Arroz chino casero, una rica receta para iniciar la semana
Connect with us

Hombre & Mujer

Inicia la semana con una rica comida, arroz chino casero

Publicado

on

arroz chino casero
Compartir

El arroz chino o arroz frito, es muy conocido en todo el mundo como uno de los principales representantes de la gastronomía china. Te invitamos a preparar un delicioso arroz chino casero.

Se puede disfrutar como plato único, o servir de acompañante de carnes, pollos o cerdo. Esta receta tiene raíz en la cocina de los inmigrantes chinos que llegaron a la ciudad de San Francisco a finales del siglo 19; que en un primer lugar pretendían aprovechar las sobras de alimentos como carnes o vegetales y rendirlos al máximo al mezclarlo con arroz.

Este plato que se ha vuelto casi en un plato clásico de la cocina familiar venezolana; al fusionarlo con nuestro ingrediente emblemático el Ají Dulce. A continuación les proponemos nuestra versión de este delicioso plato.

Ingredientes del arroz chino casero

  • Cuatro tazas de arroz cocido
  • Una pechuga de pollo picada en cubos (opcional)
  • Una taza de camarones frescos sin piel (opcional)
  • Un pedazo de carne de res o cerdo picado en cubos (opcional)
  • Dos huevos
  • Una zanahoria mediana
  • Un tallo de celery (apio españa)
  • 5 a 6 ajíes dulces
  • Dos o tres cebollines
  • Un puño de guisantes (opcional)
  • Una taza de brotes de soya
  • Un trozo de jengibre de unos 3 centímetros de largo
  • Ajo picado finamente o en polvo, al gusto.
  • Tres cucharadas de manteca de cerdo (o aceite vegetal)
  • Sal
  • Dos cucharadas de salsa de soya oscura (opcional)

El arroz debe estar previamente cocido y refrigerado con varias horas de anticipación, preferiblemente de la noche anterior.

La grasa por ser una preparación cuyo método de cocción es freír, usar manteca de cerdo que le da mucho sabor; en su defecto el aceite vegetal también funciona. (Truco: se puede sofreír unas tiras de tocineta y usar la grasa que sueltan para hacer este plato; y también agregar la tocineta triturada).

Las carnes elige las que desees, las mejores son el pollo y camarones frescos; pero además puedes agregar carne de res, cerdo, trozos de chuleta ahumada, pavo; calamares, jamón; lo que se te antoje. Pica en cubos de tamaño mediano y quítales la grasa.

Los vegetales zanahoria, célery picados en cubos pequeños (brunoise fina). Jengibre fresco y ají dulce picados mas finos, cebollín cortado en trocitos; y los guisantes y brotes de soja enteros.

El huevo previo se hace un revoltillo o tortilla aparte, y se pica en pedacitos.

Preparación del arroz chino casero

Usar una sartén grande y profunda. poner a fuego alto y esperar a que bote humo para colocar la grasa o el aceite. Saltear las carnes una por una no más de 4 minutos; una vez cocinadas retirarlas del sartén y colocarlas aparte.

Ahora coloca los vegetales en la misma sartén con otra cucharada de grasa. Saltea primero los vegetales mas duros, la zanahoria y el celery, por unos 2 a 3 minutos; luego añade el jengibre, el ajo y el ají dulce y cocina por 2 minutos mas, revolviendo continuamente para que no se quemen.

Agrega luego los guisantes y los brotes de soja excepto el cebollín; pon la salsa de soya, revuelve.

Agrega el huevo y las carnes, y continua revolviendo. Luego agrega el arroz previamente cocido con cuidado mientras sigues mezclado; si ves que el arroz está muy pálido agrega salsa de soya.

Cuando este todo integrado, retira del fuego y agrega el cebollín picado y ¡listo! a disfrutar de nuestro arroz chino casero.

ACN/Venezuela  Tuya

No dejes de leer: Chupe de gallina andino, una delicia para el fin de semana

Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Hombre & Mujer

Fetiches sexuales: ¿Qué los causa?

Publicado

on

Fetiches sexuales - ACN
Compartir

Ropa interior, zapatos, cabello, pies… En algunos casos, incluso la combinación de varios. Muchos son los objetos o partes del cuerpo que pueden ser fetiches sexuales para muchas personas. ¿Sabemos, qué los causa?

Los Fetiches Sexuales

Fetichismo: desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo. O, al menos, esa es la definición que la Real Academia da a esta tendencia erótica, haciéndose eco de las nominaciones de Sigmund Freud. Pero, ¿es el fetichismo un problema o una desviación sexual? Por lo pronto, parece una definición un tanto anticuada.

El fetichismo no es ni un problema ni una desviación sexual, y aunque gran parte de los sexólogos asume que todos somos fetichistas en mayor o menor medida, definiciones y mitos como ese hacen que para muchas personas sus fetiches sean tabú y objeto de vergüenza. Los sexólogos se cansan de repetir que tener un fetiche no es nada extraño ni vergonzoso, ni mucho menos algo que deba esconderse a la pareja. De hecho, permiten disfrutar del sexo de una forma más alejada de la rutina, y explorar el deseo del otro en confianza.

Causas del Fetichismo

Muchas son las teorías que a lo largo de la historia han tratado de explicar las causas del fetichismo. No obstante, al día de hoy, no existe una definitiva. De entre todas ellas, podemos destacar principalmente una: la teoría del condicionamiento.

La Teoría del Condicionamiento en los Fetiches Sexuales

Esta teoría parece explicar mejor la dinámica y las causas de esta parafilia. Para la teoría del condicionamiento, el fetichismo se explica como una reacción a un condicionamiento que existió durante la infancia.

De esta forma, una experiencia durante la infancia causaría que el fetichista desarrollara una asociación entre el deseo y la excitación sexual y un objeto determinado. Así, esta asociación llegaría hasta la edad adulta.

En efecto, aprendemos a reconocer características sexuales durante la infancia. Por esta razón, una conceptualización en relación a algún objeto, vinculándolo con lo sexual, podría ser la causa del fetichismo.

Sin embargo, para otros, el fetichismo no tiene tanto que ver con el condicionamiento durante la infancia, sino más bien durante la pubertad, sobre todo cuando se inician las prácticas de masturbación.

¿Cuándo se considera un trastorno?

Como indicamos anteriormente, la mayoría de las personas con fetiches no cumplen los criterios para considerar que sufren de un trastorno sexual. En efecto, para que el fetichismo sea considerado como un problema, un trastorno que requiere la debida atención, deben darse las siguientes condiciones:

Las fantasías o impulsos provocan malestar a la persona.

Existe un deterioro funcional del individuo.

El fetiche se convierte en algo compulsivo y obligatorio.

El fetichismo incide muy negativamente en las relaciones de la persona.

Se convierte en un pensamiento obsesivo.

Las condiciones anteriores deben presentarse durante, al menos, seis meses.

¿Qué tipos de fetiches sexuales hay?

Puesto que el fetichismo suele tener como causa un condicionamiento clásico, según vimos anteriormente, donde un estímulo sexual se ha asociado a un objeto o situación determinada, los fetiches pueden ser muchos y realmente variados.

En realidad, cualquier objeto podría ser provisto de carácter erótico y asociarse al deseo y la excitación sexual si se dan las circunstancias adecuadas, convirtiéndose en fetiche. En pocas palabras, el fetiche puede ser prácticamente cualquier cosa.

No obstante, sí que es cierto que existen algunos fetiches que son más comunes. Entre ellos, podemos destacar:

Podofilia (pies)

Urolagnia (orina)

Retifismo (zapatos)

Otofilia (orejas)

Misofilia (ropa interior)

Para finalizar, debemos volver a hacer hincapié en la diferencia entre tener un fetiche que nos excita y tener un trastorno fetichista. Para ello, pongamos un ejemplo: la ropa interior.

El hecho de que nos excite observar un determinado tipo o color de ropa interior en nuestra pareja es algo normal y puede realmente favorecer las relaciones sexuales si nuestra pareja quiere participar. En este sentido, el fetiche es un estímulo sexual más, algo muy deseable durante las relaciones.

Sin embargo, si este fetiche se convierte en una idea obsesiva hasta el punto de que si no existe no es posible la relación sexual, o si se convierte en algo tan compulsivo hasta el punto de el individuo incluso roba ropa interior, obviamente nos encontramos ante un problema, un trastorno, que debe y puede ser tratado.

En cualquier caso, si tienes algún fetiche inocente que puede darle un toque especial a tus relaciones, no dudes en comentarlo a tu pareja. En efecto, la satisfacción sexual es algo realmente importante.

Si, por otra parte, consideras que el fetiche se está convirtiendo en un problema, es hora de acudir al especialista que podrá ayudarte a analizar y comprender el origen de su causa y guiarte a fin de volver a tener una vida sexual normal y satisfactoria.

ACN/ Cantineo que te veo

No dejes de leer: Descubre la posición «El Exprimidor» que vuelve locos a los hombres

Infórmate al instante únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN

Seguir Leyendo
Auto Europe Car Rental

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.