Nueva técnica que elimina células malignas (Cáncer) | ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

Nueva técnica que elimina células malignas (Cáncer)

Publicado

on

Compartir

Un equipo de científicos halló un nuevo mecanismo que permitirá eliminar las células cancerosas; abriendo así un nuevo modo de tratamiento para el cáncer en el futuro; de acuerdo a un estudio publicado en la revista científica Nature.

Investigadores lograron desactivar una proteína que impide que el sistema inmunológico; destruya las células cancerosas células.

Los investigadores de la Universidad de Stanford buscan bloquear -en humanos- una nueva proteína; que envía una señal al sistema inmunológico para que no destruya las células cancerígenas

Al bloquear la señal, las células del sistema inmunológico «devoraron» las células destructoras; en ratones infectados con células cancerosas humanas, señala la investigación.

La proteína CD24 actúa como una señal de protección enviada al sistema inmunológico; por parte de las células cancerosas para protegerse a sí mismas.

Otros estudios anteriores habían identificado que las proteínas PD-L1 y CD47 cumplían esta misma función; en las células cancerosas, por lo que ya algunos tratamientos contra el cáncer funcionan bloqueándolas.

De igual forma, anticuerpos que bloquean la CD47 están en la etapa de prueba clínica con la posibilidad de ser utilizados en tratamientos efectivos una vez sean aprobados.

No obstante, los investigadores encontraron que no todos los pacientes respondían satisfactoriamente al bloqueo de estas dos proteínas por lo que la identificación de la CD24 significa otra forma importante de eliminar las células cancerosas.

Nueva técnica que elimina células cancerígenas

«El encontrar que no todos los pacientes respondían a los anticuerpos contra la CD47 ayudó a alimentar nuestra investigación en Stanford para probar otra alternativa», explicó Irving Weissman, director del Instituto Stanford para Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa y autor sénior del estudio.

Los investigadores notaron que la CD24 se producía más abundantemente en muchos casos de cáncer en comparación con los tejidos sanos.

Al implantar células humanas de cáncer del seno que contenían altas cantidades de CD24 en ratones y bloquear las señales emitidas por esta proteína, el sistema inmunológico de los animales rápidamente atacó las células cancerosas.

Asimismo, los científicos identificaron una «abundante presencia de CD24» tanto en el cáncer de seno triple negativo (TNBC) como en el de ovarios, ambas formas cancerosas difíciles de combatir.

Otra observación interesante del estudio es que la CD47 y la CD24 trabajan complementariamente al enviar señales para bloquear el sistema inmunológico.

Así, algunos cánceres como de la sangre son más susceptibles al bloqueo de las señales de la CD47 pero no de la CD24, mientras lo contrario sucede en el cáncer de ovario, en el que para atacar la enfermedad es más efectivo bloquear la CD24.

Weissman igualmente destacó que estas dos proteínas fueron descubiertas por estudiantes de posgrado de programas en Stanford en trabajo conjunto con otros investigadores de la universidad.

«Esto muestra que combinar investigaciones y entrenamiento médico puede acelerar los descubrimientos potencialmente salvadores de vidas», concluyó el científico.

10 tratamientos oncológicos alternativos que podrías evaluar junto a tu médico

ACN/EFE

No dejes de leer: Científicos decodifican “señales del habla” del cerebro en texto escrito(Opens in a new browser tab)

Hombre & Mujer

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova

Publicado

on

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova
Foto: fuentes.
Compartir

Científicos alemanes, han encontrado polvo cósmico en la nieve de la antártida que probablemente se originó en una supernova distante hace millones de años.

El viaje interestelar del polvo finalmente llevó el material a la Tierra, donde los investigadores los descubrieron en la nieve acumulada en el polo sur.

Este polvo, se destaca porque contiene un isótopo de hierro llamado hierro-60, que comúnmente es liberado por supernovas pero es muy raro en la Tierra (Los isótopos son versiones de elementos que difieren en la cantidad de neutrones en sus átomos).

En la búsqueda de polvo espacial evasivo, los científicos analizaron más de 1.100 libras. (500 kilogramos) de nieve superficial que recolectaron de una región de la Antártida a gran altitud, cerca de la estación alemana de Kohnen.

En ese lugar, la nieve estaría mayormente libre de contaminación del polvo terrestre, informaron los investigadores en un nuevo estudio.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Encuentran en la antártida polvo interestelar de una antigua supernova. Foto: fuentes.

Hierro-60: la marca de una supernova

Luego, los investigadores enviaron la nieve aún congelada a un laboratorio en Munich, donde fue derretida y filtrada para aislar las partículas de polvo que podrían contener rastros de material desde el espacio.

Cuando los científicos examinaron el polvo incinerado con un espectrómetro de masas acelerador, detectaron el raro isótopo de hierro 60, una reliquia de una antigua supernova.

El espacio es un lugar polvoriento, rico en partículas expulsadas por supernovas y desprendidas de planetas, asteroides y cometas.

Nuestro sistema solar está pasando actualmente a través de una gran nube de polvo espacial conocida como la Nube Interestelar Local (LIC), y los granos de esta nube que se encuentran en la Tierra podrían revelar mucho sobre cómo nuestro sol y sus planetas interactúan con el polvo cósmico.

Para averiguar si el polvo espacial provenía de una supernova distante, los científicos primero tuvieron que descartar si se originó dentro de nuestro sistema solar.

El polvo irradiado por los planetas y otros cuerpos puede contener hierro-60, pero la exposición a la radiación cósmica también crea otro isótopo: el manganeso-53.

Así que los investigadores, compararon las proporciones de hierro 60 y manganeso 53 en los granos antárticos, descubriendo que la cantidad de manganeso era mucho menor de lo que hubiera sido si el polvo fuera local.

¿Cómo supieron que el polvo no se originó en la Tierra?

Puede haber existido hierro-60 en nuestro planeta durante las etapas iniciales de su formación, pero este isótopo raro hace mucho que se descompuso en la Tierra, escribieron los investigadores en el estudio.

Las pruebas de bombas nucleares podrían haber creado y dispersado el hierro-60 en todo el planeta, pero los cálculos mostraron que la cantidad del isótopo producido por tales pruebas habría sido mucho menor; que la cantidad de hierro-60 encontrada en la nieve de la Antártida.

El hierro-60 también se produce en reactores nucleares; sin embargo, la cantidad de isótopos que generan los reactores es «insignificante»; y se limita a los reactores donde se fabrica, dijeron los científicos.

Solo pudo venir de una antigua supernova

Hasta la fecha, incluso los accidentes nucleares graves, como el desastre de la central nuclear de Fukushima ocurrido en 2011; no introdujeron hierro-60 en el medio ambiente en cantidades mensurables, según el estudio.

Anteriormente, el hierro-60 en la Tierra se había encontrado solo en antiguos depósitos de aguas profundas o en rocas que se originaron en el espacio, «como meteoritos o en la luna»; informaron los científicos en línea el 12 de agosto en la revista Physical Review Letters.

«Al descartar fuentes terrestres y cosmogénicas [formadas por rayos cósmicos], concluimos que hemos encontrado, por primera vez, hierro-60 reciente con origen interestelar en la Antártida», escribieron los investigadores.

Con información de: ACN|FoxNews|Redes

No dejes de leer: Un diamante es verdaderamente para siempre

Seguir Leyendo

Cantineoqueteveo

Facebook

Cantineoqueteveo

Carabobo

Sucesos

Lo más leído