¡Deliciosa! Te enseñamos a preparar panquecas de avena y cambúr - ACN
Connect with us

Hombre & Mujer

¡Deliciosa! Te enseñamos a preparar panquecas de avena y cambúr

Publicado

on

panquecas de avena y cámbur- acn
Foto: Cortesía.
Compartir

Para seguir compartiendo en casa, te provocará preparar unas ricas panquecas de avena y cambúr; que les encantará a chicos y grandes como una deliciosa merienda por la tarde o quizás como desayuno nutritivo.

Sin duda, ésta receta será la preferida de los niños, pues aunque no tiene harina; la textura que le da la avena y el sabor del cambúr será una festín en el paladar.



Este domingo, te enseñaremos como preparar las rica y esponjosas panquecas para la cual debes contar con; 50 Ml de leche entera, un cambúr grande, una cucharada grande de miel, una pizca de canela, un huevo; además cinco cucharadas de avena en hojuelas y chorrito de aceite.

Ricas panquecas de avena y cambúr

A diferencia de la habitual panqueca, esta vez se sustituirán ciertos ingredientes por avena y cambúr; por lo que se conseguirá un sabor único que aporta nutrientes y vitaminas.

Ahora, con los ingredientes en la mesa, debes agarrar un recipiente amplio que te permita; triturar ligeramente el cambúr junto al huevo.

Luego, añade poco a poco la miel, la avena, la canela, el aceite y la leche sin dejar de mezclar. Mientras, ya el sartén se debe estar calentando con un poco de mantequilla para voltearla fácilmente.

El paso siguiente, es verter la mezcla según el tamaño del sartén o del que prefieras; dejar cocinar hasta que dore un poco y luego la volteas. Por ambos lados serían unos tres minutos a fuego medio.

Según el gusto de cada quien, se puede dejar la panqueca con más textura; al no triturar del todo la fruta. También puedes agregar hojuelas de avena más gruesa o más finas, según como las quieras degustar.

Con información: ACN/Portal MUI/Foto: Cortesía

Lee también: ¡Vida sana! Aprender a preparar una rica tortilla de pollo

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Hombre & Mujer

Fetiches sexuales: ¿Qué los causa?

Publicado

on

Fetiches sexuales - ACN
Compartir

Ropa interior, zapatos, cabello, pies… En algunos casos, incluso la combinación de varios. Muchos son los objetos o partes del cuerpo que pueden ser fetiches sexuales para muchas personas. ¿Sabemos, qué los causa?

Los Fetiches Sexuales

Fetichismo: desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. O, al menos, esa es la definición que la Real Academia da a esta tendencia erótica, haciéndose eco de las nominaciones de Sigmund Freud. Pero, ¿es el fetichismo un problema o una desviación sexual? Por lo pronto, parece una definición un tanto anticuada.

El fetichismo no es ni un problema ni una desviación sexual, y aunque gran parte de los sexólogos asume que todos somos fetichistas en mayor o menor medida, definiciones y mitos como ese hacen que para muchas personas sus fetiches sean tabú y objeto de vergüenza. Los sexólogos se cansan de repetir que tener un fetiche no es nada extraño ni vergonzoso, ni mucho menos algo que deba esconderse a la pareja. De hecho, permiten disfrutar del sexo de una forma más alejada de la rutina, y explorar el deseo del otro en confianza.

Causas del Fetichismo

Muchas son las teorías que a lo largo de la historia han tratado de explicar las causas del fetichismo. No obstante, al día de hoy, no existe una definitiva. De entre todas ellas, podemos destacar principalmente una: la teoría del condicionamiento.

La Teoría del Condicionamiento en los Fetiches Sexuales

Esta teoría parece explicar mejor la dinámica y las causas de esta parafilia. Para la teoría del condicionamiento, el fetichismo se explica como una reacción a un condicionamiento que existió durante la infancia.

De esta forma, una experiencia durante la infancia causaría que el fetichista desarrollara una asociación entre el deseo y la excitación sexual y un objeto determinado. Así, esta asociación llegaría hasta la edad adulta.

En efecto, aprendemos a reconocer características sexuales durante la infancia. Por esta razón, una conceptualización en relación a algún objeto, vinculándolo con lo sexual, podría ser la causa del fetichismo.

Sin embargo, para otros, el fetichismo no tiene tanto que ver con el condicionamiento durante la infancia, sino más bien durante la pubertad, sobre todo cuando se inician las prácticas de masturbación.

¿Cuándo se considera un trastorno?

Como indicamos anteriormente, la mayoría de las personas con fetiches no cumplen los criterios para considerar que sufren de un trastorno sexual. En efecto, para que el fetichismo sea considerado como un problema, un trastorno que requiere la debida atención, deben darse las siguientes condiciones:

Las fantasías o impulsos provocan malestar a la persona.

Existe un deterioro funcional del individuo.

El fetiche se convierte en algo compulsivo y obligatorio.

El fetichismo incide muy negativamente en las relaciones de la persona.

Se convierte en un pensamiento obsesivo.

Las condiciones anteriores deben presentarse durante, al menos, seis meses.

¿Qué tipos de fetiches sexuales hay?

Puesto que el fetichismo suele tener como causa un condicionamiento clásico, según vimos anteriormente, donde un estímulo sexual se ha asociado a un objeto o situación determinada, los fetiches pueden ser muchos y realmente variados.

En realidad, cualquier objeto podría ser provisto de carácter erótico y asociarse al deseo y la excitación sexual si se dan las circunstancias adecuadas, convirtiéndose en fetiche. En pocas palabras, el fetiche puede ser prácticamente cualquier cosa.

No obstante, sí que es cierto que existen algunos fetiches que son más comunes. Entre ellos, podemos destacar:

Podofilia (pies)

Urolagnia (orina)

Retifismo (zapatos)

Otofilia (orejas)

Misofilia (ropa interior)

Para finalizar, debemos volver a hacer hincapié en la diferencia entre tener un fetiche que nos excita y tener un trastorno fetichista. Para ello, pongamos un ejemplo: la ropa interior.

El hecho de que nos excite observar un determinado tipo o color de ropa interior en nuestra pareja es algo normal y puede realmente favorecer las relaciones sexuales si nuestra pareja quiere participar. En este sentido, el fetiche es un estímulo sexual más, algo muy deseable durante las relaciones.

Sin embargo, si este fetiche se convierte en una idea obsesiva hasta el punto de que si no existe no es posible la relación sexual, o si se convierte en algo tan compulsivo hasta el punto de el individuo incluso roba ropa interior, obviamente nos encontramos ante un problema, un trastorno, que debe y puede ser tratado.

En cualquier caso, si tienes algún fetiche inocente que puede darle un toque especial a tus relaciones, no dudes en comentarlo a tu pareja. En efecto, la satisfacción sexual es algo realmente importante.

Si, por otra parte, consideras que el fetiche se está convirtiendo en un problema, es hora de acudir al especialista que podrá ayudarte a analizar y comprender el origen de su causa y guiarte a fin de volver a tener una vida sexual normal y satisfactoria.

ACN/ Cantineo que te veo

No dejes de leer: Descubre la posición «El Exprimidor» que vuelve locos a los hombres

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.