La Cota 905 mejor que un bunker o una super favela - ACN
Connect with us

Opinión

La Cota 905 mejor que un bunker o una super favela

Publicado

on

Cota 905 - acn
Compartir

La cota 905 mejor que un bunker o una super favela: Por José Gómez Pinto.-   El pasado viernes 26 de julio del 2019, comisiones del cuerpo de investigaciones científicas penales y criminalísticas intentaron tomar por sorpresa a los delincuentes que habitan o están escondidos en la cota 905, pero los que se llevaron la sorpresa fueron los mismos funcionarios.

El tiroteo se inició en momentos en que funcionarios de la división de vehículos del cuerpo de investigaciones científicas penales y criminalísticas realizaban un operativo de verificación de documentos y vehículos en la vía principal del mencionado sector capitalino y se encontraron con integrantes de la banda delincuencial del sujeto apodado el «coquí», lo que generó el enfrentamiento que duró horas obligando a los vecinos del sector a buscar protección en sus hogares y comercios aledaños.

En las redes sociales circulan audios de supuestas llamadas recibidas por funcionario presente en ese operativo en donde reciben instrucciones de «arriba» de retirarse de la zona de paz.

Todo lo sucedido ese día me deja asombrado, aparte de ser un acto bochornoso para el Estado venezolano en donde este suceso ha pasado por debajo de la mesa como si los funcionarios heridos que hubieron ese día no importaran o fueran unos » caninos» y esto me deja muchas interrogantes y preguntas ¿ Quién giro esas instrucciones de arriba? ¿Sera que los delincuentes conocen muchos secretos de altos funcionarios, o será que ellos los protegen? ¿Cuándo hablan de zona de paz a que se refieren? ¿Están seguro que la cota 905 en una zona de paz, un bunker o una súper favela donde se esconden estos delincuentes? ¿Cómo viven las personas de bien en ese sector capitalino? ¿Seguro que estos sectores decretados como zonas de paz, realmente viven en paz o serán zonas de terror y horror? Son muchas incógnitas que abren la imaginación del ser humano.

Las zonas de paz es un eufemismo que reciben algunos sectores en Venezuela delimitadas por el gobierno nacional donde los funcionarios policiales no pueden ingresar a la localidad a realizar operativos a cambio de que los delincuentes de la zona no cometan crímenes.

Detallando esto, considero que dentro de estas zonas de paz aumentaron el nivel de delincuencia, robos, asesinatos, secuestros y extorsiones, ya que los responsables no pueden ser aprehendidos por los órganos de seguridad del Estado mientras ellos estén dentro del perímetro restringido para los funcionarios.

Este bunker o súper favela conocido como La Cota 905 es el sector de Caracas con más bandas delictivas activas, este es uno de los sectores de Caracas donde se realizaron más operativos especiales, sin embargo, el índice delictivo del barrio y de las zonas aledañas, no disminuyó. Los habitantes de la Cota 905 pidieron a representantes del gobierno nacional que prohibieran la entrada de los funcionarios policiales al sector declarándolo el 25 de agosto del 2017 a la Cota 905 como «zona de paz» después de que negociaran presuntamente con la comunidad delictiva del lugar como ha ocurrido en otras sectores del país.

En los últimos años la delincuencia en Venezuela se ha incrementado e intensificado de forma alarmante, un promedio mensual de más de mil quinientos homicidios en el país; ESTAS CIFRAS SON MÁS QUE UN PARTE DE GUERRA y anualmente van en aumento.

Adicionalmente, los delincuentes ahora están asesinando sin ninguna distinción a policías, militares y civiles; anteriormente disparaban al cuerpo, ahora lo están haciendo al rostro, no quieren dejar heridos sino muertos, o ¿Sera que las balas están muy caras para malgastarlas?, el robo es la motivación ya sean en casas, apartamentos, carros, motos o armas y termina con el asesinato.

Sabemos que los delincuentes actúan en grupos, desde dos miembros hasta grandes bandas delictivas, distribuidas generalmente en los barrios y hay otras, que hasta lo hacen desde las cárceles que están dirigidas por los denominados pranes y cuentan con armas de guerras, manejan el negocio de las drogas, los secuestros, los sicariatos, asaltos a unidades de transporte público y a carros particulares en donde desprende de sus pertenecías a sus ocupantes asesinándolos injustamente y usando hasta estas armas de guerra para cometer sus fechorías.

Todo este panorama permite afirmar que estamos ante un enemigo inmisericorde, inescrupuloso y cobarde, del cual no sabemos cuántos son, ni la cantidad de armas que poseen, no hay estadísticas al respecto que nos ayuden a definir una estrategia, lo que sí es cierto es que nos matan para conseguir sus fines.

La seguridad ciudadana es una responsabilidad del Estado, en consecuencia es el gobierno el encargado de garantizar EL DERECHO A LA VIDA; pero en la práctica esto no está ocurriendo. Cualquier sociedad organizada reclamaría que se solucionara este problema, pero la indolencia de los responsables y la pasividad de los familiares de las víctimas y de la ciudadanía en general, hacen que esta situación se continúe agravando y nos acostumbramos a ello.

Debemos introducirnos en la búsqueda de la solución al problema de la delincuencia en Venezuela, y me atrevo a plantear el siguiente enfoque; distinguir los delitos mayores: asesinatos, secuestros, sicariatos, narcotráfico y terrorismo; de los delitos menores: que son los demás delitos; y para cada uno, elaborar un plan de acción, por ser totalmente distintos, uno altamente agresivo y el otro se mantiene dentro de la normalidad, sin saberse y ni asegurar, cuando evolucionarán hacia los delitos mayores, la impunidad es el gran aliciente.

De igual manera debemos tener claro que no importa que tengamos miles de leyes o un sinfín de funcionarios policiales, si cada día tienen las manos más atadas para cumplir su función y si cada día estos funcionarios son menos profesionales que los anteriores, cuando obviamos en su proceso de selección y formación si estos futuros funcionarios policiales son delincuentes o no, entonces el día mañana podríamos estar «viviendo con el enemigo y no lo sabíamos».

Recordemos que la cantidad de leyes no nos van a ser un mejor país, sino leyes efectivas y que se cumplan a su cabalidad, debido que tanto la inobservancia o el incumplimiento de nuestras leyes acarrearían la derogación de las mismas.

José Gómez Pinto, escritor

Finalizo este articulo con un pensamiento clásico que siempre uso desde que lo escribí «Las instituciones jurisdiccionales de un país, deberán ser las bases sólidas del mismo, donde se consolide su desarrollo progresivo y paulatino en función de mejoras para su sociedad.»

ACN/JGP/redes

No deje de leer: Falsos funcionarios del Cicpc presos por extorsión(Opens in a new browser tab)

Opinión

El éxito de la política de Guaidó

Publicado

on

Compartir

El éxito de la política de Guaidó: Por Luis Fuenmayor Toro.- Dupla EEUU-Guaidó adelanta su política con éxito. Hace una semana atrás, todo el equipo gubernamental de Nicolás Maduro incluyendo a Diosdado Cabello, declaraba con fuerza que “nadie los levantaría de la mesa de negociaciones”, que permanecerían sentados en ella, pues eran amantes de la paz, el diálogo y la obtención de acuerdos políticos para superar los actuales enfrentamientos. Prácticamente afirmaban estar atornillados a las sillas de la mesa de negociación de Barbados, y denunciaban a Trump y a Guaidó como promotores del fracaso de las negociaciones. Éste era el escenario de la posición gubernamental, que puede revisarse retrospectivamente para corroborar si estoy distorsionándolo de algún modo.

En la acera de enfrente se encontraban los funcionarios de la administración Trump, quienes venían reiteradamente señalando que el diálogo en Oslo y en Barbados era una perdedera de tiempo, que no era un diálogo serio, que Maduro simplemente tenía que abandonar la Presidencia y que no podía haber elecciones con Maduro gobernando. Ratificaban además que EEUU era independiente para tomar las medidas que quisiera y cuando quisiera, sin importar lo que se conversara y los acuerdos a qué se llegara en Barbados. Guaidó coincidía con esta línea de acción gringa; no en vano es “Presidente”, no como Franco quien era “Caudillo de España por la gracia de Dios”, sino por la gracia de Trump.

Siguiendo sus políticas, el Departamento de Estado extiende y profundiza las sanciones a Venezuela, como forma de sabotear el avance del diálogo, lo que sugiere que algunos acuerdos podrían haberse estado gestando. Esta última posibilidad era bienvenida por quienes no quieren una guerra, ni más sanciones contra el pueblo, ni más deterioro, sino desean un desenlace en paz, dentro del texto constitucional, que permita reconstruir el país y que  protagonicen los venezolanos y no los marines estadounidenses u otros actores. Hemos dicho claramente que el diálogo debe nacionalizarse, ampliarse a otros sectores y que rechazamos firmemente los padroteos, sean estos del imperio gringo, del gobierno colombiano o de Cuba, que son quienes los han llevado adelante.

Ante este despropósito estadounidense, criticado claramente por sus aliados europeos, y el apoyo de Guaidó al mismo, la respuesta del régimen ha sido la de levantarse de la mesa de diálogo, en lugar de asistir a ésta y colocar el punto de la extensión de las sanciones como único a debatir en este momento. Sucumbieron ante la provocación gringa guaidoista e hicieron lo que éstos querían: parar las negociaciones y pasar en forma inmediata a una ampliación de la política agresiva contra Venezuela. Aplican la misma política de sanciones económicas que tienen en Irán, Siria y Cuba, países donde siguen mandando los mismos que mandaban cuando las sanciones se iniciaron. Clara evidencia de fracaso.

Las sanciones han sido utilizadas por la claque gobernante para unificarse y unificar a sus seguidores, sin que se haya generado ninguna fractura importante en la FANB, institución vital en el mantenimiento del poder por Maduro. La alta jerarquía no va a sufrir en lo personal el efecto de la extensión de las sanciones, como no han sufrido realmente hasta ahora el efecto de ninguna de estas medidas. Los efectos los vamos a sentir los venezolanos comunes, los que no tienen enchufe, los que no se manejan en dólares, quienes no reciben remesas importantes, los asalariados y los productores y comerciantes pequeños. Y comenzarán a sentirlo también aquéllos que se manejan en dólares (15% de la población) y que hasta ahora siguen llenando los restaurantes, comprando exquisiteces en bodegones y haciendo turismo nacional e internacional.

El gobierno ha decidido enfrentar también esta nueva etapa. Ya lo han dicho y es de esperarse que la ANC suba el tono de la represión a niveles mucho mayores. “Si quieren pelea, tendrán pelea” ha dicho Diosdado Cabello; y ha sentenciado también que “Los únicos que pueden garantizar la paz en el país son los revolucionarios”, por lo que el futuro será simplemente un desastre. Si dejar a Guaidó libre tiene los mismos efectos que apresarlo, pues lo apresarán al no tener ya más nada que perder. Si esto era lo que querían el Departamento de Estado y Juan Guaidó, pues lo consiguieron o por lo menos están a punto de conseguirlo. Sólo una rectificación inteligente del régimen podría impedirlo, pero ésta no parece ser la respuesta que se dará.

Peores cosas que las ya vividas parecen ser las que vendrán en los tiempos por venir, y la salida de la crisis, lejos de acercarse, se hará más lejana y sombría. Hasta ahora, el gobierno se ha caracterizado por haber sido más inteligente que la oposición y sus más de 20 años en el poder así lo demuestran. Pareciera que esa etapa está por terminar y lamentablemente no  en la forma más feliz posible, sino en la más trágica.

ACN/lft

No deje de leer: Maduro se aferra al poder y espera darle la mano a Trump(Opens in a new browser tab)

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído