Los niveles del mal - ACNLos nivels del mal cuando vivimos
Connect with us

Opinión

Los niveles del mal

Publicado

on

La tortura - acn
Compartir

Los niveles del mal: Por Luis Velázquez Alvaray.- Vivimos momentos de auge de las desembocaduras perversas. Teatro de operaciones de semejante malignidad, es América Latina, escogida es su momento- hace ya más de 60 años- por el hombre más perverso en varios siglos, que haya podido existir. Se llama Fidel Castro, y es curioso ahora que la Habana, que cumple 500 años, los grandes medios lo celebren sin plantear siquiera ligeramente, que sería de esa hermosa ciudad y de ese extraordinario país, si no sufrieran ese accidente histórico, que encarna todas las características del mal y como consecuencia el sufrimiento de millones de seres humanos sometidos, por asesinos seriales, que es lo que prolifera, en el ejercicio del comunismo. Y está característica viene de lejos. Acaban de recordar en días pasados los crueles crímenes ordenados por Lenin, en los campos soviéticos, contra los productores agrícolas independientes, que padecieron los más crueles castigos por fomentar con su éxito, sus producciones agrícolas.

No contento con destrozar Cuba, Castro se dedicó a sembrar la muerte en el paisaje latinoamericano, y obsesivamente en Venezuela, cuando juró venganza, porque un civil, de coraje y resistencia democrática, -todavía no suficientemente comprendida y ahora olvidada por las nuevas generaciones-, le hizo frente con Valentía[V1] , derrotándole en muchas batallas. Betancourt, prócer civil, les derrotó militarmente, económicamente y en política internacional, hizo comprender al mundo, que lo que venía con este señor era la criminalidad. El mal como antorcha para llevarse las riquezas, así fuera con las manos manchadas de sangre.

Lamentablemente, el resto de gobernantes, tal vez con excepción de Raúl Leoni, fueron blandengues con este tirano tropical, quien volvió con todas sus fuerzas gracias a la traición de Hugo Chávez, que llegó hablando de profundizar la democracia, hasta llevarnos al paredón fidelista. Al paredón del mal: traición, mentira, entrega; escondida, teatral, total.

Un Hitler tropical

Este Hitler tropical, murió sin responder por tantos crímenes. Murió en la Habana, ciudad destrozada por la crueldad del comunismo, que ha sido restaurada con la ayuda internacional para lavarle la cara en sus 500 años. Lo que no muestran es la miseria de los barrios de la gente común, que comen en ollas solidarias, que viven en pisos destrozados y a la cual no llega el pote de pintura, ni ayuda humanitaria, que se apropia la nomenclatura. La Habana de los reportajes es una, la del pueblo que sufre es otra: triste y resignada.

El politólogo y escritor, Alan Wolfe, se refiere en un ensayo, publicado en el 2014, a “la maldad política”. Vista a estas alturas sobrarían tomos para relatarla en América latina. Los palafreneros de Castro, no es posible vencerlos con blandos planteamientos como los propuestos por este investigador. Los niveles de desventaja son evidentes en los mecanismos de sometimiento. El mal anda a sus anchas, porque ahora se apoya en sociedades criminales y utilizan los recursos y la institucionalidad del Estado para perpetuarse. La cara de oveja de Morales, ladrón de votos y pertenencias de los bolivianos, es la máscara que manejan. Ahora es mártir después de saquear el país. Igual culpable es López Obrador, por permitir que desde territorio mexicano este delincuente electoral monte su cuartel general para seguir agrediendo al pueblo boliviano. Igual para encubrir la sangrienta tiranía venezolana y la nicaragüense. Es cómplice del mal, porque entregó su país a esta empresa criminal que actúa sin importarle la vida de millones de seres humanos. El nivel del mal crece con este tipo de apoyos, como el de López Obrador y su canciller, un confeso defensor de la tiranía cubana.

El mal venezolano ha destruido la banca, el comercio, la educación y en general el Patrimonio de las viejas y nuevas generaciones.

Sembrar la discordia fue la tarea de Castro y sus lecciones fueron provechosas para la nueva estirpe tiránica.

Pero los tiranos siempre tienen trazado un destino: el de Evo Morales y sus lágrimas de caimán envenenado.

La libertad surgirá y entonces la Habana será de verdad una ciudad para el mundo y Caracas y Managua mostrarán que resurgirán de los más profundos túneles del mal.

