antes de cruzar el limes habían recorrido miles de kilómetros a pie; habían dormido a la intemperie; se habían juntado con otros ciudadanos sin controles de bioseguridad y en definitiva, habían estado en contacto constante con el virus.

Maduro puso en ellos el punto de mira y en Colombia la responsabilidad de la llegada del nuevo coronavirus.

Antiguo enemigo interno: una nueva xenofobia

Venenezuela, panacea para los migrantes en el siglo XX; acogió a millones de italianos, portugueses, españoles, alemanes, colombianos, haitianos, peruanos o ecuatorianos.

Como en todos lados, el color de la piel y la clase social en la que eran recibidos fue fundamental en su acogida y, tanto por número como por tipo de trabajos ejercidos; los colombianos acabaron siendo el principal objeto de xenofobia de quienes debían acogerles.

Todavía hoy se escuchan viejos estigmas de la xenofobia contra los colombianos de una Venezuela que ya no existe.

A sus vecinos les acusan de importar nuevas formas de violencia y criminalidad u oficios humildes, como las ventas informales o el «mototaxismo».

Ahora que se han intercambiado las realidades, las acusaciones han cambiado de bando y cada vez más colombianos acusan a los venezolanos emigrados de lo mismo; de lo que fueron acusados cuando a ellos no les quedó otra alternativa que emigrar.

Cabalgando esa ola popular de rechazo al diferente, Maduro bautizó al SARS-CoV-2 como «el virus colombiano».

«Nosotros tenemos el ataque del virus colombiano que manda (el presidente de Colombia) Iván Duque con los trocheros»; dijo Maduro a mediados de julio apuntando a su otro enemigo favorito, el uribismo, su némesis, de cuyas filas salió el actual presidente colombiano.

Curiosamente, Maduro ha sufrido más que ningún otro esa xenofobia y, por sus orígenes maternos, algunos sectores de la oposición han tratado de considerarle colombiano, no solo porque la Constitución prohíba a quienes han nacido fuera llegar a la Presidencia, sino porque «colombiano» puede ser utilizado casi como insulto en Venezuela.

Sin ir más lejos, en las últimas sesiones virtuales de la oposición parlamentaria varios diputados se han referido a Maduro como «el colombiano» sin que nadie les censurara.

De complot contra China a virus colombiano - noticiasACN

Club Social Chino de Caracas. (Foto: EFE)

El virus chino de la oposición

El historiador y columnista Elías Pino Iturrieta le puso el cascabel al gato, o nombre al creciente extremismo de la oposición: «El trumpismo venezolano».

Y si Donald Trump llama al COVID-19 «virus chino», sus acólitos en Venezuela corren a imitarlo; sin hacerse muchas preguntas acerca de las similitudes entre esa denominación y la de «virus colombiano» que usa su teórico antagonista, tan cercano en la retórica.

El concepto se hizo tan popular que incluso dio título a columnas de opinión y se hizo viral en Twitter; donde muchos heraldos venezolanos del presidente estadounidense no utilizan otro nombre para referirse a un tema tan serio que se ha cobrado la vida de centenares de miles de personas en el mundo.

Resonó tanto el trumpismo venezolano, que la Embajada de China en Venezuela llegó a responder en las mismas redes sociales: «En este momento crucial del combate contra COVID-19, sugerimos que algunas personas también tomen en serio el ‘virus político’. Ya están muy enfermos de esto».

El virus como arma política, herramienta para enconar el enfrentamiento y acrecentar el abismo que separa a los venezolanos. Sin importar el dolor y la muerte que causa.

ACN/MAS/EFE

No deje de leer: A 48 años de la promulgación de la ley del ejercicio del periodismo

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

 

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído