Lacava y su singular tiempo - ACN
Connect with us

Opinión

Lacava y su singular tiempo

Publicado

on

Lacava
Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

El peculiar Rafito. El tránsito político de Rafael Lacava ha estado signado por los constantes desafíos, aquellos retos que vienen impregnados con persistentes inconvenientes y obstinados obstáculos, colocados en innumerables oportunidades por aquellos que nunca sabrán asimilar, ni mucho menos aceptar esa huella arrolladora que ha llevado a Rafael Lacava a constituirse en indiscutible referencia nacional, siempre contando con el aval y compromiso de un pueblo que sin condiciones se ha adherido, de manera entusiasta, a esa dinámica concepción del “Nuevo Carabobo”, así como haber obtenido el colectivo reconocimiento a su fundamental aporte en la nueva y moderna visión de la patria. Sus torpes y tercos antagonistas se extravían en sus propias incapacidades, llegando a revolcarse en una interminable frustración e impotencia. Son sencillamente fango e ineptitud. Igualmente la propia vida ha puesto a Lacava de frente con demoledoras pruebas, esas que suelen conducir al ejercicio de capitular o sencillamente rendirse, como la súbita aparición de aquella grave enfermedad que llegaba, en su dramático paso, a indicarle que venía a comprometer su propia vida. Y allí, precisamente allí nos encontramos con la fortaleza y determinación que ha caracterizado a Rafito, quien tuvo la válida opción de tomar el sendero de la retirada, de apartarse de este inconsecuente escenario del ejercicio político, pero dentro de su conciencia latía insistentemente el deber de seguir luchando, seguir comprometido con el natal municipio porteño que lo lleva hasta en los tuétanos, con ese estado que lo estaba aguardando desde hace mucho tiempo para juntos emprender su definitiva transformación y consolidado desarrollo, con ese país que lo observa como una de las primordiales herramientas e instrumentos del ejecutivo nacional para ir estructurando su promisorio futuro, donde sin reservas, se produzca el encuentro y la reconciliación para asumir la fascinante labor de empujar en la misma dirección y así obtener el supremo objetivo. Ese es el país que todos anhelamos, es la patria que todos nos merecemos. Aferrado a una fe inquebrantable, Rafael Lacava ha conformado y trasmitido cristalinamente su propia filosofía, tal vez gestada por sus mismísimas experiencias, “Aquí nadie se rinde” y en el marco del bicentenario de la histórica batalla repetir y proclamar hasta el cansancio “Que viva Carabobo carajo”.

Lacava y su plantel de alcaldes. El 21N tendremos la cita histórica de acudir a las elecciones regionales, donde a través del insustituible alegato del sufragio, elegiremos gobernadores, alcaldes, legisladores y concejales. En Carabobo todo está prácticamente definido, una eficaz y óptima gestión gubernamental que se ha extendido dinámicamente a través de los catorce municipios de la región, se constituye en la irrefutable credencial para reeditar la impecable experiencia, esa misma que ha construido la entrañable noción del “Nuevo Carabobo”. Atrás quedaron, yacen inertes, como un muy mal recuerdo, aquellos que pudieron y nada hicieron por este territorio. En estos últimos 4 años se forjó y para siempre el íntimo e indisoluble vínculo entre Rafael Lacava y su pueblo. Este estelar lapso fue testigo de excepción de ese indeclinable compromiso y diaria vocación para acercarse, y sin ningún tipo de intermediarios, escuchar el reclamo, esa exigencia salida de la voz sabia del común para conjuntamente buscar el pronto y diligente resultado. Es percibir que se ha constituido un verdadero pacto con las especiales características de singular afecto y demostrada efectividad entre el mandatario regional y el ciudadano común que había, por experiencias del pasado reciente, perdido la esperanza de ser al fin tomado en cuenta para las transcendentales toma de decisiones y convertirse de la mano de Rafael Lacava en el propio arquitecto de su mismo futuro. De allí la importancia de la descomunal felpa, de la inédita paliza que se producirá el 21N, el nuevo periodo gubernamental de Lacava deberá estar acompañado por un grupo de capaces alcaldes que han entendido que son la extensión natural y política de una óptima visión a la precisa hora de dirigir los destinos de este “Nuevo Carabobo”. Sin embargo se ha producido la malaventurada y desdichada aparición de los siempre aspirantes a los mismos cargos en los cuales han sido reiteradamente derrotados. los fallidos no vuelven con la intención de servir y cumplir con las expectativas de las diferentes comunidades, sino que se exhiben como decaídos aspirantes llevando la aviesa instrucción girada por los frustrados en su incansable afán de convertirlos en una suerte de obstáculo o pesado fardo en el estéril esfuerzo de volver a tratar de comprometer el porvenir de toda una región, es decir retornan con ánimo de fracasada revancha aquellos que huyeron despavoridos de este Carabobo que literalmente los detesta, los aborrece. De todos modos serán literalmente abofeteados en el lapso establecido para la necesaria consulta, la misma que deberá ser el fiel reflejo de lo que palpita y sucede en nuestro estado, no puede haber lugar, ni espacio a burdas maniobras o manipulaciones. Una  comprometida base partidista no estará dispuesta a un nuevo engaño o elaborada treta, porque es la misma base o estructura partidista que abandonaron en su rauda huida, acechados por serios cuestionamientos a la hora de administrar el erario público. Es que los melancólicos promotores de estos inocuos ademanes no llegarán nunca a entender que este “Nuevo Carabobo” es un irreversible fervor y sentimiento sembrada en el alma del común. En esta nueva etapa de gobierno de Rafael Lacava, sin lugar a dudas el gran elector en los venideros comicios regionales, deberá seguir contando con su propio y consecuente plantel de eficaces alcaldes. “Aquí nadie se rinde” “Que viva Carabobo carajo”. Y esa es la verdad.

Rafael Lacava

 

Otros artículos: El Diligente Baltasar y Pancho su Patrón

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Opinión

El Recular del Monaguillo y los Fantasmas de Charlie Ñoña

Publicado

on

Recular del Monaguillo
Compartir

César Burguera

@CESARBURGUERA

La frustrada ceremonia de la alianza. Suena repetidamente nuestro móvil celular. Se trataba del siempre leal y consecuente delator, fiel militante de la tolda blanca, asistente parlamentario y quien aguardaba ser el supremo de los monaguillos. De manera detallada, realizó una fiel narración de lo ocurrido el pasado viernes en la caótica reunión llevada a cabo en el CES de AD, ubicado en la icónica avenida Lara y en la actualidad convertida en espiritual templo blanco. El objetivo de la desesperada convocatoria era salirle al paso a la espectral conjura estructurada por más de 7 organizaciones políticas, quienes han manifestado su abierto y férreo rechazo a la deliberada intención de los patriarcas de AD y el partido El Cambio, quienes con Misal Romano cómo insustituible guía, pretendían apropiarse de las candidaturas a la gobernación de Carabobo y de 10 de los 14 ayuntamientos del estado. Winston González, el mayor de los monaguillos, exhibiendo orgullosamente su roquete decorado finamente con galón rojo, pretendió ejercer la dirección de la improvisada velada y en una confusa intervención acusó a varios dirigentes vinculados con la hereje rebelión de comprometer la unidad de la “Alianza Democrática”. Sin tapujo alguno dirigió su desorientada e incomprensible retórica contra Melvis Humbria, ausente de la ceremonia y que se ha convertido en el redentor de los desposeídos y excluidos partidos políticos en el apostólico reparto entre AD y El Cambio. “Ustedes están anclados en el pasado, es muy difícil lidiar con indigentes resentidos, son unos verdaderos ñangaras”  sentenciaba colérico el monaguillo González. Ante tan insolente e irreverente acusación, varios de los asistentes, miembros de la conjura, abandonaron el místico recinto, mientras que otros recriminaban al alto monaguillo y hasta en una suerte de inminente duelo, le ofrecían de manera desafiante llegar hasta los golpes como única vía para solventar la pública e inaceptable afrenta. Es decir que la dirigencia de los partidos AVANZADA PROGRESISTA, COPEI, MAS, VOLUNTAD POPULAR, MOVIMIENTO ECOLÓGICO, SOLUCIONES y UPP89 no se intimidó y proclamaron su insoslayable vocación de lograr una equitativa repartición de los diferentes cargos de elección popular en Carabobo.

El tardío arrepentimiento. Ante la masiva estampida provocada por sus inoportunas y torpes palabras, el sumo monaguillo González, en estado de preocupante desesperación, realizó un esfuerzo por tratar de enmendar el anárquico escenario y ordenó a Gerardo Torres, autonombrado secretario ejecutivo de la “Alianza Democrática” y quien es conocido dentro de los aviesos conjurados o pecaminosos rebeldes con el curioso mote de “bisagra” o “mandadero”. Torres, se daba a la obligada tarea de difundir raudamente que se habían alcanzado importantes acuerdos en la “Alianza Democrática”. Lo realmente peculiar es que llegaba a expresar “Así mismo se ratificó los nombres de los compañeros ( a lo interno no hacerlo público aún ) Javier Bertucci  a la gobernación de Carabobo y de Rubén Limas a la Alcaldía de Valencia”. Es decir que según lo expresado por el desaseado mandadero, al parecer las candidaturas del Pastor Bertucci y el Galeno Limas, diputado a la AN electo por Caracas estarán confinadas a un secreto de confesión, mientras logren la aceptación de las organizaciones políticas AVANZADA PROGRESISTA, COPEI, MAS, VOLUNTAD POPULAR, MOVIMIENTO ECOLÓGICO, SOLUCIONES y UPP89. Por otra parte los días de Gerardo Torres, la engrasada bisagra entre AD y El Cambio dentro de la “Alianza Democrática“ parecen estar contados, ya que la dirección nacional del partido CAMBIEMOS ha decido designar una nueva coordinadora regional y la compleja responsabilidad al parecer recayó en María Teresa Zambrano, a la sazón hermana del máximo jerarca de esa importante estructura política, Timoteo Zambrano. Pero la pugna y el pugilato continúa, no se logra divisar algún entendimiento y es que después de ser advertido sobre el verdadero festín de injustos insultos e improperios que fueran dirigidos por el sumo monaguillo González contra su persona, Melvis Humbria, el tropical redentor, publicó en sus redes sociales un categórico mensaje “La Alianza Democrática Nacional hasta la presente fecha no tiene aprobado Reglamento de funcionamiento y mucho menos de escogencia de candidaturas. Cualquier decisión en esa materia carece de legalidad”. Surgen indefectiblemente las sagradas escrituras para recordarles y advertirles  “Procuren mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”(Ef 4:3).

Los fantasmas de Charlie Ñoña. Después de una exhaustiva búsqueda llevada a cabo por autoridades decanales, surgió agazapada en un voluminoso expediente, el acta policial que fuese levantada en fecha 9 de febrero de este 2021 y donde los funcionarios policiales adscritos al cuadrante de seguridad C-5 ubicado dentro de las instalaciones del Campus de nuestra Universidad de Carabobo, daban fiel y detallado relato de aquel indignante evento donde el hábil púgil “Charlie Ñoña” propinaba una verdadera felpa a una dama dentro de un vetusto vehículo aparcado y contando como ideal cómplice la soledad que oferta el estacionamiento del Anfiteatro de la UC. Estos ejercicios de académico pugilato decantaron en la inmediata destitución de “Charlie Ñoña” del cargo de Director de Asuntos Profesorales de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. Allí precisamente surge el más acechante de los fantasmas, ya que al parecer existe la verdadera intención de formular una denuncia por los violentos y boxísticos actos por parte de “Charlie Ñoña”. Es tener la ineludible obligación de encarar la posibilidad de una categórica pena o demoledor castigo, pudiendo culminar alojado en grises y tormentosos barrotes. Por otra parte dos ilustres miembros de la asociación de columnistas de Carabobo habrían dirigido una categórica e increpante misiva al presidente de esa agrupación, el conocido “Deborador de Ojalata”, donde le exigen una inmediata explicación no solo a la asociación, sino igualmente a todo Carabobo por la inconsulta incorporación de “Charlie Ñoña”. En una oscura oficina y bien adentrada la noche, “El Deborador de Ojalata” y “Charlie Ñoña” tratan de buscar una inexistente solución a este enmarañado escenario. Ambos y de manera sincronizada agitan sus frondosas cabelleras y exclaman “Lo mejor es esperar, todo esto pasará”. Y esa es la verdad.

Otros Artículos: La Jurada estafa a San Diego

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
marketing digital en valencia

Facebook

aldo antenucci

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.