ACN/lva

No deje de leer: Venezuela gana la copa de países más corruptos de América Latina(Opens in a new browser tab)

Auto Europe Car Rental

Opinión

El revuelo de Nicolasito

Publicado

on

En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Juan Barreto - AFP)
En la gráfica, camina antes de una sesión en Caracas el 8 de agosto de 2017 (Foto: Juan Barreto - AFP).
Compartir

El revuelo de Nicolasito: Por Robert Mur.- El hijo del presidente de Venezuela cumple 30 años saltándose la cuarentena y con ambiciones políticas. Nicolás Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Constituyente de Venezuela, e hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro



Levanta el vuelo

El hijo de Nicolás Maduro levanta vuelo. Y revuelo. El vástago del mandatario venezolano se llama igual que su padre y es conocido como Nicolasito. Acaba de cumplir 30 años, que celebró con una fiesta, burlando la cuarentena, lo que llevó a la detención de dos jefes policiales del distrito caraqueño de El Hatillo que intentaron hacer cumplir la ley ante las denuncias de los vecinos. Al parecer, el propio presidente estaba en la fiesta. Es lo que tiene el nepotismo y el abuso de poder que caracteriza a los regímenes autoritarios como el que se ha consolidado en la democracia chavista.



Aunque en los primeros años del mandato de su padre –que llegó al palacio de Miraflores en el 2013– Nicolasito mantuvo un perfil discreto, en los últimos tiempos ha elevado su exposición pública y algunas voces lo señalan como sucesor del líder chavista que, si la dividida oposición, la comunidad internacional o Washington no lo impiden, acabará su mandato en el 2025.

Sucesor del sucesor

Últimamente ha elevado su exposición pública y algunas voces lo sitúan como sucesor del líder chavista

No obstante, Venezuela no es Cuba ni Corea del Norte –a donde Nicolasito viajó el año pasado para estrechar lazos con el dictador Kim Jong Un– y el poder no está concentrado en una persona, así que Maduro parece tener el plan de que su hijo único adquiera experiencia política y se gane un lugar en la cúpula chavista ocupando cargos varios.

Cuando asumió el poder, Maduro lo nombró, con 23 años, jefe de Inspectores Especiales de la Presidencia. Luego sumó la coordinación de la Escuela Nacional de Cine, dejando perplejo a un sector donde no tenía experiencia ni vínculos. Y después, añadió el cargo de director general de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia. Más bien, designaciones creadas a medida para mantener al hijo cerca y poder encargarle tareas para que todo el mundo sepa a quien representa. Como hace un mes, cuando presidió una reunión de generales, causando malestar en el alto mando militar.

Presidente de la juventud del PSUV

Además, Nicolasito es vicepresidente de la Juventud del Partido Socialista Unificado de Venezuela y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un parlamento paralelo unánimemente chavista creado en el 2017 para suplantar las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Ese año, en una de sus intervenciones en la ANC, Nicolasito hizo gala de la bravucona retórica heredada de su progenitor y respondió a Donald Trump, que había insinuado la invasión de Venezuela.



Sin cortarse una pelo amenazó con invadir EE.UU.; “Si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio los fusiles llegarían a Nueva York, señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca; porque hasta Vietnam quedaría pequeño”, soltó.  Después de sonreírse, Trump debió tomar buena nota; porque el año pasado incluyó a Nicolasito en la lista;  de funcionarios venezolanos sancionados por Washington, con bloqueo de bienes y prohibición de ingresar a EE.UU.

El opcaso regimen chavista

En un régimen opaco como el chavista, la mitología urbana contribuye;  a forjar la imagen de sus líderes. Las historias que se cuentan sobre el heredero de Maduro son amplificadas;  pero tienen base cierta porque hoy hay una cámara en cada bolsillo.  Como cuando bailó en la fiesta de un empresario mientras llovían dólares o hizo detener a una invitada a un banquete de primera comunión; porque le sacó una foto. Otro mito –este sin registro– son los negocios que Nicolasito hace con las mafias que explotan ilegalmente minas de oro en el estado de Bolívar.

Su currículum dice que estudió Economía;  en la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana. Nicolás Maduro Guerra es fruto del primer matrimonio del presidente, con Adriana Guerra; de quien se separó en 1994.  A su vez, Nicolasito se casó cuando tenía 23 años con Grysell Torres;  y tiene dos hijas, las únicas nietas del líder bolivariano.

Su último proyecto es Maduro Guerra Live, programa en la televisión estatal;  donde entrevista a altos dirigentes chavistas, con la vista puesta en su carrera política que pasa por obtener un escaño en la Asamblea Nacional en las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

ACN/ROBERT MUR/ La Vanguardia/ BUENOS AIRES

No deje de leer: El Calentamiento Global 

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Clx Latin

Facebook

Carabobo

Auto Europe Car Rental

Sucesos

Lo más leído